Es conveniente conectar y abrazarse con el bebé que no va a sobrevivir

Noticia publicada en www.ElPeriódico.com

Implicarse emocionalmene con un hijo nacido tras poco más de seis meses de gestación, que parece ausente y mide dos palmos, resulta conflictivo para algunas madres. Cuando los médicos les advierten de que el niño ha nacido tan prematuramente que tiene pocas posibilidades de sobrevivir, esa vinculación aún cuesta más. Y mucho más si el bebé fallece. En todos esos casos, no obstante, es fundamental que la mujer se vincule con su hijo, ya no tanto por el niño, sino por ella. De esto se ocupa la psicóloga Margarita Ibáñez en el Hospital de Sant Joan de Déu. «Instintivamente, cuando un bebé tiene pocas posibilidades de sobrevivir, sus padres se desvinculan de él, y eso implica que después sientan culpa de pensar cosas como que lo mejor es que muera», explica.

Si ese vínculo no se establece, advierte Ibáñez, existe el riesgo de que un segundo hijo reciba las consecuencias. La mujer puede vivir permanentemente angustiada por la salud del nuevo niño, o convertirlo en un hijo de reemplazo, algo que sin duda complicará el establecimiento de una relación genuina con el segundo descendiente.

La psicóloga Ibáñez intenta que la madre de un bebé prematuro que fallece establezca una relación afectiva con él, que le haga fotos, que lo abrace antes de morir, y que lo entierre y se despida como haría con cualquier otro familiar muy querido. «Solo así podrá establecer una relación sana con otros hijos que pueda tener en el futuro», asegura. De lo hacerlo así, el conflicto reaparecerá, afirma.

Comentarios

  1. ojalá tod@s nos lo apliquemos, en vez de tapar dolores que acaban rebrotando y se manifiestan a veces contra quien más queremos.. arreglemos nuestro presente, sea el que sea para poder disfrutar el futuro..