Carta al Dr. José Mª González Cano

Carta al Dr. José Mª González Cano

Igual no lo sabéis, pero las madres somos “un grupo de presión con un gran poder mediático”, no lo digo yo, lo dice el Dr. González Cano y lo recoge un periódico digital al comentar la noticia de la cancelación de la presentación de su libro.

El ilustre médico que se ha consagrado por ir en contra de todas las recomendaciones y políticas de salud pública, no sólo española (AEPED), sino mundial (OMS), al parecer se siente víctima de todas las mujeres que hemos boicoteado su trabajo.
Mira por donde sí va  a haber  víctimas de la lactancia materna en esta historia:

  • El ego del pediatra
  • la librería que iba a presentar el libro
  • la editorial, sino es que fue autoedición
  • y espero que las empresas que directa o indirectamente se beneficiaban de la publicación del mismo.

 

Y le leo comentar que  “ha sufrido “inadmisibles presiones de grupos “lactivistas””  y me pregunto qué entiende este hombre por inadmisibles presiones. ¿Acaso hemos ido a su casa a pedirle explicaciones? Que yo sepa hemos hecho lo mismo que él pero con la razón y la evidencia científica de nuestro lado. Y lo hemos hecho usando el poder que tenemos, porque es nuestro.

  • Hemos exigido que no use su rol de profesional sanitario de un sistema público para ir en contra de la evidencia científica
  • Hemos pedido que apoye con estudios fiables lo que argumenta (creo que es lo habitual en ciencia si no me equivoco)
  • Hemos pedido que se le inhabilite de su cargo como responsable de la salud de cientos de niños cuando está recomendando el destete a los 4 meses, en favor por supuesto de la alimentación artificial, sabiendo todo lo que eso implica en la salud y en la economía de las familias.
  • Hemos pedido respeto por todas las madres que decidimos amamantar
  • Hemos pedido respeto incluso para las que no quieren amamantar porque es su decisión adulta y madura, no influenciada por argumentos paternalistas de “no te preocupes que no pasa nada porque es lo mismo”
  • Hemos pedido que se disculpe con todas las personas que trabajamos para ayudar a las madres que queriendo amamantar se encuentran con dificultades y con profesionales que recomiendan cosas obsoletas y contrarias a la verdad.
  • Hemos pedido que las autoridades sanitarias de este país, de una vez por todas se mojen y actúen con responsabilidad para con la actuación de este miembro de su colectivo
  • Hemos pedido que la industria de alimentación infantil deje de pasarse por el forro la Ley que les prohíbe usar a los profesionales sanitarios como enlaces para promocionar sus productos en detrimento de la lactancia materna
  • Hemos pedido en definitiva que este caso sirva para que se vea de una vez por todas si “apoyar la lactancia materna” es de boquilla o hay verdadera actitud de saber qué significa esta práctica, creer de verdad qué implica para el bebé, para la madre, para la familia y para la sociedad, y que se actúe en consecuencia.
  • Hemos pedido dejar  de  centrar el foco en las madres que no quieren amamantar, y trabajar por aquellas que queriendo no lo consiguieron e intentar aprender de sus experiencia para por un lado que consigan encontrar la forma de hacer su  duelo sanamente, y por otro saber cómo podemos contribuir a que no haya más historias de ese tipo.
  • Hemos pedido que se deje de catalogar a las madres en buenas y malas  y de alimentar una guerra que no beneficia en ningún caso ni a las madres ni a nuestros hijos.
  • Hemos pedido que todos esos miles de pediatras que según sus propias palabras suscribirán su libro  ( “su libro será “suscrito por miles de pediatras experimentados que hay en cualquier país occidental”) asuman su responsabilidad y se actualicen y se formen o que se dediquen a otra cosa. A visitadores médicos de Nestlé y compañía por ejemplo, visto lo bien que conocen ya las bondades de sus productos.

Todo eso hemos pedido Sr. González Cano, y si usted es incapaz de digerirlo y como dice siente ” “tristeza como ciudadano, tras constatar que la presión ejercida de ciertos grupos con enorme poder mediático han logrado lo que era práctica habitual en épocas que ya creíamos olvidadas en nuestro país, la cancelación de la presentación de un libro, máxime sin haberlo leído o analizado previamente”, pues le animo a que la próxima vez tenga usted en cuenta a las madres, a nuestra capacidad de reacción cuando nos tocan lo nuestro, cuando nos insulta un señor que no sabe lo más mínimo de lo que es amamantar, cuando nos llama dogmáticas  a quienes hemos dedicado miles de horas voluntarias a acudir a la llamada de socorro de madres con gritas, mastitis, baja producción, obstrucciones, perlas de leche y muchas cosas más.
A quienes cuando en realidad hay un problema nos molestamos en buscar una solución, no en saltar del barco. Porque se le olvida a usted Sr. González Cano, que ese barco es nuestro y usted no es más que alguien que cree que estaba invitado.

