La lactancia es sexual

La lactancia es sexual

Cuando alguien quiere criticar sin argumentos lo que suele hacer es usar su rol de cierta autoridad para disfrazar su opinión totalmente cargada de prejuicios y miedos personales como dictamen. Si además es un profesional relacionado con la ciencia, la bata blanca creen que les sirve para justificar cualquier cosa que ellos crean como un dogma. Sustituimos la creencia ciega en la religión por la creencia ciega en el nombre de la ciencia ( aunque no haya nada de científico en su exposición)

 

Es el caso del Dr. González Cano, pediatra autor de  Víctimas de la lactancia materna.   Me parece increíble cómo alguien con tan poco conocimiento  de la fisiología humana se haya pasado 30 años ejerciendo de médico, y lo peor, continúe en activo.

Leo  estas afirmaciones en ElDiario.es:

Dar el pecho es una “esclavitud” para la madre, y es una fuente de “excitación sexual” para ella cuando se prolonga más allá de los tres o cuatro meses. Son algunas de las afirmaciones del libro “Víctimas de la lactancia materna”, firmado por un pediatra del Hospital General de Castellón, José María González Cano.

En el interior del libro, el pediatra afirma que la lactancia causa “excitación sexual” en las mujeres. Ante esto, “la mayoría de las madres mienten cuando se les pregunta”, aunque otras “lactivistas radicales” plantean “con toda naturalidad y crudeza la relación sexual madre-hijo”. El autor, además, destaca “lo que puede suceder en aquellos casos en los cuales las propias madres se exictan sexualmente con la succión y se practica el colecho tan de moda hoy día. ¡Sin comentarios!”.

Me gustaría explicarle a este doctor algunas cosas apelando a mi autoridad de mujer, madre y amamantadora, que es bastante más que la que tiene él en es tema

1-“El pecho es una esclavitud”

esclavitud.
f. Estado de esclavo.

f. Sujeción rigurosa y fuerte a las pasiones y afectos del alma.

3 f. Sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, o a un trabajo u obligación.

Usar esa expresión denota, como ya es habitual en usted una falta de respeto supina. Igual usted opina que estar disponible para alimentar a un bebé al ritmo que este necesita es una esclavitud, usted sabrá qué carencias tiene  que le hacen ver la crianza de los hijos de ese modo.

En esta relación usted pinta a las madres como víctimas de sus bebés y no me veo yo a los bebés usando algún tipo de poder para someter a sus madres. Salvo claro está, el que biológicamente, trae el ser humano de serie. No sé si usted conoce los comportamientos neuroendocrinos que se dan entre madre y bebé para instaurar y mantener la lactancia.

No conozco a ningún bebé que obligue a su madre a que le amamante, por el contrario,
las madres tienen todas la capacidad de decir “No” cuando quieran.

Infancia en las institucionesEso no es esclavitud señor González Cano. Si acaso voluntad de criar, que es lo que hacen todas las hembras mamíferas para mantener vivas a sus crías. Criar hijos es cansado, sí, y agotador sí  y no hay fiestas ni fines de semana. Pero eso no cambia aunque les destetemos, a no ser que promulgue usted junto con el destete la institucionalización del cuidado de nuestros bebés.

A algunas lo que nos parece una esclavitud es estar sometidas a políticas anticonciliación, sobre las que no le he oído a usted manifestarse, o a empresarios sin escrúpulos que siguen considerando la maternidad una lacra profesional. Esas mujeres sí son esclavas, pues por un sueldo que necesitan, se ven obligadas a tomar decisiones en contra de su voluntad.Eso es sometimiento, no que una madre ponga su cuerpo a disposición del de sus hijos.
Y a muchas lo que les parece una esclavitud es tener que pagar por un sustituto del alimento que su cuerpo produce “de serie”, con muchísimos riesgos añadidos para la salud de sus hijos.

