Fui una niña nacida en los 70, cuando no veíamos TV a diario y no éramos bombardeados con cientos de anuncios de juguetes.  Recuerdo dos muñecos en toda ni niñez ( el Baby Mocosete y la Nancy), pero recuerdo sobre todo jugar en la calle.   Como dice uno de esos pps que circulan por ahí y que de tanto en cuanto nos llega al correo, no teníamos parques con suelos de goma, los columpios eran de hierro y el suelo tierra si había suerte.

Jugábamos con casi nada, una tiza para dibujar un recorrido en el suelo y una simple piedra ( tranco, rayuela, teje…el juego tiene muchos nombres), una goma elástica, una cuerda o una pelota.

Nadie les había hablado a nuestros padres de psicomotricidad, ni de la fina ni de la gruesa, ni de estimulación temprana… y menos mal… porque a la mayoría eso de «estimulación temprana» les habría sonado a cualquier cosa menos a algo relacionado con bebés y niñós ;-).

Mis tardes de jugar en casa sin salir  no eran frente a la TV , ordenador o video juegos, sino jugando con mi prima a las tiendas. Me encantaba hacer de tendera y envolver las cosas que mi prima compraba ( yo siempre era la tendera) con papeles de las revistas de mi abuela, y sobre todo me encantaba lo de hacer las cuentas y cobrar con el dinero de papel que nos hacíamos ( mucho antes de ver un Monopoly). Ahora lo pienso y mira por donde… he acabado siendo tendera…je,je,je 🙂
Mirando hacia atrás, la mayoría de mis juguetes eran  muy baratos, por no decir  directamente gratis.

Ahora soy madre en la época en que  los niños están  expuestos a tanta publicidad que saben más nombres de marcas, que nombres propios. Con la «tecnología» tan instaurada que nuestros hijos, no es que sepan  programar el video (como nos pasaba a nosotros), sino que saben descargarse dibujos de internet. Raro es el niño que no tiene alguna maquinita con la que pasar horas entretenidos.

Si sois padres de los que no os gustan ese tipo de juegos, no os preocupéis, que el mundo comercial también nos lanza sus mensajes de «juguetes educativos», para dejarnos tranquilos: «Sí mi hijo tiene muchos juguetes… pero son educativos»

Y algunos nos preguntamos si «jugar» y «educar» pueden ( o deben) ir  en la  misma frase…

educar.

(Del lat. educāre).

1. tr. Dirigir, encaminar, doctrinar.

No  quiero hablar de los pros y/o contras de un cierto tipo de material lúdico- didáctico. Simplemente ayer me fijé en una cosa que me dio por pensar en qué tipo de juguetes les gustan realmente más a nuestros hijos.

Estábamos en una sala oyendo una conferencia y claro, cuando vas a un lugar donde hay que mantener silencio con un bebé que gatea, empieza a balbucear y que sabe chillar… la cosa es complicada. Acabas dándole para que se entretenga todo lo que llevas en el bolso.
Empiezas con su muñequito, ese que coges para que se entretenga…. nada, pasa olímpicamente de él, ya se lo sabe de memoria.

LE das las llaves, que le encantan ( las de verdad, claro, las de plástico hace tiempo que sabes que no sirven con tus hijos). Pero mala idea: hacen ruido, porque tu hija, a la que tienes sentada en el suelo a tus pies, con espacio para que camine entre 2 o 3 butacas, no se conforma con moverlas y que suenen entre sí, no. Además golpea con ellas la parte metálica de los asientos… que es más divertido como os podéis imaginar.

Le das una hoja de papel: se lo come. Que no es que eso sea tan grave… lo grave es aguantar a TODO EL MUNDO decirte que tu hija se está comiendo el papel, porque claro, todo el mundo sabe que tú eres sorda y ciega (como la canción) y no lo ves.

El tubo de máscara de pestañas ( eso sí, asegurándote que esté bien cerrado por Dios): ídem que con las llaves… a golpear la butaca.

Sigo buscando en el bolso: el monedero!!!! A todos los niños les encanta el monedero, sobre todo si lo pueden abrir y sacar las tarjetas… Pero una vez abierto y todas tus tarjetas en el suelo, que a ver a quién le importa si eres socia del RACE o de un video club… o si tienes la tarjeta Visa ORo o la normalita, la electrón… pues ya se acaba la diversión y el monedero sale volando hacia la fila delantera.

Al final… como la botella de agua está descartada porque el suelo es de moqueta y nos tememos lo peor… aparece la salvación de la tarde.

Un tubito cilíndrico del tamaño justo para cogerlo con sus manitas y que es inprescindible ya en nuestro bolso: Arnidol

Resulta que esta barrita en forma de stick que usamos para aliviar los golpes y moratones que por norma general todos los niños ( y no tan niños) sufren, fue el juguete preferido de mi hija durante unos 10 minutos… Toda una eternidad tratándose de un bebé de casi 11 meses enclaustrado en una sala con espacio reducido para moverse y en donde le dicen schhhhh en cuanto abre la boca (cosa extraña también porque el caso es que todos los adultos cuando la miren la saludan y hacen muecas).

Esta barrita cierra con una tapa a presión y Mencía se lo pasó pipa abriendo y cerrando la tapa un buen rato como os digo.

En ese momento pensé en los juegos esos de piezas que se emsamblan una dentro de otra y me dije que no hacía falta comprarlo. Mi hija descubrió cómo encajar el tubito de Arnidol el su tapa y volverlo a abrir ella solita, sin estimulación temprana ni nada.

Todo fue bien hasta que quiso comerse el interior…  entonces el juego cambió y pasó de ser «abro y cierro la tapa», a «yo lo abro, mamá lo cierra»     ( el Arnidol no debe ingerirse).

De todos modos no sé de qué me extraño… si tengo un hijo que apenas  ha tocado sus juguetes. Que prefiere 1000 veces las piedras, palos, ramas, envoltorios, cartones, cintas, perchas, botellas…. en definitiva cualquier cosa que encuentre por la calle en el suelo a sus juguetes propiamente dichos.
De hecho, a veces creo que en un desguace mis hijos serían felices.. pero como aunque nuestra casa a veces lo parezca, no es un desguace… improvisan como pueden…

Y la cocina siempre es un buen lugar para desarrollar la psicomotricidad ( la fina y la gruesa 😉 ) el equilibrio, las texturas, los tamaños, los colores, las proporciones…así de «educativa» es nuestra ludo-cocina-teca 😉

Y vuestros hijos… ¿cuáles son sus «juguetes» preferidos?

Abrir chat