N

¿Quieres amamantar?

N

¿Dudas sobre si podrás o no?

N

¿Crees que sólo algunas pueden?

N

¿Crees que es cuestión de ganas o suerte?

N

¿De tener información veraz?

N

¿De contar con apoyo?

N

¿Crees que es difícil tener una lactancia exitosa y placentera?

N

¿Que si no puedes no pasa nada?

N

¿Que los niños se crían igual con biberón?

Tus respuestas a esas preguntas indicarán el nivel de conocimiento que tienes sobre este tema.  Hay muchas campañas para fomentar la lactancia materna, pero al parecer no consiguen su objetivo porque sigue habiendo mujeres que quieren y no lo consiguen o no sin dificultades. Para ellas va este apartado de mi web y mi trabajo.  Para la que quiere y lo necesita.

Porque la que no quiere no necesita ayuda. Quizás puede que necesite información completa para decidir de verdad con libertad, pero ese es otro tema.

Trabajo también para la que quiso dar la teta y no lo logró. Para ti que a veces te sorprendes preguntándote por qué tú no fuiste capaz al ver otras lactancias exitosas.  Con mujeres como tú he aprendido la importancia de dar lugar y palabras a ese duelo por la lactancia que no se consiguió. Siempre digo que he aprendido mucho de mis fracasos y aunque es cierto que mis lactancias han sido exitosas y placenteras, también empecé con dificultades y, sobre todo, he acompañado a mujeres que lo intentaron casi todo y no lo lograron. He vivido su frustración, su  tristeza, su impotencia y su duelo. Con ellas he aprendido una gran lección para mi trabajo como asesora de lactancia y formadora de asesoras.

Por todo ese bagaje de años  de aprendizaje y de desaprendizaje, de muchos cientos de madres asesoradas, de replantearme por qué hago mi trabajo, cómo lo hago y de analizar cuál es mi objetivo, hoy mi meta al trabajar no es conseguir más lactancias, ni lactancias más largas. Mi meta es que haya más maternidades placenteras, lo que en la mayoría de los casos incluirá una lactancia exitosa y cuando no, un duelo bien hecho.

El Arte de amamantar

Estando embarazada una conocida me comentó que su cuñada era  monitora de lactancia, por si necesitaba ayuda. Yo, en mi soberbia ignorancia, pensé que qué ganas tienen algunas de colgarse un título. Estaba convencida de que iba a amamantar a mi hijo del mismo modo que lo iba a parir, sin más necesidad que mi deseo. Sin necesidad de “ayuda”.

Me parecía absurdo que alguien tuviera que enseñar a las madres algo tan natural. No alcanzaba a imaginar que algo así necesitara de personas ajenas a la madre y el bebé. ¡Qué equivocada estaba!. Me equivoqué pensando que podría parir sin complicaciones  y que podría amamantar sin más. No supe cómo evitar un  parto intervenido pero afortunadamente sabía dónde acudir con mis problemas de lactancia. Afortunadamente sabía que podía contar con ayuda y lo hice.

En otros momentos de la historia ninguna mujer necesitaría acudir a una extraña a resolver sus dudas y sus problemas de lactancia. Aún hoy en algunos lugares del planeta hay mujeres que se asombrarían de saber que en este mal llamado “primer mundo” las mujeres tenemos tantos problemas para amamantar y necesitamos demasiadas veces ayuda externa.

Mujeres que fueron amamantadas, rodeadas de otras mujeres que amamantan, que han crecido viendo a su alrededor todo tipo de lactancias, aprenden el arte instintivo de amamantar.

Amamantar es biológico, somos mamíferas, estamos diseñadas para amamantar y nuestras crías vienen preparadas para mamar, sí. Pero también es cultural. Se aprende a maternar siendo maternadas y viendo maternar a nuestro alrededor.
Somos de una generación bastante poco maternada y no amamantada. No tenemos referentes familiares y culturales de lactancia. Hemos crecido bombardeadas con  imágenes de bebés tomando biberón, en posturas pensadas para tomar biberón, con ideas de horarios, tiempos y medidas. Desconocemos lo que necesitan los bebés porque hemos creado un mundo hedonista que se centra en el deseo y la necesidad del yo, del adulto.

Nos toca primero reconocer prejuicios, mitos y falsas creencias, desterrarlos y empezar a construir una maternidad biológica y culturalmente conectada con las necesidades de nuestro bebé y de la madre en la que nos hemos convertido.

Nos toca cambiar todos esos mensajes que se convierten en órdenes para nuestro subconsciente : que los bebés comen cada 3 horas, que nuestra leche puede no ser buena, que se  corta por un disgusto, que se va, que no sacia, que no alimenta…

Nos toca reconectar con nuestro instinto maternal desde lugares casi siempre desconocidos y que se nos antojan hostiles y solitarios.

Por eso es tan importante rodearnos de mujeres, de madres que maternan, que crían, que amamantan. De profesionales que saben, entienden y respetan estos procesos. De asesoras que sepan acompañar desde el más profundo respeto nuestra vivencia maternal. Todo esto para llegar a  esa sabiduría instintiva y antigua: “El Arte de Amamantar”

Ayuda con la lactancia

Los grupos de apoyo a la lactancia  “madre a madre” nacieron para cubrir ese vacío social y cultural que casi siempre apaga el instinto biológico.

Círculos de mujeres donde todas aportan su experiencia, su escucha, su apoyo, su contención. Lugares donde las madres jóvenes aprenden de las más experimentadas, donde nuestros hijos conviven con un grupo donde maternar y amamantar es la norma y no la excepción.

En estos grupos puede haber o no mujeres con formación específica para ayudar a resolver problemas, las asesoras de lactancia. En cualquier caso la labor de los grupos de apoyo es voluntaria. No es gratis, porque tiene un coste en tiempo y recursos que las propias asesoras  y madres que asisten autofinancian para el beneficio del grupo.

Cuando el grupo no es suficiente, cuando la madre quiere apoyo de una forma más personal e íntima o  cuando se necesita de forma urgente la asistencia de una asesora de lactancia, formada para ayudar a detectar problemas y a aportar soluciones, se puede contratar una asesoría privada.

Si necesitas  este servicio busca una asesora cercana  y/o un grupo de apoyo en los Directorios  que encuentras a continuación y solicita presupuesto para el servicio que mejor se adapte a tus necesidades.

Si vives en Gran Canaria y quieres contratar una asesoría privada conmigo mis tarifas son de 60€ la hora  (más desplazamiento). Puedes contactarme por WhatsApp al 606420529

En mi libro encontrarás varios artículos relacionados con la lactancia.

Cómpralo aquí impreso o en versión kindle.

Guías e información útil sobre lactancia

Enlaces de interés

Enlaces y recursos para descargar

Videos

  • Agarre correcto al pecho

 

  • Relactación

 

Teléfono

+34 606420529

Email

nohemihervada@gmail.com

1 + 3 =