¿Existe el Destete Respetuoso?

¿Existe el Destete Respetuoso?

Puedo adornar este post siendo políticamente correcta y explicando lo de que “la lactancia es cosa de 2″ y todo eso de que “ambas partes tienen derecho a ponerle fin cuando deseen ”  y sería cierto. Pero últimamente la corrección y el deseo de no ofender ( muy buen deseo por cierto) hace que usemos eufemismos para casi todo. Y los eufemismos no dejan de ser, cuando te dedicas al asesoramiento, paternalismo.

Por supuesto que en cualquier relación de  dos hay que tener en cuenta que estén a gusto ambas partes, pero lo que no puedo es apelar a mi derecho de poner fin a una relación con otro que quiere seguir y encima decir que le estoy respetando . Una cosa es el derecho y otra la justicia. Así que hablando con sinceridad:

 Cuando es la madre la que decide destetar mientras el bebé sigue reclamando teta, la palabra “respetuoso” junto a destete es un eufemismo.

 

Es como si me deja mi pareja mientras yo sigo enamorada. Por supuesto tiene derecho a irse si no me quiere o no le compensa estar conmigo o lo que sea, pero que no me diga: “te dejo porque te quiero” o “esto es lo mejor para los dos”.

Que sí, que es cierto que si alguien está contigo sin quererte mejor estás sin esa persona,  pero en ese momento tú no estás para muchas razones. A ti te han dejado y el dolor del hoy no lo calma la tranquilidad del mañana. Cuando estás de duelo sólo sientes la emoción del momento y te sientes de todo menos respetada. Cuando te abandonan te sientes abandonada. 

Si yo que soy adulta he sentido eso, imagina un bebé de meses o de pocos años que es incapaz de razonar, cómo se sentirá cuando su madre le dice que “ya no hay más teta” por la razón que sea. Cuando quieres teta y no te dan teta no te sientes respetado. 

No digo con esto que haya que seguir amamantando si no de desea. No  quiero imaginar lo que debe suponer para un bebé ser amamantado por una madre que no desea hacerlo. Sólo digo que seamos sinceras con nosotras mismas y con nuestros hijos.

 

¿Soy mala madre por querer destetar?

Esa es la pregunta  que suele surgir y que por supuesto me niego a plantear ni a responder.

No estoy criminalizando el destete ni el negar el pecho en determinados momentos -cuando ya el bebé puede comer y beber por sí mismo claro-. Yo misma a mi hija le digo que no muchas veces cuando me pide teta (cosa impensable para mí con el mayor). Lo que creo es que flaco favor nos hacemos disfrazando nuestras decisiones de otra cosa.

Si quiero destetar tengo derecho a hacerlo. Pero tengo que reconocer que mi deseo va a chocar de frente contra el derecho de mi bebé. A él no le “engañan” las etiquetas de “respetuoso”, “sin lágrimas”, “amoroso”, etc… Para él una negación a algo que no solo desea, sino que necesita, de parte de la persona que más le importa, la encargada de atender sus necesidades, es de todo menos respetuoso, ausente de lágrimas y amoroso.

Creo que cuando  buscamos  una forma de destete “sin que el bebé sufra” en el fondo buscamos que alguien nos diga que lo que hacemos no es malo, o no tan malo, que tenemos motivos justificados y que podemos hacerlo sin efectos secundarios. Y creo que del mismo modo que nadie es nadie para juzgar a otro en si decide dar o no dar teta, nadie es nadie para dar la absolución buscada. Usar eufemismos enmascara un juicio negativo hacia el acto en sí. Y si haces algo que tú misma crees que es negativo la única forma de afrontarlo sin peores secuelas es aceptándolo como es.

 

Si quieres dar teta la das y si no quieres no la das y vives sin culpar a otros de tu decisión. 
Y si quieres destetar destetas sin buscar fórmulas mágicas que borren las consecuencias negativas de tu decisión.

Dicho esto repito que no criminalizo el destete, sino la manía de vestirlo de respeto cuando sólo lo hay por una de las partes implicadas. Que no es lo mismo disolver un contrato de mutuo acuerdo que un despido improcedente.

Y añado que por supuesto no soy de las que aboga por mantener una situación que resulte insoportable a la madre por mucho que sea lo mejor para el bebé. Tampoco me gusta la frase esa de “mejor un bibe con amor que la teta de mala gana”.

