Diario para ti.

Diario para ti.

Quiero compartir un relato que me ha enviado una amiga. Es el diario de una ilusión, de cómo se recibe a un ser esperado y cómo se sufre al despedirlo tan pronto.

Muchas personas me siguen diciendo si hablar de nuestros niños perdidos no nos hace daño, si no es mejor olvidarlos  y como ya he comentado otras veces no es así.
Todos honramos en cierto sentido o forma a nuestros seres queridos muertos,  quizás no construímos pirámides funerarias como los faraones  o quizás no lo hacemos porque no tenemos los medios,  pero todos queremos recordar a los que una vez pasaron por nuestra vida y fueron importantes.

Nada hay más importante para unos padres que sus hijos  ¿por qué vamos a dedicarles menos atención y menos recuerdos? ¿Sólo porque fueron muy pequeños e invisibles a los demás??’

Madres que deciden como mi amiga poner palabras a su dolor y elaborar un ritual de duelo sobrellevan de forma más serena la pérdida.

Si alguna de vosotras (perdonad que hable en femenino,  por supuesto los padres también viven el proceso) en estos momentos se da cuenta que no le dedicó en su día el tiempo necesario a su bebé, a despedirlo como era debido y a elaborar su propio ritual de duelo,  sabed que nunca es tarde. Sé por experiencia que situaciones traumáticas “guardadas” o ignoradas no se curan. Y la muerte de un hijo, ocurra cuando ocurra es la situación más dramática que unos padres pueden sufrir.

Os animo a leer “La Cuna Vacía” seguro que os va a servir de ayuda en este proceso.

Gracias a Maica por su generosidad al compartir algo tan íntimo.

Diario de ti

25 de Enero 2009

 

Hola cariño, soy mamá, por fin me he decidido a escribirte para irte contando como me siento: Feliz, inmensamente Feliz de saber que estás creciendo dentro de mí.

Pero déjame que empiece por el principio:

5 de Enero 2009

 

Hoy compramos el predictor, pues desde hace unos días me tenía que haber bajado el periodo y no termina de venir, así que como estamos esperando para sacar un perrito de la perrera como regalo de Reyes, para descartar un posible embarazo, pues eso ayer lo compramos.

6 de Enero 2009

 

Me levanto temprano – como siempre – y voy al baño, hago todo el ritual y vuelvo a la cama con tu padre. Dejo el predictor en la mesa de noche y hago como que sigo durmiendo, pero, nada de nada, estoy más pendiente de la mesa de noche y en despertar a tu padre que otra cosa, al final nos decidimos y ahí estaba el resultado, POSITIVO; Tu padre emocionado me besa, me vuelve a besar, yo estoy un poco parada como en shock,  lo deseaba con todas mis fuerzas, pero ya me había hecho a la idea que no vendrías que casi no me lo puedo creer. Miro y miro el cachivache, una y otra vez, para asegurarme, tu padre se ríe de mí, y me dice que SI, que no se va a borrar.

Ese mismo día lo comunicamos a toda la familia, a tus abuelas y a tus tías, tíos, primos. Eres el mejor REGALO DE REYES que nunca he tenido !!

 

7 de Enero 2009

 

Empiezo el día buscando en Internet la calculadora del embarazo, intentando averiguar cuando fuiste concebida, y cuando podría ser el día de tu llegada. Todo indica que fue al rededor del 18 de Diciembre y que la fecha posible de parto es el 10 de Sept’09.

Sigo incrédula, feliz y emocionada, pero muy cautelosa. Papá está exultante, feliz, emocionado y muy optimista. Yo sigo parándole los píes un poco pues estoy un poco asustada. Te contaré que hace una año y medio un hermanito tuyo decidió no quedarse con nosotros, y aunque tengo el presentimiento que tu te quieres quedar, hay algo muy dentro de mí que me mantiene prudente.

