Historia de la Incubadora

Historia de la Incubadora

“¿En qué lugar se debe poner a un bebé que nace antes de tiempo?”
Esa pregunta la he hecho en casi todos los talleres que he realizado en los últimos años en grupos con madres embarazadas y padres.
En el 99% de los casos, y han sido muchos cientos de personas,  la respuesta era unánime: “En la incubadora”.
Nuestra generación ya ha crecido viendo normal que este invento es el medio en el cual completar el desarrollo de estos bebés pequeños.
La ciencia avanza y en general seguimos confiando en las versiones más modernas y sofisticadas de este invento que tiene ya mas de 150 años.

Image of the zinc tub is from Hess, 1922.

Desde Jean-Louis-Paul Denucé, (1824-1889) hasta hoy la neonatología ha experimentado grandes avances.
En plena resaca aún de mi participación en el curso Kangaroula con Jill y Nils Bergman

Equipo de Formación de  Asesoras Continuum con Jill y Nils Bergman

Equipo de Formación de Asesoras Continuum con Jill y Nils Bergman

Y tras mi viaje a Cádiz para hacer llegar esta información a profesionales sanitarios (no sin muchos obstáculos),  tengo una sensación agridulce.

IncubadoraPor un lado me consta que los avances de la medicina  han  contribuido a que la tasa de mortalidad  disminuya notablemente entre los bebés que nacen antes de término, incluso los llamados grandes prematuros.

Pero por otro lado constato que  se sigue obviando una realidad fundamental:

“El hábitat del bebé, sobre todo del nacido antes de término, es el cuerpo de su madre”

Algunos trabajamos por sumar:
-Los beneficios de los cuidados  médicos neonatales y
-Los beneficios del Contacto Piel con Piel entre madre y bebé.
En palabras de Nils Bergman la meta es: “Separación cero mientras se dispensan todos los cuidados que la ciencia hace posible a estos pequeños.”

Pincha en la imagen para ver la historia completa

Pincha en la imagen para ver la historia completa

Mientras tanto, creo que es interesante conocer la Historia de la Incubadora tal y como la conocemos…  y da para pensar el nombre que se le  dio: INCUBADORA.

Podría haberse llamado “Maternadora” ,”Útero artificial”… pero no.

Se llamó incubadora, porque de hecho, se inspiró en aves que incuban, y  en un aparato diseñado para imitar esa acción.

Y ya se sabe que los humanos no somos gallinas incubando pollos, somos mamíferos.

Y la gestación  intra-útero es mucho más que dar calor a un huevo estático.

Te invito a leer esta presentación del Dr. Andrés Morilla Guzmán. Quizás te sorprenda.

[slideshare id=16182391&doc=historiadelaincubadora-130125162530-phpapp01&type=d]
(Si no la ves pincha aquí)

Por qué no me gusta la expresión “Método Canguro”

Por qué no me gusta la expresión “Método Canguro”

Método Canguro es la expresión que más se sigue utilizando en castellano como traducción de Kangaroo Mother Care.
Algunos nos preguntamos por qué.
Es evidente que no es lo mismo.
Y no se trata sólo de una simple diferencia de apreciación en la traducción. Si fuera así pues pasaría como con las películas, que a veces la traducción no tiene nada que ver pero nos da lo mismo.

¿Es lo mismo Metodo Canguro que Cuidados Madre Canguro?

Pues evidentemente NO.
Por eso a nivel profesional cuando hago formación y/o trato con familias  siempre uso la segunda (CMC).
No es sólo cuestión de ser más exactos, es que hay implicaciones mucho más profundas en usar uno u otro término.
El más importante es que cuando decimos “Método Canguro” hemos eliminado de la ecuación la parte más importante: “la MADRE.
Dice Nils Bergman:

Nils Bergman

Lo maravilloso de esta “práctica” es que

ES el cuerpo de la madre lo que consigue la diferencia.

No se trata de que un cuerpo cualquiera dé calor y éste sea más efectivo y constante que una incubadora.

No se trata de que la posición canguro sea la mejor para favorecer el desarrollo del bebé.

No se trata sólo de proveer contención corporal al bebé.

No se trata sólo de proveer contacto humano a una criatura que lo necesita.

No se trata de establecer un tratamiento pautado de X minutos al cabo del día.

