Los "Otros" Retratos

La primera vez que me enteré de esta práctica de hacer fotos de cuerpos muertos (incluídos bebés y niños) fue en la película de Alejandro Amenábar “Los Otros”.

Lo que en principio podía parecer una práctica “macabra” me parecio con el tiempo una forma lógica de tener un recuerdo de los seres queridos que nos dejan.

En un mundo en el que las cámaras de fotos y vídeo son algo corriente igual no entendemos la sensación de vacío  que quedaba tras la muerte en una época en la que un retrato era un lujo. Por eso muchas familias invertían en esa última foto que les ayudase a tener un recuerdo material del ser querido.

Podría parecer que hoy en día esta práctica no tiene cabida, ya que como he comentado, todos tenemos posibilidad de hacer fotos y vídeos en cualquier momento. Cuando muere un familiar de seguro tenemos muchos recuerdos en forma de imagen o vídeo de esa persona… pero eso no es así siempre… no en el caso de las muertes de bebés durante la gestación, parto o postparto inmediato.

Si esto nos sucede de seguro a nadie se nos ocurriría “de motu-propio” tomar una foto del cuerpecito de nuestro bebé para recuerdo…

Estamos acostumbrados a “tapar” estos sucesos como si no hubieran ocurrido, y esa idea choca frontalmente con la necesidad tiempo después de un recuerdo de ese ser para nuestro proceso de duelo.

Yo tuve la suerte de que mi querida matrona me mencionara con mucho tacto y delicadeza  esa posibilidad… la de tomar una foto de mi bebé si quería…No sabéis cuánto he agradecido esa conversación y que me mostrara un camino (que podía tomar sólo si quería) que de otro modo hubiera sido imposible tomar después. Y no sabéis cuántas madres me han expresado la pena de no haber visto siquiera a su bebé, unas veces porque ellas pensaban que era mejor así y otras porque todo su  entorno les hizo creer eso mismo. La muerte en esas circunstancias sigue siendo un tema tabú. Afortunadamente cada vez más especialistas en duelo nos aconsejan lo contrario… para despedir al ser que no está antes hay que haberlo visto y reconocido.

Al hilo de esto buscando enlaces sobre el tema de la “Pérdida del bebé” para el blog encontré la ONG “Now I Lay Me Down to Sleep” (Ahora me acuesto a dormir) y he encontrado tanto respeto y cariño en esta labor totalmetne altruísta que he querido compartirlo con vosotros.

Os copio un artículo que he encontrado publicado en español sobre su trabajo y os copio el enlace a otro artículo relacionado de El País: “Retratos para la Eternidad”

Artículo publicado originalmente en MinutoUno.com

Un duelo muy particular: parejas se fotografían con bebés muertos

Se sabe, hay algo que el lenguaje no puede nombrar. Quien pierde un padre es huérfano y quien ya no tiene a su pareja es viuda o viudo. Pero no existe palabra para referirse a los padres a los que se les muere un hijo. Y quienes sufren la muerte de un bebé o se transforman en padres de un nacido muerto no sólo deben atravesar esa experiencia, también deben enfrentar la escasez de recuerdos producto de la poca vida de ese hijo que no fue.

Algunos vuelven del hospital a sus hogares con un mechón de pelo o una imagen tomada de apuro por una enfermera. La iniciativa de “Ahora me acuesto a dormir” (Now I Lay Me Down to Sleep), una ONG de Estados Unidos, les permite contar con fotografías hechas en tener por profesionales para ayudarlos a sobrellevar el duelo.

La organización toma su nombre de un rezo infantil del siglo XVIII y fue fundada en el estado de Colorado en abril de 2005 por dos mujeres. Cheryl Haggard, la madre de un bebé muerto, y Sandy Puc’, una fotógrafa a la que Haggard y su esposo le pidieron que le tomara unas fotos a su hijo luego de que le quitaran el respirador artificial.

Cerca de ellos en el mismo hospital, otro bebé falleció y sus padres se fueron sin imágenes de su hijo. Por eso Haggard comenzó a trabajar para formar un grupo de fotógrafos que pudiera darles a todas las familias lo mismo que ella había tenido.

