"¡Cállate y Puja!"

Si esto no es VIOLENCIA no sé qué es … a fuerza de verlo nos llegó a parecer normal ¡Qué mal está una sociedad  que ve estas imágenes y no se siente agredida… que nos ha hecho creer que este es el recibimento que merece toda criatura que llega a este mundo! Miramos a África[…]

El parto medicalizado-Isabel Fdez del Castillo

La ciencia médica tecnifica lo más hermoso y visceral de nuestras vidas: el parto. Esta medicalización es una forma de violencia que aleja a las mujeres de la naturaleza y de su prole y las somete al control de lo que Vandana Shiva denomina el patriarcado occidental. Así lo afirma Isabel Fernández del Castillo, autora de La revolución del nacimiento.

(Mujeres hoy)

Isabel Fernández del Castillo, autora de La revolución del nacimiento (Editorial Edaf, España) plantea en un artículo resumen de su libro de qué forma una tecnología mal empleada y basada en mitos obstétricos obsoletos, sustituye los recursos que toda mujer tiene para parir, tecnificando el momento más hermoso y visceral de nuestras vidas: el parto, el nacimiento.

La autora está de acuerdo, además con la afirmación del reconocido obstetra europeo Michel Odent, quien ha señalado que “La obstetricia, disciplina dominada por el hombre médico, nunca ha comprendido la fisiología del parto”. Para nuestras lectoras y lectores de Mujereshoy, he aquí el artículo de Isabel Fernández del Castillo.

La medicalización del nacimiento. Partos tecnointervenidos

La medicina, y la obstetricia en particular, comparten con el resto de las ciencias su propósito de control sobre la naturaleza y sus procesos. Las prácticas de rutina en el paritorio (sala de partos), en sí mismas neutras si se aplican cuando son oportunas, adquieren una cualidad negativa/violenta cuando se imponen de forma sistemática para someter a la totalidad de las mujeres a una concepción del parto puramente mecanicista y medicalizada.

Es una realidad que la actual atención al parto no busca tanto facilitar el proceso natural sino sustituirlo, esterilizando de paso la dimensión emocional y espiritual del nacimiento, que no tiene ocasión de producirse. Una vivencia que constituye la base de nuestra capacidad de experimentar esos ámbitos de la vida, el troquel de todos los vínculos posteriores, incluido nuestro vínculo con Gaia (1).
[…]