Sólo 13 semanas…

Este Blog siempre ha pretendido ser un lugar donde compartir información útil, práctica y positiva sobre la crianza de los hijos… A veces algunos artículos son duros porque es la realidad que tenemos… sobre todo en lo referente al desconocimiento sobre Lactancia Materna o al maltrato que reciben madre y bebé en los partos no respetados que sufrimos. Pero nunca pensé que hay un aspecto aún más duro de la Maternidad… un aspecto en el que no piensas…hasta que te toca: llorar la pérdida de un hijo… aunque se trate de un hijo no nacido.

Este es el relato de lo que  nos ha sucedido… es duro de leer porque es un suceso horrible y no hay forma (ni deseo) de ducificarlo. Es la cara dura del proceso… lo que no piensas que te puede ocurrir… y mejor así… nadie puede disfrutar algo alegre si está pensando en que le ocurra lo peor… Entonces ¿por qué hablar de ello??? Porque ocurre… y ocurre a nuestro alrededor… a veces más cerca de lo que deseamos… y no siempre sabemos qué decir…

Si te encuentras alguna vez con una madre (o unos padres) que han sufrido un aborto… nunca digas cosas como esta: “tranquila, que si te pones nerviosa es peor”, “no te preocupes, eres joven y podrás tener otro”, “mejor ahora que más tarde”, “aún no era un bebé del todo”, “al menos tienes otro hijo”, “en unos días ni te acuerdas”… Todas esas frases las he tenido que oír estos días… y sólo entiende cuánto daño hacen quien ha pasado por este trance… Si hay algo peor que la muerte de alguien querido, es que intenten minimizar ese dolor… Si ante esa situación no sabéis qué decir… no digáis nada… un abrazo o tomar la mano con afecto es suficiente…

También es justo decir que he recibido muchísimas muestras de cariño, de comprensión, de empatía… no pensé que había tanta gente que nos quería y que sufría mientras nosotros sufríamos… Es cierto que “de tus peores momentos saldrán tus mejores amigos”... GRACIAS a todos.

SÓLO 13 SEMANAS…

Ése es el tiempo que estuvo con nosotros… Nuestro bebé… vivió sólo 13 semanas… no sabemos por qué… sólo sabemos que íbamos ilusionados a ver la ecografía… Como decía Iker… íbamos a hacerle “una foto al hermanito” y al final toda nuestra ilusión se convirtió en el golpe más duro que he recibido en mi vida…“No oigo el latido del corazón”… son las palabras más duras que he oído nunca, las de la ginecóloga… No podía creerlo…. miraba a mi marido y a mi hijo como si no fuera cierto… Estaba bien… había empezado a sentirme mejor, sin naúseas… no tenía dolor…ni contracciones, ¿cómo era posible?? En un minuto pasé de decirle a la doctora que quería parir a mi bebé en casa… a hablar de ir al hospital para que lo expulsara y me hicieran un legrado… todo eso con Iker allí…mirándonos sin saber qué pasaba.

Entre llantos nos explicaron qué hacer y cómo sería el proceso… Salimos como zombies.. aunque yo me puse las gafas de sol… “para no amargarles el día a los padres que estaban en la puerta” esperando como yo, ver a su bebé… no quería que vieran nuestro sufrimiento en un día especial para ellos.

Iker, que lloraba por vernos llorar, nos miraba asustado… y le dije que mamá estaba triste porque el bebé se había ido… que estaba malito y no podía crecer más. Lloró repitiendo esas palabras… y nosotros aún lloramos más por él…

Ya en el coche sólo tuve fuerzas para llamar a Olga… la matrona que esperaba nos atendiera en nuestro soñado parto… nunca podré agradecerle lo bastante su ayuda en este trance… Siempre pensamos en la parte bonita del trabajo de comadrona..la de comadre… la de acompañar a la madre en traer una vida al mundo… pero nunca pensé en cuánta ayuda necesita una madre que tiene que despedir a su bebé…

Estamos tan perdidos ante cómo afrontar la muerte de un bebé… que ni siquiera usamos ese término… yo misma he repetido la expresión “he perdido a mi bebé”… “He perdido”… como si no supiera dónde se quedó…. pues no lo “perdí”… estaba allí, en mi vientre… sin vida… pero estaba allí… Me imagino que decir  “mi bebé ha muerto” nos suena peor… El caso es que con eufemismos o sin ellos… ya no vivía y había que sacarlo…

