¿Qué hace que algo sea erótico?

Foto tomada de XUODiario

Foto tomada de XUODiario

No habrá una sola respuesta puesto que, en general,  no nos excitan las mismas cosas a hombres que a mujeres.
Incluso dentro del mismo sexo, nuestros gustos están condicionados por nuestra cultura, nuestra educación, nuestra religión, nuestros temores y tabúes, nuestra edad, vivencias, etc.

Como me repondió M.J.M en uno de los comentarios al post Tetas al Aire, en otras culturas, incluso en la nuestra hace no tanto, era erótico ver un tobillo  o una clavícula 😉

El órgano sexual por excelencia no son los genitales, sino el cerebro, que es el que procesa los estímulos y los devuelve en forma de excitación.
Los estimulos pueden ser o no visuales, a veces una imagen “simple”  y aparentemente nada erótica, desencadena el proceso sin más.

Recordemos si no esta escena de Gilda que fue censurada en los cines españoles.

De todos modos, es un hecho que las tetas tienen una fuerte carga erótica en nuestra cultura. No entro a valorar el por qué es así aquí y no en otros lugares.  Lo que expongo es que eso no es motivo para que se coarte o incomode a una mujer por amamantar.

A día de hoy, en gran parte del mundo, la  melena suelta de una mujer tiene también mucho de sensual. Y no por ello tenemos, las que no queremos, que taparnos o raparnos.

La clave es el respeto.

 

Yo expongo estas fotos de mi cuerpo semidesnudo

Lo hago para celebrar un día, una causa.

Y lo hago para sembrar imágenes de niños (no bebés) mamando y de madres libres que amamantan sin pudor

Y lo hago también para exorcizar los restos de los complejos que he arrastrado toda mi vida.

Y lo hago porque creo firmemente que la belleza de verdad empieza por gustarse una misma

Y lo hago para que mi hija crezca sabiendo que su madre no se avergüenza de su cuerpo, sea como sea

Y lo hago porque me da la gana

 

 

Dicho esto, acepto que habrá todo tipo de visiones de la misma.

 

Quien aplauda la foto y el acto

Quien la admire por su belleza

Quien se sume a su causa

Quien la critique

Quien se sienta ofendida y juzgada

Quien se ruborice

Quien se escandalice

Incluso… Quien se excite

 

 

Acepto todo.

Pero del mismo modo que yo, al  posar así no  estoy deliberadamente juzgando a la que no amamanta (ese juicio, una vez más  se lo hace la propia mujer, no yo), el que se excita tiene que entender que esa es su reacción  y que, tendrá que gestionarla como pueda y quiera, pero respetándome a mi.

Quizás lo que debemos es asumir que la sexualidad humana está en muchísimos aspectos de la vida y que va más allá de la pareja y del coito.

Hay un humorista canario, Manolo Vieira, que en uno de sus monólogos pone en voz de uno de sus personajes esta frase:

“Mi mujer está erótica hasta fregando”

Que es algo que al parecer ha corroborado un estudio de  The Journal of Family Issues.

Si las cocinas hablaran…

 

 

Lo que es evidente es que la naturaleza, la vida misma,  es sensual. Y que hay erotismo por doquier.

 

Y cuando una persona está receptiva lo ve así, sin más.

Y la lactancia no queda fuera.

Al amamantar exponemos nuestra sexualidad y la del bebé y/o niño. No solo es que usemos una parte de nuestro cuerpo culturalmente asociado a lo sensual, (tetas de la madre y boca del bebé), sino que esas partes del cuerpo son erógenas y que además nos inundamos de la hormona del amor y placer por exelencia: la oxitocina.

Una madre que amamanta está oxitocínica, como la que tiene un orgasmo.  Y el bebé, que con la lactancia se siente colmado, satisfecho, también experimenta placer. Y pocas cosas hay más placenteras que ver experimentar placer.
La lactancia es placentera a nivel físico  porque imagino que es la forma de asegurarse que la madre estará disponible durante años para esa función. De hecho, lo es tanto, que muchas veces el deseo sexual tal y como lo percibimos hacia la pareja no aparece en semanas o meses. Muchas mujeres se sienten sexualmente satisfechas en esta etapa cuidando a su cría. No es que nos desaparezca la libido, es que está satisfecha. Y estoy convencida de que si nos quitáramos muhos tabúes y represiones experimentaríamos mucho más placer físico del que experimentamos o que lo reconoceríamos más.

Así que imagino que normalizar la lactancia no es idealizarla, ni virginizarla,  ni recluirla… ni tampoco exhibirla…  de hecho que haya que hacer fotos o tetadas no deja de ser muestra evidente de que falta mucho camino por andar.

No se reivindica lo que se tiene.

 

Reivindicamos el derecho a amamantar porque no siempre es reconocido.

Reivindicamos la información veraz porque sigue sin estar disponible.

Reivindicamos formación para los profesionales de la salud porque no la tienen.

Reivindicamos respeto porque nos lo faltan

 

Ojalá mi hija no sepa que hay un día mundial de la LM porque lo sean todos.

Y ojalá nadie pague por ver fotos que le exciten ni entren a un blog de lactancia para calmar su deseo sexual porque estén satisfechos con su vida y su sexualidad.

Pero mientras eso llega, yo he decidido posar así

 Fotos mías de Maica Luis