¿Qué es un Portabebés Ergonómico?

¿Qué es un Portabebés Ergonómico?

cuerpo humano- da vinci.

¿Qué significa ergonómico?

¿Quién decide si un artículo lo es?

¿Llamar a algo ergonómico lo convierte en ergonómico si no lo es?

¿Puede algo ergonómico ser no adecuado en algún caso?

¿Cómo podemos los padres saber cuando nos intentan dar gato por liebre en relación al porteo ergonómico?

.

silla ergonómicaHace años la palabra “ergonómico” no estaba en mi vocabulario. Soy de la generación de llevar bolsos llenos de libros al colegio,  de sentarnos en las mismas sillas y pupitres, midiéramos lo que midiéramos, y de las que hizo deporte con un mismo tipo de zapatillas deportivas, fuera gimnasia, correr o baloncesto.

A mi generación la ergonomía nos llegó tarde, cuando compramos la primera silla para el ordenador de esas de apoyar las rodillas.
.
Pero fui madre y al portear empecé a interesarme en cómo hacerlo bien.
La primera mochila que casi todas las del gremio conocimos como ergonómica, fue la ERGO  y a partir de ahí, según aumentaba nuestro conocimiento y experiencia fuimos aprendiendo a distinguir (más o menos) qué era un portabebés ergonómico y por qué.

Y entonces editamos guías para distinguir los portabebés “correctos” de los que no, sobre todo cuando hablábamos de mochilas. Parecía que estaba claro, se trataba de “ergonómicas” versus “colgonas”.
Pero nada más lejos de la realidad.

El enemigo en casa

mochila anunciada como ergonómica que no lo es

A medida que la práctica del porteo se extendía aumentaban los portabebés “correctos” mal colocados, o sea, que dejaban de ser todo lo ergonómicos que podían ser. Las marcas de mochilas y otros sistemas de porteo no tan ergonómicos, empezaron a sacar sus “versiones ergonómicas” modificando en algo los originales.

Eso hace que la pregunta que más recibo a nivel personal y que más observo en los grupos de porteo, como el de Red Canguro  y otros es:

“¿Me podéis decir si este portabebés es ergonómico?”

Y de ahi surgen mis preguntas del principio.

.

Observo a diario cómo empresas del sector, distribuidores, tiendas, agentes, asesoras, instructoras y educadoras  de porteo y usuarios de determinadas marcas recomiendan :

  • Portabebés concebidos para conseguir el máximo de ergonomía usados de forma totalmente antiergonómica
  • Portabebes que a priori pueden ser ergonómicos ( si se usan a partir de un determinado peso y desarrollo) recomendados para usarlos antes  o después de tiempo con lo que ya dejan de serlo.
  • Portabebés anunciados como ergonómicos, solo porque lo son algo más que algún modelo anterior
  • Portabebés anunciados como ergonómicos sin serlo
  • Portabebés antiergonómicos anunciados como ergonómicos con el aval de algún profesional de la salud

ejemplo de portabebés incumpliendo las normas de porteo seguro

En este contexto repito mi pregunta: Como no hay una “autoridad máxima” que decida  qué es y qué no es ergonómico, y quién puede o no usar ese calificativo, ¿qué hacemos?
Y mi respuesta es sencilla: tener claro los conceptos de qué es ergonomía y qué buscamos al portear y decidir en consecuencia.

 Si yo como Nohemí Hervada, por muy asesora de porteo, formadora de asesoras de porteo y consultora de porteo para marcas y empresas que sea, digo que “este portabebés es ergonómico y este otro no”, habrá quien crea en mi palabra y habrá quien  diga que con qué criterio juzgo, o lo que es lo mismo,  estaré cayendo en  lo mismo que critico que es usar mi “nombre” y mi cargo para justificar un juicio.

Creo que es más interesante definir claramente qué es ergonomía y qué buscamos de un portabebés y que sea esa la vara de medir a la hora de juzgar un sistema de porteo.

Del mismo modo que calcular una medida a ojo no es muy fiable y por eso preferimos usar una medida estándar que no deje lugar a equívocos e interpretaciones personales: el metro.

¿Qué es  ergonómico?

Definición de “ergonomía” :

RAE (Del gr. ἔργον, obra, trabajo, y -nomía).