Ya en julio, “Ahora me acuesto a dormir” tenía unos 350 voluntarios. Dos años después, el número llegaba a los 2500. Y luego de una aparición en la televisión los fotógrafos llegaron a 5000. Ahora la organización se extendió hasta tener presencia en más de 25 países, entre ellos Israel y Sudáfrica.

Sus organizadores buscan amentar permanentemente la cantidad de voluntarios. No quieren que ninguna familia que recurra a ellos se quede sin el recuerdo de su hijo. Hasta ahora, sólo una vez no pudieron cumplir con una solicitud porque no había ningún fotógrafo disponible en la zona del hospital.

El requisito exigido a los voluntarios es que sean profesionales y que estén disponibles para concurrir al hospital enseguida después de recibir el pedido.

La tarea que les toca no es fácil. Las escenas de las que son testigos y deben ayudar a conservar en la memoria están cargadas con el peor de los dolores. Julia MacInnis es una de las voluntarias veteranas de la ONG y una de sus funciones es intentar preparar a los nuevos. La mayoría de los colaboradores son mujeres.

“No vamos a poder ver el color de sus ojos o su sonrisa ni vamos a volver a sentirla tomándonos un dedo. Nuestras fotos son una de las pocas conexiones que tenemos con nuestra hija. No puedo imaginar que haríamos sin ellas”, escribió a una de las voluntarias una madre semanas después de recibir las fotos.

Antes de entrega las fotos a las familias, se las edita digitalmente y por lo general son imágenes en blanco y negro, algo que les da mayor calidad y que ayuda a ocultar la decoloración de la piel de los bebés prematuros. Además, la mayoría de los fotógrafos no toma imágenes de niños con menos de 25 semanas de gestación, aunque algunos hacen excepciones.

Maureen Porto, una voluntaria que realizó nueve sesiones de fotos, contó al Washington Post que algunas de las familias esperan varios días e incluso semanas hasta ver la imágenes. Y recuerda el caso de una que meses después le escribió: “Estaba apenada ese día. ¿Te agradecí lo suficiente?”.

Más relacionado:

En este enlace podéis ver en vídeo historias con fotografías de una inmensa belleza… (aviso que son tristes… bellas y tristes…)

 

 

Comentarios

  1. ¡Me ha encantado este artículo Nohemí! Es de los que me tocan la fibra, por muchas razones. Ya conoces mi afición a la fotografía, mi amor por los bebés y mi solidaridad con los padres que habés perdido un hijo tan pronto.
    No soy fotógrafa profesional pero me encantaría colaborar en un proyecto como éste. Gracias por compartirlo. Besos, Mayda.

  2. Que preciosidad. Yo soy una de esas mamis que no vio a su bb. No fui capaz. Sabía que si la veía, no iba a dejarla marchar.
    Al menos, tengo un par de ecografías. Prueban que mi bb fue real.
    Sería estupendo que aquí tomara forma un proyecto así.

    Es curioso que no exista una palabra para los padres que han perdido no sólo a un bb, sino a un hijo a cualquier edad. Voy a intentar inventar una. Debe ser una palabra dulce y desgarradora a la vez.
    Un saludo.

  3. me ha encantado mimita. Que bien que haya gente con el suficiente valor y que de forma voluntaria haga esas fotos que tanto pueden ayudar en el duelo de los padres.
    Me ha emocionado. Gracias

  4. He perdido una hermanita con solo minutos de vida , mi mamá con todo su dolor le pidió a mi tío que le hiciera dos fotos . Son los únicos recuerdos que tengo de mi hermana, que ahora tendría 29 años , vi las fotos hasta que un día se perdieron . Quizá una pérdida voluntaria, por parte de mi madre, pero tengo grabada en mi mente esa cabecita rubita

  5. Que buena iniciativa!!! Ojala alguien me hubiera animado hacerlo cuando nacio mi bebita . Si se arma por aca algo asi , me gustaria colaborar , aunque no sea fotografa. Pero creo que seria muy importante para las madres que como yo, no contaron con el apoyo de ninguna matrona , que alguien las anime a ver a sus bebes , despedirse y tomar alguna foto, porque sino probablemente se arrepentiran para siempre de no hacerlo.
    gracias x compartir el articulo, un besito

