El científico que quería ser Vedette

El científico que quería ser Vedette

¡Lo ha conseguido!
Un minuto en Tv cuesta una pasta, y si es en las noticias del medio día ni te cuento. Claro que ha salido usted en la cadena famosa por ser la más amarilla, no en una “de las serias”. No le ha entrevistado Punset en Redes, igual es porque Punset  no es Jorge Javier Vázquez y lo que le gusta es entrevistar científicos  y no opinólogos.
Así que, como me da que al Sr. González Cano le interesa más la publicidad que la ciencia, pues estará contento.
Sigue emperrado en que “prolongamos lactancias”, muestra evidente de que no sabe cómo funciona la lactancia.

 Dr. González Cano, ¿ha intentado usted que mame un bebé que no quiere mamar?
¿Tiene idea de cuánto cuesta a veces?
¿Sabe usted la de lactancias que han frustrado esos biberones de “ayuda” que usted y sus miles de colegas, que según usted suscriben sus palabras, recetan alegremente en vez de averiguar cómo establecer correctamente la lactancia o cómo suplementar si es necesario sin interferencia de tetinas?

“Alargar la lactancia”

Decir que “alargamos” la lactancia es como decir que frenamos el crecimiento de nuestros hijos para aprovechar la ropa.

Revela tal ignorancia y tal prejuicio que da vergüenza que su trabajo todos estos años haya sido dedicándose a tratar bebés y niños.

Revela tal falta de respeto por las madres y los padres que no sé cómo puede usted ser un funcionario público al servicio de las mismas. Nos llama estúpidas y pretende que nos quedemos calladas.

Doctor jose maria gonzalez canoA usted le parece “aberrante” que un niño mame hasta los 7 años, y yo me pregunto por qué. ¿Le parece igual de aberrante que tome leche de vaca?  Porque si el destete empieza como usted dice a los 4 meses, ¿hay que darles otras leches no?  ¿Cómo cree usted que se criaban los niños antes de que el Sr. Nestlé empezara con su emporio? Nos deberíamos haber extinguido.

Si usted estuviera realmente preocupado por el raquitismo  y la anemia ferropénica, según usted alarmante, de los niños españoles, haría un estudio serio. Y por supuesto eliminaría de la ecuación a todos los niños a los que colegas suyos obstetras, tan informados como usted, cortaron el cordón umbilical de forma prematura en el parto. Igual no lo sabe pero esa es la primera causa de las anemias en bebés.

Claro que si le echamos la culpa a la teta no tenemos que formar a los profesionales ni obligarles a actualizarse. Total, son simples madres que osan salirse del sistema comercial con prácticas punibles y deleznables, como son las multinacionales de la alimentación infantil. Empresas a las que usted desde luego  les tiene mucha más fe que a la propia biología.
Pero hacer un estudio serio y publicar los resultados en los canales adecuados lleva mucho trabajo y,  sobre todo, conlleva tener actitud de científico, es decir, buscar la verdad, no encontrar apoyo para sus teorías o mejor, para sus prejuicios personales. Además se expondría usted a la comunidad científica que miraría con lupa esos resultados. Es mucho más fácil escribir un libro con un título polémico, y esperar que entremos al trapo, para darle publicidad y venderlo.

Y sí señor González Cano, hemos caído en su trampa y hemos entrado al trapo, y le hemos hecho famoso a usted y a su libro “Víctimas de la lactancia materna”.

Pero ¿sabe usted qué?
Que me da igual. Que ha merecido la pena.

Que disfrute usted su minuto de gloria y venda usted mucho libros.
Y que su trabajo sirva de excusa científica a quienes no quieran saber la verdad. Da igual.
Porque lo importante es que le hemos demostrado que no tiene usted razón.
Porque hemos hecho que parte de la comunidad científica reaccione y le diga que no tiene usted razón
Porque le hemos demostrado que no somos pediatras pero tenemos más ciencia y más conciencia que usted.
Porque nosotras (y nosotros, que hay muchos padres en este barco) no tenemos intereses ocultos.
Porque le ha quedado claro que si nos critica vamos a reaccionar.  
Porque afortunadamente ya no vivimos en la época en que la palabra del médico era Ley porque sí.
Nosotros lo sabemos, usted al parecer no.