  1. f. Estudio de datos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina.

Espasa Calpe
1.f. Ciencia que estudia la capacidad y la psicología del hombre en relación con su trabajo y la maquinaria o equipo que maneja, y trata de mejorar las condiciones que se establecen entre ellos.

En mi Escuela de Porteo Mimos y Teta explico a mis alumnas cosas como estas:

  • Según la Asociación Internacional de Ergonomía, la ergonomía es el conjunto de conocimientos científicos aplicados para que el trabajo, los sistemas, productos y ambientes se adapten a las capacidades y limitaciones físicas y mentales de la persona.
  • Según la Asociación Española de Ergonomía, la ergonomía es el conjunto de conocimientos de carácter multidisciplinar aplicados para la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar.
marsupi

La colgona de las llamadas “ergonómicas”

Teniendo en cuenta estas definiciones,   un sistema de porteo sería ergonómico cuando toma en cuenta el conocimiento existente en los distintos campos que se relacionan con el porteo  a fin de conseguir que este se adapte a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios optimizando la eficacia, seguridad y bienestar.

Así que para que un sistema de porteo o portabebés sea ergonómico no podemos obviar la biología, ni la fisiología, ni la fisionomía del bebé/niño y del adulto que portea  en general, ni los conocimientos que se van añadiendo a este campo como la neurobiología o el conocimiento del impacto en el cuerpo de la hiperpresión que produce el ejercicio o el cargar peso.

Dicho esto, cuando una marca en concreto usa el adjetivo “ergonómico” en su publicidad pero su sistema no optimiza la eficacia, seguridad y bienestar de las 2 partes implicadas en el trabajo del porteo, no merece tener ese calificativo.

Esto lo vemos habitualmente en marcas reconocidas de puericutura que valoran la importancia del contacto y la cercanía, pero

  • no tienen en cuenta la posición óptima del recién nacido, ni la forma de cargar peso que menos impacto negativo tenga en el cuerpo del adulto.
    .
  • No sirve que amplíen el puente para que el bebé no cuelgue cuando el resto de puntos a tener en cuenta para optimizar la eficacia, seguridad y bienestar no se cumplen.
    .
  • Tampoco serían ergonómicos  aquellos sistemas que por sus características no permiten la posición y el ajuste correcto que garantice la seguridad y confort máximo, sobre todo en los bebés más pequeños o con algún problema previo, como es el caso de bebé nacidos prematuros o con alguna patología, y que sin embargo publicitan  para ser usados  en esa edad o circunstancias.
    .
  • Incluso portabebés que en principio pueden ser usados de forma correcta en un tramo de edad, peso  y/o  desarrollo concreto, cuando son publicitados y usados fuera de esos márgenes pasan de ser ergonómicos a no ergonómicos.
    .

Creo que quienes trabajamos profesionalmente en el porteo debemos hacer un ejercicio serio de autoexamen y en vez de buscar el producto más vendible, trabajemos por proporcionar información correcta sobre los productos con los que trabajamos.

No hay un portabebés mejor, ni uno que sirva de forma excelente desde el minuto 0 hasta el fin de la etapa del porteo, porque portear bien depende, como hemos visto de múltiples factores, los generales y los particulares de cada tándem bebé-adulto. Por eso en vez de seguir intentando convencer de qué protabebés son ergonómicos y cuáles no, lo ideal sería que todos los padres conozcan las reglas de un porteo seguro y ergonómico, y que aprendan a distinguir en su caso cuándo se cumple y cuándo no.

Ese es el trabajo de las Asesoras de Porteo que formamos, mi equipo de formadoras y yo, tanto en nuestras formaciones individuales, como en la conjunta en Asesoras Continuum.

No queremos enseñarles las respuestas correctas a la pregunta de “¿Qué portabebés es ergonómico?”, sino  a que sepan formularle a los padres las preguntas adecuadas para que lo vean ellos mismos.

De este modo evitaremos seguir viendo fotos de padres orgullosos porteando con sistemas correctos mal utilizados, con sistemas de porteo poco confortables,  y en muchos casos, desgraciadamente,  no sólo poco ergonómicos, sino lo que es peor, poco seguros.

