Diario para ti.

Quiero compartir un relato que me ha enviado una amiga… es el diario de una ilusión, de cómo se recibe a un ser esperado y cómo se sufre al despedirlo tan pronto…

Muchas personas me siguen diciendo si hablar de nuestros niños perdidos no nos hace daño… si no es mejor olvidarlos… y como ya he comentado otras veces no es así… Todos honramos en cierto sentido o forma a nuestros seres queridos muertos… quizás no construímos pirámides funerarias como los faraones… o quizás no lo hacemos porque no tenemos los medios… pero todos queremos recordar a los que una vez pasaron por nuestra vida y fueron importantes. Pues nada hay más importante para unos padres que sus hijos… ¿por qué vamos a dedicarles menos atención y menos recuerdos? ¿Sólo porque fueron muy pequeños e invisibles a los demás??’

Madres que deciden como mi amiga poner palabras a su dolor y elaborar un ritual de duelo sobrellevan de forma más serena la pérdida…

Si alguna de vosotras (perdonad que hable en femenino… por supuesto los padres también viven el proceso) en estos momentos se da cuenta que no le dedicó en su día el tiempo necesario a su bebé, a despedirlo como era debido y a elaborar su propio ritual de duelo… sabed que nunca es tarde. Sé por experiencia que situaciones traumáticas “guardadas” o ignoradas no se curan… y la muerte de un hijo, ocurra cuando ocurra es la situación más dramática que unos padres pueden sufrir.

Os animo a leer “La Cuna Vacía”… seguro que os va a servir de ayuda en este proceso.

Gracias a Maica por su generosidad al compartir algo tan íntimo.

Diario de ti

25 de Enero 2009

Hola cariño, soy mamá, por fin me he decidido a escribirte para irte contando como me siento: Feliz, inmensamente Feliz de saber que estás creciendo dentro de mí.

Pero déjame que empiece por el principio: […]

Siempre en el corazón…

La página de El Parto es Nuestro es un referente para quienes nos interesamos en temas relacionados con partos respetados. Cuando yo conocí esa web ya había pasado por un parto traumático y mi primera impresión al leer toda la información que daban allí y leer los testimonios de otras madres fue pensar: ¡Qué nombre[…]