Método Kassing

Método Kassing

En los casos en los que la lactancia materna exclusiva no es posible o en los que se está intentando relactar siempre recomendamos evitar tetinas y suplementar al bebé usando vasito, cucharita, jeringuilla, cuenta gotas, relactador, etc… Pero en el caso de que no sea posible y hay que utilizar biberón podemos intentar hacerlo de tal modo que el bebé no pierda el reflejo de succión usando el llamado método kassing.
metodo-kasing

Os copio la excelente explicación de la web Alba Lactancia Materna sobre el tema:

Si no hay  más remedio que suplementar con biberón. Si no hay otro método y hay que dar la leche al bebé por esta opción siempre es mejor utilizar el Método Kassing.

 

Este método recrea las condiciones  más parecidas al pecho, en cuanto a esfuerzo, estimulación y enganche se refiere. Ayuda a preparar al bebé para  la   vuelta al pecho.

Nos hace falta:

  • Una tetina base estrecha.
  • Que la tetina sea larga  (18 mm- 2cm): para estimular punto “S”  se encuentra entre el paladar blando y el duro.
  • Que la tetina sea blanda, así es  más  parecida al pezón.
  • Que sea de las clásicas, es decir,  de las redondas por todos los lados. Evitar las anatómicas puesto que no crean  una succión más fisiológica.
  • El niño debe estar sentado, en un ángulo de  90º No recostarlo imitando las posturas al pecho.
  • Hay que dar el biberón lo más horizontal posible para evitar gravedad y crear así un flujo más lento de leche que el bebé pueda regular.
  • Estimular el  reflejo de  búsqueda tocando las mejillas, los  labios la nariz y meter tetina entera cuando esté la boca bien abierta.
  • Es el niño el que controla la  velocidad y cantidad que desea tomar.
  • Dejar que haga 5-6 succiones y sacar de la boca como  el tapón de una botella de cava.
  • Iniciar de nuevo el proceso estimulando el reflejo de búsqueda, repetir hasta que el niño  se duerma o no quiera más leche.
Fotos de relactación con biberón

Fotos de relactación con biberón

A veces nos llegan a los grupos de apoyo a la lactancia madres con bebés de días que por una u otra razón nunca han cogido el pecho.

Además de darles las recomendaciones que podéis encontrar en los documentos del apartado “Guías de Lactancia Materna” del blog,  intentamos ver cómo reacciona el bebé al ponerlo al pecho, si sigue teniendo reflejo de succión o no, si agarra bien el pecho y mama.

En los casos en los que la madre no se ha estimualdo el pecho y no produce demasiada leche, es normal que el bebé aun haciendo el intento de mamar se desespere porque no sale leche, o no en la cantidad a a la que está acostumbrado con el biberón. En estos casos podemos improvisar un relactador con el propio bibe, echando la leche por el pecho.

Os muestro unas fotos. Aquí era la primera vez que el bebé cogía el pecho de su madre:



lasso julio 2009Evidentemente no es tan rápido en todos los casos, ni funciona en todas las tomas… pero aparte de conseguir que el bebé no pierda el reflejo de succión y evitar las tetinas,  el efecto psicológico en la madre de ver cómo su bebé es capaz de mamar es enorme. Le anima a trabajar para recuperar su lactancia.

No dejéis de acudir a los grupos de apoyo, en ellos encontraréis madres dispuestas a ayudaros y compartir lo que saben, y sobre todo,  dispuestas a escucharos y a animaros a seguir dándole a vuestros hijos lo mejor del mundo.

En este caso en concreto gracias a Virginia, la matrona del CAP El Lasso, porque a pesar de su gran experiencia siempre está dispuesta a preguntarnos a las demás madres cómo lo haríamos nosotras… ¡Gracias Virginia!