Un paso atrás…

Dibujo de Leonardo da Vinci Ya ha pasado más de un mes… y de repente estos días he vuelto a sentir mucha angustia, tristeza, sentimiento de culpa… y algo nuevo… dolor por el olvido temprano…

Sé que es una percepción mía, que la gente no me saca el tema para no hacerme daño, porque no saben qué más (o qué menos) decir, pero que se evite el tema me duele… Prefiero llorar por hablar de mi niña a que se ignore… Es como si le fallara… como si no hubiera sido lo bastante importante, o lo bastante grande para que se la recuerde más de 1 mes…  Nadie la vio, nadie la conoció, no saben cómo era… no tienen nada que recordar. Repito que no es una crítica a nadie… es como lo siento… Es cierto que vuelvo a llorar dependiendo en qué circusntancias si hablo de ella… pero esas lágrimas son sanadoras…

Hay un refrán que dice: “No hay mayor desprecio que no hacer aprecio”, ¡cuánta razón lleva!

En estas semanas he leído mucho sobre abortos espontáneos… me imagino que buscando una razón que me ayudara a quitarme el sentimiento de culpa por si algo de lo que hubiera hecho o dejado de hacer hubiera sido la causa de la muerte de mi nenita… Y me consuela saber que estos sentimientos son normales… no son generales, porque cada persona vive este proceso de distinta forma, pero no soy la única.

Es normal que te hieran por dentro algunas palabras expresadas con todo el cariño del mundo, es normal que te sientas mal, incluso culpable, de cuando en cuando por seguir con tu vida a pesar de todo, es normal que te duela que la gente no te mencione el tema, es normal que vuelvan los sentimientos de culpa una vez desechados, es normal incluso llegar a pensar si no se equivocaron al decirte que su corazón no latía, es normal que te invadan sentimientos de ira y rabia, es normal… nadie te habla de ello pero es normal… Al final sólo te queda, como me dijo estos días una buena amiga que  pasó por lo mismo, no una, sino 3 veces, que estamos solas con nuestro dolor. Solas aunque estemos acompañadas, solas aunque tengamos gente que nos quiere, solas aunque tengamos otros motivos para seguir, solas aunque nuestros otros hijos nos ayuden a reír, solas porque nadie siente lo que sentimos nosotras.

Pero la realidad es que no estamos solas del todo. Seguro que más cerca de lo que creemos hay alguna madre con tus mismos sentimientos… Yo he tenido la suerte de econtrar ese mismo apego a la criatura no nacida en una buena amiga.  Compartimos sentimientos muy parecidos y aunque me duele haberle “removido” sus historias pasadas, me ayuda enormemente cuando hablamos de ello. Ambas sentimos a esas criaturitas que para elmundo sólo eran “fetos de x semanas” como nuestros hijos… Seguro que cuando llegue la que sería mi fecha probable de parto pensaré en que un día de esos nacería, y el año que viene en que tendría un año…

El otro día me preguntaron si tenía sólo 1 hijo y de repente contesté. “Sí”… y al segundo dije… “Sï, uno vivo y otra que murió antes de nacer”. Siento si a las personas que me rodean les molesta o entristece hablar del tema… habrá quien piense que es macabro… pero es como lo siento.

Escribo esto para que si por causalidad llega a leerlo otra madre en esta situación… no se sienta rara, ni loca ni obsesionada… esos sentimientos son parte del proceso de duelo.

Si quien lo lee es alguien que conoce a unos padres en este trance… quizás le ayude a entender cómo se vive este proceso.

He encontrado una web con Consejos para familiares y amigos de quienes han sufrido un aborto espontáneo .Este es el texto original en inglés. El texto traducido está aquí.
Creative Commons License
This obra by mimosytta.wordpress.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at mimosytta.wordpress.com.