NOTA: LAs imágenes están subidas desde los URL originales donde están publicadas en el momento de la publicación de este post.

Porteo ergonómico

Soñar con nudos

Asesoras de Porteo Continuum

¿Porteas?
¿Te consideras experta en porteo?
¿Crees que las asesoras de porteo no podemos aportar nada que no sepas ya?

Si has respondido afirmativamente a esas preguntas:

¡¡Felicidades!!
Eres de las personas autodidactas que tanto me gustan.

Yo misma fui pionera en grabar vídeos en castellano con instrucciones de uso de portabebés, tips, consejos, comparativas y demás que posibilitasen que cualquiera aprendiera a portear de una forma sencilla y gratis.

Para mí el porteo es un pilar fundamental para criar a nuestros hijos con respeto, y de respetarnos a nosotras mismas no obligándonos a escoger entre ellos y nosotras. Siempre digo que el Porteo aúna Cuidado y Conciliación. Por eso llevo casi 8 años difundiendo los beficios del porteo y dando herramientas para su aprendizaje. Por mis talleres y charlas informativas han pasado muchos cientos de personas que solo invirtieron el tiempo que dedicaron a escucharme.

Pero en todos mis años de ser madre portedora y de conocer familias que querían portear siempre seguí aprendiendo . Viendo otras realidades y situaciones, no solo la mía, o las parecidas a la mía. He leído y visto todo lo que he podido sobre este tema. He leído y  traducido y  publicado todo lo que iba aprendiendo. En cuanto a técnica, he aprendido, he copiado, he cuestionado y criticado,  he intentado mejorar lo que había… y he inventado.

Sí, “inventado”

Porque en cierto nivel de conocimiento de un tema no te basta con conocer lo que hay. Quieres ir más allá. Eso es lo que les explico a las alumnas de mis formaciones en Porteo, tanto a las Asesoras Continuum , como a las Asesoras de Porteo Mimos y Teta, que sabrán que están en el camino de ser profesionales cuando sueñen con nudos.

Soñar con nudos como sinónimo de no dar nada por sentado, de no creer que ya está todo inventado y que una forma X de portear es el paradigma de la ergonomía.  De cuestionar siempre lo que hay para ver si se puede mejorar, o adaptar a situaciones específicas y/o particulares.
Si hay alguna forma  de obtener el mismo resultado pero de otra forma o con otro tipo de portabebés. Si podemos facilitar al máximo el uso correcto de cualquier portabebés. Si al hilo de otras investigaciones en el campo de la fisionomía podemos cuestionarnos “la forma” actual de trabajar para encontrar otra más adecuada y respetuosa.

Yo he soñado mucho con nudos, mucho. Y no es una metáfora. Más de una vez me he levantado a intentar eso que soñé. He de decir que la mayoría de las veces no lo conseguía, pero otras sí.
Y de ahí salieron variantes nuevas que en su día grabé para compartir con todos vosotros.

Variaciones de atados usando por ejemplo una anilla que en principio están pensadas solo para bandoleras:

Conseguir un nudo sencillo y alto con un mei tai que imita un nudo canguro, con lo que tiene de fresco, cómodo y práctico .

Recuerdo por ejemplo, pensar sobre todo en cómo facilitar el porteo a la espalda con fular para esos padres con miedo:

Una lucha personal que es demostrar que los preanudados existen más allá de la Cruz envuelta con las tiras por dentro:

Nohemi hervadaY ahora sigo soñando, con cómo compaginar todo lo bueno del porteo respetando nuestros cuerpos, sobre todo el de las madres, que tras el embarazo y parto tenemos un suelo pélvico no muy en forma y una faja abdominal a la que no tratamos demasiado bien.

Cada vez hay más instructoras de porteo, enseñando los mismos nudos, con las misma viejas técnicas. A mis asesoras yo las animo no a copiarme y perpetuar lo que yo creo que es lo correcto, sino a que me cuestionen y se planteen cómo mejorar lo que yo misma hago.

Me dicen algunas que cuando empezaron el curso creían que iban a salir con muchas respuestas…
y que ahora lo que tienen son más preguntas.

