provida proaborto

El aborto como única opción

Si no has leído mi post “EL aborto voluntario y su duelo”, te recomiendo que lo hagas antes de leer este artículo que es el primero de una serie de artículos que voy a dedicar a este tema ……….He acompañado  a mujeres en su proceso de decidir si practicar un aborto terapeútico o esperar a[…]

no a la violencia obstétrica

Esos duelos se podían evitar

Hace poco leí que el sufrimiento vivido no te hace mejor persona, que se queda dentro de ti y te acompaña para siempre. Yo, que intento ser optimista, tengo mi propia versión de este asunto. Imagino que es la versión que me cuento a mí misma para hacer más llevaderos mis propios procesos dolorosos. No[…]

El aborto voluntario y su duelo

Hace unos pocos años yo sabía de duelo lo que oía en las series de TV. A la fuerza ( y nunca mejor dicho) supe en primera persona lo que es, leí, hablé y escribí sobre el tema, investigué, aprendí… y trabajé con mujeres sobre este tema. Cuando empecé  con el apartado “Duelo Gestacional y[…]

Entrevista a Mónica Álvarez en "Bebés y Más"

En el día mundial de los Derechos de Nacimiento… os copio esta entrevista que Mireia Long ha realizado en “Bebés y Más” a mi amiga virtual Mónica Álvarez…… dedicado a todos los bebés que no llegaron a nacer “El entorno niega el dolor del aborto”. Entrevista a la psicóloga Mónica Álvarez (I) Hoy, queriendo ampliar[…]

Para siempre en el corazón

Gracias a Lidia que me ha dejado un comentario en el blog he conocido la existencia de este grupo de apoyo para padres y madres que han perdido un hijo.

Desde que sufrí la muerte de mi niña me he planteado la necesidad de este tipo de grupos, al igual que existen grupos para el apoyo a la lactancia materna o para superar un parto traumático.

Si una lactancia o parto idealizado fracasa, casi siempre el hecho de tener a nuestro bebé cerca y bien nos consuela… pero ante un aborto o muerte peri o neonatal… no hay bebé que nos ayude a superar lo ocurrido… y eso sigue sin entenderlo la mayoría de la gente… […]

Diario para ti.

Quiero compartir un relato que me ha enviado una amiga… es el diario de una ilusión, de cómo se recibe a un ser esperado y cómo se sufre al despedirlo tan pronto…

Muchas personas me siguen diciendo si hablar de nuestros niños perdidos no nos hace daño… si no es mejor olvidarlos… y como ya he comentado otras veces no es así… Todos honramos en cierto sentido o forma a nuestros seres queridos muertos… quizás no construímos pirámides funerarias como los faraones… o quizás no lo hacemos porque no tenemos los medios… pero todos queremos recordar a los que una vez pasaron por nuestra vida y fueron importantes. Pues nada hay más importante para unos padres que sus hijos… ¿por qué vamos a dedicarles menos atención y menos recuerdos? ¿Sólo porque fueron muy pequeños e invisibles a los demás??’

Madres que deciden como mi amiga poner palabras a su dolor y elaborar un ritual de duelo sobrellevan de forma más serena la pérdida…

Si alguna de vosotras (perdonad que hable en femenino… por supuesto los padres también viven el proceso) en estos momentos se da cuenta que no le dedicó en su día el tiempo necesario a su bebé, a despedirlo como era debido y a elaborar su propio ritual de duelo… sabed que nunca es tarde. Sé por experiencia que situaciones traumáticas “guardadas” o ignoradas no se curan… y la muerte de un hijo, ocurra cuando ocurra es la situación más dramática que unos padres pueden sufrir.

Os animo a leer “La Cuna Vacía”… seguro que os va a servir de ayuda en este proceso.

Gracias a Maica por su generosidad al compartir algo tan íntimo.

Diario de ti

25 de Enero 2009

Hola cariño, soy mamá, por fin me he decidido a escribirte para irte contando como me siento: Feliz, inmensamente Feliz de saber que estás creciendo dentro de mí.

Pero déjame que empiece por el principio: […]

"La cuna vacía"

Ya está a la venta el libro “La cuna vacía” Ed: La esfera de los libros. En él colaboran M. Àngels Claramunt, Emilio Santos, Rosa Jové y Mónica Alvarez. “Durante meses hemos ido dando forma a este proyecto que ya es realidad. Hemos querido hablar de la pérdida de un embarazo en cualquier momento de[…]

Dibujo de Luis Papagno

Cómo ayudar a quien ha sufrido un aborto espontáneo

Al querer ayudar a los padres que han pasado por este trance, nos damos cuenta de que suelen estar en tal estado de shock que ni ellos  mismos saben qué necesitan. Para ayudarles el objetivo es animarles a expresar su dolor y a restablecer su autoestima reconociendo al mismo tiempo su dolor. Sea lo que sea lo que la persona esté sintiendo merece que sus sentimientos sean apoyados por las personas que la rodean.