2- “La Lactancia  es fuente de excitación sexual”

Pues sí, mire usted.
Es que resulta que por si no lo sabía, la lactancia es una faceta más de la sexualidad femenina, como la menstruación, el embarazo y el parto. Claro que usted debe ser de los que cree que la sexualidad es sólo el coito, a ser posible con el marido, la luz apagada y en la posición del misionero.
Pues lamento sacarle de su mundo machista y obsoleto Sr. González.

Las mujeres experimentamos excitación en muchos momentos de nuestra vida
y fíjese que en muchos de ellos no hay ni varón, ni coito.

Resulta que Dios, o la madre naturaleza, o la evolución o las diosas de la tierra nos dotaron de un cuerpo maravilloso. Con pezones que son zonas erógenas, en los cuales aumentan los receptores de oxitocina ya desde el embarazo, y espero que sepa usted qué cosas provoca la oxitocina, señor doctor. Sí, eso, es la hormona que hace que tengamos orgasmos. Y podemos tenerlos, afortunadamente, sin señores como usted,  sin coito . A veces incluso sin contacto propio.
¿Sabía usted que las mujeres podemos excitarnos sólo con el pensamiento? Bueno, de hecho, podemos hombres y mujeres. Vamos, inténtelo, e igual recuerda alguna ocasión en la que usted mismo sintió excitación sexual por una mirada  o una visión.

¿Sabe usted? Yo soy quiromasajista, y cuando ejercía, era habitual que al dar masajes a hombres, por el simple vaivén sobre la camilla, aunque estuviera yo masajeando su espalda, se excitaran. Eso nos lo advertían ya en la academia. Más que nada para que entendiéramos que el cuerpo reacciona a ciertos estímulos, a veces de forma involuntaria.
No estaría de más que revisara usted alguna enciclopedia de anatomía y recordara cómo funciona el cuerpo humano.

Al parecer a usted le escandaliza que las mujeres podamos sentir placer mientras amamantamos porque claro, entre otras cosas, eso aún no ha conseguido copiarlo ninguna compañía de alimentación artificial.

Pero tranquilo, porque ¿sabe? La pena es que no les pasa a todas y  a las que nos pasa, no nos pasa todo el tiempo.
Yo llevo 9 años menos 15 día amamantando ininterrumpidamente y créame que ese placer lo he experimentado menos de lo que desearía. Y algunas mujeres, no es que no lo reconozcan, es que no lo han sentido.

Imagino que porque lo difícil no es amamantar  sintiendo placer, lo difícil es hacerlo en un mundo con pediatras como usted, con embarazos medicalizados que nos alienan, con partos robados, traumáticos que nos hacen desconectarnos de nuestros propios cuerpos, con consejos irreales sobre cómo no atender al bebé en sus demandas, con machistas como usted que criminalizan el deseo de las madres de amamantar y la posibilidad de experimentar placer con ello.



Nosotras no nos avergonzamos de nuestra sexualidad Sr. González Cano, en ninguna de sus manifestaciones. 
No tenemos complejos, ni de Edipo, ni de Electra.
Sencillamente no arrojamos nuestros propios tabúes en los demás.
Ni nuestras carencias en quienes viven satisfechos.

3- “Algo horrible podría llegar a pasar”

Es usted tan despreciable que se atreve a insinuar ” que algo horrible podría llegar a pasar” en los casos en los que las madres  se excitan con la lactancia y colechan . Sea usted claro y atrévase a pronunciarlo.  Para acabar de retratarse como lo que es.

Igual no sabe lo que es la violencia de género y que la inmensa mayoría del maltrato intrafamiliar lo comenten los padres. Igual no sabe que un vinculo estrecho entre madre e hijo es un factor preventivo de la violencia y el maltrato. Igual no tiene ni idea de que sexualidad no es lo mismo que sexo y peor aún, no sabe distinguir una relación sana entre madre e hijo aunque haya corporalidad entre ambos.

4- “Lactivistas radicales”

Usted nos llama “lactivistas radicales” como queriendo ofendernos pero la verdad es que nos hace un favor.

