24agosto-papilla-21Una vez  instaurada la lactancia una de las mayores preocupaciones de los padres es el tema de empezar a darle alimentos sólidos al bebé.
Muchas veces la preocupación les viene del entorno, desde el pediatra que nos dice que hay que empezar a los 4 meses a sustituir tomas de pecho por papillas a las abuelas que agobian diciendo que el niño no puede alimentarse sólo de teta.

El caso es que las madres se ven con esta presión social, el miedo generalizado del entorno a la desnutrición de sus hijos (léase con sarcasmo) y para agravar el problema el hecho de tener que reincorporarse tempranamente  al trabajo.

Todo esto hace que no se respeten las 4 premisas* para empezar a ofrecerle al bebé alimentos sólidos.

Sí he dicho sólidos, que hay vida más allá de las papillas de 25 cereales enriquecidas con miel envasadas por marcas tan interesadas en la salud de nuestros hijos que en vez de fomentar el hábito más saludable que existe: la lactancia materna por años, se dedican a saltarse las leyes y publicitar sin escrúpulos sustitutos de mucha peor calidad.

Resulta que esta forma de comer ofreciéndole al niño alimentos que él  mismo pueda coger y comer tiene un nombre en inglés: baby-led weaning, que viene a significar en castellano algo así como “destete dirigido por el niño” entendiendo por destete no el sustituir la leche materna por otros alimentos, sino el hecho de ir introduciendo otros alimentos mientras el niño sigue lactando. Lo que en el mundo la LM llamamos la introducción de la alimentación complementaria.

Básicamente se trata de incorporar al niño a la mesa familiar haciéndole partícipe de ese acto que va más allá de simplemente nutrirse, dejándole coger la comida con las manos, chuparla, olerla, trocearla y morderla él mismo. Dándole la posibilidad de probar sabores y texturas y de decidir qué quiere comer o no, qué le gusta o no y si le sienta bien o no.

Resulta que sin saberlo hemos estado practicando el BLW o sencillamente haciendo las cosas con naturalidad, respetando el ritmo de nuestro hijo para aceptar otros alimentos aparte de la leche materna, sin gastar en alimentos “especiales”, ni en biberones y otros utensilios que nos venden como indispensables para preparar la comida de nuestros hijos.

4 Premisas que se han de dar para ofrecer a tu bebé otros alimentos aparte de la leche materna

  1. Tu bebé se mantiene sentado
  2. Ha perdido el reflejo de extrusión
  3. Muestra interés por la comida
  4. Sabe mostrar saciedad y decir “no”

Otros artículos interesantes sobre el tema:

Dummies Guide To Baby Led Weaning: Tips, Foods, Recipes and More