Declaración sobre el Llanto de los Bebés

Cuando un recién nacido aprende
en una sala de nido que es inútil gritar…
está sufriendo su primera experiencia
de sumisión. (Michel Odent)

________________________________________

Hombres y mujeres, científicas y profesionales que trabajamos en distintos campos de la vida y del conocimiento, madres y padres preocupados por el mundo en el que nuestros hijos e hijas van a crecer, hemos creído necesario hacer la siguiente declaración:

Es cierto que es frecuente que los bebés de nuestra sociedad Occidental lloren, pero no es cierto que ‘sea normal’. Los bebés lloran siempre por algo que les produce malestar: sueño, miedo, hambre, o el más frecuente, y que suele ser causa de los anteriores, la falta del contacto físico con su madre u otras personas del entorno afectivo.

El llanto es el único mecanismo que los bebés tienen para hacernos llegar su sensación de malestar, sea cual sea la razón del mismo; en sus expectativas, en su continuum filogenético no está previsto que ese llanto no sea atendido, pues no tienen otro medio de avisar sobre el malestar que sienten ni pueden por sí mismos tomar las medidas para solventarlo.

El cuerpo del bebé recién nacido está diseñado para tener en el regazo materno todo cuanto necesita, para sobrevivir y para sentirse bien: alimento, calor, apego; por esta razón no tiene noción de la espera, ya que estando en el lugar que le corresponde, tiene a su alcance todo cuanto necesita; el bebé criado en el cuerpo a cuerpo con la madre desconoce la sensación de necesidad, de hambre, de frío, de soledad, y no llora nunca. Como dice la norteamericana Jean Liedloff, en su obra The Continuum Concept, el lugar del bebé no es la cuna ni la sillita ni el cochecito, sino el regazo humano.

Esto es cierto durante el primer año de vida; y los dos primeros meses de forma casi exclusiva (por eso la antigua famosa ‘cuarentena’ de las recién paridas); luego, los regazos de otros cuerpos del entorno pueden ser sustitutivos algunos ratos. El propio desarrollo del bebé indica el fin del periodo simbiótico: cuando el bebé empieza a andar: entonces empieza poco a poco a hacerse autónomo y a deshacerse el estado simbiótico.

La verdad es obvia, sencilla y evidente.

El bebé lactante toma la leche idónea para su sistema digestivo y además puede regular su composición con la duración de las tetadas, con lo cual el bebé criado en el regazo de la madre no suele tener problemas digestivos.

Cuando la criatura llora y no se le atiende, llora con más y más desesperación porque está sufriendo. Hay psicólogos que aseguran que cuando se deja sin atender el llanto de un bebé más de tres minutos, algo profundo se quiebra en la integridad de la criatura, así como la confianza en su entorno.

Las madres y los padres, aunque nos han educado en la creencia de que ‘es normal que los niños lloren’ y que ‘hay que dejarles llorar para que se acostumbren’, y por ello estamos especialmente insensibilizadas para que su llanto no nos afecte, a veces no somos capaces de tolerarlo. Como es natural si estamos un poco cerca de ellos, sentimos su sufrimiento y lo sentimos como un sufrimiento propio. Se nos revuelven las entrañas y no podemos consentir su dolor. No estamos del todo deshumanizadas. Por eso los métodos conductistas proponen ir poco a poco, para cada día aguantar un poquito más ese sufrimiento mutuo. Esto tiene un nombre común, que es la ‘administración de la tortura’, pues es una verdadera tortura la que infligimos a los bebés cuando hacemos ésto, y nos infligimos a nosotras mismas, por mucho que se disfrace de norma pedagógica o pediátrica.

Varios científicos estadounidenses y canadiense (biólogos, neurólogos, psiquiatras, etc.), en la década de los noventa, realizaron diferentes investigaciones de gran importancia en relación a la etapa primal de la vida humana; demostraron que el roce piel con piel, cuerpo a cuerpo, del bebé con su madre y demás allegados, produce unos moduladores químicos necesarios para la formación de las neuronas y del sistema inmunológico; en fin, que la carencia de afecto corporal trastorna el desarrollo normal de las criaturas humanas. Por eso los bebés, cuando se les deja dormir sol@s en sus cunas, lloran reclamando lo que su naturaleza sabe que les pertenece.

