Hace un par de días vi esta imagen con su texto por Facebook

Estudio realizado por la UCLA (Universidad de California)

 

“Se ha comprobado que la oxitocina contribuye a crear y mantener lazos de amistad entre mujeres.

Cuando esta sustancia es liberada como parte de una reacción al estrés, las mujeres sienten la necesidad de agruparse con otras mujeres y esto mismo hace que se produzca un mayor nivel de oxitocina, que termina por reducir el estrés y provocar un efecto relajante, tranquilizador.
En las mujeres, los estrógenos femeninos aumentan la producción de oxitocina.

Así, la amistad entre mujeres corresponde a una importante reducción de enfermedades del corazón, la presión arterial y el colesterol.

Quizá por esta razón, las mujeres viven generalmente más años que los hombres.

Un estudio sobre salud menciona que entre más amigas tenga una mujer, mayores posibilidades tiene de envejecer sin padecimientos físicos.”

 

 

Hoy hace un año esperaba ansiosa mi parto. Hoy hace un año a esta hora sabía que ese sería el día. No sabía cuándo, ni cómo, pero nacería mi  hija.

Hoy hace un año sentí cómo mi tribu de amigas me arropaba, cómo me daban ánimos, cómo se alegraban conmigo, cómo me infundían valor y sobre todo confianza.

Hoy hace un año los cientos de mensajes que me escribisteis  llenos de amor, de cariño, de fuerza,  me hicieron sentir que:

 

No tuve una persona en mi parto, tuve una tribu entera

No tuve una presencia conmigo, tuve muchas presencias.

No tuve una palabra de aliento, tuve muchas palabras de aliento.

No tuve una imagen serena frente a mí,  tuve muchas imágenes en mi cabeza de todas vosotras.

No tuve  una doula acompañándome en el trayecto final,  tuve un camino largo y siempre,  siempre estuve acompañada.

No trabajé la confianza en mi cuerpo durante mi embarazo, la fui trabajando  desde mucho antes, con cada historia de parto que os oía relatar.

Todas estuvistéis conmigo.

Todas formáis parte de la historia que empecé a escribir con mi primer parto robado y que acabé de escribir con mi tercer  parto.

Todas seguís formando parte de la historia nueva que empecé a escribir ese día, con más cicatrices y menos heridas.

Porque si lo CREO (del verbo “creer”) lo CREO  (del verbo “crear”)

Todas juntas lo CREÍMOS y todas juntas lo CREAMOS

♥♥♥  GRACIAS  ♥♥♥