Cuando llegué al hospital lo primero que pregunté era por la posibilidad de que Iker se quedara conmigo… no soportaba la idea de separarme de mi niño… Pero tras explicarme los posibles efectos secundarios de la pastilla que te ponen para provocarte la expulsión del feto… pensé que no sería agradable para él ver a mamá en ese estado… Además quería intimidad para pasar por ese proceso de sacar a mi bebé de mi cuerpo… Mi marido no quería dejarme sola… pero le convencí de que yo estaba bien… pero que no nos perdonaríamos que Iker se sintiera solo por la noche… Nunca había dormido sin mamá y la teta… no quería que tampoco tuviera a papá para consolarle… Le agradezco que me escuchara y se quedara con él… abrazándole hasta dormirse diciéndole que mami le quería aunque no estuviera allí con su tetita…

Mientras tanto yo en la habitación, hablando con Olga… que me dio sabios consejos…”déjale ir, respira hondo cuando notes que va a salir y estáte tranquila… tómate tu tiempo y despídete de él… cógelo si quieres… es TU bebé”…

Y eso hice… cuando salió y le vi tan pequeñito…. pero formado… ví que era un niño… le miré, le toqué y lloré… lloré por lo que pudo ser y ya no era… Sé que ya no vivía… y ése era sólo un cuerpo sin vida… pero cuando perdemos un ser querido (otra vez la expresión errónea) casi siempre tenemos un recuerdo, una foto, un olor…algo a qué aferrarnos para recordarle… Yo no tenía nada de él… sólo la visión de ese cuerpecito… y deseé que no hubiera sufrido… que se sintiera querido el poco tiempo que vivió… Le miré queriendo grabar su imagen… me impresionó lo pequeño que era… y me sentí mal… sentí que le fallé… que había hecho algo mal… que no le pude proteger…

Cuando nació mi hijo hice mi más profunda y sincera oración a Dios… le dije que me sentía un poco como Él… por haber podido dar vida… era algo indescriptible… Pero ahora…. oré con angustia… con dolor en el alma…

Un dolor que sigue, que se calma un poco cuando miro a mi hijo Iker porque él se merece ser feliz y no vivir en constante tristeza. No pensé que fuera posible pero juraría que ahora le quiero más… porque comprendo que es un milagro que esté con nosotros, que cada día de vida a nuestro lado es un regalo, que a fuerza de ver damos por sentado… Le quiero más porque consigue que riamos con sus cosas y por momentos nos olvidemos del sufrimiento.

Todavía me duele hablar de ello aunque sé que el tiempo me ayudará a sobrellevarlo… Si aún lloro a veces por un parto traumático… cómo no llorar por no ver crecer a mi bebé…


Comentarios

  1. Nohemí, no sé que decirte, así que te dejo otro abrazo y una sonrisa de amiga. Tengo un libro para niños, del Barco de Vapor, que se llama Tanit. Es para niños más grandecitos. La historia la cuenta una niña. Su mamá tiene un accidente poco antes de cumplir y la bebita muere. Leí ese libro con 7 u 8 años y se me quedó grabada la escena en la que la hija llora y su mamá le dice que la hermanita vino al mundo para estar un tiempo calentita y oir cuánto la querían todos. He tenido abortos a mi alrededor y siempre me ha acompañado esa frase. No es que sea un alivio, ni que ayude a mitigar el dolor, pero así el hermanito mayor sabe que al bebé le llegó su cariño.
    Un abrazo grande.

    1. Rosaelena guapa… gracias… Creo que Iker lo ha entendido…a su manera y dentro de lo que se puede esperar de un niño de 3 años… A veces me ve triste o llorando y me dice: “¿Estás triste porque el bebé se ha ido mami??”… Y le digo : “sí cariño” pero mamá es muy feliz porque tú estás conmigo y porque cuando el bebé estaba enla barriguita de mamá le queríamos mucho”… Y me abrazo y me besa y me ayuda a sobrellevarlo… Al final él es mi mejor terapia…
      Un beso amiga

  2. Hola!
    Sé exactamente cómo te sientes. Pasé por lo mismo que tú hace cuatro años. Yo estaba de 18 semanas. Recuerdo el dolor que sentía cuando trataban de minimizar mi sufrimiento con frases como las que tú comentas. Lo enfadada que estaba conmigo misma por no haber sabido proteger a mi bb. La tristeza que se acomodó durante meses en nuestro hogar…

    Cuatro años después, y a pesar de que justo al año nació Lucía, aun sigo llorando por mi pequeña princesa, de la que no me pude despedir…
    Un beso.

    1. Hola Yolanda… al final lo positivo que saco de esta desgracia es aprender a escuchar con el corazón cuando otras madres me cuenten que pasaron por algo parecido… Tu pequeña princesa tuvo el mejor hogar del mundo las 18 semanas que estuvo con vosotros… no lo dudes. Un fuerte abrazo!!!