En Occidente se ha creado en los últimos 50 años una cultura y unos hábitos, impulsados por las multinacionales del sector, que elimina este cuerpo a cuerpo de la madre con la criatura y deshumaniza la crianza: al sustituir la piel por el plástico y la leche humana por la leche artificial, se separa más y más a la criatura de su madre. Incluso se han fabricado modelos de walkyes talkys especiales para escuchar al bebé desde habitaciones alejadas de la suya. El desarrollo industrial y tecnológico no se ha puesto al servicio de las pequeñas criaturas humanas, llegando la robotización de las funciones maternas a extremos insospechados.

Simultáneamente a esta cultura de la crianza de los bebés, se medicaliza cada vez más la maternidad de las mujeres; lo que tendría que ser una etapa gozosa de nuestra vida sexual, se convierte en una penosa enfermedad. Entregadas a los protocolos médicos, las mujeres adormecemos la sensibilidad y el contacto con nuestros cuerpos, y nos perdemos una parte de nuestra sexualidad: el placer de la gestación, del parto y de la exterogestación, lactancia incluida. Paralelamente las mujeres hemos accedido a un mundo laboral y profesional masculino, hecho por los hombres y para los hombres, y que por tanto excluye la maternidad; por eso la maternidad en la sociedad industrializada ha quedado encerrada en el ámbito privado y doméstico. Sin embargo, durante milenios la mujer ha realizado sus tareas y sus actividades con sus criaturas colgadas de sus cuerpos, como todavía sucede en las sociedades no occidentalizadas. La imagen de la mujer con su criatura tiene que volver a los escenarios públicos, laborales y profesionales, so pena de destruir el futuro del desarrollo humano.

A corto plazo parece que el modelo de crianza robotizado no es dañino, que no pasa nada, que las criaturas sobreviven; pero científicos como Michel Odent (1999 y www.primal-health.org), apoyándose en diversos estudios epidemiológicos, han demostrado la relación directa entre diferentes aspectos de esta robotización y enfermedades que sobrevienen en la edad adulta. Por otro lado, la violencia creciente en todos los ámbitos tanto públicos como privados, como han demostrado los estudios de la psicóloga suizo-alemana Alice Miller (1980) y del neurofisiólogo estadounidense James W. Prescott (1975), por citar sólo dos nombres, también procede del mal trato y de la falta de placer corporal en la etapa primera de la vida humana. También hay estudios que demuestran la correlación entre la adicción a las drogas y los trastornos mentales, con agresiones y abandonos sufridos en la etapa primal. Por eso los bebés lloran cuando les falta lo que se les quita ; ell@s saben lo que necesitan, lo que les correspondería en ese momento de sus vidas.

Deberíamos sentir un profundo respeto y reconocimiento hacia el llanto de los bebés, y pensar humildemente que no lloran porque sí, o mucho menos, porque son malos. Ellas y ellos nos enseñan lo que estamos haciendo mal.

También deberíamos reconocer lo que sentimos en nuestras entrañas cuando un bebé llora; porque pueden confundir la mente, pero es más difícil confundir la percepción visceral. El sitio del bebé es nuestro regazo: en esta cuestión, el bebé y nuestras entrañas están de acuerdo, y ambos tienen sus razones.

No es cierto que el colecho (la práctica de que los bebés duerman con sus padres) sea un factor de riesgo para el fenómeno conocido como ‘muerte súbita’. Según The Foundation for the Study of Infant Deaths, la mayoría de los fallecimientos por ‘muerte súbita’ se producen en la cuna. Los estudios demuestran que es más seguro para el bebé dormir en la cama con sus padres que dormir solo.