  • Nos da la oportunidad de dejar claro ante toda la opinión pública el tipo de profesionales con que nos encontramos a veces.
  • Nos da la razón cuando decimos que las empresas de alimentación artificial les tienen de apóstoles de su marca.
  • Nos da la razón cuando denunciamos que los fracasos de la mayoría de las lactancias no son por causas inevitables sino por personas como usted.
  • Nos da la razón cuando decimos que la lactancia es cosa nuestra.
  • Y sí en algunos temas, mire usted por donde, soy muy muy radical.

Soy radical con la violencia y soy más radical aún con las mentiras y el abuso de poder.

Usted usa su posición de “poder” por su título para afirmar opiniones fuera de toda ciencia, y lo que es peor, para intentar lucrarse con ello. Así que sí, en eso tiene razón, prefiero ser una lactivista radical que una mercenaria de la salud. Sin duda las lactivistas radicales, aparte de chafarle a usted la presentación de su libro conseguimos lactancias placenteras

 

Nosotras seremos recordadas como colectivo por defender la práctica más importante de promoción de la salud pública, usted por todo lo contrario.
¿Quién da más pena aquí

Firmado
Nohemí Hervada
Madre que colecha, amamanta, y a veces, sólo a veces, muy a mi pesar, experimenta excitación sexual

Captura de pantalla 2015-02-08 11.57.55

Otros post relacionados:
Lactancia y erotismo
Parto orgásmico

El científico que quería ser Vedette

El científico que quería ser Vedette

¡Lo ha conseguido!
Un minuto en Tv cuesta una pasta, y si es en las noticias del medio día ni te cuento. Claro que ha salido usted en la cadena famosa por ser la más amarilla, no en una “de las serias”. No le ha entrevistado Punset en Redes, igual es porque Punset  no es Jorge Javier Vázquez y lo que le gusta es entrevistar científicos  y no opinólogos.
Así que, como me da que al Sr. González Cano le interesa más la publicidad que la ciencia, pues estará contento.
Sigue emperrado en que “prolongamos lactancias”, muestra evidente de que no sabe cómo funciona la lactancia.

 Dr. González Cano, ¿ha intentado usted que mame un bebé que no quiere mamar?
¿Tiene idea de cuánto cuesta a veces?
¿Sabe usted la de lactancias que han frustrado esos biberones de “ayuda” que usted y sus miles de colegas, que según usted suscriben sus palabras, recetan alegremente en vez de averiguar cómo establecer correctamente la lactancia o cómo suplementar si es necesario sin interferencia de tetinas?

“Alargar la lactancia”

Decir que “alargamos” la lactancia es como decir que frenamos el crecimiento de nuestros hijos para aprovechar la ropa.

Revela tal ignorancia y tal prejuicio que da vergüenza que su trabajo todos estos años haya sido dedicándose a tratar bebés y niños.

Revela tal falta de respeto por las madres y los padres que no sé cómo puede usted ser un funcionario público al servicio de las mismas. Nos llama estúpidas y pretende que nos quedemos calladas.

Doctor jose maria gonzalez canoA usted le parece “aberrante” que un niño mame hasta los 7 años, y yo me pregunto por qué. ¿Le parece igual de aberrante que tome leche de vaca?  Porque si el destete empieza como usted dice a los 4 meses, ¿hay que darles otras leches no?  ¿Cómo cree usted que se criaban los niños antes de que el Sr. Nestlé empezara con su emporio? Nos deberíamos haber extinguido.

Si usted estuviera realmente preocupado por el raquitismo  y la anemia ferropénica, según usted alarmante, de los niños españoles, haría un estudio serio. Y por supuesto eliminaría de la ecuación a todos los niños a los que colegas suyos obstetras, tan informados como usted, cortaron el cordón umbilical de forma prematura en el parto. Igual no lo sabe pero esa es la primera causa de las anemias en bebés.