Se trata de que

  • ES LA  MADRE la que el bebé necesita.
  • ES LA MADRE el hábitat en el cual el bebé puede desarrollar sus funciones para mantenerse con vida.
  • ES LA MADRE y su cuerpo el lugar donde el bebé tiene derecho a estar 24 h como estaba en el útero.
  • ES LA MADRE la que el bebé reconoce.
  • ES LA MADRE la que puede regular su calor corporal para que su bebé tenga exactamente la temperatura constante que necesita.
  • ES LA MADRE la que provee el alimento único y específico para ese bebé aunque haya nacido muy pronto.
  • ES LA MADRE la que contribuye a mantener los niveles de estrés del bebé controlados.
  • ES LA MADRE la responsable del cuidado de su bebé.
  • ES LA MADRE la que debe “ocuparse” y no sólo preocuparse
  • ES LA MADRE a quien habría que pedir permiso para tocar a ese bebé y no al revés.

Como dice Casilda Rodrigáñez “El abrazo  materno no es un método”.

Cuando personas que no han meditado en estas implicaciones siguen usando Método Canguro en su vocabulario, creo que nuestro trabajo como divulgadores de esta gran verdad es dar a conocer con cariño, tacto y empatía la diferencia.

Y cuando  son profesionales relacionados con la maternidad, con bebés,  los que se empeñan en usar ese término, en lugar del apropiado, es más importante aún hacer ver ese gran matiz, que al final es la diferencia entre de verdad cambiar el paradigma o sencillamente “haber oído campanas” sin saber muy bien dónde.

NO ES UN MÉTODO
NO SE MIDE
NO SE CUANTIFICA
NO SE CONTROLA

Es intentar minimizar el impacto que tiene haber nacido antes de tiempo.
Si un bebé aún debería estar en el útero, el lugar donde debe permanecer todo el tiempo posible fuera de él, es EL CUERPO DE SU MADRE.
Nadie se tomaría a la ligera sacar a un bebé del útero de su madre para ir poniéndolo a ratitos en otros úteros.

 

Los procesos neuro-endocrinos que se ponen en marcha son únicos entre el cuerpo del bebé y su madre. Cuando entendemos esto cambiamos nuestra visión, nuestro enfoque, nuestro vocabulario y nuestra actitud.

 

Y por supuesto, cuando la madre no pueda estar con su bebé ( siempre partimos desde lo óptimo hacia abajo) está el padre.
No todas las realidades familiares permiten a un madre estar disponible 24 horas al día durante semanas.
Pero una cosa es no poder estar 24 horas al día  ofreciendo Cuidados Madre Canguro y otra es creer que 30 minutos  ( o X) cada 3 horas de Método Canguro  alternando entre padre y madre es lo mismo: NO LO ES.

Parte de mi trabajo es concienciar de esta realidad y contribuir a que algún día todas las Unidades Neonatales aúnen sus grandes avances tecnológicos a la gran constante que ha mantenido a los bebés con vida a lo largo de toda la historia de la Humanidad: El Cuerpo de la Madre.

Espero que pronto  todos los hospitales sean lugares que favorezcan  no el Método Canguro con una sillita al lado de una incubadora y acceso limitado y controlado, sino los Cuidados Madre Canguro todo el tiempo que la familia quiera y pueda permitirse estar.
Método Canguro o Cuidados Madre Canguro

Mamá canguro, papá canguro… o abuelo canguro

No es cuestión de aptitud, sino de actitud.

Si se quiere, siempre se puede ofrecer el mejor recibimiento  posible a un bebé.

Recién nacido por cesarea, madre toxemica, 37 semanas, mama sedada, se coloco al bebe piel con piel inmediatamente con su abuelo pediatra, piel con piel dos horas ininterrumpidas, posteriormente piel con piel con su madre, inicio lactancia exclsuiva 30 minutos despues de colocado con su madre nacio en IMSS Culican Sinaloa, peso al nacer 2.200 No se coloco en incubadora, adapatacion y transicion neonatal sin compliaciones., actualmente con seis smeses de edad, neurodesarrollo normal, lactancia exclsuisva.

¿Te perdiste esto?

Piel con Piel en pastillas

El Dr. Bergman explica por qué volvió a la vida el bebé  declarado muerto

El Dr. Bergman explica por qué volvió a la vida el bebé declarado muerto

La Noticia de un recién nacido declarado muerto, y que sobrevivió después de ponerlo en contacto piel con piel con su madre, ha atraído la atención de todos los medios. Preguntado sobre este tema, hago este comentario:

Esta es una historia emotiva, ¡pero poco original! Es poco frecuente, pero sucede. De hecho hace tan solo 2 semanas ¡pasó aquí en Cape Town! Susan Ludington-Hoe introduce uno de sus libros sobre los Cuidados Madre Canguro con una anécdota similar.