  3. Querida Nohemí: Casi lloro cuando me enteré de tu pérdida y ahora lloro a mares al leerte abrir tu corazón… tan pronto. Tienes una fuerza y una valentía sorprendentes. Igual ahora no te das cuenta, pero es así: se nota en cada línea que escribes. Te agradezco mucho que hayas compartido tu experiencia porque, a aquellas de nosotras que algún día podamos vernos en tu situación, nos resultará reconfortante recordar tus palabras y saber que no somos las únicas.
    Sé que en tu familia recibes mucho cariño y amor pero yo te mando todo mi cariño también para arroparte, reconfortante y que sepas que hoy, desde muy lejos, te siento muy cerca,
    Mayda

    1. Hola Mayda:
      Lloro al leerte porque no sé si merezco tantas palabras de cariño… gracias por tu sensibilidad, por tu apoyo y por el cariño con que lo transmites… Deseo de corazón que nunca tengas que vivir esta situación… ojalá ninguna madre del mundo se vea privada de ver crecer a su bebé sano y feliz…
      Gracias …

    1. Gracias Luisina… Sé que no es una noticia agradable de leer… pero más doloroso era no decir nada… espero que lo entendáis… gracias por acordarte de nosotros desde la otra parte del mundo.

  4. Lo siento.

    A 5000 kms ni te pude dar un beso, ni un abrazo, ni agarrarte la mano. Solo te pude hablar por telefono y en estado de shock no se piensa muy claro.

    Creo que a no ser que se pase por la misma experiencia es imposible llegar a entender, incluso imaginarse lo que sentiste y lo que sigues sintiendo. …

    Lo siento. Lo siento con todo mi corazon. Aunque no haya pasado por lo que tu estas pasando saber que sufres me hace sufrir.

    Dime cuando estas con fuerzas y ganas y me cojo un avion ese mismo dia para ir a veros y darte un abrazo, sin decir nada ni preguntar nada. Simplemente un abrazo. Mientras tanto solo te puedo mandar uno enorme desde aqui. Y otro para Casiano e Iker.

    Te quiero Doremi.

    xxx

  5. Hola!!

    Nohemí, claro es muy triste ver que otros quieran minimizar el dolor que uno como mujer experimenta al perder una parte de uno…. No existen palabras que puedan hacerte sentir mejor, por ello hoy las distancias son más cortas y quiero que sepas que estamos contigo y te acompañamos en este momento tan dificil…

    Te envio un fuerte abrazo!!

    1. Martha guapa… gracias… Es cierto que el dolor no se va… pero sentirse querida y apoyada sí reconforta… Al final el bálsamo universal es el cariño… No sé cómo lo pasarán quienes no reciban estos apoyos y palabras de ánimo… Gracias a todas…

    1. Hola PAtri… gracias por tus palabras… Realmente parece mentira como unos trozos de tela han unido algo más que a los bebés con sus mamás… verdad???
      Un abrazo y muchos besos llenos de cariño para vosotros también.

  6. Me he emocionado mucho con tu relato. Estoy segurísima de que el tiempo que estuvo se sintió muy querido y deseado. Te acompaño en el sentimiento. Un abrazo grandísimo!!

  7. Te enviaría mil abrazos,pero sé que no te consuelan. Me he emocionado con tu relato, qué valiente y generoso contarnos tus sentimientos. Gracias por ello.
    Me gustaría poder animarte y ayudarte como tú me ayudaste cuando nos conocimos en la red. Para mí era un momento durísimo, con mi casi depre. Tú me ayudaste un montón, escuchando, o más bien escribiéndome y leyéndome. Sin conocerme de nada!. Gracias!. Como no sé como ayudarte en este trance tan doloroso sólo te recomendaré una cosa, cuando recuperes fuerza física, coje a Iker, llévalo pegadito a tí todo el tiempo que se deje. Es tu medicina, Nohemí. Para mí lo fue.. Volverá la alegría, seguro, a su tiempo, por él, y él te dará las fuerzas.
    Muchos besitos.

    1. Hola Susan:
      Una de las cosas que más me ha sorprendido para bien es ver la cantidad de mensajes de cariño que he recibido… Para mí escribir es parte de mi terapia… Sobre lo que comentas, es curioso como a veces podemos encontrar la palabra adecuada a distancia… SI alguna vez ayudé a alguna mamá aunque fuera sólo a sentirse escuchada… ahora estoy recibiendo de vuelta parte de ese cariño… como dice este proverbio: “Envía tu pan sobre la superficie de las aguas, pues con el transcurso de muchos días lo hallarás otra vez”
      Y es cierto…Iker es mi mejor terapia… mi mejor medicina…
      Un fuerte abrazo y gracias!