Claro que si le echamos la culpa a la teta no tenemos que formar a los profesionales ni obligarles a actualizarse. Total, son simples madres que osan salirse del sistema comercial con prácticas punibles y deleznables, como son las multinacionales de la alimentación infantil. Empresas a las que usted desde luego  les tiene mucha más fe que a la propia biología.
Pero hacer un estudio serio y publicar los resultados en los canales adecuados lleva mucho trabajo y,  sobre todo, conlleva tener actitud de científico, es decir, buscar la verdad, no encontrar apoyo para sus teorías o mejor, para sus prejuicios personales. Además se expondría usted a la comunidad científica que miraría con lupa esos resultados. Es mucho más fácil escribir un libro con un título polémico, y esperar que entremos al trapo, para darle publicidad y venderlo.

Y sí señor González Cano, hemos caído en su trampa y hemos entrado al trapo, y le hemos hecho famoso a usted y a su libro “Víctimas de la lactancia materna”.

Pero ¿sabe usted qué?
Que me da igual. Que ha merecido la pena.

Que disfrute usted su minuto de gloria y venda usted mucho libros.
Y que su trabajo sirva de excusa científica a quienes no quieran saber la verdad. Da igual.
Porque lo importante es que le hemos demostrado que no tiene usted razón.
Porque hemos hecho que parte de la comunidad científica reaccione y le diga que no tiene usted razón
Porque le hemos demostrado que no somos pediatras pero tenemos más ciencia y más conciencia que usted.
Porque nosotras (y nosotros, que hay muchos padres en este barco) no tenemos intereses ocultos.
Porque le ha quedado claro que si nos critica vamos a reaccionar.  
Porque afortunadamente ya no vivimos en la época en que la palabra del médico era Ley porque sí.
Nosotros lo sabemos, usted al parecer no.

 

  • ¿Sabe usted cuántos niños y adultos de hoy sufren problemas graves de salud sencillamente porque fueron alimentados con un producto diferente del que biológicamente necesitamos para desarrollarnos de la mejor forma?
  • ¿Sabe cuántas madres abandonaron la lactancia sin querer por consejos como el suyo?
  • ¿Sabe usted el duelo que supone para una madre que quería amamantar el no conseguirlo?
  • ¿Sabe usted la frustración cuando con el tiempo descubre que tenía otras alternativas, que los “consejos médicos” que recibió fueron erróneos?No tiene usted ni idea de la realidad alrededor de las madres lactantes.

 

“Bebés anémicos por la teta”

Ana Vicente presidenta de AMAMANTA hablando de evidencia científica

Ana Vicente presidenta de AMAMANTA hablando de evidencia científica

Si un bebé tiene anemia se le manda hierro, no se le hace dejar la lactancia. Del mismo modo que si tengo una caries, me hago un empaste, no me arranco una muela.
Claro que si uno es representante de una empresa de muelas artificiales, pues imagine usted qué opción le convendrá más y ahí lo dejo.

Si fuera cierto que en todos los hospitales españoles hay tantos casos como usted dice de niños raquíticos imagino que la vía no es escribir un libro polémico, sino informar cada equipo de cada hospital a las autoridades sanitarias y estudiar qué pasa y por qué. Al parecer es usted el único pediatra de España que ve niños con raquitismo causado por la teta.

“Complejo de Edipo por la teta”

Cuando usted dice que criamos hijos con complejos de Edipo,  ahí  es que me pone usted en bandeja que cuestione sus conocimientos sobre del desarrollo humano.

No me consta que los pediatras sean psicólogos, la verdad, y si usted lo fuera no dudo que lo habría puesto en su CV, porque no ha dudado en firmar con todos sus títulos un libro que sólo expresa una opinión. Que tiene el mismo valor que la de un tertuliano de los programas de Tv  de la cadena en la que usted acaba de salir. Es usted  el Conde Lecquio de turno de la medicina. Le interesa más que se hable de usted que de su trabajo profesional. Le interesa más vender si libro que trabajar por la salud de los niños.

Le animo a que investigue usted los últimos descubrimientos en neurociencia. Sí, sé que el término se le antojará complicado, pero anímese, que si yo, que no he ido a al universidad y soy de letras, entiendo lo que explica esta parte de la ciencia acerca de cómo influye en el desarrollo del ser humano el estrecho apego los primeros años, igual puede entenderlo usted.