Mi propia investigación e “hipótesis” a propósito de este tema están basadas en el hecho de que para casi todos los mamíferos recién nacidos, la separación de la madre es un peligro vital. Esto activa una potente reacción de defensa,  como es la de “apagarse”  e inmovilizarse (congelación y disociación por la activación del nervio vago). Los reptiles utilizan este mismo mecanismo de la defensa vagal para reducir su frecuencia cardíaca a niveles que matarían a los mamíferos, que necesitan más oxígeno. Como adultos, creemos que el estrés aumenta la frecuencia cardíaca, a causa de  nuestro sistema nervioso simpático, pero lo que no ha sido correctamente entendido es que  incluso los  recién nacidos a término tienen muy inmaduro  el sistema nervioso simpático, mucho más inmaduro aún los prematuros. Los prematuros sólo pueden  disociarse, y si están estresados antes de su nacimiento, sólo podrán permanecer en la disociación, con niveles de oxígeno peligrosamente bajos. Nuestra tecnología de reanimación puede forzar un poco  la oxigenación,  la respiración, la presión sanguínea y la temperatura, pero ese es un trabajo en contra de la “corriente del sistema nervioso autónomo”. Existe una gran variabilidad en la sensibilidad y la resiliencia en todos los seres humanos, y algunos son sensibles y sucumbirán a pesar de nuestra tecnología.

Lo que el “Cuidado Madre Canguro” consigue  es restablecer la biología de supervivencia básica. La clave es el” contacto piel con piel”, porque las fibras sensoriales profundas de la piel llegan a la “unidad de procesamiento emocional” del cerebro (amígdala), y le dicen al cerebro “estás a salvo”. Esto desactiva la disociación (modo no seguro), y restaura la regulación (modo seguro) , que es la verdadera función del nervio vago.

Pero puede haber una paradoja en este  caso. Las circunstancias permitieron a este bebé estar en contacto piel con piel durante mucho tiempo, lo que puede, de hecho, haber sido su salvación. Tal vez su tolerancia a la separación haya sido inexistente. Pero la paradoja puede llegar aún más lejos… tal vez su respuesta vagal fue tan profundamente poderosa al disociarse a fin de sobrevivir, que durara el tiempo suficiente en estado “apagado” para que se le permitiera volver a estar en contacto con su madre. Por lo tanto, puede ser que este bebé haya sido altamente resiliente y por eso sobrevivió! !! La Organización Mundial de la Salud llama a esto “Cuidado Madre Canguro” , y la madre fue la clave para la supervivencia del bebé.

Pero es muy  bueno que esta noticia esté recibiendo tanta atención …
¡Todos los bebés deben estar en contacto piel a piel con su madre desde su nacimiento, ningún bebé debe ser separado de su madre (o padre!). Y esto aplica especialmente  en el caso de  bebés prematuros.

Dr. Nils Bergman

Traducción de  Nohemí Hervadadel  artículo publicado en Kangaroo Mother Care

 

En la piel del padre

Ver un  artículo de El País  titulado : “En la piel del padre” mostrando cómo el “Piel con piel”  es la mejor forma de recibir a un bebé ha sido para muchos una buena noticia. Algunos afirman que se están humanizando las cesáreas  y dándole a los bebés una acogida más amorosa.

en la piel del padreYo al ver ese artículo y esa imagen pregunto:

  • -¿Dónde está la madre?
  • -¿Por qué no se aplican los cuidados madre canguro con ella?
  • -¿Por qué no se deja que el bebé  en contacto con el cuerpo preparado para recibirle, en su hábitat?

Hoy en día las cesáresas se practican con anestesia local casi en todos los casos, con lo cual el bebé puede y debe estar junto al cuerpo de su madre.

Ambos necesitan ese estímulo. No entiendo que se haga con el apdre salvo en los casos en que realmente sea imposible hacerlo con la madre. Y eso no es frecuente porque la recuperación normal de la cesárea se puede hacer perfectamente con el bebé sobre el cuerpo de la madre (evitando la zona de la cicatriz) o recostado en un lado pegado a ella, de hecho es necesario para la correcta instauración de la lactancia y para el correcto desarrollo del bebé  no separarlo de la madre.

Si de verdad la madre no pudiera (estuviera inconsciente, siendo operada o en casos extremos en que la madre fallece…) entonces el padre es el ideal para ese papel, pero sin forzar, simplemente dejándole sobre su pecho desnudo. El bebé hará lo que necesite.

Pero quitarle a la madre un derecho sólo porque es más “equitativo” compartitlo con el padre es como compartir la baja maternal con el padre. La solución no es restarle a uno para darle al otro. El bebé necesita a la madre porque ése es el cuerpo que conoce y reconoce y además su fuente de alimento. Quien no entienda esto o se sienta amenzado o excluído por esta verdad es que no conoce las necesidades del bebé.