  8. Nohemí, lamento muchísimo tu pérdida, he llorado muchisimo con tu relato….

    Beto nació de 33 semanas, cesárea por sufrimiento fetal crónico, calcificación placentaria prematura y después de unas horas del anuncio que me llevarían al hospital nació mi niño. Recuerdo al bañarame antes de la cirugía que platiqué con él, y se lo ofrecí a Dios, el dolor ante la sola posibilidad de perder a un hijo es terrible… me acuerdo que le dije a mi hijo aun dentro de mi vientre que si quería quedarse al lado de Dios y ser un angelito yo lo iba a comprender y a entender, y que lo seguiría amando pasara lo que pasara…

    y sí, los hijos son un milagro… tu angelito se llevó mucho amor, mira cuánto que muchas hemos llorado su pérdida.

    te mando un abrazo muy fuerte y toda mi admiración por ser una mamá muy amorosa…

  9. Nohemi,

    no nos conocemos, pero he visitado tu web muchas veces, y hace poco que me registré en el foro de RC (nick ojitos). Aunque tu no sepas nada de mí, yo he leído muchos de tus artículos y comentarios y me parecías una persona cariñosa, respetuosa y una mujer sabia. Al leer tu artículo sobre el camino de tándem, sentí una alegría por tí. Y ahora, al leer esta triste noticia, he llorado como hace mucho que no lloro. No puedo consolarte…sólo te puedo decir que voy a rezar por tu bébé, como siempre rezo por los no nacidos… y sabés qué… yo suelo imaginarme que estas personitas tienen almas tan cristalinas que van directamente al cielo… y desde ahí nos miran y nos esperan. a mucha gente le puede parecer infantil lo que escribo, pero no me importa. sé que un día veras a tu bébé…

    ¡Os mando todo mi cariño!

    1. Hola María (Ojitos):
      Gracias por tu comentario… Yo también encuentro consuelo en la confianza de que algún día mi nenita tendrá otra oportunidad de crecer. Soy una persona creyente y no concebiría el mundo pensando que el sinsentido de esta vida es todo lo que hay…
      Mientras tanto vamos aprendiendo a echarla de menos…
      Gracias por el cariño que nos mandas

    1. Gracias Ao, por leerme y por tomarte la molestia de mandarme tus palabras… Siento haber compartido con vosotros algo triste…
      Un abrazo

  10. bufff.. acabo de descubrir tu blog, y lo primero que leeo es esto… niña sé exactamente lo que estás passando… me ocurrió exactamente lo mismo y de las mismas semanas… es un palo y no pude dejar de llorar en dos días… luego ya lloré menos… yo no tenía ningún hijo aún… y la verdad no sabía si podría tener más, siempre te asusta cuando vuelves a estar embarazada (porque volverás a estarlo seguro :*). Ahora tengo tres niños pequeños, pero no deja de que cada día piense en el que se fue. UN BESO Y MUCHOS ÁNIMOS!! Es duro, pero poco a poco y con cariño aprenderàs a llevarlo contigo. Ánimos

    1. Hola Glòria:
      El Blog contiene muchos mensajes positivos y esperanzadores… siento que lo hayas descubierto con esta noticia que te habrá removido por dentro sentimientos tan personales y dolorosos… No sé de dónde sacáis las fuerzas quienes habéis pasado por algo así sin un hijo que os ayude a sobrellevarlo… Me imagino que en el fondo, somos más fuertes incluso de lo que nosotros mismos pensamos… Ya lo harás, seguro, pero disfruta de tus hijos y del recuerdo del que se fue…

      Un beso enorme

    2. Hola Glòria:
      El Blog contiene muchos mensajes positivos y esperanzadores… siento que lo hayas descubierto con esta noticia que te habrá removido por dentro sentimientos tan personales y dolorosos… No sé de dónde sacáis las fuerzas quienes habéis pasado por algo así sin un hijo que os ayude a sobrelelvarlo… Me imagino que en el fondo, somos más fuertes incluso de lo que nosotros mismos pensamos… Ya lo harás, seguro, pero disfruta de tus hijos y del recuerdo del que se fue…

      Un beso enorme

  11. La verdad es nunca he pasado por esa experiencia, pero de lejos se ve que no es nada agradable……
    Muchos animos!!!!!!!!!!!!