 

Así pasan, los días y las semanas. Se lo hemos contado a amigos y está todo el mundo muy contento con la noticia. Nosotros nos miramos y nos sonreímos. Tu padre me acaricia la tripa cada dos por tres, aunque le digo que todavía eres como una lenteja. El pone su mano encima y te manda su amor y su energía para que te agarres fuerte a mí. Yo lo beso y me enternece. Aunque en el fondo muy en el fondo sigo asustada.

Llega la semana del 19 de enero que en teoría estarías entre  la 6ª y 7ª semana de gestación, amanezco con un malestar tremendo, muchos estornudos y escalofríos. Le digo a tu padre que no me encuentro bíen y el sigue optimista, supongo que para no asustarme. Para mal mayor, voy al baño y he manchado las bragas, me asusto muchísimo, pero al rato recapacito que podría ser de una pupa que tengo. Cada vez que vuelvo al baño, no hay señal de mancha. Me tranquilizo, pero sigo estornudando.

Al día siguiente, estoy igual o peor, me siento febril y pienso que esto te pueda estar afectando, Llamo a Olga, ya la conocerás, es matrona, y me dice que viene para casa. Está con nosotros un buen rato. Me tranquiliza, me dice que no te afecta el que yo esté resfriada, me habla de Pino (que tb la conocerás), es una señora que trabaja una técnica china, el método Yuen, y que me podría ayudar a liberar un poco el miedo inconsciente. Piensa que el resfriado es un mero síntoma del susto que tengo.

Yo creo que puede tener razón, también pienso que es una reacción natural de mi cuerpo, después de unos meses bastante intensos de trabajo (ya te contaré) y ahora llevo unas semanas bastante mas relajado y mi cuerpo ha reaccionado y sacado todo lo que tenía dentro.

En fin lo que quiera que sea, llamo a Pino y me da hora para el viernes. En la cita está papá presente, y hablo con franqueza, y SI, le digo que tengo miedo, y que mi mayor miedo es ir al médico y que me digan que no hay latido (fueron la palabras que me dijeron cuando lo de tu hermano). Era la primera vez que lo verbalizaba, que lo oía tu padre, y me quedé muy tranquila. De hecho he de decirte que ella siguió su método y salí bastante mejor, tanto anímica como físicamente. El resfriado para entonces ya había remitido bastante, así que fue una sensación muy muy buena y muy tranquilizadora.

Quiero explicarte que no te tengo miedo a ti, a ti te adoro, te amo por estar dentro de mí, te quiero con todas mis fuerzas. Tengo miedo a que tú decidas, igual que tu hermano, no quedarte.

 

Desde ayer sábado estoy manchando un poquito, en realidad es casi nada, y creo que es normal y natural. Papá dice que puede ser reacción a la técnica china. Y sí también puede ser. También coincide con las fechas en donde me tendría que venir el segundo periodo. Hoy me he levando un poco pachucha, y he estado todo el día tumbada, leyendo y viendo la tele y te hablo. Aunque eso lo hago todos los días, al acostarme te doy las buenas noches y las gracias por estar, y al despertarme igualmente te doy los buenos días y las gracias por seguir estando.

Ya hoy me he decidido por fin a escribirte y contarte mis sentimientos y quiero que sepas, que eres un ser muy especial y que desde que supimos que estas dentro de mí eres muy querida y serás muy bien recibida en casa y sobre todo en nuestros corazones.

Papá ya te llama garbancito, y yo me muero de ganas por verte  en la ecografía latiendo y latiendo con fuerzas y con ganar de vivir!! Te quiero mi vida.

Mañana sigo, ahora tu padre está colocando un helecho y yo voy a recoger.


27 de Enero 2009

 

Buenos días mi vida, soy mamá, quiero darte los buenos días y decirte que he pasado una noche rara. A eso de las 5 me he despertado y ya casi no he vuelto a dormir. Estoy un poco asustada, pues estoy manchando, poquito, pero manchando. Quiero pensar que es normal y que puedan ser restos de mi periodo, por esta época me debería estar bajando la segunda falta. Por otro lado, me duele la tripa como si fuera regla, a veces más y a veces menos.

