En el mundo del porteo  hay de todo, como en todos lados.

  • Portabebés malos, buenos, regulares y pésimos.
  • Portabebés malos usados con las mejores intenciones
  • Portabebés buenos usados muy mal
  • Portabebés para niños  recomendados para recién nacidos
  • Portabebés muy mal escogidos
  • Buenos porteadores con casi cualquier cosa
  • Malos porteadores con portabebés de lujo

Todo eso  y mucho más… como en todos lados.

Aumenta el número de familias que portean, eso es una realidad. Sólo hay que dar un paseo por una zona peatonal o ir al aeropuerto, o a cualquier lugar con mucha gente.

Cada vez se ven más bebés porteados.

Bebés porteados: bien porteados y mal porteados.

Algunos padres compran el primer portabebés que encuentran, otros padres se informan mucho antes de comprarlo, y como pasa en otros campos, depende de quién les asesore pues tendrán información más o menos correcta.
En el mundo del porteo hay vendedores, hay dependientes, hay distribuidores, hay comerciales, hay fabricantes… No todos portean, de los que portean no todos portean bien, y de los que portean bien no todos saben asesorar en porteo, ni saben asesorar en casos de necesidades especiales. Muchos ni siquiera se plantean qué factores se deben tener en cuenta  a la hora de asesorar en porteo.

Así es normal que aumente el número de portabebés no ergonómicos, o el número de mochilas ergonómicas usadas de forma incorrecta o de fulares colocados de formas imposibles.

Cada vez hay más coches en el mundo y cada vez más conductores que infringen las normas de circulación. La cantidad de usuarios no implica un mayor conocimiento de las normas ni un mayor respeto por ellos, a veces es justo lo contrario.

Yo me alegro enormemente de que el porteo esté cada vez más difundido. Siempre digo que un bebé cerca del cuerpo de su madre/padre es donde mejor va. Y por supuesto que me gustaría ver a todos esos bebés ir, además, seguros y cómodos. Ellos y sus padres.

De momento no es así.

Captura de pantalla 2014-12-27 16.13.23Veo bebés en brazos sí, y felices por ello. Pero veo que la industria de la puericultura sigue sin entender el concepto de fondo.
No se trata de inventar el artilugio más sofisticado, sino de ofrecer la mejor solución posible, y como ya se sabe, lo más sencillo suele ser lo mejor.
Veo portabebés que parecen naves espaciales, mochilas con más cierres y broches que un traje de Drag Queen. Veo adultos que portean en posiciones tan en contra de la ergonomía que lo realmente sorprendente es que repitan.

Se trata de comprender que el porteo debe respetar la posición natural de llevar a un bebé en brazos. Que no se trata ni de colgarlos, ni de aplastarlos, ni de espachurrarlos, ni de espatarrarlos… que se trata sencillamente de usar algo para mantenerlos sobre nuestro cuerpo de la forma más parecida a llevarles a pelo.

Captura de pantalla 2014-12-27 16.16.17

No es lo mismo

Me pasa con esto algo parecido a  lo que pasa con el Método canguro  y los Cuidados Madre Canguro. Que parece lo mismo pero no lo es. Se parecen, muchos creen que es lo mismo y quienes lo aplican creen que ya está, que eso es lo que deben hacer. Los que “en su hospital” hacen método canguro se sienten orgullosos. Y cuando te cuentan te dicen que ponen un rato a lo bebés sobre las madres piel con piel. Y entonces una escucha y entiende que se han quedado en el primer peldaño de esa escalera.
Como diría Casilda Rodrigáñez : “el abrazo materno no es un método”.

Del mismo modo el porteo es algo más que usar una mochila cualquiera por muy vendida que sea o muchos premios que reciba.

Entonces ¿por qué?

Captura de pantalla 2014-12-27 16.19.44Y en este punto nos seguimos preguntando por qué siguen fabricando mochilas en las que los niños parecen más cachorros felinos llevados por el cuello que bebés humanos con muy poco desarrollo. Y comprendemos que el cambio quizás no venga de los fabricantes, ni de los distribuidores. Porque al final la industria es eso: una industria. La misma que hace que dentro del mundo del “porteo ergonómico” se anuncie como la panacea mochilas no aptas para recién nacidos, o con posiciones extrañas, o que se use la excepción como la norma… Si no somos críticos desde dentro, ¿cómo lo vamos a ser con los de fuera?.
El cambio vendrá de las propias familias, de ir sembrando información correcta, con sentido común, que respete todos los aspectos del desarrollo del bebé y del cuerpo del adulto.

Que estas personas en vez de creer a pies juntillas las páginas de los propios fabricantes o distribuidores,  se animen a consultar con expertos que les expliquen claramente las diferencias. Con expertas en el porteo, con experiencia propia y formación específica, con capacidad de autocrítica y afán de continuar aprendiendo.
Y mientras… pues mientras iremos viendo que poco a poco van cambiando cosas… de momento a este bebé ya no le van dando patadas al caminar porque por fin lo han puesto “a la altura de sus besos”

 

Habrá que decirles que quiten de su catálogo fotos como estas:

Captura de pantalla 2014-12-27 15.39.40Captura de pantalla 2014-12-27 15.44.22

 

Es cierto que hemos visto marcas dar un paso atrás para no perder cuota de mercado, pero también hemos visto a otras “recular ” en su argumento de que no se debe portear en la espalda, y ahora ofrecen una mochila con esa opción, incluso con un puente más ancho y sostén en la cintura, nada que ver con sus modelos emblemáticos en los que el bebé iba literalmente colgando…

Captura de pantalla 2014-12-27 15.38.59

 

No sé si llegaremos a ver la reconversión total de estas marcas en ergonómicas y si algún día reconocerán la labor de asociaciones como Red Canguro en la difusión del porteo y del porteo correcto. Aunque como ya he dicho ese ninguneo del trabajo de asociaciones como esta no parte solo de la industria de las “colgonas” .
A algunas nos da igual porque no trabajamos esperando ver lo que hacen otros.

Trabajamos por y para los bebés y sus familias.

Intentamos mejorar en lo que sabemos y en cómo lo transmitimos. Formamos asesoras y a profesionales relacionados con bebés y madres para aumentar el conocimiento y la sensibilidad.
No queremos “meter miedo” sobre las colgonas o sobre las malas mochilas. Lo que queremos es que las familias disfruten de ir juntos, de forma cómoda, segura y ergonómica.

Innovamos investigando formas de Porteo No hiperpresivo® porque nos preocupa la salud del adulto también, especialmente de la madre tras el embarazo y parto.

Si eres un padre o madre que busca y/o usa un portabebés y no sabes si es el más adecuado o no para tu bebé y para ti… estamos para resolver tus dudas.

Busca una Asesora de Porteo cualificada: Ese es nuestro trabajo. 

El de las madres y padres es el de buscar la información correcta, decidir y asumir las consecuencias de las decisiones… como en todo otro aspecto de la vida de nuestros hijos.

Y  a la pregunta del título del artículo:
¿Son tan malas las colgonas?

A la que podríamos sumar:
¿Son tan malas las mochilas con reductor?

No te voy a responder yo, mi trabajo es que sepas responderte tú.

Asesorarte