Carta al Doctor jose mª Gonzalez cano

 

No te pierdas estos otros artículos:

Verdugos de la lactancia materna
El científico que quería  ser vedette
El Comite de Lactancia Materna de la AEPED en desacuerdo con el libro “Víctimas de la lactancia materna”
Declaración de IHAN acerca de la publicación del libro “Victimas de la lactancia materna.

 

 

Verdugos de la Lactancia Materna

Verdugos de la Lactancia Materna

Acabo de leer esta descripción en la presentación de un libro:

La leche materna es el “patrón oro” para los primeros meses de vida, pero son muchas las madres e hijos que son “víctimas de la lactancia materna mal entendida”. Son presionadas para amamantar aunque tengan hipogalactia, grietas en el pezón, etc. Incluso les plantean dilemas morales para su reincorporación a la vida laboral. Es una falta de respeto y tienen que soportar el calificativo de “malas madres” a aquellas que optan por la Lactancia Artificial.

La LM Prolongada está generando muchos ingresos en los Hospitales por desmedro. No es lo mismo dar pecho tres meses que darlo durante seis y no digamos nada si se prolonga por encima del año de vida. Por poder hacerse, puede hacerse. Pero ¿es bueno o malo para los niños? ¿Acaso un niño de dos años de edad medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico, no es una “víctima” del actual dogmatismo? Y eso sin hablar de los complejos de Edipo severos que están aflorando ante amamantamientos tan prolongados. En contra de las Recomendaciones actuales, considero que en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida. A partir de ese momento llega la primera papilla de cereales y progresivamente de fruta, verduras etc. Si el destete es más tardío, casi siempre hay problemas con las papillas y eso conduce inevitablemente a carencias nutriciona-les y a convertir a esos niños en “victimas” del actual dogmatismo.

José María González Cano es médico pediatra del Servicio de Pediatría del Hospital General de Castellón. Desde hace 30 años dirige la Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantíl del citado Hospital. Cuenta con numerosas publicaciones científicas en revistas médicas y ha participado en numerosas conferencias de divulgación sobre nutrición, además de ser miembro de la Sociedad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil de España.

En 2013 publicó “Los 11 magníficos. La mejor estrategia de salud”.

10609720_10152565589736956_914464271388440330_n-2Antes de sentarme a escribir este post he respirado hondo un par de veces.
No hay una sola frase en esa presentación que no me genere una verdadera vergüenza. Vergüenza  como madre lactante, vergüenza como asesora de lactancia, vergüenza como  divulgadora de temas de salud materno infantil. Vergüenza como persona adulta que toma sus propias decisiones con información contrastada y veraz.
Estoy harta del paternalismo de ciertos profesionales. De médicos que se creen en poder de la verdad absoluta cuando en sus afirmaciones lo que demuestran es estar llenos de prejuicios y desinformación. De personas a las que las familias acuden con confianza y lo que hacen es seguirle el juego a las multinacionales de la alimentación infantil.
Cuando formo asesoras una de las cosas que repito es que nuestro trabajo no se trata de luchar contra nadie, que no queremos establecer bandos. Ni entre madres ni entre profesionales sanitarios y no sanitarios.
Pero leo esto y de verdad que se me remueven mis convicciones.
Y me pregunto cómo es posible que haya una ley que regule y limite la publicidad de leche artificial   y luego se permita que las sociedades médicas como colectivo y sus miembros a nivel individual hagan este tipo de publicidad directa a favor de un producto artificial.
Y me pregunto qué estadísticas maneja este señor para afirmar que los niños que son amamantados  en nuestra sociedad occidental sufren de  desnutrición. Para afirmar que  estos niños sufren problemas emocionales por no haber interrumpido un vínculo natural entre madre y niño. Para decir con esa soberbia que no introducir papillas a los 4 meses provoca carencias nutricionales.
Y me pregunto dónde están estos “salvadores” de madres y bebés a la hora de esas grietas,  y dónde están para diferenciar entre las pocas hipogalactias reales y la  mayoría no reales, que no son sino  fruto de las propias recomendaciones de algunos pediatras de limitar las tomas,  establecer horarios y recetar “ayudas” en forma de suplementos de leche artificial cuando no eran necesarios.
Si alguien sabe de lo que supone la lactancia somos las madres. Si alguien sabe de lo que sufren algunas madres cuando tienen problemas de lactancia somos las madres y asesoras que acudimos a grupos de apoyo y atendemos diariamente consultas, bien telefónicas, por correo, en grupos virtuales o en consultas personalizadas. Y flaco favor le hace este señor a la salud de una sociedad cuando en vez de trabajar en la dirección correcta, que es  difundir la información veraz: que la leche materna es el “patrón oro” durante todo el tiempo que el bebe humano tome leche, y  cuando en vez de promover la formación adecuada de todos los profesionales que rodean el embarazo, parto y crianza en lactancia, se siguen perpetuando mitos, repitiendo conceptos obsoletos, y aconsejando en base a sus propias creencias personales y no en base a la evidencia científica.
Me consta que la medicina es una rama muy particular, que tienen una gran responsabilidad ante la sociedad y que eso les da cierto rol de “autoridad” y “superioridad” a los ojos de las familias.
Por eso mismo me encantaría que cada miembro del colectivo, y no como ahora casos anecdóticos, merecieran mi respeto por formarse, informarse y rebelarse ante la presión de las multinacionales que en forma de cursos, masters, becas y más,  les tienen como sus aliados y representantes comerciales ante las familias.
Señor González Cano, espero que los beneficios que gane usted alimentando esta guerra que no beneficia a nadie, los emplee usted en mejorar la vida de esas a quienes usted llama “víctimas” y que en ocasiones no son sino madres desahuciadas del sistema sanitario que peregrinan buscando quien les dé el apoyo que quieren para conseguir nutrir a sus hijos de la forma óptima, a nivel físico y emocional.
Yo mientras, como muchas personas más, seguiré trabajando para conseguir que la lactancia sea una práctica placentera para todas las mujeres que así lo desean.  Y para establecer los fundamentos de una sociedad más sana, con una buena base física y afectiva.
Aunque a usted esto por lo que se ve, lo sonará a chino… no hay más que leerle.