Haga un esfuerzo que igual hasta le sorprende sabe que Freud no es Dios, que muchas de sus teorías son cuestionadas por la psicología moderna  y que nuestros hijos amamantados hasta que han querido son seres sanos,  emocionalmente estables y con un grado de independencia acorde a su edad.

En fin, que yo quería haber dejado ya este tema pero es que me lo pone usted a huevo. Es lo que tenemos las lactivistas, que como diría mi amiga Irene, quien por cierto es biólog  y mujer y madre y ha dado teta, o sea que de esto sabe más que usted un rato, somos unas fundamentalistas, porque no transigimos con las mentiras.

No te pierdas estos otros artículos relacionados

Verdugos de la lactancia materna
Carta al Dr. José Mª González Cano

El Comite de Lactancia Materna de la AEPED en desacuerdo con el libro “Víctimas de la lactancia materna”
Declaración de IHAN acerca de la publicación del libro “Victimas de la lactancia materna.

nota de IHAN sobre castellón

 

Carta al Dr. José Mª González Cano

Carta al Dr. José Mª González Cano

Igual no lo sabéis, pero las madres somos “un grupo de presión con un gran poder mediático”, no lo digo yo, lo dice el Dr. González Cano y lo recoge un periódico digital al comentar la noticia de la cancelación de la presentación de su libro.

El ilustre médico que se ha consagrado por ir en contra de todas las recomendaciones y políticas de salud pública, no sólo española (AEPED), sino mundial (OMS), al parecer se siente víctima de todas las mujeres que hemos boicoteado su trabajo.
Mira por donde sí va  a haber  víctimas de la lactancia materna en esta historia:

  • El ego del pediatra
  • la librería que iba a presentar el libro
  • la editorial, sino es que fue autoedición
  • y espero que las empresas que directa o indirectamente se beneficiaban de la publicación del mismo.

 

Y le leo comentar que  “ha sufrido “inadmisibles presiones de grupos “lactivistas””  y me pregunto qué entiende este hombre por inadmisibles presiones. ¿Acaso hemos ido a su casa a pedirle explicaciones? Que yo sepa hemos hecho lo mismo que él pero con la razón y la evidencia científica de nuestro lado. Y lo hemos hecho usando el poder que tenemos, porque es nuestro.

  • Hemos exigido que no use su rol de profesional sanitario de un sistema público para ir en contra de la evidencia científica
  • Hemos pedido que apoye con estudios fiables lo que argumenta (creo que es lo habitual en ciencia si no me equivoco)
  • Hemos pedido que se le inhabilite de su cargo como responsable de la salud de cientos de niños cuando está recomendando el destete a los 4 meses, en favor por supuesto de la alimentación artificial, sabiendo todo lo que eso implica en la salud y en la economía de las familias.
  • Hemos pedido respeto por todas las madres que decidimos amamantar
  • Hemos pedido respeto incluso para las que no quieren amamantar porque es su decisión adulta y madura, no influenciada por argumentos paternalistas de “no te preocupes que no pasa nada porque es lo mismo”
  • Hemos pedido que se disculpe con todas las personas que trabajamos para ayudar a las madres que queriendo amamantar se encuentran con dificultades y con profesionales que recomiendan cosas obsoletas y contrarias a la verdad.
  • Hemos pedido que las autoridades sanitarias de este país, de una vez por todas se mojen y actúen con responsabilidad para con la actuación de este miembro de su colectivo
  • Hemos pedido que la industria de alimentación infantil deje de pasarse por el forro la Ley que les prohíbe usar a los profesionales sanitarios como enlaces para promocionar sus productos en detrimento de la lactancia materna
  • Hemos pedido en definitiva que este caso sirva para que se vea de una vez por todas si “apoyar la lactancia materna” es de boquilla o hay verdadera actitud de saber qué significa esta práctica, creer de verdad qué implica para el bebé, para la madre, para la familia y para la sociedad, y que se actúe en consecuencia.
  • Hemos pedido dejar  de  centrar el foco en las madres que no quieren amamantar, y trabajar por aquellas que queriendo no lo consiguieron e intentar aprender de sus experiencia para por un lado que consigan encontrar la forma de hacer su  duelo sanamente, y por otro saber cómo podemos contribuir a que no haya más historias de ese tipo.
  • Hemos pedido que se deje de catalogar a las madres en buenas y malas  y de alimentar una guerra que no beneficia en ningún caso ni a las madres ni a nuestros hijos.
  • Hemos pedido que todos esos miles de pediatras que según sus propias palabras suscribirán su libro  ( “su libro será “suscrito por miles de pediatras experimentados que hay en cualquier país occidental”) asuman su responsabilidad y se actualicen y se formen o que se dediquen a otra cosa. A visitadores médicos de Nestlé y compañía por ejemplo, visto lo bien que conocen ya las bondades de sus productos.

