Hijos exploradores :¿Cuándo intervenir?

Hijos exploradores :¿Cuándo intervenir?

Vivo en una casa con escaleras. Con mi primer hijo puse las barreras de protección esas que impiden el acceso a ellas. No era una madre excesivamente protectora, pero aun así tapé enchufes, puse suelo de foam en el salón… lo habitual vamos.

En esto de ser madre fue mi hijo el que me fue enseñando. Y fue él el que me hizo darme cuenta de que los humanos, como todas las demás especies estamos diseñados para mantenernos vivos, no para suicidarnos.

He explicado varias veces en el blog cómo el ser humano nace con un desarrollo prematuro en comparación con otros mamíferos. Tiene una razón de ser importante. Los animales tienen un instinto que les pauta la mayoría de su comportamiento para sobrevivir. El humano nace sin esas capacidades precisamente para adaptarse no a un único medio, sino AL MEDIO EN EL QUE VIVE. Así, un bebé que vive en la selva necesitará unas habilidades diferentes a un bebé que se críe en el Polo Norte.

Siempre recuerdo el ejemplo que mi compañera en la Formación  de Asesoras Continuum, Elena López, les puso a las alumnas hablando de esto:  “los esquimales aprenden a distinguir entre 2o tonalidades de blanco”.  ¿Quién de nosotros sabe distinguir ni siquiera 5? La realidad es que no sabemos porque no lo necesitamos para sobrevivir en  nuestro entorno. Nuestros hijos, los criados en esta parte del mundo, no sabrán distinguir si se avecina un temporal por el ruido de los pájaros, pero desarrollarán las habilidades necesarias para desenvolverse en su medio… si les dejamos.

Estar constantemente coartando los movimientos y necesidad exploratoria de un bebé aparte de ser muy frustrante le priva de la mayor fuente de conocimiento de su entorno. Imagino que nuestras casas son muy peligrosas comparadas con una choza en plena sabana… aunque no sé yo…

El caso es que ese abuso de la palabra: “cuidado” y esa constante manía de profetizar: “te vas a caer”, “te vas a hacer daño”, “te vas a cortar” y similares son un ejemplo de la poca fe que tenemos en nuestros hijos y en nosotros mismos.

 

Unos padres atentos y cuidadosos no necesitan estar constantemente encima de su hijo para controlar cada paso que da o cada cosa que toca. De hecho, la mayoría  de las veces que nuestros hijos se suben a un columpio y oyen esas frases, no pasa nada. No se caen. Pero hemos minado un poco más su confianza en sí mismos.

No digo que no enseñemos a nuestros hijos que las acciones que hacen tienen consecuencias, sino que entendamos que no siempre será la consecuencia catastrófica que auguramos.

Yo subo y bajo escaleras a diario, decenas de veces y alguna vez me he tropezado y me he caído, sin ir más lejos hace 1 semana. El riesgo de caerse lo tiene todo el que está erguido y no por eso deja de moverse y caminar. Mis hijos no se han tropezado y caído más que los demás niños, de hecho, diría que en general, bastante menos.

Si hemos decidido criar en una casa con escaleras, barandillas y usar cubiertos… cuanto antes aprendan nuestros hijos su correcto uso y manejo mejor y más seguros todos.

¿Qué hacer cuando te piden que te vayas a amamantar a otro sitio o que te tapes?

¿Qué hacer cuando te piden que te vayas a amamantar a otro sitio o que te tapes?

 

Mirad este video que ha dado la vuelta al mundo estos días.

 

Estoy pensando en qué calificativos usar para nombrar a quienes al ver a una madre amantando creen que pueden decirle que se tape o que se vaya y la verdad es que dudo entre maleducados, metomentodos, ignorantes y otros similares.  Y si no lo sugieren sino que lo exigen entonces ya  los que me vienen a la mente no sé si debo reproducirlos aquí.

No voy a hablar de lo que es la lactancia porque quien a estas alturas tiene un problema con ese tema lo que debería hacer es terapia, directamente.

Este post es para ti que eres madre lactante y que a veces comentas que te pasan cosas como esa y que dudas de cómo reaccionar.

Pues bien, mi consejo cuando alguien te diga que te vayas a amamantar a otro sitio es este:

NO HACER NADA

No hagas nada, quédate donde y como estés. Si has tomado la decisión de amamantar en ese momento y lugar, sigue.

Ignora al que te habla. Si acaso, dedícale alguna mirada sonriente.

