¿Tu lactancia no fue como esperabas? ¿Tuviste una lactancia frustrada?

La lactancia es la forma natural de alimentar a todas las crías de los mamíferos. Esto es un hecho indiscutible.

Todos los mamíferos  han sobrevivido gracias a este proceso.

Y como todos los procesos naturales, fisiológicos, debería ser sencillo, fácil, indoloro, incluso placentero. El instinto de la madre y de la cría deberían trabajar unidos para lograr ese acople perfecto.
Pero desgraciadamente no siempre es así.

Y el simple dato de que la lactancia resulta difícil en muchas de las mujeres que lo desean es un hecho a considerar por si solo.

¿Cómo es posible que haya tantos problemas con la lactancia y tantas lactancias frustradas?
¿En qué momento de la historia toda una especie se alejó de la práctica que le aseguraba la supervivencia?
¿Qué factores intervienen?
¿Podemos hacer algo al respecto?

He tratado cientos y  cientos de madres que querían dar el pecho y tenían problemas.  Muchas los acabaron solucionando, otras no.

He visto todo tipo de reacciones entre las madres que no lograron su deseo de amamantar en exclusiva, y entre las que vieron sus lactancia totalmente frustrada.

¿Cómo se gestiona ese proceso?
¿Influye el fracaso de la lactancia en la madre?
¿Y en el bebé?
¿Y en las siguientes maternidades?

De todo esto y mucho más hablaré en la 1ª video conferencia del Club Mimos y Teta.

 

Tras la videoconferencia habrá una sesión de preguntas y respuestas, para que me plantees tus consultas relacionadas.

Los miembros del Club Mimos y Teta tienen el acceso gratis. Si aún no eres miembro del club aprovecha la oferta hasta el 23 de este mes y obtén tu acceso.

Si lo prefieres, puedes acceder a esta videoconferencia  con un pago único.
Os recuerdo que la videoconferencia se grabará para que podáis tener acceso a verla en diferido siempre que queráis.

He querido estrenar mi Club con este tema porque es la “hermana fea” de la lactancia.

Porque la que no quiere dar el pecho no tiene problema y la que quiere y  lo consigue tampoco. Pero hay cientos de mujeres que están ahí, en tierra de nadie. Con un dolor que no comprenden unas y a veces tampoco las otras.

 


Si tú has vivido esta experiencia te animo a estar el sábado 29 conmigo hablando sobre ello. Y si no, seguro que te enriquece tener esta visión de qué pasa al otro lado, y cómo podemos los demás, contribuir a sanar esa herida.

Si conoces a alguien que pueda estar interesad@ en este tema, no dudes en reenviarle el enlace.

Un abrazo a todas y GRACIAS por permitirme dedicarme a hacer lo que me gusta. ♥

Comentarios