Solo quiero decirte buenos días cariño, te queremos y queremos que te quedes con nosotros y aunque me notes asustada, te repito que no es por ti. Son todos estos síntomas que me tienen un poco destartalada.

Hoy papá va a ir a Bartolo y Rosalía, unos amigos y naturópatas, voy acompañarlo para que nos vea y quedarme tranquila, pues la verdad es que me siento un poco extraña.

Quiero disfrutar de ti mientras creces dentro de mí, tengo que aprender a conseguirlo y lo vamos a conseguir. Por favor cariño, se fuerte, y únete mucho a mí para que mis miedos y mis sustos se pasen y poder disfrutar del embarazo! Te quiero mucho, mi vida. Luego te cuento más.

Bien, todo va bien. Me recomiendan reposo durante dos semanas. Así que estaré muy tranquilita para que así te agarres mejor. También nos han recriminado, el haberlo dicho,  a la familia y a amigos. Yo no estoy del todo de acuerdo, pero según ellos, cuanta más gente esté preocupada – que lo están – esa energía de preocupación te llega a ti. En fin yo creo que también te llega la energía del amor que todos ellos sienten por nosotros y por su puesto por ti.

Ahhh otra cosa, yo te estoy tratando en femenino, porque así me nace. Sé que aún eres un ser especial e igual no debería definirte tanto, pero hay algo muy dentro que me dice que te trate en femenino. No sé espero que no te confunda.

 

28 de Enero de 2009

 

Hola mi vida, he hablado con Olga y mañana vamos a hacernos una eco, es decir, por fin vamos a conocernos un poco más. Digo vamos porque espero que dejen entrar a papá. Cuando tu hermano, la eco me la hicieron estando sola, y fue cuando escuche la terribles palabras de: aquí no hay latido, no hay nada… Hasta que entró tu padre a aquella habitación para mí fui un tormento, e incluso hice que me repitieran la eco otra médico, pues yo insistía que igual estaba escondido.

Sé que me asusta enfrentarme a ese momento, por eso quiero pasarlo. Quiero escucharte fuerte y segura, saber que estás bien y poder relajarme tranquila a disfrutar de ti. Hoy me estaré todo el día de reposo, a ver si así dejo de manchar, aunque no es nada alarmante y estoy relativamente tranquila, sigo manchando. Mañana es un gran día y quiero estar totalmente reposada y serena. Te quiero mi amor. Mañana te cuento.

 


29 de enero 2009

 

Hola mi vida, hoy te hemos visto, pero no te hemos oído. Papá pudo entrar conmigo y eso me hizo sentirme más tranquila.

Según la doctora que nos atendió- Sara – debes de estar de menos tiempo del que yo pensaba. Vamos que en vez de estar de 8 semanas hoy, debes estar sobre la 5ª. Evidentemente los cálculos nunca son exactos, ya que no sabemos que día en concreto fuiste concebida. Tendremos que repetir la eco en unos 10 días.

Por lo que nos dijo, está todo bien colocado y en su sitio. Yo me he quedado un poco tocada, pensaba que iba a poder ver tu corazón latiendo y escucharlo. Así que me vuelvo a quedar con dudas. Duda de si lo que vimos hoy está parado desde hace dos tres semanas y por eso tiene ese tamaño, o que efectivamente los cálculos estaban mal.

Me habrás oído llorar, llorar desconsoladamente, al salir del hospital y ya en el coche, he llorado mucho, como hacía mucho tiempo que no lloraba, un llanto casi como cuando tu hermano. Creo que ha sido el cúmulo de situaciones y sensaciones, lo de pasar por la ecografía, una tensión contenida, lo de verte tan pequeña, cuando yo te hacía ya mucho mas desarrollada, en fin, no he podido evitarlo.