Empezar a argumentar y a explicar es aceptar que tienes algo sobre lo que argumentar y explicar.
Si entras en su juego ya has perdido parte de tu poder y esto es:
que tú decides.

Algunas madres comentan que quien les ha pedido o exigido que se vayan a alguna sala “especialmente habilitada” o lo más alucinante, al baño, es algún agente de seguridad del establecimiento, como si eso fuera un factor relevante.  Da igual.  No hay autoridad por encima de la tuya en esa decisión. Sea quien sea quien te lo pida el consejo es el mismo: no hagas nada.

Si la “persona” persiste en su actitud limítate a una frase corta y determinante:

” Voy a seguir amamantando aquí”

 

En general si tu actitud  y lenguaje corporal respalda esa frase determinante, la mayoría de las veces acabará el problema y si no acaba y la persona sigue empeñada en molestarte eres tú quien debería tomar medidas para que te deje disfrutar de lo que quiera que estuvieras haciendo.

Si yo estoy comiendo en un restaurante y alguien viene a increparme y molestarme tengo todo el derecho de quejarme a la dirección para que tome medidas y pare ese mal trato. Si la autoridad del establecimiento no lo hace o peor aún, si son ellos los que me molestan recordemos que hay una autoridad superior que vela porque se respeten los derechos de todos. Directamente yo marco el 112 y le digo al teleoperador que estoy en el sitio tal y que hay una persona molestándome, que me mande a la policía. Sin enfados, con toda mi educación, pero no le permito a ningún  obtuso mental que me diga qué tengo que hacer con mis hijos.

Recuerda:  “Los demás tienen sobre ti la autoridad que tú les des”

Al hilo del tema:

we must stop these crazed half naked psychopaths from feeding their children in front of other people

 

Red Canguro en la European BabyWearing Conference, Bristol 2013 (II)

(Artículo escrito para Red Canguro, publicado originalmente en su web)

Por Nohemí Hervada, socia fundadora.

Llevo 7 años y  5 meses porteando ininterrupidamente. Aún recuerdo cómo embarazada buscaba un fular para llevar a mi hijo y lo poco accesible que estaba entonces la información sobre el porteo en castellano.

Haciendo repaso en estos más de 7 años nuestro panorama ha cambiado tanto que parece que hubiera pasado mucho más tiempo.

De mirar hacia Europa y ver sus asociaciones de porteo y sus escuelas de instructoras y sentir cierta envidia a lo que tenemos hoy no ha pasado demasiado tiempo, pero ha sido muy intenso.

Fundar Red Canguro para en vez de envidiar y lamentarnos por lo que hacían otros, trabajar y crear algo nuestro fue una de las mejores decisiones que tomamos en su día.

Una asociación que ha crecido y ha llegado a ser un referente en el mundo del porteo, no solo a ojos de las familias, sino de muchos profesionales relacionados con bebés y niños. Crecimos y nos establecimos a pesar de que algunos no creían que lo lográramos. Al fin y al cabo éramos simples mamás que porteaban.

¿Por qué os cuento esto?

Porque este año por primera vez Red Canguro asistió como delegada a la European Babywearing Conference en Bristol, y como suele pasarnos, a veces tenemos complejos de españolitos que llegan los últimos a Europa a mirar y a aprender de los demás aventajados. Y resulta que en este caso, las españolitas ( y españolitos 😉 ) podemos estar contentas y orgullosas.  El nivel del trabajo que desempeñamos en nuestro país en el mundo del porteo, tanto a nivel de asociación, en los grupos locales, como quienes nos dedicamos profesionalmente a formar asesoras de porteo, es muy muy bueno.

No digo que no haya aún mucho trabajo por hacer para fomentar el uso correcto entre todos los que portean. Las mochilas comerciales y sus posturas no ergonómicas han sembrado en la mente de muchas familias una forma de porteo no óptima. Por otro lado la proliferación de tiendas  y personas dedicadas a la venta de portabebés ha hecho que mucha gente sin experiencia se lance a enseñar sin ni siquiera tener experiencia propia. Se venden muchos portabebés pero no se aprende a usarlos correctamente en la misma proporción.  Aún así es evidente que la información correcta está hoy al alcance de casi cualquiera que la busca.

Nuestra web, el foro, la página de Facebook, los grupos locales activos, el trabajo diario de much@s soci@s y simpatizantes es evidente.   En muchas ciudades de España darse un paseo por zonas transitadas supone cruzarse con varias familias que portean y que portean bien.

Cada vez más revistas, de las especializadas en bebés y de las otras, presentan artículos temáticos de porteo.