Todo eso hemos pedido Sr. González Cano, y si usted es incapaz de digerirlo y como dice siente ” “tristeza como ciudadano, tras constatar que la presión ejercida de ciertos grupos con enorme poder mediático han logrado lo que era práctica habitual en épocas que ya creíamos olvidadas en nuestro país, la cancelación de la presentación de un libro, máxime sin haberlo leído o analizado previamente”, pues le animo a que la próxima vez tenga usted en cuenta a las madres, a nuestra capacidad de reacción cuando nos tocan lo nuestro, cuando nos insulta un señor que no sabe lo más mínimo de lo que es amamantar, cuando nos llama dogmáticas  a quienes hemos dedicado miles de horas voluntarias a acudir a la llamada de socorro de madres con gritas, mastitis, baja producción, obstrucciones, perlas de leche y muchas cosas más.
A quienes cuando en realidad hay un problema nos molestamos en buscar una solución, no en saltar del barco. Porque se le olvida a usted Sr. González Cano, que ese barco es nuestro y usted no es más que alguien que cree que estaba invitado.

Carta al Doctor jose mª Gonzalez cano

 

No te pierdas estos otros artículos:

Verdugos de la lactancia materna
El científico que quería  ser vedette
El Comite de Lactancia Materna de la AEPED en desacuerdo con el libro “Víctimas de la lactancia materna”
Declaración de IHAN acerca de la publicación del libro “Victimas de la lactancia materna.

 

 

Verdugos de la Lactancia Materna

Verdugos de la Lactancia Materna

Acabo de leer esta descripción en la presentación de un libro:

La leche materna es el “patrón oro” para los primeros meses de vida, pero son muchas las madres e hijos que son “víctimas de la lactancia materna mal entendida”. Son presionadas para amamantar aunque tengan hipogalactia, grietas en el pezón, etc. Incluso les plantean dilemas morales para su reincorporación a la vida laboral. Es una falta de respeto y tienen que soportar el calificativo de “malas madres” a aquellas que optan por la Lactancia Artificial.

La LM Prolongada está generando muchos ingresos en los Hospitales por desmedro. No es lo mismo dar pecho tres meses que darlo durante seis y no digamos nada si se prolonga por encima del año de vida. Por poder hacerse, puede hacerse. Pero ¿es bueno o malo para los niños? ¿Acaso un niño de dos años de edad medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico, no es una “víctima” del actual dogmatismo? Y eso sin hablar de los complejos de Edipo severos que están aflorando ante amamantamientos tan prolongados. En contra de las Recomendaciones actuales, considero que en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida. A partir de ese momento llega la primera papilla de cereales y progresivamente de fruta, verduras etc. Si el destete es más tardío, casi siempre hay problemas con las papillas y eso conduce inevitablemente a carencias nutriciona-les y a convertir a esos niños en “victimas” del actual dogmatismo.

José María González Cano es médico pediatra del Servicio de Pediatría del Hospital General de Castellón. Desde hace 30 años dirige la Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantíl del citado Hospital. Cuenta con numerosas publicaciones científicas en revistas médicas y ha participado en numerosas conferencias de divulgación sobre nutrición, además de ser miembro de la Sociedad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil de España.

En 2013 publicó “Los 11 magníficos. La mejor estrategia de salud”.