Comentarios

  1. Niña, sabes que no ignoramos a Altair ni a ti. Cualquier mujer que merezca llamarse Madre sabe lo grande que llegó a ser en su corta vida y acaso se acerca a imaginar lo importante que será en tu recuerdo.
    Pero aun así, estamos a años luz de acompañarte en tu tristeza, en tu soledad, si no se ha pasado por esa experiencia.
    Cualquier palabra que diga va a sonar vacia.

    Si pudiera darte un abrazo y llorar contigo…

    1. Núria, Rosaelena guapas… lo sé… y la verdad es que esos pensamientos iban más enfocados hacia la gente de mi entorno “físico” que hacia mís amigas “virtuales”… Es curioso que he recibido comentarios más sentidos por correo que en persona… Me iamgino que hacer frente aldolro en persona nos corta demasiado… y a la gente, en general le resulta incómodo hablar de estos temas… Parte de mi situación angustiosa de esos días fue sentir que mucha gente de la que me rodea a diario, en realidad no me conocen… o que al menos, no comparten muchas de las cosas que para mí son importantes…
      Gracias por vuestro apoyo… sabéis que os aprecio mucho. de verdad.
      Un abrazo

  2. No sabes cómo comparto esos sentimientos……….

    Justo ahora, para estas fechas, mi hijo/a no nacido cumpliría 6 años.
    Es cierto que tengo 2 hijos maravillosos, es cierto que ya no duele igual, es cierto que normalmente “le olvido”, pero cuando llegan fechas como esa, la FPP, la FUR, cuando vas a gine/toco y te preguntan por cuantos embarazos has tenido…..recuerdas a ese hijo que se malogró, a esa ilusión tornada en dolor, y te das cuenta de que no has “superado” nada, solo has aprendido a vivir con esa ausencia……..
    Nadie, ni siquiera otra madre que haya pasado por lo mismo, ni siquiera el, también doliente por la pérdida, padre, puede comprender del todo el dolor que sientes. Tan solo hay una persona que sabe cómo te sientes…..

    Aférrate fuerte y llora. Ya sabes que hay un tiempo para reír y un tiempo para llorar. Ahora toca llorar, y lloro contigo, aunque sea en la distancia…..

    Ojalá pudieramos vernos este verano…..te daría un enorme abrazo, y lloraríamos juntas, y después nos echaríamos unas risas…..que también son necesarias.

    Besos de tu amiga Jemi

    1. Jemina : gracias por todo… no sabes la falta que me hacía saber que otra persona con la que comparto tantas cosas también me entiende en este aspecto…
      Y sí tienes razón… tendríamos que vernos y llorar y reír…
      Un beso muy fuerte de tu amiga y hermana

  3. Corazón, claro que queríamos a Altair, aunque no supiéramos que era una niña, ni tuviese nombre aún, aunque no la conociésemos. Tampoco te conozco a tí y te quiero. Y a ella la quisimos desde que supimos que estaba dentro de tí, la quisimos más cuando vimos tu barriga crecer, cuando hablábamos de naúseas y antojos… Y la lloramos (mucho) cuando supimos que nunca la veríamos. Y me entristezco contigo cuando recuerdo la fecha de aquella ecografía. Era un viernes, igual que hoy. Ese día noté a Ale como nunca, no paró de moverse en todo el fin de semana. Tal vez notaba algo raro en mi estado de ánimo, o tal vez yo me volví más hacia adentro. Hablé con ella, hablé con Carmen porque me vió llorar, y les dí las gracias por estar vivas. Ninguna de las dos ha llegado “buscada” ni “en buen momento”, pero se ama tanto a un hijo… No puedo saber lo que sientes tú, ni sé cómo ayudarte, pero aquí me vas a tener siempre, aunque sea en este medio tan frío.
    Un abrazo enooooorme.

  4. no sabes como te entiendo, yo pase por algo asi hace ahora 6 años, no lo olvidare en la vida, tengo un bebe de siete meses pero siempre digo que tengo uno vivo y otro en el cielo que es nuestro angel de la guarda. Es algo muy duro y aunque, es verdad que no hablo de ello, me acuerdo cada dia de mi vida de mi hijo querido que no vio la luz. Es algo con lo que hay que vivir pero yo creo que nunca se supera. Te mando mil abrazos y mucho animo para seguir adelante piensa que donde quiera que este tu pequeña cuidara de ti y de la gente que tu quieres.mil besos guapa

    1. Hola Vane:
      Siento lo que le pasóa tu bebé… o como me decía una amiga… lo que te pasó a ti… porque al fin y al cabo nos duele cómo sufrimos nosotros su ausencia… Yo estoy convencida de que mi bebé ahorano está… aunque confío en que la veré de nuevo algún día…
      No soy amiga de dar consejos no pedidos… pero creo que hablar de ello sí te hará bien… elige con quién… pero háblalo… date la oportunidad de ser también en cierto modo, la madre de ese bebé … Si no quieres hablarlo… escríbelo… para mí es una buena terapia… no hay mejor oído que un papel en blanco…
      Si puedo serte útil en este proceso, no dudes en escribirme…
      un abrazo

  5. […] tu blog (es fantástico, por cierto) y me he topado con la entrada del 21 de Mayo, titulado “un paso atrás”… Y no he podido hacer de menos. Tengo un cierto don (o lo tenía) para la poesía. Hacía mucho […]

  6. Contrario a lo que la mayoría de las mujeres que sufren la partida prematura de un angel, yo no sab’ia que él crecía dentro de mí, hasta el día que lo tuve entre mis manos sin vida… creí que no había nada que me hiciera dejar de llorar y de decir “no… por qué, por qué? Después vino todo lo que se hace… ir al hospital, guardar reposo y…. llorar!!
    Sentí coraje, rabia y me sentí culpable,
    Cuando me entregaron los resultado de lo que llaman “patología” los leí y parecía como si en ellos se hablara de cualquier cosa…era un bebé de 14 semanas, por Dios!!!!! Por que nadie lo entendía?

    Así que comprendo lo que sientes… un fuerte dolor en el corazón, pero también duele en lugares que uno ni siquiera sabe que existían…. el 21 de mayo de 09 sucedió y cuando creo sentirme mejor, llegan los recuerdos y me doy cuenta que nunca, nunca voy a olvidar su rostro pequeñito, hermoso y perfecto. Sólo Dios sabe lo que sentimos las mujeres que lloramos ése ángel que nunca volveremos a ver, y que siempre recordaremos.

    Dios te bendiga y nos consuele en este proceso de dolor
    Te mando un gran abrazo a tí y las que estén pasando por esto.

  7. Hola, siento mucho tu perdida, pero sobre todo el que a partir de ese momento ese vacio te acompanara eternamente. Hoy mi hijo cumpliria ocho anos y recibi un mensaje divino, que si le comento a mi familia me darian por loca. Mi pequeno de tres anos se levanto diciendo que hoy era su cumpleanos, quede petrificada al escucharlo, porque el no sabe que hoy era el dia en que nacio y murio su hermano. Mi sorpresa termino en llanto, porque han pasado ocho anos y estoy convencida de que aquella personita que Dios me envio en aquel cuerpo fragil, hoy esta conmigo, en un nino increible… con sus mismos ojos. A fin de cuentas no perdemos un hijo, ganamos un angel y un deseo increible por ser las mejores madres y vivir al maximo nuestros hijos….

    1. Hola Aime.
      Gracias por compartir algo tan íntimo y personal conmigo y con quienes leen este blog. Yo tengo mi propia opinión sobre el futuro de estos bebés no nacidos pero comparto contigo tu pena por lo que te pasó y el consuelo que, en parte, encontramos en nuestros otros hijos, que nos permiten volcar nuestro amor de forma “activa” en ellos.
      Un abrazo a ti y a tu niño y un recuerdo emotivo para el que se fue.