Dar a luz, ese misterio esencial

Del libro  “Perspectivas antropológicas del  parto y el nacimiento humano”

Durante los últimos 40 años, las intervenciones  que se introdujeron en las salas de parto durante la industrialización se han ido multiplicando, cuando sociedades como las de Estados Unidos adoptaron solu­ciones invasivas de alta tecnología. En consecuencia, hemos perdido mu­chos de nuestros conocimientos sobre partos sin asistencia médica. Los médicos han perdido habilidad y a me­nudo no saben cómo atender pacien­temente partos normales. Después de todo, ¿para qué aprender a atender un parto en presentación pelviana cuando una cesárea es mucho más fácil (para el médico) y con frecuencia más lucrativa? A medida que en el mundo el parto se “medicalizó” en muchos lugares las parteras perdie­ron su prestigio como las guardianas y guías en partos normales, que­dando subordinadas a los médicos al tiempo que descuidaban las prác­ticas tradicionales ante planteos más industriales y tecnológicos.

” Hay un renacer de la tarea de las parteras, ya que cada vez más y más se dan cuenta de lo perdido; las parteras están trabajando para recuperar su posición como las cuidadoras e investigadoras del co­nocimiento sobre el parto psi­cológico, hablando y practicando fuera del paradigma dominante, manteniendo abierto un espacio conceptual donde se pueda desafiar el parto tecnológico…
Así plantea un tema tan importante Robbie Davis-Floyd, en su libro edita­do en Argentina
Las prácticas obstetricias rutinarias son altamente simbólicas. Por ejem­plo, hacer que se sienten en una si­lla de ruedas al ingresar en el hos­pital, como lo hacen con muchas mu­jeres que están de parto, equivale a recibir a través de sus cuerpos el mensaje simbólico de que están incapacitadas, afirma la autora. […]

El parto medicalizado-Isabel Fdez del Castillo

La ciencia médica tecnifica lo más hermoso y visceral de nuestras vidas: el parto. Esta medicalización es una forma de violencia que aleja a las mujeres de la naturaleza y de su prole y las somete al control de lo que Vandana Shiva denomina el patriarcado occidental. Así lo afirma Isabel Fernández del Castillo, autora de La revolución del nacimiento.

(Mujeres hoy)

Isabel Fernández del Castillo, autora de La revolución del nacimiento (Editorial Edaf, España) plantea en un artículo resumen de su libro de qué forma una tecnología mal empleada y basada en mitos obstétricos obsoletos, sustituye los recursos que toda mujer tiene para parir, tecnificando el momento más hermoso y visceral de nuestras vidas: el parto, el nacimiento.

La autora está de acuerdo, además con la afirmación del reconocido obstetra europeo Michel Odent, quien ha señalado que “La obstetricia, disciplina dominada por el hombre médico, nunca ha comprendido la fisiología del parto”. Para nuestras lectoras y lectores de Mujereshoy, he aquí el artículo de Isabel Fernández del Castillo.

La medicalización del nacimiento. Partos tecnointervenidos

La medicina, y la obstetricia en particular, comparten con el resto de las ciencias su propósito de control sobre la naturaleza y sus procesos. Las prácticas de rutina en el paritorio (sala de partos), en sí mismas neutras si se aplican cuando son oportunas, adquieren una cualidad negativa/violenta cuando se imponen de forma sistemática para someter a la totalidad de las mujeres a una concepción del parto puramente mecanicista y medicalizada.

Es una realidad que la actual atención al parto no busca tanto facilitar el proceso natural sino sustituirlo, esterilizando de paso la dimensión emocional y espiritual del nacimiento, que no tiene ocasión de producirse. Una vivencia que constituye la base de nuestra capacidad de experimentar esos ámbitos de la vida, el troquel de todos los vínculos posteriores, incluido nuestro vínculo con Gaia (1).
[…]