Para mí ese es el camino de una buena formadora: contribuir a que mis asesoras tengan una mentalidad analítica.
Que analicen los portabebés, los nudos, la forma de realizarlos, para que si pueden, dejen el mundo del porteo mejor que cuando llegaron a él. Que sueñen con nudos… que los consigan, que los graben y que nos los enseñen.

porteo ergonómico

Esas son las Asesoras que yo formo. Las que te ayudarán a encontrar no “el mejor portabebés” o “el mejor nudo”, sino la solución a tu caso particular, teniendo en cuenta lo que otras aún ni se plantean.

Porque nosotras…

Nosotras soñamos con nudos

 

Asesoras Continuum

 

El porteo con niños grandes

El porteo con niños grandes

Una de las pregunta que oímos habitualmente quienes usamos portabebés con niños grandes es
-“¿no te duele la espalda”?
Está muy arriba en la lista junto con
-” ¿Este niño no sabe caminar?”
-“¿Cuándo vas a bajar de ahí?”
-“¿No te da vergüenza con lo mayor que eres que te lleven en brazos?”
 
 y un largo etcétera.

Obviando el tema de lo maleducada que puede resultar a veces la gente en lo que respecta a decirle a otros cómo criar a su hijos y/o en insultar a un niño por ir en brazos, lo  cierto  es que a muchos les sorprender ver a niños  de 2, 3 o más años siendo porteados

Pero

  • ¿es realmente necesario portear niños más allá de la primera fase en brazos“?
  • ¿es cierta la respuesta que damos a quienes nos preguntan cuando decimos que  no nos pesan?
  •  ¿o es que “aguantamos” porque nos encanta usar nuestros portabebés y disfrutar de ese contacto íntimo?

El Porteo más allá de la primera etapa

Iker- mei taiSolemos decir que el porteo es adictivo.  Muchas de las que tenemos niños grandes añoramos el tiempo en que nuestro hijo era un bebé y lo llevábamos casi todo el día pegadito a nosotros. Eso no significa que seamos mártires de la causa, es decir,  que sufrimos estoicamente con tal de  “alargar” esta etapa más allá de lo normal.

El porteo es un medio para compaginar el cuidado de nuestros hijos con el  resto de quehaceres de nuestra vida como adultas.Hay una etapa en la que portear es una actividad  intensa, cuando el bebé no tiene movimiento autónomo,  pero  esa intensidad en cuanto a tiempo suele ir reduciéndose  a medida que los niños crecen y piden suelo y movimiento propio,

Cuando portamos a niños “mayores” no lo hacemos para privarles de una etapa necesaria en su desarrollo ni porque queramos alcanzar ninguna “meta”. Porteamos  para seguir dándoles esos momentos de contacto que siguen necesitando más allá de lo que la gente considera normal.  Los padres que porteamos solemos estar más dispuestos a atender las necesidades de nuestros hijos y reconocemos cuándo, por ejemplo, a pesar de saber y poder caminar, prefieren ser llevados en brazos, bien por cansancio, bien por necesidad de contacto, bien por el disfrute de ir cerca de nosotros interactuando en el camino.

En algunos casos nuestros hijos querrán ser porteados un par de años máximo y en otros, esa etapa durará más tiempo. No hay reglas.  Cada niño es diferente, con ritmos y necesidades únicos. Los padres que porteamos niños, no bebés, no les obligamos a ir en brazos, sólo respondemos a su demanda.

.

..

¿Qué pasa con la espalda del adulto que portea?

He escuchado muchas veces a madres porteadoras decir que el porteo no afecta al cuerpo de quien portea, mientras el niño vaya bien colocado y la persona que portea se haya acostumbrado a la carga de peso  de forma gradual.

He de decir que eso no es del todo cierto.
LA realidad es que cargar peso tiene un impacto en el cuerpo, siempre. Carguemos 3 kilos o carguemos, 15, siempre hay impacto, y por supuesto, a mayor peso, mayor impacto. Y no sólo en la espalda, como toda actividad que realizamos, incluido el deporte, afecta a todos nuestros sistemas y estructuras.

¿Entones es negativo el porteo con niños que pesan bastante?

En estos temas no hay una respuesta única que sirva para todos.

Yo  mismo, al comienzo de mi trabajo creía y enseñaba el porteo y sus consecuencias con un alcance menor a lo que enseño hoy.