Luego le he pedido a papá que me llevara al mar, hemos ido a dar un paseo por la Avenida de San Cristóbal, y le he dicho lo que sentía; y ha sido muy relajante, el mar tiene para mí un poder enorme, me calma inmediatamente, su color, su olor… estaba la marea baja y se oía muy suave, el romper de las olas contras las rocas y callaos, me ha sentado muy muy bien.

De todos modos me llenaré de paciencia, y aceptaré tu decisión. Solo decirte que si decides quedarte, nos harás inmensamente feliz y te esperaremos con todo nuestro cariño y amor para ti.

Ahora La doctora me ha mandado reposo y tranquilidad, y espero poder transmitirte eso.

Te quiero mucho.

30 de Enero 2009

 

Creo que te has ido definitivamente. Esta mañana de madrugada sobre las cinco y media, he ido al baño y ahí estabas. Acepto tu decisión y aprovecho para despedirme. Te imagino con tu hermano y te imagino de algodón, suave, blanco y flotando por los cielos…como una nube que cambia de forma, a veces es redonda y esponjosa y otras es alargada y muy fina.

Adiós mi amor, gracias por el tiempo que hemos compartido y cuídanos desde donde quiera que estés. Si hay algo que he hecho que haya provocado tu marcha, me disculpo, sinceramente no ha sido mi intención. Y si he sido un vehículo para ti pasar de un estado a otro, pues ha sido un honor.

Espero algún día nos reunamos todos. Te querré siempre y siempre estarás conmigo.

Adiós mi amor.

 


2 de Febrero 2009

 

Ayer lloré mucho, por ti, por Juan, por mi familia y amigos y por mí, triste muy triste. Me encontraba como adormilada todo el rato, Juan muy pendiente de mí y yo intentando no asustarlo, pero muy muy triste.

Hablé con familiares y amigos, y hablé con Magdalena y con Olga; Me dijeron que no hacía falta legrado, pues que lo estaba expulsando yo sola. Y pensé que mejor no tener que volver a pasar por el trámite de un hospital y poder despedirme en mi casa y con los míos, en mi intimidad y dándome todo el tiempo que mi cuerpo necesitara.

Hoy he amanecido mejor, fuerte y con ganas de respirar aire fresco. Me apetecía subir a la cumbre y conectar con la naturaleza, abrazarme a un árbol y llorar más cerca del cielo.

En lo que Juan se duchaba, bajé al parque a hablar con los de Taichí y enterarme de los horarios de las clases los domingos. Hablando con ellos me dio un tirón enorme que casi me quedo sentada en el césped. Respiré y volví a casa. Me tumbé en el sofá y le dije a Juan que esperara un ratito a que se me pasara, pues me dolía como una regla fuerte. Media hora después no remitía, iba a más, dolores y retortijones como si se me escapara el alma. A la hora, empecé a asustarme y llamamos a Olga, estaba en el Sur y casi no podía hablar, me dijo que era normal y que si quería que fuera al materno y me inyectarían algo para el dolor. Mi respuesta a Juan fue un NO rotundo. No iba a ir a un hospital a que me tratasen como un número en una camilla… prefería pasarlo en casa. Gritaba como si me estuvieran rajando de adentro a afuera y de arriba abajo. Solo podía estar de pié y caminando, de la cocina a la sala y parada en el pasillo agarrada a la pared cuando me venía el tirón. Así una y otra vez y pidiendo que se acabe ya, que se acabe ya. Así otra hora mas o menos hasta que descubrí que sentada en el water me calmaba, quería empujar y a cada contracción gritaba…

Poco a poco fue a menos y por fin me pude tumbar en la cama en posición fetal.

No sé lo que dormí, pero me desperté bien sin sentir dolor físico. Mas tranquila.

A la tarde me llamó Olga y me dijo que lo que había tenido era dolores de parto y contracciones, pero mucho mas dolorosas y tristes pues no tendría al bebé como recompensa.

Mi niña, mi dolor físico que sentí por ti no es nada comparable al dolor que queda dentro de mi corazón. Siempre estarás con nosotros.