Qué hacer

  • El contacto es importante. Esté cerca si es posible, si no, llame o escriba. Sea cuales sean los sentimientos de la madre, estos han de ser comprendidos por  las personas que la rodean.

  • Un abrazo o el brazo sobre el hombro son reconfortantes.

  • Comprender que las lágrimas son una respuesta sanadora y nunca animar a evitarlas.

  • Déjela hablar. Sea el acompañante pasivo que plantea preguntas y céntrese en los puntos que le ayuden a hablar de sus sentimientos. Basta con escuchar.

  • Dígale cómo se siente usted con respecto a la pérdida del bebé y cuán apenada se siente.

  • Reconozca su pena incluso si usted piensa que no reaccionaría del mismo modo en esta situación.

  • Pregúntele sobre  su experiencia, cómo se siente realmente y qué piensa sobre ello.

  • Cuando le pregunte al marido (o pareja) cómo está ella, no olvide preguntarle a él cómo está.

  • Anímela a ser paciente y a no imponerse cargas. El duelo lleva su tiempo.

  • Asegúreles que ellos hicieron todo lo que pudieron y que no fue su culpa . Esto ayuda a aliviar el sentimiento de culpablilidad.

  • El duelo es un proceso físicamente agotador, ella probablemente necesite dormir o descansar durante el día. Haga los arreglos necesarios para asegurarle la  calma necesaria.

  • La intensidad del duelo varía. Durante los momentos “buenos” un cambio  de escenario o de rutina es apreciado.

  • Dé ayuda práctica como tender al colada, hacer la compra uofrézcase a llevar la comida.

  • Ponga música relajante, ofrezca un masaje o un paseo por la palya. Cuando ella se sienta preparada, llévela a ver una película que le guste.

  • Si está seriamente preocupado por su comportamiento, busque asesoramiento profesional. Como regla general, siempre y cuando no se haga daño a sí misma, o a otra persona o propiedad, es probable que no tenga de qué preocuparse.

Dibujo original de Luis Papagno

Qué no hacer

  • No  la ignore porque se sienta incapaz de ayudar o incómodo con el duelo, ella se preguntará si lo que pasó no significa nada para usted.

  • No piense que un aborto espontáneo es más fácil de superar que  la muerte de un hijo o que la muerte neonatal. La verdad es que su bebé acaba de morir y realmente no importa de cuántas semanas de gestación estaba.

  • No se sienta  nervioso o avergonzado por hacerla llorar. No es lo que usted dice o hace lo que le molesta, sino haber perdido a su bebé. Permitiéndole llorar usted está ayudándola con el duro trabajo del proceso de duelo. […]

Sólo 13 semanas…

Este Blog siempre ha pretendido ser un lugar donde compartir información útil, práctica y positiva sobre la crianza de los hijos… A veces algunos artículos son duros porque es la realidad que tenemos… sobre todo en lo referente al desconocimiento sobre Lactancia Materna o al maltrato que reciben madre y bebé en los partos no respetados que sufrimos. Pero nunca pensé que hay un aspecto aún más duro de la Maternidad… un aspecto en el que no piensas…hasta que te toca: llorar la pérdida de un hijo… aunque se trate de un hijo no nacido.

Este es el relato de lo que  nos ha sucedido… es duro de leer porque es un suceso horrible y no hay forma (ni deseo) de ducificarlo. Es la cara dura del proceso… lo que no piensas que te puede ocurrir… y mejor así… nadie puede disfrutar algo alegre si está pensando en que le ocurra lo peor… Entonces ¿por qué hablar de ello??? Porque ocurre… y ocurre a nuestro alrededor… a veces más cerca de lo que deseamos… y no siempre sabemos qué decir…

Si te encuentras alguna vez con una madre (o unos padres) que han sufrido un aborto… nunca digas cosas como esta: “tranquila, que si te pones nerviosa es peor”, “no te preocupes, eres joven y podrás tener otro”, “mejor ahora que más tarde”, “aún no era un bebé del todo”, “al menos tienes otro hijo”, “en unos días ni te acuerdas”… Todas esas frases las he tenido que oír estos días… y sólo entiende cuánto daño hacen quien ha pasado por este trance… Si hay algo peor que la muerte de alguien querido, es que intenten minimizar ese dolor… Si ante esa situación no sabéis qué decir… no digáis nada… un abrazo o tomar la mano con afecto es suficiente…

También es justo decir que he recibido muchísimas muestras de cariño, de comprensión, de empatía… no pensé que había tanta gente que nos quería y que sufría mientras nosotros sufríamos… Es cierto que “de tus peores momentos saldrán tus mejores amigos”... GRACIAS a todos.

SÓLO 13 SEMANAS…

[…]