 

  • ¿Sabe usted cuántos niños y adultos de hoy sufren problemas graves de salud sencillamente porque fueron alimentados con un producto diferente del que biológicamente necesitamos para desarrollarnos de la mejor forma?
  • ¿Sabe cuántas madres abandonaron la lactancia sin querer por consejos como el suyo?
  • ¿Sabe usted el duelo que supone para una madre que quería amamantar el no conseguirlo?
  • ¿Sabe usted la frustración cuando con el tiempo descubre que tenía otras alternativas, que los “consejos médicos” que recibió fueron erróneos?No tiene usted ni idea de la realidad alrededor de las madres lactantes.

 

“Bebés anémicos por la teta”

Ana Vicente presidenta de AMAMANTA hablando de evidencia científica

Ana Vicente presidenta de AMAMANTA hablando de evidencia científica

Si un bebé tiene anemia se le manda hierro, no se le hace dejar la lactancia. Del mismo modo que si tengo una caries, me hago un empaste, no me arranco una muela.
Claro que si uno es representante de una empresa de muelas artificiales, pues imagine usted qué opción le convendrá más y ahí lo dejo.

Si fuera cierto que en todos los hospitales españoles hay tantos casos como usted dice de niños raquíticos imagino que la vía no es escribir un libro polémico, sino informar cada equipo de cada hospital a las autoridades sanitarias y estudiar qué pasa y por qué. Al parecer es usted el único pediatra de España que ve niños con raquitismo causado por la teta.

“Complejo de Edipo por la teta”

Cuando usted dice que criamos hijos con complejos de Edipo,  ahí  es que me pone usted en bandeja que cuestione sus conocimientos sobre del desarrollo humano.

No me consta que los pediatras sean psicólogos, la verdad, y si usted lo fuera no dudo que lo habría puesto en su CV, porque no ha dudado en firmar con todos sus títulos un libro que sólo expresa una opinión. Que tiene el mismo valor que la de un tertuliano de los programas de Tv  de la cadena en la que usted acaba de salir. Es usted  el Conde Lecquio de turno de la medicina. Le interesa más que se hable de usted que de su trabajo profesional. Le interesa más vender si libro que trabajar por la salud de los niños.

Le animo a que investigue usted los últimos descubrimientos en neurociencia. Sí, sé que el término se le antojará complicado, pero anímese, que si yo, que no he ido a al universidad y soy de letras, entiendo lo que explica esta parte de la ciencia acerca de cómo influye en el desarrollo del ser humano el estrecho apego los primeros años, igual puede entenderlo usted.

Haga un esfuerzo que igual hasta le sorprende sabe que Freud no es Dios, que muchas de sus teorías son cuestionadas por la psicología moderna  y que nuestros hijos amamantados hasta que han querido son seres sanos,  emocionalmente estables y con un grado de independencia acorde a su edad.

En fin, que yo quería haber dejado ya este tema pero es que me lo pone usted a huevo. Es lo que tenemos las lactivistas, que como diría mi amiga Irene, quien por cierto es biólog  y mujer y madre y ha dado teta, o sea que de esto sabe más que usted un rato, somos unas fundamentalistas, porque no transigimos con las mentiras.

No te pierdas estos otros artículos relacionados

Verdugos de la lactancia materna
Carta al Dr. José Mª González Cano

El Comite de Lactancia Materna de la AEPED en desacuerdo con el libro “Víctimas de la lactancia materna”
Declaración de IHAN acerca de la publicación del libro “Victimas de la lactancia materna.

nota de IHAN sobre castellón