El exceso de afecto maternal en la infancia permite una mayor capacidad para hacer frente a los momentos de ansiedad, angustia y estrés durante la edad adulta.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, han asegurado que las personas que durante la infancia recibieron mucho afecto materno de sus madres están más capacitados de adultos para hacer frente a situaciones de angustia, ansiedad y estrés, según los resultados de un estudio que se publica la revista ‘Journal of Epidemiology and Community Health’.

El estudio contó con la participación de un total de 482 personas. Los expertos procedieron a analizar sus recuerdos de cuando tenían ocho meses de edad para evaluar la relación de afecto que tuvieron con sus madres. Concretamente, los participantes tenían que evaluar “lo bien que lo había hecho la madre” con diferentes parámetros, que iban desde una actitud “negativa” a una “exagerada”. Los resultados mostraron que la mayoría (un 85%) demostró unos niveles normales de afecto y sólo uno de cada diez calificó la relación de poco afectiva. Posteriormente, se realizó una evaluación psicológica de la salud mental de los participantes a los 34 años, analizando posibles situaciones de ansiedad o angustia. Así, los investigadores detectaron que aquellos con un mayor afecto materno eran los que presentaban los niveles más bajos de ansiedad, mientras que quienes no guardaban un recuerdo agradable de sus madres reconocían más momentos de malestar general de adultos.

Estos hallazgos, según los autores, demuestran que las experiencias vitales de pequeños pueden influir en la salud del adulto, siendo así el afecto maternal el que proporciona seguridad y confianza, permitiendo también desarrollar una vida social más amplia.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original: jech.bmj.com/

J Epidemiol Community Health doi:10.1136/jech.2009.097873

Mother’s affection at 8 months predicts emotional distress in adulthood

  1. J Maselko1,
  2. L Kubzansky2,
  3. L Lipsitt3,
  4. S L Buka3

+ Author Affiliations

  1. 1Duke University, Durham, North Carolina, USA
  2. 2Harvard School of Public Health, Boston, Massachusetts, USA
  3. 3Brown University, Providence, Rhode Island, USA
  • Accepted 8 February 2010
  • Published Online First 26 July 2010

Abstract

Background Long-standing theory suggests that quality of the mother’s (or primary caregiver’s) interaction with a child is a key determinant of the child’s subsequent resilience or vulnerability and has implications for health in adulthood. However, there is a dearth of longitudinal data with both objective assessments of nurturing behaviour during infancy and sustained follow-up ascertaining the quality of adult functioning.

Methods We used data from the Providence, Rhode Island birth cohort of the National Collaborative Perinatal Project (mean age 34 at follow-up, final N=482) to conduct a prospective study of the association between objectively measured affective quality of the mother–infant interaction and adult mental health. Infant–mother interaction quality was rated by an observer when infants were 8 months old, and adult emotional functioning was assessed from the Symptom Checklist-90, capturing both specific and general types of distress.

Results High levels of maternal affection at 8 months were associated with significantly lower levels of distress in adult offspring (1/2 standard deviation; b=−4.76, se=1.7, p<0.01). The strongest association was with the anxiety subscale. Mother’s affection did not seem to be on the pathway between lower parental SES and offspring distress.

Conclusion These findings suggest that early nurturing and warmth have long-lasting positive effects on mental health well into adulthood.

29/07/2010 · Journal of Epidemiology and Community Health. 2010

Nota de Mimos y Teta

Reproduzco el artículo tal cual me lo han enviado, pero la expresión “exceso de Amor Maternal” no nos parece acertada.