  6. Precioso y como siempre muy acertado tu escrito.
    Otra vez se me agolpan los sentimientos, las lágrimas y las emociones…
    Como muchas ya saben soy fotógrafa, especializada en embarazadas y bebés. Una vez, hace muchos años, me hicieron la propuesta de hacer fotos a los bebés que nacian sin vida o con malformaciones y se produjo en mí una sensación muy extraña, pues yo siempre me he considerado que retrato vida, alegría, esperanza; y al pedirme aquello era todo lo contrario a lo que mi corazón y mi mente me pedían. Han pasao los años y dos abortos y hoy veo esa posibilidad como VIDA que vivió en nuestros corazones y en nuestros cuerpos , ALEGRIA de poder verlos y recordarlos y ESPERANAZA de rememorar por unos instantes a nuestro hijo o hija que estuvo con nosotros.
    Hoy más que nunca me siento fotógrafa y afortunada de poder compartir momentos inolvidables de muchas familias, en todo el amplio sentido de la palabra.
    Contar siempre conmigo, allí donde se me requiera estaré.
    Besos gordos.

  7. Hola Nohemí,

    De vez en cuando abro tu blog, y siempre me sorprende positivamente. Gracias por un artículo tan delicado y sentido. Acabé llorando y con un nudo en la garganta, por tu hermosa manera de abordar el tema. Me parece una iniciativa hermosa la de fotografiar a los bebés, para guardar un recuerdo gráfico de ellos.

    Un abrazo, y sigue escribiendo :)

    foulardeamos

  8. Mi hermana perdió a Adrian a los 5 meses de gestación. Le permitieron darle a luz y les permitieron despedirse de él durante casi 2 horas. No sé de donde sacaron las fuerzas pero ellos mismo le sacaron unas pocas fotos a su niño con su teléfono movil y aunque al principio es duro verlas después se nos ha llenado el alma de ternura al verlo pues siempre fué y será para nosotros nuestro niño, parte de nuestra familia. Pero como no, no le dejaron incribirlo en el registro civil.
    Creo que esta ONG está haciendo una gran labor.

  9. Que bueno que estos “hijos invisibles” se corporicen en personas más allá que estén vivos o fallecidos. Finalmente se puede comprender que uno es madre o padre de un número de hijos vivos y otros muertos. Pero eres la madre y el padre!!! Son tus hijos!!! Que es doloroso? Quien cree que ser padre, madre o hijo no tiene sus dolores. Esconder es la peor manera de superar la pérdida. También las cesáreas porque el bebé ha muerto,sin consultar a los padres y no habiendo razones obstétricas que lo impidan deberían pensarse.
    Una sóla vez asistí a una mujer que tenía en sus manos la foto de un hijo muerto siendo bebé, en ese momento no supe comprender por falta de experiencia… ella tomaba fuerzas de esa foto durante su parto.
    Esto no es necrofilia, a no confundir. El personal de salud que asiste en el área de perinatología no recibe ni la formación académica ni el apoyo psicológico necesario para poder sostenerse y contener a la familia. Cuando reflexionamos sobre estas cuestiones me parece que estamos humanizando y respetando el parto y el nacimiento.
    Hay algo con lo que no estoy de acuerdo y es referirse a la muerte como ir a dormir. De la muerte no se vuelve, del sueño si. Este concepto confunde a los niños y puede hacerles creer que pueden “irse para siempre” cuando van a dormir.
    Excelente trabajo el de ustedes. Felicitaciones!!!

  10. Me he quedado de piedra y se me han saltado las lagrimas con la sensibilidad extrema que esta escrito el articulo … no he pasado por algo asi y dios quiera que no llegue a pasar, pero sinceramente, tener la foto con el recuerdo de tu hijo perdido o no nato tiene que ser muy saludable para poder pasar el duelo un poquito mejor. Si que he oido los comentarios, a veces, de alguna mujer que no lo ha podido ver y su pena es desgarradora …
    Animo con este tipo de asociaciones, que dan apoyo psicologico con la fotografia …