Vemos a personajes mediáticos portear cada vez de forma más frecuente y afortunadamente muchos de ellos ya portean bien.

Todo contribuye a aumentar la cultura del porteo. Y en esto hemos de estar contentos y felicitarnos a nosotros por la parte que nos toca, y a los padres por ejercer su papel de buscar, comparar y preguntar para no quedarse en la mochila de siempre, a pesar de ser la más vendida.

Y una vez en ese punto toca seguir avanzando. Y entre esos pasos hacia adelante la Asociación quería estar presente en un evento internacional. Queríamos que más gente nos conociera, a nosotros y nuestro trabajo. Que supieran de nuestra existencia, de nuestros objetivos, de nuestros proyectos, de nuestras campañas, de nuestra labor abierta a todo el público.

Y lo conseguimos.bristol1

Una de las cosas más interesantes de estos eventos es darse a conocer y conocer lo que “se cuece”.

Para mi personalmente fue un orgullo representar a una asociación que yo misma cofundé y poner cara y piel a algunas personas a las que conozco de forma lejana desde que empecé a portear.

El caso de la familia Shröeder, fundadores de Hoppediz, con cuyo folleto de instrucciones aprendimos a portear o a mejorar la técnica muchas de nosotras y así se lo dije cuando nos tropezamos camino al primer día de conferencia. Le agradecí tener un libro de instrucciones que para muchos ha sido el punto de referencia a la hora de enseñar el porteo correcto. Como dice el refrán: “La honra a quien la merece”.

bristol2bis

En la Conferencia la mayoría de los stands eran de empresas dedicadas a la venta de portabebés y accesorios, como anillas, muñecos de porteo y libros relacionados. En ese sentido estaban las principales marcas de portabebés europeas y algunas de Estados Unidos.

Rosa Elena ya os ha contado  en el primer post de esta serie sobre la organización y cómo las familias trabajaban juntas, con sus bebés y niños colaborando.

bristol3bis

Yo os voy a hacer un  resumen de las ponencias y talleres a los que acudí, para que con esto y las fotos que sacamos os sintáis como que participasteis también.

De hecho, así es. Cuando te haces socio de Red Canguro contribuyes tú también a eventos como este. No hay que minimizar el poder del trabajo en equipo y todo lo que se consigue cuando se juntan muchos pequeños esfuerzos… Así que si lees este post y aún no has dado el paso, ¿por qué no te animas y te asocias? 🙂

Así podrás entre otras cosas tener poder de decidir sobre las próximas actuaciones de nuestra Asociación, ya que en pocas semanas tendremos la asamblea anual en Madrid, el 5 de Octubre.

Y el resumen de las charlas y talleres… para el próximo post 😉

Entrevista a Gill Rapley sobre “Baby Led Weaning” en BBC

En este video de la BBC podéis ver a Nick Coffer,  de My Daddy Cooks  cocinando con su hijo. No dejéis de visitar su web y ver sus videos ♥

A continuación  una entrevista a Gill Rapley, una de las pioneras en el movimiento Baby Led Weaning, subtitulada al español.
Gill Rapley es autora del libro :


 

Si quieres saber más sobre el tema puedes acceder a la videoconferencia que realicé para el Club Mimos y Teta sobre este tema.

 

 

Pincha en la imagen para realizar el pago y obtener el enlace

Aprendo equivocándome

Si nos diéramos cuenta del potencial que hay tras un fracaso, cambiaríamos muchas cosas de la forma en que aprendemos nosotros y de la que enseñamos a otros, sobre todo a nuestros hijos.

He aprendido tanto de mis errores...  Que estoy pensando cometer unos pocos más.

He aprendido tanto de mis errores…
Que estoy pensando cometer unos pocos más.

 

Hace unas horas os contaba que había desconfigurado el blog probando una plantilla nueva. Lo que en principio me supuso casi un ataque de ansiedad… se ha convertido en la oportunidad de aprender algo por mí misma.

Como veis estreno plantilla, formato y estilo.
Aún hay bastantes cosas que pulir y cambiar, insertar plugins, chequear URLs que no funcionan… pero  estoy muy contenta.

No dejéis que nadie os diga nunca que no podéis hacer algo… y menos que nadie vosotros mismos.

Como diría un amigo:

“El Universo siempre te oye,
cuidado con lo que dices
Y con lo que piensas”

Doctor: su trabajo es informar, el mío decidir

Creo que después del BOE este blog es el segundo lugar donde más se cita la Ley de Autonomía del Paciente.