Por todo lo que hemos expuesto, queremos expresar nuestra gran preocupación ante la difusión del método propuesto por el neurólogo E. Estivill en su libro Duérmete Niño (basado a su vez en el método Ferber divulgado en Estados Unidos), para fomentar y ejercitar la tolerancia de las madres y los padres al llanto de sus bebés; se trata de un conductismo especialmente radical y especialmente nocivo teniendo en cuenta que el bebé está aún en una etapa de formación. No es un método para tratar los trastornos del sueño, como a veces se presenta, sino para someter la vida humana en su más temprana edad. Las gravísimas consecuencias de este método, han empezado ya a ponerse de manifiesto.

Necesitamos una cultura y una ciencia para una crianza acorde con nuestra naturaleza humana, porque no somos robots, sino seres humanos que sentimos y nos estremecemos cuando nos falta el cuerpo a cuerpo con nuestros mayores. Para contribuir a ello, para que tu hijo o tu hija deje de sufrir YA, y si te sientes mal cuando escuchas llorar a tu bebé, hazte caso, cógele en brazos para sentirle y sentir lo que está pidiendo; posiblemente sólo sea eso lo que quiere y necesita, el contacto con tu cuerpo. No se lo niegues.

9 Comentarios

  1. ivana

    Hola! me encantó este artículo. Y en general que hables de la maternidad, ya que como bien lo dices la sociedad industrializada y también muchos movimientos feministas fomentan el trabajo y lso derechos de la mujer sin darse cuenta que lo hacen a cuesta o en desmedro de la maternidad. Una etapa tan especial para una madre y que mucho se ha perdido el valor de ella.Bueno, no alargo esto y te comento lo que quiero “preguntar”:
    Ulises, mi bebe. Tiene 3 meses y medio y esta acostumbrado de chiquito que lo tengan en el regazo.Nacio cuando todos estabamos en vacaciones asique toda la atención la tenía él en la casa ( ya que vivo con mis padres). Pero desde que comenzaron las actividades laborales nos dimos cuenta que se tiene que acostumbrar a estar más en su cuna o changuito de vez en cuando ya que muchas veces llegamos al final del día muy cansados.(solo se queda enél unso 20 min cuando recién se despierta) Cuesta lograr eso porque llora con facilidad cuando lo ponemos en cualquiera de esos dos lugares e incluso se enoja tanto q se pone rojo y no para de llorar. Me gustaría saber como hacer para que de apoco(se que es un proceso) se entretenga solo con sus “animalitos” y os pueda dar algo de respiro. desde ya muchas gracias saludos ivana

    Responder
  2. la caseta d'en Jan petit

    Me ha gustado mucho y estoy totalmente de acuerdo,me gustaría compartirlo en mi blog poniendo vuestro enlace!

    Responder
    • Nohemí - Mimos y Teta

      Hola la caseta d’en Jan petit:
      Por supuesto puedes compartirlo.. a cuanta más gente llegue mejor 🙂
      Un abrazo

      Responder
  3. Macarena

    Hola, muy lindo artículo, aunque no estoy de acuerdo en un par de cosas. “El bebé criado cuerpo a cuerpo con la madre no llora nunca, y que el bebé criado en el regazo de su madre no suele tener problemas digestivos”. Les cuento que estoy muy informada gracias a Dios sobre el parto humanizado, de hecho mi bebito de 2 meses y 1/2 nació en mi casa (a pesar de todos los comentarios negativos y las condenas de todo el mundo), fue un parto largo y doloroso pero hermoso y amoroso, no lo cambiaría por nada. Las parteras fueron 3 excelentes personas y profesionales. Tuve mis clases de parto con una de ellas en mi casa también, muy individual y personalizada, ella me enseñó de la lactancia y gracias a eso no he tenido ningún problema, mi bebé gana peso formidablemente y está con lactancia materna exclusiva, ya aumentó 3 kg desde que nació. Pero llora mucho, se aburre muy rápido y empieza a llorar. Por más que esté en los brazos llora si no le estás mostrando cosas todo el tiempo y cuando digo “todo el tiempo” es ASI, a cada momento cosas nuevas (es más que extenuante). Trato de bailar con él en brazos (la espalda me está matando), trato de hacer un montón de cosas… tengo un fular pero si no estoy todo el tiempo caminando en movimiento, llora. Conclusión: gracias a la LME (la cual le doy con todo el amor del mundo y me encanta) y a que prácticamente no puedo ni comer (ni ir al baño ni nada) durante todo el día, estoy casi desapareciendo, he bajado muchos kilos y todo el mundo me dice que estoy ojerosa y demasiado delgada (estoy pesando 50kg y mido 1.74m). No tengo ayuda de nadie porque mi marido trabaja mucho y vuelve a la noche. Y ahora como si fuera poco le ha dado por tomar teta sólo por minutos (salvo a la noche que se duerme en mi pecho y está mucho más rato -duerme con nosotros en nuestra cama-), durante el día toma por 6/8 minutos y llora, ya no queire, vomita seguido (esto es nuevo). Y también ha tenido problemas de cólicos. O sea que…o soy muy mala madre y aunque trate de hacer todo lo que puedo por mi amado bebé lo hago todo mal, o el artículo está un poco errado. Me encantaría que me den ideas de lo que piensan que estoy haciendo mal. Porque de verdad me están empezando a desanimar los comentarios de la gente como por ejemplo: “dejalo llorar”, “que no duerma contigo en la cama, tiene que dormir solo”, no lo tengas demasiado en brazos”, hacé tus cosas y si llora, que llore…” etc. Ya no sé si lo estoy haciendo bien o mal! Sólo quiero ver a mi bebé feliz! Gracias!

