Comparte la aventura- SICB 2014

Full-banner-promoUna alianza para unos novios aunque sea de bisutería, tiene un significado valioso, no por lo que vale, sino por lo que representa.

Un voto pronunciado son solo palabras, sonidos que duran lo que se tarda en pronunciarlos, pero encierran un compromiso, una disposición, una promesa…

Un papel con una mancha de color, sin forma reconocible, cuando es un regalo de tu hijo se convierte en la más bella obra de arte.

dibujo de Mencía 3 años

Mucho de lo que nos rodea no es sino un medio para un fin  mayor. El camino que nos lleva a la meta.

¿Qué tiene que ver esto con el porteo?

Hace años yo podía contar quizás 5 marcas de fulares, quizás si sumaba bandoleras, mei tais y mochilas llegaba a 20. Hoy, no tanto tiempo después, cada día sabemos más de marcas, tejidos, tramas, ediciones limitadas, composiciones…
Bueno, siendo sincera, saben otras. A mí nunca me atrajo la parte freaky del porteo. A algunos les sorprende que no sepa explicar con detalles la diferencia entre un Osha y un Vatanai, por decir algo.
Pero es que a mi me da igual si el fular se llama Pepe o Juan.
No os confundáis, me dedico a la venta de fulares y otros portabebés, así que me parece perfecto que haya madres que en vez de comprar el carrito mega fashion que anuncian todas las paginas de puericultura se gasten la tercera parte en el fular de sus sueños. Solo digo que a mí no me hace falta, y a ellas tampoco.

Porque al final, igual que si te casas y puedes y te gusta encargas una alianza de oro o con un diamante, si no puedes te conformas con una de menos precio pero igual valor, al portear si quieres y puedes lo haces con el fular de tus sueños, y si no, con cualquier otro.

Algo más que una tela
Portear es algo más que comprar y lucir un fular. Para muchos de los padres que porteamos y de algunos profesionales del sector, el porteo es un medio para un fin.
ESte año el lema de la SICb es “Comparte la Aventura”, y aunque a la mente nos llega la imagen de libertad que da el porteo para compartir momentos increíbles con nuestros hijos, realmente el porteo nos hace compartir  mucho más que una aventura ocasional, compartimos la aventura mayor: la vida.

Compartimos con nuestros bebés cada momento, cada sensación, cada emoción, cada miedo, cada alegría, cada llanto, cada descubrimiento, cada risa, cada toma, cada mirada… No hay mayor aventura que vivir, que dijo alguien, y la vida está hecha de tiempo y de momentos. Portear  nos ayuda a compartir esos momentos o muchos de ellos, con los seres más especiales, con nuestros hijos. Seres  que esperan al llegar a nuestras vidas ser partícipes, no solo invitados puntuales.

Un invitado en una casa va donde le dicen, toca lo que le indican y se va cuando acaba la fiesta.
Algunos no hemos invitado a nuestros hijos a una parte de nuestra vida, con horarios definidos y límites preestablecidos a golpe de pauta marcada. Algunos preferimos compartir nuestra vida y a nosotros mismos con nuestros hijos . Casi todo el tiempo al principio, con el tiempo a base de subidas y bajadas, con épocas de demanda y de huelgas,  con mayor o menor intensidad dependiendo del momento… hasta que ellos mismos van descubriendo su propia aventura, su propia vida a la que nos invitan a ratos.

Da igual si tu portabebés es este o el otro. Da igual si tienes 1 o 100. Asegúrate de que sea correcto y de que lo usas bien…. lo demás… lo demás es todo un adorno, una guarnición que puede alegrar el plato, o de la que puedes prescindir si no es de tu gusto.

¡Disfruta!
¡Vive!
¡Comparte la aventura!

Y comparte este post y súmate al Carnaval de Blogs organizado por Red Canguro con motivo de la SICB 2014 #compartelaaventura

Post-rectangle-promo