Es una exageración, pero no me cansaré de repetir en todos los post relacionados con decisiones médicas que tenemos unos derechos reconocidos que a veces desconocemos o a los cuales renunciamos para nuestro propio perjuicio personal y colectivo.

Ley 41/2002 de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

En ese título tenéis el PDF pero querría copiar aquí algunos puntos :

Principios básicos.


1. La dignidad de la persona humana, el respeto a la autonomía de su voluntad y a su intimidad orientarán toda la actividad encaminada a obtener, utilizar, archivar, custodiar y transmitir la información y la documentación clínica.
2. Toda actuación en el ámbito de la sanidad requiere, con carácter general, el previo consentimiento de los pacientes o usuarios. El consentimiento, que debe obtenerse después de que el paciente reciba una información adecuada, se hará por escrito en los supuestos previstos en la Ley.
3. El paciente o usuario tiene derecho a decidir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles.
4. Todo paciente o usuario tiene derecho a negarse al tratamiento, excepto en los casos determinados en la Ley. Su negativa al tratamiento constará por escrito.
5. Los pacientes o usuarios tienen el deber de facilitar los datos sobre su estado físico o sobre su salud de manera leal y verdadera, así como el de colaborar en su obtención, especialmente cuando sean necesarios por razones de interés público o con motivo de la asistencia sanitaria.
6. Todo profesional que interviene en la actividad asistencial está obligado no sólo a la correcta prestación de sus técnicas, sino al cumplimiento de los deberes de información y de documentación clínica, y al respeto de las decisiones adoptadas libre y voluntariamente por el paciente.
7. La persona que elabore o tenga acceso a la información y la documentación clínica está obligada a guardar la reserva debida.

 

Creo que solo leyendo lo resaltado en negrita ya queda claro cuál es el papel de cada uno en esta historia no?
El profesional sanitario debe informar al paciente, éste ha de decidir, el profesional respetar la libre decisión del paciente, y este asumir las consecuencias de su decisión.

¡¡Qué sencillito!!

Pero resulta que como a lo que menos acostumbrados estamos unos y otros es  precisamente a esos roles, surgen los problemas.
Muchos profesionales están acostumbrados a dar su opinión en lugar de información, y a decidir en vez de informar y los pacientes a preguntar y a que decidan por nosotros.

 

Ejemplo  habitual:

Mujer lactante que va a su médico porque tiene dolor al amamantar. No hay grietas, no hay fiebre, y el médico que en el 98% de los casos sabrá de lactancia menos que esta mujer, le dice que si le duele que tiene dos opciones, que deje de amamantar o que se aguante. Y como “solución” médica le receta  Cabergolina, (la famosa Dostinex). Evidentemente sin informar de los posibles efectos secundarios de ese medicamento.

Si ya es de juzgado de guardia que un profesional desconozca casi por completo cómo funciona uno de los mecanismos fundamentales para la vida   y supervivencia del ser humano, más penoso aún es que no lo reconozca y dé como soluciones dos opciones drásticas   y paternalistas, a saber, que “se aguante” o que corte la lactancia de raíz. Si hiciéramos los mismo con la dentadura, estaríamos todos sin dientes.  Y más que triste, es vergonzoso, que se den esas recomendaciones sin tomar en cuenta lo que puede suponer esa decisión para la madre, para el bebé, para la salud de ambos presente y futura, para su economía, para su estabilidad emocional.

Me gustaría un día sentar a esos médicos que recetan la pastilla con esa alegría con las mujeres que les creyeron y que meses o años más tarde descubrieron que había otras opciones, opciones que les fueron ocultadas y que mediatizaron su decisión. Porque además una mujer puérpera, preocupada por su hijo, y más aún si siente dolor, va a tener difícil decidir objetivamente, pero mucho más si solo se le plantea una opción tergiversada y presentada como la única solución posible.

Y eso por no citar los casos en los que luego el bebé  una vez destetado a la fuerza, con lo que eso supone, ha resultado ser alérgico a la supuesta panacea de la leche de fórmula. ¿Quién paga por esas decisiones? ¿Quién recoge los platos rotos? Evidentemente el bebé primero y su madre después. No el médico que seguirá yendo a congresos en hoteles muy lujosos patrocinados, qué casualidad, por empresas de alimentación infantil.

Creo que es hora de espabilar como pacientes y aprender a saber qué exigir,  y aprender a tomar nosotros las decisiones, sopesados todos los factores, y a poner en su sitio al que intente pasar la línea de su trabajo, esto es dar opiniones personales como dictámenes médicos, omitir información, decidir por nosotros, juzgar nuestra decisión.