    Responder
  4. Adri

    Macarena
    te cuento que yo pasé una experiencia similar con mi hija. Después de muchas vueltas, resultó que era alérgica a la proteína de la leche de vaca, que pasa a través de la leche materna, si vos ingerís lácteos. Por otro lado, alrededor de los dos meses del bebé es el pico de cólicos. NO SOS MUY MALA MADRE; al contrario! y todo esto pasará, ánimo! ojalá no sea alergia lo de tu bebé, pero tenelo en cuenta. Suerte!!!

    Responder
  5. Macarena

    Hola Adri gracias por escribir 🙂 por tu manera de hablar veo que sos argentina o uruguaya (yo soy de mdeo.). Hace 1 mes y 1/2 la gastroenteróloga me mandó a dejar los lácteos (cosa que me mató porque era de las que toman casi 1 lt de leche diariamente, además de yogur, manteca, quesos, y demás lácteos todos los días). Mejoró el tipo de llanto, que antes era evidente de dolor y luego no tanto. Es más empezando como una queja constante, y creciente que desencadena en llanto mientras busca a todos lados qué mirar para distraerse, cuando conoce a alguien nuevo o va a una casa que no conoce o (hasta cuando va al médico!) él está feliz de la vida super entretenido y la gente pensará que exagero porque nadie lo ve como realmente es. Y cuando salgo con él también pasa bien (a menos que me detenga en algun lugar durante mucho tiempo). Pero no es una expectativa real el querer estar todo el día con él en la calle o viendo cosas nuevas; no puedo hacer nada en mi casa. Hace un rato comí parada con el bebé en el fular y bailando sin parar para que no llorara (había cocinado una cazuela de lentejas, imaginarse que no es una comida como para comer en pleno baile…). Igual agradezo el hecho de que cuando pongo música y bailo y canto con él en el fular, por lo gral. él queda tranquilo y se entretiene, le gusta! Yo también lo disfruto pero anoche estuve desde las 12 am hasta las 6am bailando asi porque si paraba, lloraba…no hubo forma de dormirlo antes de esa hora, termino agotada. Y si se me ocurriera comentar eso con alguien, pobre de mí! La de críticas que recibiría por tenerlo en brazos tanto tiempo! Me tildarían de hereje o algo asi y a la hogera! Por eso me la tengo que bancar solita, es duro. (Mi esposo esta muy complicado con el trabajo y de noche lo quiero dejar descansar porque también está extenuado).

