UN VIDEO QUE DEBERÍAMOS DEJAR DE VER

Comunicar el problema es el primer paso para eliminarlo. En el marco del Día Internacional por la eliminación de la violencia hacia las mujeres, Amnistía Internacional Uruguay lanzó una acción para poner fin a otra violación de los derechos humanos de las mujeres con un video que buscaba ser el menos visto en Internet. Como parte[…]

Entrevista a Jesusa Ricoy por Kebuskas

Con el permiso de Jesusa , amiga doula, os copio la entrevista que le hizo Merche  del blog Kebuskas, que os invito a visitar. Jesusa Ricoy-Olariaga, desde Londres para Kebuskas Es educadora de preparación al parto, doula y voluntaria para la linea Birth Crisis de Sheila Kitzinger, además de madre. www.rompiendoaguas2.blogspot.com La intelectualización del parto[…]

"¡Cállate y Puja!"

Si esto no es VIOLENCIA no sé qué es … a fuerza de verlo nos llegó a parecer normal ¡Qué mal está una sociedad  que ve estas imágenes y no se siente agredida… que nos ha hecho creer que este es el recibimento que merece toda criatura que llega a este mundo! Miramos a África[…]

Un parto más humano. Sanidad respetará más los deseos de la mujer

CELESTE LÓPEZ | Madrid | 08/06/2009

Publicado originalmente en www.lavanguardia.es

parturienta1_jr0806094Pudo intervenir en su parto? “¡Pero si no podías abrir la boca! Aquello era como una cadena de montaje en la que te iban diciendo lo que tenías que hacer y, además, al estilo militar, según las matronas, para que no te descontrolaras. Y, a la mínima que levantabas la voz, ya había alguna que te decía eso de ¡mujer, que por ahí pasamos todas; no seas quejica!”. Belén Cid, de 43 años, recuerda “con horror” su primer parto en un hospital público. El segundo fue mejor, “pero no porque hubiera cambiado la cadena de montaje, sino porque yo ya sabía de qué iba la cosa”, asegura.

Su experiencia no es en absoluto única. Se ha repetido miles de veces al día durante las últimas décadas. Pese a que el parto es el acto más personal de la mujer, se ha convertido en algo completamente institucionalizado, en que la voz de la protagonista apenas es audible. Para paliar esta situación, el Ministerio de Sanidad acaba de editar un documento destinado a las maternidades de los centros hospitalarios con una batería de recomendaciones dirigidas a reforzar la información y la toma de decisiones de la parturienta. Este texto se enmarca dentro de la Estrategia al Parto Natural de Sanidad, y recomienda, entre muchos puntos, que se permita a la mujer elegir la postura a la hora del parto.

“NADIE ESCUCHA

Parir es como estar en una cadena de

montaje, te dan órdenes y tú callas

LIBERTAD DE POSTURA

Se recomienda que la mujer pueda

andar mientras dilata y que pueda

estar de pie

[…]

El parto medicalizado-Isabel Fdez del Castillo

La ciencia médica tecnifica lo más hermoso y visceral de nuestras vidas: el parto. Esta medicalización es una forma de violencia que aleja a las mujeres de la naturaleza y de su prole y las somete al control de lo que Vandana Shiva denomina el patriarcado occidental. Así lo afirma Isabel Fernández del Castillo, autora de La revolución del nacimiento.

(Mujeres hoy)

Isabel Fernández del Castillo, autora de La revolución del nacimiento (Editorial Edaf, España) plantea en un artículo resumen de su libro de qué forma una tecnología mal empleada y basada en mitos obstétricos obsoletos, sustituye los recursos que toda mujer tiene para parir, tecnificando el momento más hermoso y visceral de nuestras vidas: el parto, el nacimiento.

La autora está de acuerdo, además con la afirmación del reconocido obstetra europeo Michel Odent, quien ha señalado que “La obstetricia, disciplina dominada por el hombre médico, nunca ha comprendido la fisiología del parto”. Para nuestras lectoras y lectores de Mujereshoy, he aquí el artículo de Isabel Fernández del Castillo.

La medicalización del nacimiento. Partos tecnointervenidos

La medicina, y la obstetricia en particular, comparten con el resto de las ciencias su propósito de control sobre la naturaleza y sus procesos. Las prácticas de rutina en el paritorio (sala de partos), en sí mismas neutras si se aplican cuando son oportunas, adquieren una cualidad negativa/violenta cuando se imponen de forma sistemática para someter a la totalidad de las mujeres a una concepción del parto puramente mecanicista y medicalizada.

Es una realidad que la actual atención al parto no busca tanto facilitar el proceso natural sino sustituirlo, esterilizando de paso la dimensión emocional y espiritual del nacimiento, que no tiene ocasión de producirse. Una vivencia que constituye la base de nuestra capacidad de experimentar esos ámbitos de la vida, el troquel de todos los vínculos posteriores, incluido nuestro vínculo con Gaia (1).
[…]