10609720_10152565589736956_914464271388440330_n-2Antes de sentarme a escribir este post he respirado hondo un par de veces.
No hay una sola frase en esa presentación que no me genere una verdadera vergüenza. Vergüenza  como madre lactante, vergüenza como asesora de lactancia, vergüenza como  divulgadora de temas de salud materno infantil. Vergüenza como persona adulta que toma sus propias decisiones con información contrastada y veraz.
Estoy harta del paternalismo de ciertos profesionales. De médicos que se creen en poder de la verdad absoluta cuando en sus afirmaciones lo que demuestran es estar llenos de prejuicios y desinformación. De personas a las que las familias acuden con confianza y lo que hacen es seguirle el juego a las multinacionales de la alimentación infantil.
Cuando formo asesoras una de las cosas que repito es que nuestro trabajo no se trata de luchar contra nadie, que no queremos establecer bandos. Ni entre madres ni entre profesionales sanitarios y no sanitarios.
Pero leo esto y de verdad que se me remueven mis convicciones.
Y me pregunto cómo es posible que haya una ley que regule y limite la publicidad de leche artificial   y luego se permita que las sociedades médicas como colectivo y sus miembros a nivel individual hagan este tipo de publicidad directa a favor de un producto artificial.
Y me pregunto qué estadísticas maneja este señor para afirmar que los niños que son amamantados  en nuestra sociedad occidental sufren de  desnutrición. Para afirmar que  estos niños sufren problemas emocionales por no haber interrumpido un vínculo natural entre madre y niño. Para decir con esa soberbia que no introducir papillas a los 4 meses provoca carencias nutricionales.
Y me pregunto dónde están estos “salvadores” de madres y bebés a la hora de esas grietas,  y dónde están para diferenciar entre las pocas hipogalactias reales y la  mayoría no reales, que no son sino  fruto de las propias recomendaciones de algunos pediatras de limitar las tomas,  establecer horarios y recetar “ayudas” en forma de suplementos de leche artificial cuando no eran necesarios.
Si alguien sabe de lo que supone la lactancia somos las madres. Si alguien sabe de lo que sufren algunas madres cuando tienen problemas de lactancia somos las madres y asesoras que acudimos a grupos de apoyo y atendemos diariamente consultas, bien telefónicas, por correo, en grupos virtuales o en consultas personalizadas. Y flaco favor le hace este señor a la salud de una sociedad cuando en vez de trabajar en la dirección correcta, que es  difundir la información veraz: que la leche materna es el “patrón oro” durante todo el tiempo que el bebe humano tome leche, y  cuando en vez de promover la formación adecuada de todos los profesionales que rodean el embarazo, parto y crianza en lactancia, se siguen perpetuando mitos, repitiendo conceptos obsoletos, y aconsejando en base a sus propias creencias personales y no en base a la evidencia científica.
Me consta que la medicina es una rama muy particular, que tienen una gran responsabilidad ante la sociedad y que eso les da cierto rol de “autoridad” y “superioridad” a los ojos de las familias.
Por eso mismo me encantaría que cada miembro del colectivo, y no como ahora casos anecdóticos, merecieran mi respeto por formarse, informarse y rebelarse ante la presión de las multinacionales que en forma de cursos, masters, becas y más,  les tienen como sus aliados y representantes comerciales ante las familias.
Señor González Cano, espero que los beneficios que gane usted alimentando esta guerra que no beneficia a nadie, los emplee usted en mejorar la vida de esas a quienes usted llama “víctimas” y que en ocasiones no son sino madres desahuciadas del sistema sanitario que peregrinan buscando quien les dé el apoyo que quieren para conseguir nutrir a sus hijos de la forma óptima, a nivel físico y emocional.
Yo mientras, como muchas personas más, seguiré trabajando para conseguir que la lactancia sea una práctica placentera para todas las mujeres que así lo desean.  Y para establecer los fundamentos de una sociedad más sana, con una buena base física y afectiva.
Aunque a usted esto por lo que se ve, lo sonará a chino… no hay más que leerle.

ACtualización:
Carta al Dr. González Cano