A esta situación hemos llegado entre todos, ellos por pasarse, y nosotros por dejarles.

Así que a partir de ya, para anteayer, ejerzamos nuestro derecho, pidamos información, toda la información, decidamos en consecuencia y contribuyamos a tener una sociedad más empoderada, cada uno en su rol.

Por supuesto, esto aplica a las opiniones sobre estilos de crianza, al tiempo que dura nuestra lactancia,  a cómo les llevamos o si duermen en tal o cual lugar de la casa…   Y como leímos al principio, incluso a cuestiones médicas, porque es nuestro derecho decidir libremente.

Y por cierto, si eres tú madre, la que decides el destete..  que sepas que no es necesario recurrir a un medicamento tan controvertido. Sencillamente puedes espaciar tomas, o incluso dejarlas del todo, mientras te vayas extrayendo poco a poco para aliviar hasta que el pecho vaya reduciendo su producción.  Es mucho más sano, respetuoso con tu cuerpo y sus funciones y te evitas problemas indeseados.

Y por  último  y no menos importante,  recordad que si no encontráis respuesta a vuestros problemas de lactancia en vuestro profesional médico habitual, podéis  hablar con una consultora de lactancia.

 

 Otros post relacionados:
Cómo escoger pediatra

¿Qué hacer si te gustó un post que leíste en otro blog?

Todos los que escribimos en blogs queremos ser leídos.
Hacemos hasta cursos de SEO para saber qué palabras incluir, cómo aparecer en las búsquedas, qué día es mejor para publicar, etc…

Si encuentras un post que te ha gustado no dudes en compartirlo porque es la mejor forma de darle las gracias a su autor. Si este además indica en su blog que está sujeto a una licencia creativa que permite compartirlo, pues no tienes ni que preguntarle.
La mayoría usamos la licencia creativa no comercial y sin obras derivadas, esto es, que permitimos la reproducción del artículo, sin modificar y por supuesto citando al autor y enlazando al original.

Así que querid@ bloguer@ que empiezas… si te gusta un post, adelante, compártelo.

Y si además el post te inspira  a tus propias reflexiones o quieres añadir más información, puedes hacer algo mejor:

“Elabora un post propio citando ese o tomándolo como base para crear el tuyo. “

Así tu blog no se convierte en  una mera recopilación, y le das valor.

Lo que no puedes hacer NUNCA es coger un post, darle un par de vueltecitas para que no se note y copiarlo.

Porque pueden pasar 2 cosas:

1.- te pillan

Y quedas como lo más cutre de la blogosfera

2.- No te pillan

Pero estás alimentando una mentira. Te crees que escribes cuando solo plagias. Y al no pillarte una vez tenderás a hacerlo más, con lo cual serás un fraude andante. Y el día que te pillen, porque te pillarán tarde o temprano… sobre todo si te mueves en el mismo nicho que aquellos a quienes copias, ya no será un error, sino una costumbre y harás el más espantoso de los ridículos y perderás toda credibilidad.

Así que querid@ amig@ bloguer@, tú que me lees… si te gusta alguien homenajea… pero no copies!!!

 

 

Cuidemos a quien cuida

Cuidemos a quien cuida

Hoy es el día mundial del sueño infantil.

Y pensaba hacer una entrada “típica” apelando a lo que ya sabemos que necesitan nuestros bebés.

Pero no.

Hoy no voy a hablar de lo que necesitan nuestros bebés de nosotras, sino de lo que necesitamos nosotras para cuidarles a ellos.

Creo que los métodos para adiestrar a los niños de noche y que se duerman ( o no) sin reclamarnos, es como la punta del iceberg. Es lo que vemos, lo que nos llega, pero hay mucho más debajo.  Del mismo modo que la superficie que vemos tapa lo profundo que puede ser ese iceberg, estoy convencida que nuestro modo de vivir colectivo nos hace ver solo esa punta del problema y que para hablar con propiedad de por qué triunfan esos métodos de “enseñar” a dormir, a comer a estarse quieto, a obedecer, etc, hay primero que hablar de algo muchísimo más profundo y complejo.

Esos métodos nacieron no de la necesidad del niño, de ser así lo habrían hecho todas las culturas, porque dormir es una necesidad primaria y si nuestros antepasados no hubieran sabido o podido dormir, sencillamente no estaríamos aquí. Nacieron como respuesta a una necesidad del adulto que cuida a ese bebé. Y nacieron hace relativamente poco en el contexto de la historia de la humanidad.