Antes de revisar este artículo esta era mi explicación sobre el porteo

texto anterior

El impacto de portear

porteo no hiperpresivo®Hace ya años que me interesé por profundizar en el impacto del porteo en el cuerpo de las madres. De ahí surgió el concepto Porteo No Hiperpesivo® *, de mi trabajo de investigación y cuestionamiento del impacto que portear y las técnicas que usábamos para portear tenían en nuestro organismo. Sobre todo en el de las madres, ya que somos nosotras las que vivimos un embarazo y un parto ( o cesárea) con las consecuencias que tienen esas experiencias en nuestro organismo.

Una vez más fui pionera en ir más allá de las explicaciones típicas de repartir el peso en los hombros, ajustar bien para evitar rebote y acostumbrase al peso de forma gradual. En mi trabajo con mujeres, viendo el impacto de lo que hacemos con nuestro cuerpo cuando pasan los años,  cada vez era más consciente de que nos faltaba información y conciencia sobre nuestro cuerpo, nuestra postura, nuestros hábitos.

Para algunas personas cargar 20 kilos puede no suponer un gran  impacto en sus estructuras, pero para otras puede ser bastante dañino.  Influyen muchas cosas, como el estado físico previo, los hábitos posturales y la conciencia de cómo hacerlo con el menor impacto posible.

Recordemos que por mucho que llevemos un peso bien pegado al torso o a la espalda, ese peso está ahí, incidiendo en todas nuestras estructuras y en articulaciones que a veces ya están deterioradas.   Siempre pongo el ejemplo de una mujer con artrosis en las articulaciones de la rodilla: da igual cómo de sujeto vaya ese niño, 15 o 20kg más los notará sí o sí.

“No pasa nasa”

No estoy diciendo en este artículo que no porteemos a nuestros hijos grandes, pero tampoco voy a seguir diciendo que “no pasa nada”.

Cada vez son más los casos de mujeres jóvenes con problemas articulares, con  hernias  o prolapsos en los discos intervertebrales, con el suelo  pélvico totalmente disfuncional. Me niego a obviar estos temas sólo por defender una práctica que por otro lado es uno de los pilares de mi trabajo.

 Creo que lo mejor para defender el porteo es no negar la realidad,
y esta es, que a veces  el porteo está desaconsejado.

Tomar la decisión de ir por la vida con una sobrecarga de peso ( sea propia o añadida) siempre ha de ser una decisión propia, no impuesta desde fuera y ha de hacerse tenido conocimiento de causa.

La importancia de las Asesoras de Porteo bien formadas

Mi trabajo al formar profesionales en mi  Escuela de Porteo Mimos y Teta y en Asesoras Continuum  es sobre todo recalcar que nuestro trabajo es dar la información correcta: TODA. Nuestro trabajo es  ayudar a las madres a proveer a sus hijos el contacto que necesitan en cada etapa, cuidándose ellas también. Una asesora de porteo bien formada te dará indicaciones para que sepas  cómo minimizar el impacto  del porteo en tu cuerpo y cómo contrarrestarlo para estar en buena forma física, mental y emocional.

Una madre enferma y/o cansada  es menos deseable que una madre que conoce sus límites y no los sobrepasa. A veces es necesario que alguien nos recuerde que no hay ninguna prisa para portear a nuestro bebé la primera semana de nacido si podemos permitirnos estar en contacto piel con piel en la cama, recuperando nuestro cuerpo del parto . Si hemos sufrido una cesárea lo inteligente es postergar el porteo para darle a nuestro útero y a nuestra faja abdominal el tiempo mínimo para recuperarse sin someterlo a presiones innecesarias.

Como siempre, cada madre decidirá, porque en algunos casos me consta que el porteo  es imprescindible por las circunstancias particulares, pero mi trabajo es contribuir al bienestar de la familia, de todos, el mayor tiempo posible.  A veces hacer una pausa en el camino es más efectivo que correr.

*NOTA:
Sólo las alumnas de mi Escuela de Porteo Mimos y Teta  y Asesoras Continuum pueden utilizar la marca Porteo no Hiperpresivo® como garantía de tener una formación completa sobre este concepto.