ACtualización:
Carta al Dr. González Cano

Relato de lactancia de Trinidad y Hugo

Relato de lactancia de Trinidad y Hugo

Escribo estas palabras, por varios motivos.
Por un lado siempre me ha ayudado escribir para colocar sentimientos y pensamientos, por otro, creo firmemente en que la mejor ayuda para ciertas experiencias es el compartir con otras personas que están en una misma situación.
El domingo Hugo hará un mes que nació, había preparado con mimo su llegada, deseaba un parto natural donde su papa participara, elegir la posición , no temía al dolor, que sabía que me ayudaría a dirigir su salida… también tenía claro cómo alimentarlo, “lactancia materna a demanda”, sentía que podía darle lo mejor de mí, me apetecía construir este vínculo.

Por desgracia, pese a que Hugo está totalmente sano, el parto fue todo lo contrario a lo que deseaba: provocado, agresivo (fórceps), y complicado. Tuve una infección en el transcurso que provocó que ambos estuviésemos ingresados en sitios distintos, él en neonatos y yo en planta, ambos con medicación. Se añadió a esto una hemorragia y legrado posterior que provocó que, tras el parto, no pudiera bajar de la planta a verlo hasta 24 horas más tarde del alumbramiento.
En aquellos momentos sentía que me había desgarrado por dar vida y que no podía ver ni su mirada. Temí que ni siquiera supiese quien era.

Estábamos separados. Podía bajar cada tres horas a darle de comer y allí estaban sus biberones preparados. Con timidez ,porque no vi muchas mamas que lo hiciesen, planteé dar el pecho, casi pidiendo permiso. No tenía claro cómo hacerlo, mi postura era limitada ya que me encontraba en silla de ruedas y hasta el niño debían ponérmelo en brazos. No dejaban que su padre estuviera conmigo a la vez que yo, me sentía rídicula además de no poder estar con Hugo todo el tiempo, no podía ni cogerlo por mi misma, tenía una vía en la mano con la que temía hacerle daño…
Aun así me empeñé, y aunque fuese dos minutos enganchado a mi, quería hacerlo, era mi forma de decirle “estoy aquí para ti en cuerpo y alma”.
Hubo enfermeras a las que tuve ganas de gritar, ya que me decían que tuviera cuidado con que el niño no se le bajara el azúcar. Cuando pedí ayuda me apretaron el pezón para estimular la salida de leche hasta que me hicieron daño… las ganas de abandonar eran una tentación, pero me quedaba cabezonería (o cariño, instinto..).

Con los cambios de turno llegaron enfermeras nuevas, una de ellas en especial acompañó mi necesidad, ”nuestra necesidad”, utilizó un cojín de lactancia, me ofreció un biombo por si me sentía incómoda, y más tarde me enseñó donde estaba la sala de extracción de leche. Así  Hugo bebía de mí en aquellos momentos en los que no podía estar. Si no hubiese estado esta enfermera posiblemente hubiera abandonado.

Aun así las dificultades seguían, la hemorragia fue tan fuerte que me sentía sin fuerzas, y una vez en casa las visitas a casa se agolpaban porque la gente sólo había visto a Hugo tras el cristal. Nos costaba a ambos encontrar la intimidad que necesitábamos, la serenidad. En algunas tomas, sentía que no tenía alimento para él. Me sentí tan frustrada que empecé a pensar que cualquiera podría cuidarle mejor que yo….

Compartir la tristeza con mi marido y algunas personas cercanas, me ayudó a sobreponerme, a afrontar el conflicto de pedir a la gente que respetara nuestro tiempo. Mi hijo llevaba 9 meses en mi interior, pero fui consciente de la necesidad de conocernos, de buscar el silencio y mirarnos. Cuando mama, me mira atentamente voy descubriendo su carácter, sus gestos, le gustan las caricias en el pelo y disfruta del silencio cuando se alimenta de mí.

Lo mantengo en brazos cuanto puedo, hay quien dice que así lo malacostumbro, yo estoy convencida de que no, además en mi interior me digo, “estamos recuperando el tiempo perdido”, porque aquellos cinco primeros días separados, viéndonos a ratos, fueron de los más dolorosos.