    1. Marikilla gracias por tus ánimos… Afortunadamente la mayoría de las madres nunca viven este tipo de experiencias… y de las que lo sufren, no todan lo viven igual… Si esto sirve para que tomemos todos conciencia de lo que implica y cómo ayudar… pues al menos sacaremos algo positivo…
      Un abrazo

  12. Lo que nos enseñan nuestro hijos es increíble… los que están y los que no… a veces uno no entiende por qué pasan ciertas cosas pero al final el que se ha ido te ha dejado uno de los regalos más preciados: ver la magia de la vida en Iker y en los demás y sentir que tienes un regalo cada día. Lo peor es lo que duele abrir los ojos, lo mejor lo que ves. Un beso muy fuerte.

  13. Nohemí, pocas palabras hay que puedan consolaros ante el dolor de perder un hijo. Quizás, pensar que siempre estará ahí -en vuestros corazones y recuerdos- el amor que le ofrecisteis durante esas 13 semanas de vida, os hará el camino un poco menos duro.
    Mi madre perdió a mi hermano mayor de 5 meses de gestación y de forma espontánea. Nunca nació, pero vivió en ella durante esos pocos meses y la existencia de su recuerdo aún mezcla en nosotros la pena por su desaparición y el cariño por su recuerdo.
    Un abrazo fuerte desde la isla de enfrente.

    1. Malú preciosa… gracias… ése es nuestro consuelo… que la quisimos desde que supimos que existía… aún desde antes… eperándola…
      Otro abrazo y mis mejores deseos para ti.

  14. Mihmita solo queria mandarte un GRAN abrazo para ti y los tuyos, se que no es mucho pero un poquito de calor siempre viene bien. Eres una maravillosa persona por todo lo que veo en RC ( yo soy noedan, la que no lee los post hasta el final y mete la pata hasta el fondo, sigo disculpandome por ello! lo siento!!), así que se que estas bien arropada por el calor de la gente que te quiere y admira como yo.

    Mucho amor, animo y fuerza para los tres.

    1. Noelia (noedan) cariño… no te sientas mal… ni te disculpes por desearme felicidad… Cada deseo de felicidad por mi embrazao, aun cuando ha llegado después de que nuestra nenita ya no viviera, lo he recibido como lo que es… una muestra de cariño.
      Y sí… de verdad me he sentido arropada, como dices, por mucha gente que me ha demostrado su cariño.
      Gracias preciosa.

  15. Mimita, te envío un abrazo muy muy fuerte. Ojalá estas cosas no pasaran nunca. Me ha emocionado mucho el relato, creo que eres una mamá estupenda y muy fuerte.
    muchos besos
    Cris (Muppet)

    1. Gracias Cris (Muppet)… tras hacer muchas cosas en mi vida (profesionalmente)… el único “trabajo” que me preocupa hacer bien es el de madre… Algunas cosas las he aprendido de otras madres y muchas a base de errores… y experiencias negativas… Mi parto traumático me sirvió para adentrarme en un mundo donde he conocido madres maravillosas… como tú y el resto de mamis de Red Canguro…
      Un abrazo guapa

  16. Querida nohemi, lo siento muchisimo desde lo mas profundo de mi corazon, se que no te veo hace tiempo y no se de ti, pero siempre te llevo en mi recuerdo y tus consejos siempre estan presentes.
    No hay consuelo ni palabras que puedan animar a una mama en un momento como este, solo dejarte un abrazo enorme para ti, para tu marido y para iker.
    besos
    Carlita y Barbara.

  17. Sé que me dijiste que no te leyera, pero llevaba tanto tiempo (o eso me parecía a mi) sin saber cómo estabas qué el saber es como el compartir… y aunque no pueda estar en los momentos en que necesites un abrazo, quiero que sepas que te los mando para esos y todos los momentos.. mi abrazo y mi cariño…

    Perdona si he podido herirte con mis palabras. En poco tiempo te has convertido en una amiga que se ha metido en mi corazón, en mi casa, y muchas veces me cruza la imagen de ver a nuestros enanos Gabriel e Iker jugar en la playa mientras charlamos de trapos… Gracias AMIGA por compartir incluso los momentos más dolorosos, ojala poco a poco duela menos tu herida.

    :* :* :* :*

    1. Supongo que sabes que algunas de las personas que mejor entienden muchas cosas que siento y vivo sois mis amigas virtuales… ME he sentido comprendida por gente que nunca me ha visto en persona ni dado un abrazo de verdad… y curiosamente… mucha gente de la que me ve a diario no me entiende tan bien… aunque he de decir que aquí también he tenido mucha gente que me ha demostrado su cariño… Ojalá algún día podamos vernos en persona y reír juntas viendo a Gabriel e Iker jugar, nos emocionemos con tu bebé y lloremos añorando al mío…nuestra estrella…
      Un beso AMIGA y gracias a ti :*