No negocio con la violencia

Qué hacer si mis padres pegan a mi hijo

Esta situación es más frecuente de lo que pensamos. De hecho, a pesar de estar prohibido usar la violencia física con los niños (y con cualquiera, de hecho) tenemos tan interiorizado el cachete, la tortita y la nalgada que solo hay que mencionar en público que a los niños no hay que pegarles para que[…]

Sí me meto, porque sí me importa

No sé si es el ser hermana y prima mayor, o que me criaran con mucha independencia ( o mucha soledad… esto da para otro post), pero siempre he sido una “abogada de pleitos pobres”… que es como se llamaba en mi casa a los que van por la vida metiéndose en asuntos ajenos a[…]

"¡Cállate y Puja!"

Si esto no es VIOLENCIA no sé qué es … a fuerza de verlo nos llegó a parecer normal ¡Qué mal está una sociedad  que ve estas imágenes y no se siente agredida… que nos ha hecho creer que este es el recibimento que merece toda criatura que llega a este mundo! Miramos a África[…]

Los gritos también dejan cicatrices

  • Los adolescentes que viven con violencia verbal tienen más riesgo de enfermedad mental
  • Los expertos defienden programas de intervención en menores de familias conflictivas

    'El grito', de Edvard Munch. (Foto: EFE)

    'El grito', de Edvard Munch. (Foto: EFE)

PATRICIA MATEY

MADRID.- No hace falta pegar a un menor para que las ‘señales’ perduren toda la vida. Basta con gritarle. Por este motivo y tras los resultados de un nuevo estudio un grupo de investigadores acaba de recomendar la puesta en marcha de programas de intervención precoces para los chicos y chicas que conviven en casas dominadas por la violencia verbal.

El consejo se ha realizado ni más ni menos que en la revista de la Academia Americana de Psiquiatría del Niño y del Adolescente (‘The Journal of American Academy of Child and Adolescent Psychiatry‘) por boca de científicos de la Escuela Simmons de Trabajo Social (en Boston, EEUU) dirigidos por Helen Reinherz. […]