También pienso en que tengo suerte, por haber leído, por seguir artículos, blogs, por tener una pareja que se siente partícipe de la decisión de lactar,y que ha ayudado sin pudor a calmar a Hugo a agarrar mi pecho ,a traerme agua y a buscar la calma, para que estuviésemos bien.

En el Hospital Materno Infantil encontré muchas madres que renunciaban a dar el pecho, desesperadas, que sentían vergüenza por no conseguir que sus hijos se agarraran, y que callaban el sentimiento que les provocaba el no sentirse capaz de alimentar.. son las que me hacen pensar todo el camino que queda por recorrer. Que nadie nos explica que esto requiere paciencia, constancia, e intuición, pero que si el deseo es fuerte se puede.

Hoy todavía estamos con lactancia mixta pero cada vez hay menos biberones en nuestro día a día, y más mimos y teta…

Trinidad Y.Santana Rodríguez

Revolución Blanca Mimos y Teta

Revolución Blanca Mimos y Teta

Hoy salimos en el periódico La Provincia en su versión impresa y en su web.

facebook censura una foto
Gracias a la redactora Eva de León por hacerse eco de la noticia.
Ayúdanos a difundir, comparte el artículo, los post, las fotos y entra en la página de Facebook  de la Revolución Blanca y dale a “Me gusta”

Revolucion Blanca Mimos y Teta

Una teta “per sé” no es pornografía. Yo no quiero que sea facebook ni nadie quien me diga en qué contexto puedo ver o no ver un cuerpo desnudo. Cada uno con su propia visión y su propia conciencia y sentido común, pero eso, cada uno el suyo para sí. No quiero que nadie juzgue mis motivos ni me atribuya lo que esa persona piensa. Yo nunca he publicado mi cuerpo desnudo o semi desnudo para excitar sexualmente… el que lo ve así, que se lo mire. La doble moral de ver pornografía en esta foto y permitir violencia explícita o machismo o racismo es insostenible y una sociedad madura tendría que ser capaz de verlo y reaccionar. Nohemí Hervada #revolucionblanca

La silla de pensar de Facebook

La silla de pensar de Facebook

El concepto “silla de pensar” o “rincón de pensar” cada día está más extendido.  La corriente predominante en el mundo de la educación sigue pregonando este sistema como alternativa al casigo físico. Y vemos a gurúes televisivas del conductivismo aplicado a los niños como super nanny explicar sus bondades. Parece que no hay otro sistema que este del “time out” o tiempo fuera.

No voy a entrar a hablar de los “contras” porque en este post está bastante bien explicado.

Lo que queda claro, obviando el tema de que pensar sea un castigo… es que estos conceptos no son más que un abuso de poder. Un poder no siempre ejercido legítimamente como suele pasar cuando el legislativo y el ejecutivo son la misma entidad.

La semana pasada escribí un post (“la Foto que Facebook censuró”) contando que esta red social me había bloqueado mi cuenta por publicar una foto, con contenido, según ellos, inapropiado.

A raíz de este tema surgió de forma casi espontánea una campaña de apoyo no solo hacia mí, sino hacia la lactancia en sí, o diría más, una campaña a favor de las libertades sobre la propia sexualidad por parte de las mujeres. Acuñé el hastag para twitter #RevolucionBlanca sin pensarlo demasiado, apelando al hecho de “revolucionar” lo establecido, y con el calificativo “blanco” por la leche y por ser el color de lo puro e inocente.
Sinceramente creí que como ya la foto se había compartido unas 1000 veces, ya el fenómeno se iría diluyendo y que habría una media docena de publicaciones relacionadas. Pero mis contatos se movilizaron y cada vez más mujeres empezaron a cambiar su foto de perfil por una en la que aparecían dando teta.

Como pasó en su día con Leslie Power, las madres vimos en este ataque a una, un ataque a todas, y nos movilizamos de forma masiva.

Escribí esto en mi muro hace unos días:

¿”Facebook sabes que pasa si cabreas a una mamífera que está criando a sus hijos?”

Y mi amiga Merce me respondió con esta imagen:

leonas atacan a macho para proteger a sus crias

Y me gusta pensar que sí, que a pesar de los enfados, las diferencias, las incongruencias que manifestamos a veces todas en el día a día… a la hora de la verdad, si atacan a una, nos atacan a todas.

He recibido decenas de mensajes, cientos de fotos, de publicaciones y comentarios de apoyo. La mayoría públicos y mucho por privado, de madres que suelen enseñar este tipo de fotos y de otras que no lo hacen nunca, de madres que amamantan y de madres que dan biberón, de padres, de abuelas y abuelos, de mujeres que aún no son madres, de hombres que no son padres…

Y anoche… de nuevo… al ir a comentar en mi muro lo que había disfrutado de mi clase en la formación Asesoras Continuum con SoniaCampra,  veo que tengo de nuevo el acceso bloqueado a mi perfil de Facebook

A mi Facebook me ha “castigado” porque tiene ese “poder”… y me manda un “time out” de 24 horas para que piense en lo malo que he hecho

facebook bloquea mi perfil por poner una foto de lactanciaPero en el fondo el problema principal no es Facebook …