Me gustaría que todos esos padres que desean tanto disfrutar del placer de amamantar a un hijo que llegan a preferir que tome biberón para dárselo ellos, lo demuestren en todo momento.  Un buen padre es aquél que provee lo necesario para su hijo y no nos engañemos, necesitar, necesitar,  el bebé necesita en esas primeras horas a su madre.

Va por delante mi reconocimiento a todos los padres que conozco realmente implicados en el embarazo, parto y lactancia de sus hijos.  Que no se ven amenazados porque la díada madre-bebé es fuerte, que apoyan a sus mujeres cuando todo el mundo las critica por empeñarse en dar teta, a veces incluso la propia familia de él, que “renuncian” temporalmente a sus mujeres en el plano sexual porque comprenden que estas primeras semanas lo más importante es otra cosa, que una vez reanudadas las relaciones íntimas son conscientes de que se necesita abordar la sexualidad de otra forma y que, en general, respetan la transformación que sufren sus mujeres al convertirse en madres.

Al hilo de esta noticia creo que es interesante recordar este artículo de El Corresponsal:

Los pigmeos aka, “los mejores papás del mundo”

Los pigmeos aka han sido considerados los mejores padres del mundo, dado que son los que más tiempo dedican al cuidado de sus hijos, según un nuevo estudio. Los padres aka suelen incluso ofrecer su pecho a sus bebés cuando tienen hambre, un método perfectamente satisfactorio para calmarlos hasta que son alimentados por la madre, explica un sorprendido grupo de investigadores.
Ningún padre pasa más tiempo con sus niños que el típico pigmeo aka, al que ahora se le ha concedido el “título” de ser “el mejor papá del mundo” por parte de ‘Fathers Direct’, un centro británico de información sobre paternidad. Los “pigmeos” aka, que viven en los bosques de la frontera entre Congo Brazzaville y la República Centroafricana, son un pueblo dedicado a la caza y la recolección.

pigmeo aka

Como promedio, un papá aka tiene en sus brazos a su bebé el 47 por ciento del tiempo – casi tanto como las mamás aka -. Esto, según ‘Fathers Direct’, es actualmente el récord mundial. Solamente algunos países del norte de Europa con altos estándares en igualdad de género empiezan a aproximarse al ejemplo de los padres aka. En Suecia, un padre suele cuidar de su hijo el 45 por ciento del tiempo.

Los resultados del estudio internacional realizado por ‘Fathers Direct’ fueron recientemente publicados por el centro en ‘FatherWorld’. El estudio incluyó 156 culturas de todo el mundo, demostrando el reducido papel del padre en la mayoría de los países. Solamente en el 20 por ciento de las culturas estudiadas se promueven las relaciones cercanas de los hombres con los niños, y solamente el 5 por ciento con los bebés.

No es así, sin embargo, entre los akas que viven entre Congo Brazzaville y la República Centroafricana. Un papá aka utiliza todas las oportunidades a su alcance para estar en estrecho contacto con su hijo. Suele llevar con él al bebé cuando van a beber vino de palma o durante otras actividades sociales y, según el informe, pueden sostener al bebé entre sus brazos durante varias, sin descanso.

El estudio destaca los resultados obtenidos por Barry Hewlett, antropólogo americano, que ha estudiado al pueblo aka durante más de 20 años. Los papás, con más frecuencia que las mamás, son a menudo también los que atienden del bebé cuando este se despierta por la noche.

La pregunta inevitable para la mayoría de los padres de todo el mundo es cómo puede un padre tranquilizar a un bebé, durante horas, cuando éste tiene hambre y quiere ser amamantado. Evidentemente, tampoco un papá aka puede amamantar a su hijo. Pero casi, ya que su pezón tranquiliza al bebé. “El pezón de un padre es perfectamente satisfactorio para calmar a un bebé y su llanto hasta que pueda ser alimentado”, según el informe británico.

La investigadora Caroline Flint comentó lo que había apreciado en el estudio de los casos en los que los papás hacían esto. “No se trata de que el padre le dice al bebé, ‘Aquí tienes, toma mi pezón’, sino que generalmente es el bebé el que busca en el pecho del padre, encontrando el pezón y comenzando entonces a aspirar. Los hombres generalmente se muestran sorprendidos, pero los bebés parecen muy contentos”, explica Flint.

Los investigadores, sin embargo, confiesan que la situación de que un padre ofrezca su pezón a un bebé hambriento “puede ser un gran desafío” para la mayoría de los hombres del resto del mundo. “Quizás se debería llevar a un grupo de papás europeos y sus bebés a Congo durante un par de semanas”, propone uno de los investigadores. Esta tradición se podría convertir en una materia de exportación -o al menos en un motivo de orgullo para Congo y África Central-.

Creative Commons License