Sólo 13 semanas…

Este Blog siempre ha pretendido ser un lugar donde compartir información útil, práctica y positiva sobre la crianza de los hijos… A veces algunos artículos son duros porque es la realidad que tenemos… sobre todo en lo referente al desconocimiento sobre Lactancia Materna o al maltrato que reciben madre y bebé en los partos no respetados que sufrimos. Pero nunca pensé que hay un aspecto aún más duro de la Maternidad… un aspecto en el que no piensas…hasta que te toca: llorar la pérdida de un hijo… aunque se trate de un hijo no nacido.

Este es el relato de lo que  nos ha sucedido… es duro de leer porque es un suceso horrible y no hay forma (ni deseo) de ducificarlo. Es la cara dura del proceso… lo que no piensas que te puede ocurrir… y mejor así… nadie puede disfrutar algo alegre si está pensando en que le ocurra lo peor… Entonces ¿por qué hablar de ello??? Porque ocurre… y ocurre a nuestro alrededor… a veces más cerca de lo que deseamos… y no siempre sabemos qué decir…

Si te encuentras alguna vez con una madre (o unos padres) que han sufrido un aborto… nunca digas cosas como esta: “tranquila, que si te pones nerviosa es peor”, “no te preocupes, eres joven y podrás tener otro”, “mejor ahora que más tarde”, “aún no era un bebé del todo”, “al menos tienes otro hijo”, “en unos días ni te acuerdas”… Todas esas frases las he tenido que oír estos días… y sólo entiende cuánto daño hacen quien ha pasado por este trance… Si hay algo peor que la muerte de alguien querido, es que intenten minimizar ese dolor… Si ante esa situación no sabéis qué decir… no digáis nada… un abrazo o tomar la mano con afecto es suficiente…

También es justo decir que he recibido muchísimas muestras de cariño, de comprensión, de empatía… no pensé que había tanta gente que nos quería y que sufría mientras nosotros sufríamos… Es cierto que “de tus peores momentos saldrán tus mejores amigos”... GRACIAS a todos.

SÓLO 13 SEMANAS…

[…]