Facebook como entidad me importa lo justo…

Lo que me preocupa son esas personas que reportan las fotos… porque no olvidemos que esto es como en las épocas más negras de la historia humana… las detenciones eran tras denuncias de vecinos… el problema para mi no es Facebook en última instancia. El problema es la mente y la conciencia de esas personas que tienes en tu lista de contactos, ese vecino o esa amiga que parece tan normal y al ver esta foto se escandaliza y la reporta…
Como el vecino de toda la vida que denunció a las SS a su vecino judío que tantas veces seguramente le hizo algún favor…
El ser humano es así… capaz de lo mejor y lo peor.

revolucionblanca
Esta #RevolucionBlanca  no es solo para que Facebook tome conciencia de su doble moral prohibiendo estas fotos y permitiendo violencia, sexo explícito y machismo en todas sus facetas… sino para que los “vecinos” se acostumbren a ver lo que debería ser lo normal.

Es un hecho que el abuso de estar expuestos a la violencia explícita nos insensibiliza. Igual si “abusamos” de enseñar nuestras tetas cnseguimos no sensibilizar de lo que es la lactancia, sino insensibilizar a los que se escandalizan para que no les afecte.

Somos muy modernos, pero seguimos siendo como este españolito que flipaba con las suecas que se ponían bikini en los 70 en Benidorm

Alfredo-Landa

Y me va a salir un final tipo alegato… pero de verdad que en un momento en el que cada vez nos recortan más derechos y libertades,  en el que cada vez quieren tutelarnos más qué ver, qué hacer, qué pensar y cómo expresarnos… pues en ese marco… si mi censura sirvió para que cientos de personas griten en contra de una autoridad establecida que es injusta…

PUES BIENVENIDA LA REVOLUCIÓN BLANCA

Y como hija en su día me sentí orgullosa cuando mis padres me dijeron que un día corrieron delante de los grises…
Como madre estaré orgullosa de explicarle a mis hijos que a su madre la censuraron por poner una foto de madres con sus hijos. Y que queriendo o sin querer por unos días conseguimos llenar nuestros muros de tetas, de leche, de vida, de amor, de caricias, de piel, de miradas, de complicidad, de compañerismo, de comadres criando a la par, de unión, de una causa común… Señores de Facebook solo por eso ha merecido la pena.

Al final señor Facebook usted que me ofrece cada día promocionar mi página y mis publicaciones por un módico precio…

resulta que usted solito me ha dado más publicidad de la que yo podría pagarle… GRACIAS

Os pongo el enlace al podcast de la entrevista que me hizo el lunes Kiko Barroso del programa “Roscas y Cotufas” de la RTVCanaria

Y como sabéis mi datos de contacto están en el blog así que si sois periodistas y queréis contribuir a esta oleada… aquí estoy.

mafalda pensando

¿Os imagináis a Mafalda callada en la silla de pensar? XD

Difunde y comparte el post por favor ♥

jornadas continuum

La foto que Facebook censuró

La foto que Facebook censuró

Ya decía yo que había tardado mucho Facebook en bloquearme mi cuenta y amenazarme para que retirara una foto que según ellos
“viola su política y condiciones”
Y dejando a un lado que a estas alturas unas madres y sus hijos sean motivo de escándalo, el colmo de la hipocresía es saber que a diario vemos fotos violentas, pornográficas, racistas, xenófobas, machistas, en fin… un muestrario de lo peor de que es capaz el ser humano, y no pasa nada.

Porque al parecer lo peor y que más atenta a la conciencia pública de facebook y a la particular de quienes denuncian y reportan estas fotos es ver unas tetas. Más que el porno, más que asesinatos, más que violaciones, más que pederastia, más que políticos corruptos que eso sí que es inmoral del todo… pues sí, al final va a ser verdad que el acto más revolucionario que hay es amamantar.

Esta es la foto que censuraron: juzgad vosotros

SMLM 2013

Y esta la que subí modificada para animar a todos mis contactos a compartir

Campaña anti censura facebook

Os pido a todos los que leéis el blog que compartáis este post, y que compartáis la foto desde el muro de mi página en facebook. Sabemos que sirve de poco… pero peor es quedarse sin hacer nada ¿no?

Gracias especiales a mis amigos de El Blog Alternativo por su suma a esta campaña y a todos los que habéis compartido la foto y dejado comentarios de apoyo.

Otras entradas que quizás te interesen:

 

La silla de pensar de Facebook

Tetas al aire

Lactancia y Erotismo

Lo que de verdad esconden

Lo que de verdad esconden II

Porteo Consciente

La lactancia materna no es beneficiosa

La lactancia materna no es beneficiosa

No, no me han sobornado Nestlé y compañía. Y no, no me he vuelto loca.

La realidad es que la leche materna no es beneficiosa ni tiene ventajas con respecto a la artificial.

Hablar así implica una comparativa, en la cual una sobrepasa a la otra, al estilo de lo que hace la OCU con diferentes productos y marcas. Cogen una muestra de cada y la analizan a la luz de varios baremos para elaborar un resumen o tabla donde los usuarios podamos ver con facilidad qué producto es mejor en cada aspecto analizado y cuál sería la “compra maestra” en relación calidad-precio.

tabla pañales ocu

Podríamos pensar que en una comparativa así la leche materna ganaría por goleada a la leche artificial, y de hecho eso es lo que se ha hecho por años. Nos hemos pasado horas explicando los aspectos “positivos” de la lactancia en comparación con la leche artificial en post, charlas y congresos.
Pero resulta que no lo hemos hecho bien.

Con esa táctica, lo que hemos conseguido es elevar la categoría de un producto de mucha peor calidad y ponerla al nivel de la otra para compararla. Vamos que es como conseguir que unos fish and chips grasientos fritos en aceite refinado y requemado entren a competir con platos elaborados con ingredientes de calidad extra por los mejores chefs. Para el fast-food, el hecho de quedar en último lugar es lo de menos, porque estar en ese concurso ya es más de lo que merecía. Esa publicidad es impagable y lo peor, inmerecida.

La leche materna no es beneficiosa ni ventajosa porque al hablar así lo hacemos en comparación con otra cosa

que es artificial, con lo cual se desvirtúa la comparativa.


Si yo te pregunto cómo caminas mejor, si con tus piernas totalmente funcionales o sin ellas con unas prótesis adaptadas,  puede que encuentres la pregunta hasta de mal gusto. No tenemos nada  contra las prótesis, de hecho, agradecemos que existan para quienes las necesitan, pero no sería justo comparar esas 2 situaciones. Sobre todo porque no debería ser una opción. Nadie en su sano juicio se plantearía prescindir de sus piernas para pagar por que le pongan unas prótesis… por mucho que a algún loco descerebrado se le ocurriera anunciar a bombo y platillo que esa opción tiene ventajas. En el mundo del marketing, seguro que a alguien se le ocurre una ventaja de unas sobre las otras….como ahorrarse el dinero de la depilación…qué se yo.

 

El pecho no es lo mejor, es lo natural

 

Por suerte no conozco a ningún descerebrado que fabrique prótesis y quiera vendérselas a personas con piernas, pero por desgracia sí conozo empresas que fabrican y comercializan  sustitutos de la leche materna de baja calidad, con muchos efectos secundarios, anunciando que es “incluso mejor que el original”.

Aun hoy si no lo dicen así porque la ley se lo prohibe en muchos países, siguen mandando mensajes subliminales y no tanto para hacer creer a la población que su producto puede jugar en la misma liga que la leche materna. Tienen a su favor mucho dinero invertido en publicidad, una generación entera convencida de que “es mejor” o cuanto menos de que “es igual” a la otra, la colaboración de muchos profesionales de la salud que les sirven de “camellos” intermediarios, regalando las primeras dosis, para una vez “enganchados” convertirse en clientes por años. Y lo peor es que todo esto pasa delante de nuestros ojos.

publicidad ilegal de nestlé

Se saltan la ley y nadie hace nada.
Atentan contra la salud pública y nadie hace nada.
Engañan al consumidor y nadie hace nada.

AEP avalando publicidad engañosa

(…) Hoy en día existen productos destinados a la alimentación infantil que llevan probióticos y/o prebióticos incorporados, entre ellos están las fórmulas infantiles y las papillas de cereales. En la actualidad existen fórmulas de inicio y de continuación, con bifidobacterias (bífidus) similares a los de la leche materna. Así los bebés alimentados con estas fórmulas, tendrán una flora intestinal similar a la de los bebés alimentados con leche materna y por ello estarán más protegidos desde el principio. (…) Extracto de información de la web de Nestlé

 

Bueno sí, leemos post como este y nos molestamos. Por nosotras o por nuestros hijos o por nuestras hermanas o amigas. Porque “leemos” que alguien nos ataca por escoger. Y como escribí el otro día en el post sobre Sara Carbonero y su cesárea, esto no es un ataque contra ninguna madre, ni siquiera contra su decisión libre de escoger no amamantar. Porque como dije y no me cansaré de repetirlo:  no hay libertad de elección sin información veraz y total, y sobre este tema seguimos sin tenerla.

  • A campañas de fomento de la lactancia, aparecen como contramedidas campañas publicitarias directas e indirectas.
  • A más propuestas de formación en lactancia entre profesionales de la salud, más becas de investigación y regalitos de las empresas de alimentación infantil.
  • A más webs dando información y apoyo a la lactancia, más webs de “ayuda”  y concursitos de las empresas para obsequiar a las familias con un sinfín de cositas que les recuerde lo buena que es la marca con los más pequeños de la casa y con sus padres.

En la sala de la enfermera de pediatría de mi centro de salud no hay ni un solo cartel sobre lactancia, ni una foto de un bebé a la teta. Pero las paredes están llenas de carteles “patrocinados” por empresas de alimentación infantil,  y en la consulta todo el atrezzo es de estas marcas, desde el medidor de los niños, la mantita sobre la báscula, el blok de hojas para notas, el boli con el que apuntan el peso del bebé ( que pos supuesto se hace en tablas de bebés alimentados con fórmula artificial)…. De qué me sorprendo, si hasta muestras ilegales de leche tipo 1 hay a la vista!!!!!

 

¿De verdad creemos que enumerando las “ventajas” de la lactancia vamos a conseguir que la gente sepa la verdad?

Pues no. Seré optimista, pero no lo creo.
Por eso desde hace ya mucho me niego a entrar en ese juego y cuando hablo de la alimentación del bebé prefiero hablar de los riesgos de optar por la lactancia artificial.

Porteoconsiente-Porteo no Hiperpresivo

Porteoconsiente-Porteo no Hiperpresivo

Y por eso me encantaría que llegue el día que la leche artificial se venda con prospecto como las medicinas, con una hoja tamaño folio que exponga los efectos secundarios de su uso. Porque eso sí es una realidad.

No me vale que un niño criado con bibe esté muy sano y otro de teta sea enfermizo. Lo que es una realidad es que el niño criado a bibe tendrá a medio y largo plazo consecuencias por esa alimentación  y la realidad es que ese niño enfermizo criado a teta, si lo hubiera sido a bibe, estaría mucho peor.

Como siempre digo, si no hay agua potable, hasta el agua de los floreros es bienvenida…
lo que no es de recibo es preferir esa, cuando no hay necesidad.

Os dejo con una conferencia de la Dra. Karleen Gribble.   (Siento no haberla encontrado traducida :-(). Una demostración de que sí hay muchos profesionales que trabajan como es debido .

“Breast is no Longer Best”


Otros artículos relacionados:

Respuesta a una mamá preocupada

Baby Milk Action- Protegiendo la lactancia, protegiendo a los bebés alimentados con fórmula

Una mentira repetida no es una verdad

Amamantar y la culpa

Cómo escoger pediatra

Lactancia Materna vs Lactancia Artificial o cómo violan las empresas el Código de Comercialización de Sustitutos de la Leche Materna

Natural versus frecuente

El Relato de mi Lactancia Frustrada por Nagore G.

El Relato de mi Lactancia Frustrada por Nagore G.

Esta es la historia de una lactancia fracasada. Hasta ahí nada nuevo ¿no?

Pero sí.

Llevo más de 7 años y medio metida en el “mundo de la lactancia materna”. He visto todo tipo de  madres, de asesoras, de reacciones, de jucicios, de ataques, de suposiciones, de luchas, de esfuerzos, de rendiciones, de éxitos, de fracasos… he visto casi de todo.

Yo misma me veo en los primeros años de asesora y no me gusto demasiado… ahora sé que era parte de mi propio aprendizaje. Con el tiempo si algo he aprendido, aparte de mirar frenillos es a mirar a los ojos. Y a no juzgar, y a intentar no suponer.

Porque las suposiciones son engañosas, peligrosas y descorazonadoras.

He vivido de cerca con mujeres cuyas lactancias fracasaron a pesar de todo, incluso a pesar mío. Ese ha sido un aprendizaje duro, pero necesario.
Mi homenaje a estas mujeres que querían y no lo consiguieron fue dedicarles mi primera videoconferencia del Club Mimos y Teta. Un club que parecía de madres con lactancias exitosas se abrió con “Las Lactancias frustradas.

Siempre digo que una Asesora Continuum es más que una doula, porque no solo acompaña… sino que provee herramientas y orientación en los casos en los que se necesite. Pero una buena Asesora Continuum tiene su papel de doula también en el sentido de acompañar incluso lo que no podemos contribuir a solucionar.
Mimos y Teta no es solo un blog de lactancia. Tetas tenemos todas y Mimos damos todas.   Y a mi nunca me ha importado bailar “con la más fea” del mundo maternal, con esa que nadie quiere. Seguiré hablando de los duelos, mientras aún haya duelos.

Gracias a Nagore por su testimonio. Por aceptar mi propuesta de poner por escrito algo tan íntimo y tan doloroso. Y por dejarme publicarlo en el Blog.

 

 

He empezado a escribir la historia de mi lactancia fracasada varias veces y nunca llego al final. Vuelvo a empezar teniendo en mente que esta vez, quizá, alguien la lea, además de para mi desahogo personal. Quizá así ponga un punto final a este texto, y esté más cerca de ponerle un punto final a mi duelo.

¿Para que se lea? ¿Por qué? ¿Es eso exhibicionismo? ¿Quiero protagonismo? ¿Quiero que me entiendan? ¿Qué me consuelen? ¿Una palmadita? ¿Un abrazo?

Sí, creo que quiero un abrazo. Y también quiero otra cosa, contar una historia de la que apenas se habla en la blogosfera de la teta, del porteo, del colecho, del respeto a las necesidades de los bebés. Una historia que, seguro, no es solo mi historia. Una pequeña historia personal que tal vez haga que alguna mujer, en algún lado, se sienta abrazada.

Yo quería dar teta a mi hijo. Tenía información antes del parto y pedí ayuda profesional y voluntaria después, cuando llegaron las dificultades nada más nacer.

Y no lo conseguí.

Tras dos meses de lactancia tortuosa, con dolor a pesar de usar pezonera y no tener grietas, con tomas interminables, con un bebé que no dormía, acudiendo a un grupo de lactancia, a una asesora, al grupo con el que me preparé para el parto… dos meses resistiéndome al biberón… sin disfrutar de la lactancia, ni, lo más triste de todo, de mi hijo… tras dos meses en los cuales yo ya no me reconocía de tanto llorar y mi pareja ya no sabía qué hacer… ingresaron a mi hijo por pérdida de peso.

Con dos meses, apenas llegaba a los 3 kilos (nació con 35 semanas y 2,5 kilos). En el hospital descartaron posibles infecciones u otro tipo de problemas. Se tragaba biberones de 180 ml del tirón. Tenía hambre.

Y yo tiré la toalla. No tuve fuerza para volver a ponerle a la teta, aunque me sacaba leche para darle al menos 1 o 2 biberones al día de leche materna. Una tirita, un parche: me consolaba un poco. A los cinco meses y medio, después de haber empezado a trabajar, volví a tirar la toalla: él cada vez pedía más, y a mi cada vez me salía menos. Perdí ese pequeño consuelo.

Estaba en tierra de nadie, como muy bien definió Nohemi Hervada cuando presentó su primera charla del Club Mimos y Teta. Leía testimonios heroicos de mujeres que habían conseguido lactar en situaciones que parecían peores que la mía. Leía que con información, con apoyo, luchando, se consigue. Leía sobre todas las ventajas de la LM y los riesgos de la LA. Leía y sufría. Sufría también cuando me decían chica, no pasa nada, se crían igual con biberón.

Me avergonzaba con el biberón en la calle y me culpaba de no ser una madre coraje. De ser una incapaz. De ser una fracasada.

Durante mucho tiempo he querido poner nombre a lo que pasó. Necesitaba un diagnóstico. Ahora ya sé que no es posible y lo acepto.

Durante un tiempo, culpé a los profesionales y voluntarios a los que acudí porque no me ayudaron. Ahora, creo que realmente no acertaron, pero acepto también mi responsabilidad: me doy cuenta de que no supe rendirme a las necesidades y el ritmo del bebé.

Durante un tiempo, me consideré una mala madre. Ahora, sé que mi hijo me ha demostrado día a día que no debo serlo tanto.

Y creo que me perdono. Casi.

Antes de terminar… ¿sabéis una cosa? Esos comentarios que saltan en los blogs con el tema de la lactancia, con ironías sobre las lactancias prolongadas, por ejemplo, creo que son de mujeres heridas. Y muchas veces, la reacción de las que estáis dando de mamar, es muy dura. Ojalá no hiciera falta que la lactancia tuviera que ser reivindicada. Pero según qué afirmaciones, qué comentarios también deberían tener en cuenta que para muchas, el biberón no ha sido la opción fácil, ni deseada. Que puede haber sido un camino tortuoso, que cada una recorre o afronta como puede, no siempre con acierto. Que muchas hemos necesitado, o necesitamos, un abrazo.

Gracias por escuchar.

Tetas al aire

Tetas al aire

En el último post os ponía una de las fotos de la sesión que hicimos algunas madres con Maica Luis para la celebración de la SMLM 2013.
Este Blog lleva el nombre “Teta”  por alusión a la lactancia, porque ese es uno de los temas principales de este sitio.
Y también es cierto que  es una de las palabras que más se ponen en los buscadores para llegar aquí. No todos buscan  sobre lactancia. Es increíble pero muchos visitantes siguen entrando para ver tetas, así sin más. Algunos además quieren verlas  en el contexto de la lactancia pero de forma erótica.
Es algo que a algunas nos cuesta entender pero es así.
La cuestión es que un post en donde salimos con las tetas al aire ha conseguido el mayor número del visitas en un día desde que tengo el blog abierto. Es el post con más “me gusta” en Facebook, solo tenéis que mirar en la ventanita que hay antes y después del mismo.
Y claro por un lado la “bloguera” dice:  “¡Qué guay!”

Pero por otro lado me planteo un montón de cosas.

Para mí, que siempre he dicho que nunca hice ni hago Top les, enseñar mis tetas no es algo fácil si lo descontextualizo del tema lactancia.

En estas fotos estoy dando de mamar, o sea que lo hice con mucha naturalidad porque ese era el contexto… pero es evidente que no todos lo ven y lo miran así. Me llegan privados y mails de hombres pidiéndome fotos mientras amamanto y cosas de esas… y perfiles falsos pidiendo  amistad en las redes sociales para tener acceso a esas imágenes.

Entiendo que hay que hacer un cambio desde la base para que estas fotos se vean como lo que son.

En cualquier caso, creo que si sirve para visibilizar la lactancia, para  además mostrar cuerpos reales, fuera de los cánones mediáticos de belleza,  para superar complejos… pues bienvenidas sean las visitas de los que encuentran lo que no se pretendía.

Gracias a Maica por la iniciativa, a todas las participantes pos su generosidad y a todos los que leéis el blog y compartís los post y comentáis. ♥♥♥