    Responder
    • Paula

      Hola Macarena!!!! Me he sentido mas que identificada con tu comentario, en este momento escribo con mi niño de 5 meses y medio sobre mis piernas. A veces escribir me lleva horas…. Cuento lo mio solo para que no te sientas tan sola, no para darte soluciones porque yo aun no las encuentro, jjeje. Ismael empezó a suplementar con formula al mes porque no aumentaba lo suficiente (nunca me ofrecieron opciones para mejorar la lactancia, solo agregar formula) Cuando cumplió los 5 meses cambié de pediatra, definitivamente yo cada vez tenia menos leche y la formula cada vez le caía peor. La nueva dra me dijo lo que mi instinto ya me susurraba, es preferible una zapallo u una manzana a la leche de vaca modificada. Aun no se sienta sin ayuda pero desde la primer cucharada comió de maravillas y cada vez toma mas teta y menos mamadera. Pero el comentario viene a otra cosa… desde las 8 hasta las 21 estamos solos mis niños y yo. Mi hija tiene 11 y es una inmensa ayuda, pero tambien me requiere como mama y es muy dificil! Ismael puede pasar horas llorando alzado, a veces se duerme tras 3 o 4 minutos de teta pero no puedo dejarlo en ningun lado, ni guardar la teta me deja! Muchas veces almuerzo mientras el mama, cocino con el en el fular (teniendo miles de precauciones), cargo y descargo el lavarropas con una mano…. que va, si mi espalda ya no sabe lo que es estar sin dolor. Sentarme con el calmado es casi un milagro. Para mi es un tema de energias, ayer que era domingo y estuvimos con mi esposo turnandonos toda la tarde con su llanto, vino mi hija, lo puso en el coche y lo dejo dormido en 5 minutos!!!! Realmente no sé como, pero necesitamos modificar la energia que acumulamos durante el dia porque los saturamos… repito, NO SE COMO!!! Tambien sé que todo pasa, aunque nuestro cuerpo y nuestra psiquis no resistan un llanto mas… todo pasa, y van a caminar solos, y a ir a la escuela, y a salir con amigos y a vivir solos, y vamos a recordar con enorme amor y anhelo (y lagrimas) las horas que los mecíamos pegaditos a nuestro pecho.

      Responder
  6. serebreli

    Hola macarena, me conmueve mucho tu situación. Yo ya tengo nietos pero he criado 3 hijos, dos de los cuales son gemelos!! Realmente créo que en un par de meses todo estara mas tranquilo en tu vida. Teorias acerca de como criar a los bebes siempre hubo y las seguirá habiendo. TODAS son ilusiones, intentos de tener por fin una VERDAD. Cuando crié mis hijos leiamos al Dr Spok y a otro cuyo nombre no recuerdo que era el marido de Eva Giberti y tenian una Escuela para Padres. Segui a uno y a otro, oí los consejos de pediatras, amigas y terapeutas varias. TODO me ayudó y al mismo tiempo cometi “errores” y “aciertos”. Pero aqui estoy con nietos y ayudando a criarlos. Hacé lo que sientas y te haga mejor a vos, si vos estas mas tranquila contigo misma, tu bebe lo notara.
    Cada ser que nace tiene su propia energia y una es LA MAMA QUE LE CORRESPONDE, que también tiene su propia energia y modo de manifestarse. Asique basta de normas externas, basta de la opinion de los demas.
    cariños! 🙂

    Responder
  7. serebreli

    otra cosa…con respecto a que te dirian hereje!! Siguiendo los consejos del libro del Dr Escardó (me acordé el nombre) mi primer hijo estaba desacalzo de bebe en pleno invierno!! (asi decia el libro)Un dia fui a hacer un tramite al centro, vivo en Bs As, el nene tendria unos 4 meses, un frio de pelarse , iba bien abrigadito, con su pañoleta blanca y los piecitos al aire de color bordo (yo tan tranquila, estaba haciendo lo que en ese momento era el Top de la pediatria) , un señor que caminaba por la calle vio a mi bebe y me gritó hereje 🙂 Me asuste pero segui mi camino. Ese bebe ya hombre se resfria muy poco, diria que casi nada 🙂 sale en remera cuando hay 7* de temperatura…
    Es para pensar¿no?

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. No al llanto de los bebes! « amorymamar - [...] No al llanto de los bebes! [...]
  2. Sueño Infantil | Mimos y Teta Blog - […] Declaración sobre el llanto infantil […]

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *