Historia de la Incubadora

“¿En qué lugar se debe poner a un bebé que nace antes de tiempo?”
Esa pregunta la he hecho en casi todos los talleres que he realizado en los últimos años en grupos con madres embarazadas y padres.
En el 99% de los casos, y han sido muchos cientos de personas,  la respuesta era unánime: “En la incubadora”.
Nuestra generación ya ha crecido viendo normal que este invento es el medio en el cual completar el desarrollo de estos bebés pequeños.
La ciencia avanza y en general seguimos confiando en las versiones más modernas y sofisticadas de este invento que tiene ya mas de 150 años.

Image of the zinc tub is from Hess, 1922.

Desde Jean-Louis-Paul Denucé, (1824-1889) hasta hoy la neonatología ha experimentado grandes avances.
En plena resaca aún de mi participación en el curso Kangaroula con Jill y Nils Bergman

Equipo de Formación de  Asesoras Continuum con Jill y Nils Bergman

Equipo de Formación de Asesoras Continuum con Jill y Nils Bergman

Y tras mi viaje a Cádiz para hacer llegar esta información a profesionales sanitarios (no sin muchos obstáculos),  tengo una sensación agridulce.

IncubadoraPor un lado me consta que los avances de la medicina  han  contribuido a que la tasa de mortalidad  disminuya notablemente entre los bebés que nacen antes de término, incluso los llamados grandes prematuros.

Pero por otro lado constato que  se sigue obviando una realidad fundamental:

“El hábitat del bebé, sobre todo del nacido antes de término, es el cuerpo de su madre”

Algunos trabajamos por sumar:
-Los beneficios de los cuidados  médicos neonatales y
-Los beneficios del Contacto Piel con Piel entre madre y bebé.
En palabras de Nils Bergman la meta es: “Separación cero mientras se dispensan todos los cuidados que la ciencia hace posible a estos pequeños.”

Pincha en la imagen para ver la historia completa

Pincha en la imagen para ver la historia completa

Mientras tanto, creo que es interesante conocer la Historia de la Incubadora tal y como la conocemos…  y da para pensar el nombre que se le  dio: INCUBADORA.

Podría haberse llamado “Maternadora” ,”Útero artificial”… pero no.

Se llamó incubadora, porque de hecho, se inspiró en aves que incuban, y  en un aparato diseñado para imitar esa acción.

Y ya se sabe que los humanos no somos gallinas incubando pollos, somos mamíferos.

Y la gestación  intra-útero es mucho más que dar calor a un huevo estático.

Te invito a leer esta presentación del Dr. Andrés Morilla Guzmán. Quizás te sorprenda.


(Si no la ves pincha aquí)