Y ese es el quid.

CUIDADO  : ¿Quién cuida al que cuida?

No es un problema que una madre (o quien sea) cuide a un bebé. Como digo se ha hecho siempre. El problema es qué le exigimos además de.

Vivimos en una sociedad avanzada que nos garantiza ciertos derechos,una cierta seguridad social que vela ( o debería hacerlo) para que todos los individuos tengan acceso a los cuidados que necesiten, sobre todo en los momentos de más indefensión: enfermedad, ancianidad…

Pero a la vez hemos instaurado un sistema de privación del cuidado óptimo de los que más lo necesitan. No permitimos a los bebés ser cuidados por sus madres el tiempo necesario, el tiempo requerido. Hemos supeditado ese tiempo mínimo a la ley de un sistema productivo y comercial. No valoramos el trabajo de cuidar a nuestros bebés, a nuestros niños,  y ahí entramos todos: NO LO VALORAMOS SUFICIENTEMENTE.

A la madre que quiere cuidar a su bebé ella misma la obligamos a renunciar a derechos fundamentales: un salario digno, reconocimiento social y profesional de su labor,  acompañamiento en lugar de ostracismo…

A la madre que no puede renunciar a su medio de vida y se ve obligada a dejar a su bebé en otras manos que no son la suyas le llegan los mensajes a veces distorsionados. Se siente atacada, cuestionada y/o frustrada.

Sea como fuere, todas nos sentimos solas y sobrecargadas.

Trinidad Martín escribía esto esta semana que os copio con su permiso:

“Los cuidados. Los cuidados como parte esencial de la vida humana, porque somos seres sociales y aquí ni el más pintado es independiente, somos seres interdependientes, los cuidados deben de ser VALORADOS y REMUNERADOS. 

Mientras que pretendamos pagar una miseria o que trabajen gratis los que cuidan, los que acompañan a nuestros peques o a nuestros mayores, o a los que están enfermos, queremos que nos acompañen profesionales para parir en casa pero baratito, que la asesora de lactancia trabaje gratis, que la experta en porteo nos atienda por la cara, que la doula nos acompañe por amor al arte…. los cuidados nunca tendrán el lugar que se merecen.

Las mujeres son las principales encargadas de los cuidados en el mundo, y como los cuidados no están valorados ni remunerados, acabamos deprimidas porque parece que no hacemos nada cuando maternamos, cuando ayudamos a otras familias, cuando cuidamos de enfermos y ancianos, y además no se remunera o se remunera miserablemente, y caemos en la PRECARIEDAD Y LA POBREZA. 

La pobreza en el mundo es eminentemente femenina, porque las mujeres hacen esos trabajos de cuidado que ni cuentan ni se pagan.
Cuando alguna de las que se dedica a los cuidados intenta buscar maneras dignas de ganarse la vida, monta una comunidad, un curso, encima suele encontrarse con que otras la critican, “oh! osada piensa que puede hacer un trabajo relacionado con cuidados y vivir dignamente, A LA HOGUERA CON ELLA!

Y luego, ¿qué calidad de cuidados se puede dar desde la precariedad?¿cuánto se puede aguantar viviendo del aire? Al final las que tienen más formación y experiencia van abandonando el campo de los cuidados aunque les apasione para buscar algún otro trabajo que les permita vivir dignamente. Entonces las matronas no se pueden dedicar en exclusiva al parto en casa, y claro no sabes quién te atenderá tu parto, porque puede estar trabajando ese día, para la lactancia contaremos con asesoras voluntarias que te atienden cuando pueden como pueden, y así difícilmente tendremos profesionales en los ámbitos del cuidado excelentes, experimentadas y disponibles.”

Da para pensar.
Pagamos más a veces a quien nos limpia la casa que a quien nos cuida a los niños.

En nuestro sistema universitario se pide una nota mínima para algunas carreras, curiosamente para  los que van a encargarse de “educar” a nuestros hijos no se es tan exigente.

Esto es lo que quería escribir ayer.

Pero ayer pasó algo.

Un caso más para la mayoría, una desgracia inmensa para quienes la conocían.

Mireia Long escribe en Bebés y Más este post:

“Las madres que no pueden más”

Dedicado a una mujer real, no a una estadística. A una mujer que se iba tragando todo pensando que eso es lo que hay que hacer. Que ser buena madre es aguantar, sacrificarse, desvanecerse…

Y siento la pena de quienes hoy lloran  por esa madre que no pudo más.

Siento su pena un poco mía… por todos los tipos de violencia que contribuyen a las muertes… no solo la física, a veces el desprecio, o la anulación consiguen lo mismo…
Hay tanta violencia enmascarada y tan arraigada e interiorizada que cuesta verlo.

Si una madre que necesita desesperadamente dormir porque madruga para ir a trabajar y no soporta el reclamo constante de su bebé de noche y  ve en el método Estivill la “solución” a su problema, el primer problema no lo tiene el bebé. La violencia la está viviendo primero esa madre, y ella solo hará que intentar esquivarla, en algunos casos, lanzándola sin ser consciente de ello  hacia el que va detrás: el bebé.

Si yo me siento ahogada por tener que ocuparme 24 horas al día, 7 días a la semana de unos niños y no puedo más, esa violencia invisible de no tener un espacio propio la arrojaré sobre esos mismos hijos que estoy intentando cuidar con todo mi amor.

No podemos criar hijos solas, no podemos hacerlo sin ayuda, sin acompañamiento.

Y no podemos criticar a las madres que han encontrado una vía alternativa para trabajar mientras cuidan a sus hijos.

No podemos satanizar a las madres que cobran por su tiempo para darle a otras lo que piden. Eso es violencia.

Valoremos los cuidados,  valoremos en su justa medida el trabajo de todo el que dedica su tiempo y sus energías a cuidar a los demás. Cuidémonos nosotras, por ellos, por nuestros hijos sí, pero antes que nada por nosotras mismas.

Si al final no estamos, si sobrepasamos nuestro límite, nuestros hijos no tendrán una madre perfecta no, en algunos casos sencillamente no tendrán madre.

No tenemos que “aguantar”, no podemos perdernos al servicio de los otros, ni de los hijos, ni de la pareja, ni de un trabajo, una carrera o un ideal… Empoderarse es algo más que un slogan, es un trabajo de reconocimiento de una misma, de aceptación de la responsabilidad individual, para luego contribuir a la colectiva. Hacerlo pasa factura: a nosotras, a nuestros hijos, a la pareja… a la sociedad.

La próxima vez que te enfrentes a una solución mágica para que tu maternidad sea más llevadera… pregúntate si estás tratando  la causa o el efecto.

Las goteras no se arreglan secando el agua que gotea…

Los 10 mejores regalos para unos futuros padres

 

Todos los padres hemos vivido la experiencia de recibir regalos al nacer nuestro(s) hijo (s) que no nos sirvieron de mucho.

 

Antes de enumerar mi lista de los mejores regalos voy a enumerar los peores que yo recibí ( y por supuesto es mi humilde opinión personal, que nadie se ofenda 😉 :

* Ropa indescriptiblemente horrible e incómoda, o desajustada a la edad/época del año, o sencillamente ropa que no te gusta, sin más.

*Colonias y perfumes ( por si no lo sabéis no es recomendable usarlos con bebés)

*Bombones (que si te los comes tú malo, y si se los comen los demás, peor)

*Sábanas y demás complementos de cuna ( yo no usé cuna, así que sábanas, mantas, chichoneras y demás… todo inútil)

*Carrusel de cuna ( aparte de mi propia opinión de estos artilugios, ya dije que no usé cuna, así que, más de lo mismo)

*Intercomunicadores (de esto no voy a hablar… si me leéis habitualmente imaginaréis lo que sigue)

*Superbañera cambiador que al segundo mes ya no cabía mi hijo, ni nosotros en casa con ella… ¡dichoso armatoste ocupaespacio!

*Adornos varios para la casa:  como con la ropa, pero peor, porque ocupan más espacio y no vale la excusa de “es que se le quedó pequeño enseguida”. Quienes te regalan ese jarrón o figurita horrible esperan verlo cuando van a verte presidiendo tu salón.

*Chupetes, biberones, baberos y similares… aquí me ahorro la explicación verdad? 😉

 

Ahora sí voy con mi lista de regalos inolvidables para los padres.

BabyMoon

Por favor olvidad vuestros propios prejuicios y pensad que un regalo es algo que se hace pensando en agradar al otro.  Si a ti te hace una ilusión enorme que coloquen tu figurita  de papel maché en el salón, me parece genial… pero práctico, lo que se dice práctico para unos padres… no sé yo.

He hecho esta lista pensando en lo que a mí me hubiera gustado que me regalaran (sobre todo con mi primer hijo, con la última ya había aleccionado al entorno 😉 )

1.-Dinero para financiar el parto  y posparto. Tener la seguridad de que vas a tener a los profesionales que quieres que te acompañen en ese momento y días posteriores no tiene precio. Matrona, doula, asesora continuum… las personas que pueden ser la diferencia entre tener un parto respetado, una no separación madre-bebé y un correcto inicio de la lactancia o todo lo contrario.

2.-Intendencia con las  Comidas Si la madre tiene cubierto este punto y el siguiente os aseguro que su puerperio será como estar en un  hotel. Podrá centrarse en lo que toca que es estar con su bebé.  

3.-Gestión de las labores domésticas Limpieza de la casa, plancha, compra, etc

4.-Un Pack de Portabebés Del mismo modo que usamos variedad de ropa y calzado dependiendo de la actividad, y época del año, tener varios portabebés que se adecuén a cada momento del desarrollo del bebé y de  la vida de los padres es fundamental. A este punto se puede añadir el siguiente

5.-Asesoría para aprender el correcto uso de los Portabebés Que tu regalo no se quede en un cajón porque no saben sacarle provecho. Una hora de asesoría personalizada puede ser la diferencia entre disfrutar de llevar a su bebé consigo o no hacerlo.

6.-Pañales Preferiblemente de tela, que así no les solucionas una semana, sino varios años de ahorro para ellos, y para el planeta.

7.-Silla de seguridad del automóvil. Esto no es negociable. Esto lo van a necesitar sí o sí si tienen coche.

8.-Más tiempo con mamá.Este punto va a chocar, pero también chocó hace años que los novios empezaran  a poner en la invitación de bodas un nº de cuenta porque no querían 3 jarrones y 4 batidoras, sino comprar lo que quisieran, pagarse la luna de miel o lo que sea. Una de las mayores preocupaciones de las madres que trabajan fuera de casa es que la licencia de maternidad es escasísima y no tiene en cuenta las necesidades del bebé. Yo aconsejo a las madres que alarguen, si quieren, la vuelta al trabajo todo lo que puedan: hora de lactancia acumulada, días de vacaciones y de asuntos propios, e incluso, uno o más meses de baja sin sueldo, o excedencia. Muchas familias hacen un gran esfuerzo económico para poder alargar el tiempo en que el bebé esté al cuidado de quien necesita: su madre. ¿Por qué no ayudarles a financiar ese tiempo? Si ayudamos a los novios a que se paguen una luna de miel, ¿por qué no contribuir a que madre e hijo alarguen la suya? Ahora sabemos que va a influir más en la felicidad de ese bebé pasar más tiempo con su madre, que viajar a Egipto cuando tenga 35. Es cuestión de pensarlo y plantearlo. Igual ahora suena “raro”… ojalá dentro de unos años sea tan normal como el ejemplo que puse de la invitación de bodas. Por cierto en invitacionesdeboda.wordpress.com  hay ejemplos de cómo poner el nº de cta de forma sutil y elegante… (tomad nota futuros papás 😉

9.-Ser Miembro del Club Mimos y Teta Una de las cosas que más nos preocupan a los padres primerizos, es la cantidad de dudas que nos asaltan y a quién poder preguntar. El problema con esto es que podemos preguntar a personas poco informadas en el tema en cuestión (véase lactancia y pediatras por ejemplo) o topar con personas que más que ayudarnos a encontrar nuestra própia respuesta nos ofrezcan la suya. A mí personalmente tan peligrosa me parece la una como la otra, por eso ofrezco en el Club Mimos y Teta la oportunidad de tener herramientas de información, consultorías, y acompañamiento. Muchas de las familias con las que he compartido estos últimos años coinciden en que esto fue lo que más les ayudó en su M/Paternidad. ¿Por qué no  ser tú quien se lo regale?

Y el último pero no por eso menos valioso… el que no te costará ni un céntimo de €…

10.-No les visites hasta que no te llamen y no des consejos que no te piden Un SMS  o un mensaje por Whats app felicitándoles y ofreciéndote si te necesitan es suficiente. No te preocupes que los padres van a hincharse a hacer fotos al pequeño y  tampoco va a cambiar tanto cuando le veas. Si vas a su casa que sea para llevarles cualquiera de las cosas “tangibles” de la lista. Créeme… por mucho que les quieras hay algo que los padres no solemos reconocer.. y es que las visitas tras el parto MOLESTAN.

 

Y como de todos modos, siempre hay quien quiere regalar ropita, Un outlet on line, puede ser una buena opción para encontrar chollos, así lo que os ahorráis, lo invertís en alguno de los regalos de la lista 😉