Creo que sólo hay una cosa “mejor” que es que la lactancia sea disfrutada y placentera para ambas partes de principio a fin. Todo lo demás es intentar minimizar los daños colaterales al hecho de no tener lo que tendríamos que tener.

Pero como no vivimos en el mundo ideal, ni tenemos las circunstancias ideales, ni la disposición ideal, ni el entorno ideal ni lactancias ideales, pues la mayoría de las madres llega un momento que decimos: “quiero destetar”, a pesar o no, de haber dicho que nosotras esperaríamos al destete natural por parte del bebé.

La Maternidad nos enfrenta a nuestras propias incongruencias

 

Y como dije en otro post sobre el destete, mientras la decisión sea de la madre y no mediatizada por otros o por información errónea, es totalmente lícita.

.

Motivos para destetar

Hay tantos como personas aunque los más frecuentes son:

  • Agotamiento por tomas nocturnas.
    Algunos niños tienen frecuentes despertares que por mucho que se practique colecho acaban siendo agotadores, sobre todo cuando la madre tiene que madrugar  y no tiene tiempo de dormir durante el día. Una cosa es despertarse una o dos veces y otra despertarse 8 o 10 cada noche.
  • Agitación del amamantamiento.
    Una sensación de rechazo a amamantar. No es dolor y no es cansancio en sí. Las madres que lo experimentan no soportan tener al niño pegado y el grado pasa desde una pequeña sensación de intranquilidad al rechazo más absoluto.
    No creo que haya una sola causa para sentirlo, aunque a veces está asociado al deseo de la madre de “recuperar” su cuerpo tantos meses al servicio del o de los bebés, a la vuelta del deseo sexual y de la necesidad de recuperar espacios propios no tan maternales.
  • Deseo de  tener otro hijo.
    Por norma general la lactancia inhibe la ovulación durante un tiempo. Y aunque haya ovulación, si hay deseo de otro embarazo y no llega algunas madres deciden destetar pensando que igual la lactancia afecta.
  • Embarazo. 
    Durante el embarazo los pezones vuelven a ser muy sensibles y eso unido a la baja producción puede hacer que las tomas del niño se alarguen o se intensifiquen y la madre sufra dolor y/o molestias. Esto junto con el miedo a que la lactancia afecte al embarazo* puede animar a buscar el destete.
  • Nacimiento de otro hijo.
    La lactancia en tándem puede tener muchas ventajas pero también es un desafío en sí mismo. No siempre es fácil ajustar las necesidades de los 2 hijos y no todas las madres encuentran placentera ni cómoda  la situación de amamantar a dos.
  • Separaciones
    Las circunstancias personales, familiares y/o laborales pueden hacer necesario que la madre se separe del bebé/niño y se decida destetar.
  • Cansancio
    Sin más.  A veces sencillamente no se desea seguir.
  • Etc …

*No hay evidencia que la lactancia afecte negativamente al embarazo normal, pero lo que importa es lo que crea la madre, sobre todo en caso de que ocurra algo inesperado.

.

.

Cómo minimizar el sufrimiento del niño durante el destete

Esa sería para mi la forma correcta de afrontar este proceso. Nombrándolo tal cual es:

Tú tienes derecho a destetar, el mismo derecho que tiene tu hijo a no querer destetarse aún

Tú tienes derecho a destetar, el mismo derecho que tiene tu hijo a no querer destetarse aún

El niño lo va a pasar mal y yo voy a intentar minimizar ese malestar.

 

Reconocer las emociones negativas es positivo para todos los implicados. La madre porque toma conciencia de que va a necesitar paciencia y escucha y proveer más apoyo y presencia al niño para compensar de algún modo un proceso que él no ha pedido, y el niño porque necesita sentir que la negación  de su deseo no es porque no merezca ser escuchado o atendido. Que el destete no es por algo que él haya hecho mal.

Llevará tiempo que el niño acepte que no habrá teta, pero debe sentir que no es un castigo. De ahí la importancia de explicarle que es una decisión de mamá,  y no usar expresiones  que le incluyan a él y que confunden del tipo “ya eres grande para tomar teta”.

Cuando justificamos nuestra decisión usando frases que echan la responsabilidad en el niño en el fondo estamos descargándonos nosotros y dando a entender que su deseo de seguir es incorrecto. Nosotras tenemos derecho a querer destetar, el mismo derecho que tiene él a no querer destetarse. Y dado que nosotras tenemos el poder de decisión final, al menos concédamosle el derecho al pataleo.

 

 

 

Sería mucho más apropiado utilizar expresiones que reflejen más la verdad   y que pueden ser más abiertas o cerradas dependiendo si hemos decidido hacer un destete gradual o uno brusco.

  • “Mamá YA no quiere dar teta”
  • “Mamá AHORA no quiere dar teta”
  • “Mamá está cansada”
  • “Prefiero no darte teta ahora”
  • “Ahora no me apetece darte teta”

O usar algún tipo de negociación si la edad del niño lo permite:

  • “No me gusta que me cojas la teta sin pedir permiso”
  • “Las tetas son de mamá y yo decido si en este momento me apetece o no darte”
  • “Primero voy a acabar esto que estoy haciendo y después te doy teta”
  • “Te doy teta 1 (o x) minutos”
  • “Te doy teta mientras contamos hasta 20 (o x)”
  • “¿No prefieres ahora jugar un rato con mamá y dejamos la teta para después ( o para la hora de dormir, etc)?

Este tipo de frase no van a eliminar la sensación de frustración, tristeza, rabia, enfado o desconcierto del niño, pero al menos ponemos en palabras la situación real, no una disfrazada.
Y por supuesto, intentaremos, como siempre que nuestro hijo sufre, hacerle saber que estamos ahí, que es normal que sienta frustración, tristeza, rabia, enfado o desconcierto. Que le entendemos y queremos mucho.

.

¿Fórmulas Mágicas?

No hay fórmulas mágicas  para conseguir resultados idílicos.  En el mundo de la lactancia se puso de moda la frase “No ofrecer no negar”, que la verdad, no sé si a alguien le ha funcionado alguna vez,  yo no he conocido aún a ninguna.
Cada caso es diferente porque cada madre y cada hijo son diferentes.

Algunas madres una vez iniciado el proceso lo consideran algo inamovible y no retroceden nunca y otras cambian de idea y destetan varias veces al mes…Destetar y acompañar con respeto  las emociones y reacciones que desencadena en el niño esa decisión puede ser más agotador que mantener la lactancia, y eso hay que tenerlo en cuenta. A veces los perjuicios no compensan el supuesto beneficio.

Sea como fuere, todo es válido, porque cada una hará lo que sepa, pueda y quiera con las herramientas que tiene.
Como un día escribí:

 Jugamos lo mejor que podemos y sabemos con la mierda  de cartas que nos tocan en la partida.

Igual un día nuestras hijas no conocerán la palabra “destete”,  ni los términos “asesora de lactancia” o “crisis de lactancia” ni otras similares, porque hayamos conseguido normalizar lo que nunca debió dejar de ser normal.  Igual un día las madres, todas, disfrutamos la lactancia tanto o más que nuestros hijos y seamos nosotras las que hagamos el duelo cuando ellos ya no pidan más…

O igual no… quién sabe…

Entrevista a Gill Rapley sobre “Baby Led Weaning” en BBC

Entrevista a Gill Rapley sobre “Baby Led Weaning” en BBC

En este video de la BBC podéis ver a Nick Coffer,  de My Daddy Cooks  cocinando con su hijo. No dejéis de visitar su web y ver sus videos ♥

A continuación  una entrevista a Gill Rapley, una de las pioneras en el movimiento Baby Led Weaning, subtitulada al español.
Gill Rapley es autora del libro :


 

Si quieres saber más sobre el tema puedes acceder a la videoconferencia que realicé para el Club Mimos y Teta sobre este tema.

 

 

Pincha en la imagen para realizar el pago y obtener el enlace

Doctor: su trabajo es informar, el mío decidir

Doctor: su trabajo es informar, el mío decidir

Creo que después del BOE este blog es el segundo lugar donde más se cita la Ley de Autonomía del Paciente.

Es una exageración, pero no me cansaré de repetir en todos los post relacionados con decisiones médicas que tenemos unos derechos reconocidos que a veces desconocemos o a los cuales renunciamos para nuestro propio perjuicio personal y colectivo.

Ley 41/2002 de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

En ese título tenéis el PDF pero querría copiar aquí algunos puntos :

Principios básicos.


1. La dignidad de la persona humana, el respeto a la autonomía de su voluntad y a su intimidad orientarán toda la actividad encaminada a obtener, utilizar, archivar, custodiar y transmitir la información y la documentación clínica.
2. Toda actuación en el ámbito de la sanidad requiere, con carácter general, el previo consentimiento de los pacientes o usuarios. El consentimiento, que debe obtenerse después de que el paciente reciba una información adecuada, se hará por escrito en los supuestos previstos en la Ley.
3. El paciente o usuario tiene derecho a decidir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles.
4. Todo paciente o usuario tiene derecho a negarse al tratamiento, excepto en los casos determinados en la Ley. Su negativa al tratamiento constará por escrito.
5. Los pacientes o usuarios tienen el deber de facilitar los datos sobre su estado físico o sobre su salud de manera leal y verdadera, así como el de colaborar en su obtención, especialmente cuando sean necesarios por razones de interés público o con motivo de la asistencia sanitaria.
6. Todo profesional que interviene en la actividad asistencial está obligado no sólo a la correcta prestación de sus técnicas, sino al cumplimiento de los deberes de información y de documentación clínica, y al respeto de las decisiones adoptadas libre y voluntariamente por el paciente.
7. La persona que elabore o tenga acceso a la información y la documentación clínica está obligada a guardar la reserva debida.

 

Creo que solo leyendo lo resaltado en negrita ya queda claro cuál es el papel de cada uno en esta historia no?
El profesional sanitario debe informar al paciente, éste ha de decidir, el profesional respetar la libre decisión del paciente, y este asumir las consecuencias de su decisión.

¡¡Qué sencillito!!

Pero resulta que como a lo que menos acostumbrados estamos unos y otros es  precisamente a esos roles, surgen los problemas.
Muchos profesionales están acostumbrados a dar su opinión en lugar de información, y a decidir en vez de informar y los pacientes a preguntar y a que decidan por nosotros.

 

Ejemplo  habitual:

Mujer lactante que va a su médico porque tiene dolor al amamantar. No hay grietas, no hay fiebre, y el médico que en el 98% de los casos sabrá de lactancia menos que esta mujer, le dice que si le duele que tiene dos opciones, que deje de amamantar o que se aguante. Y como “solución” médica le receta  Cabergolina, (la famosa Dostinex). Evidentemente sin informar de los posibles efectos secundarios de ese medicamento.

Si ya es de juzgado de guardia que un profesional desconozca casi por completo cómo funciona uno de los mecanismos fundamentales para la vida   y supervivencia del ser humano, más penoso aún es que no lo reconozca y dé como soluciones dos opciones drásticas   y paternalistas, a saber, que “se aguante” o que corte la lactancia de raíz. Si hiciéramos los mismo con la dentadura, estaríamos todos sin dientes.  Y más que triste, es vergonzoso, que se den esas recomendaciones sin tomar en cuenta lo que puede suponer esa decisión para la madre, para el bebé, para la salud de ambos presente y futura, para su economía, para su estabilidad emocional.

Me gustaría un día sentar a esos médicos que recetan la pastilla con esa alegría con las mujeres que les creyeron y que meses o años más tarde descubrieron que había otras opciones, opciones que les fueron ocultadas y que mediatizaron su decisión. Porque además una mujer puérpera, preocupada por su hijo, y más aún si siente dolor, va a tener difícil decidir objetivamente, pero mucho más si solo se le plantea una opción tergiversada y presentada como la única solución posible.

Y eso por no citar los casos en los que luego el bebé  una vez destetado a la fuerza, con lo que eso supone, ha resultado ser alérgico a la supuesta panacea de la leche de fórmula. ¿Quién paga por esas decisiones? ¿Quién recoge los platos rotos? Evidentemente el bebé primero y su madre después. No el médico que seguirá yendo a congresos en hoteles muy lujosos patrocinados, qué casualidad, por empresas de alimentación infantil.

Creo que es hora de espabilar como pacientes y aprender a saber qué exigir,  y aprender a tomar nosotros las decisiones, sopesados todos los factores, y a poner en su sitio al que intente pasar la línea de su trabajo, esto es dar opiniones personales como dictámenes médicos, omitir información, decidir por nosotros, juzgar nuestra decisión.

A esta situación hemos llegado entre todos, ellos por pasarse, y nosotros por dejarles.

Así que a partir de ya, para anteayer, ejerzamos nuestro derecho, pidamos información, toda la información, decidamos en consecuencia y contribuyamos a tener una sociedad más empoderada, cada uno en su rol.

Por supuesto, esto aplica a las opiniones sobre estilos de crianza, al tiempo que dura nuestra lactancia,  a cómo les llevamos o si duermen en tal o cual lugar de la casa…   Y como leímos al principio, incluso a cuestiones médicas, porque es nuestro derecho decidir libremente.

Y por cierto, si eres tú madre, la que decides el destete..  que sepas que no es necesario recurrir a un medicamento tan controvertido. Sencillamente puedes espaciar tomas, o incluso dejarlas del todo, mientras te vayas extrayendo poco a poco para aliviar hasta que el pecho vaya reduciendo su producción.  Es mucho más sano, respetuoso con tu cuerpo y sus funciones y te evitas problemas indeseados.

Y por  último  y no menos importante,  recordad que si no encontráis respuesta a vuestros problemas de lactancia en vuestro profesional médico habitual, podéis  hablar con una consultora de lactancia.

 

 Otros post relacionados:
Cómo escoger pediatra

Lactancia no interrumpida

Lactancia no interrumpida

Iker mamando con 4 años y pico

Iker mamando con 4 años y pico

En el mundo de la lactancia materna hay una expresión muy usada para referirnos a la lactancia más allá de los primeros meses o años del bebé y/o niño: “Lactancia Prolongada”

Es una expresión que nunca me acabó de convencer aunque entiendo el por qué de su uso. No me convence porque el término prolongar significa  según la RAE:

prolongar.

(Del lat. prolongāre).

1. tr. Alargar, dilatar o extender algo a lo largo. U. t. c. prnl.

2. tr. Hacer que dure algo más tiempo de lo regular. U. t. c. prnl.

Ambas acepciones dan la idea de lograr artificialmente lo que naturalmente habría sido más corto, lo que aplicado a la lactancia da a entender que estamos “obligando” a nuestros hijos a mamar más de lo que sería natural.

Como he dicho antes, me consta que nadie de quienes fomentamos la lactancia materna la usamos en ese sentido, pero es lo que en realidad damos a entender a las personas fuera de nuestro ámbito.

Si muchas personas ya ven extraño amamantar a un niño que camina, de 1 ó 2 añitos, imaginad cuando ven  a uno de 4 ó 5 años… Si encima nos referimos a esa lactancia con el término “prolongada” sí les puede llevar a pensar que hemos sido las madres quienes nos hemos empeñado en que el niño siga mamando… Del mismo modo que otras se empeñan en que el niño vaya a karate o piscina aunque no le guste.

Soy firme defensora de cuidar el lenguaje que usamos porque subliminalmente (y a veces, no tanto)  éste nos influye. Del mismo modo que no tolero que nadie me diga  ” Mi niño me usa de chupete” o “Está enviciado con la Teta” y del mismo modo que critico que palabras como “mamón” o “mimoso” sean insultos. Creo que nos corresponde a nosotros empezar por cuidar nuestras expresiones para que reflejen la realidad de lo que nombran.

El otro día a raíz de un comentario que puse en el Blog de El PArto es Nuestro a un artículo de I.O. : “EL placer de la Lactancia Prolongada” donde planteé este mismo  se sugirieron varios términos para referirnos a  lo que llamo lactancia no interrumpida. Os copio los comentarios y abro el debate:

Gracias I. por este magnífico artículo. Soy madre de un hijo de 4 años y medio que aún no se ha destetado (ni le veo intención de hacerlo próximamente ;-) ) y aunque ya no me demanda teta en la calle, si surge y mama noto esas miradas de estupor, y los consabidos comentarios

Suscribo todo lo que comentaís salvo una cosa, no me gusta el término “lactancia prolongada”, porque no es así. Prolongar es estirar algo más allá del periodo normal de su duración y aqui ninguna persigue a sus hijos para que sigan mamando cundo ellos ya no quieren. Sé que soy muy “purista” con el vocabulario, pero creo que a veces nuestra forma de hablar no nos ayuda en nuestra causa. Podríamos decir “Lactancia no interrumpida”. Se admiten sugerencias ;-)
Un abrazo a todas y gracias especialmente a ti por lo que has supuesto para muchas de nosotras.

Nohemí
Mimos y Teta

  • María

    Nohemí, es cierto, yo soy otra de las “obsesivas” del lenguaje… La verdad es que imagino que el término “lactancia prolongada” proviene de la comparación con la “lactancia estandarizada” (6 meses en el mejor de los casos), pero como las comparaciones son odiosas, sería bueno buscar otra palabra. La que propones me gusta ;)

  • Esmeralda

    A mi tampoco me gusta el término “lactancia prolongada”. Parece que estamos hablando de algo que prolongamos-estiramos-alargamos más allá de su duración natural porque a nosotras nos da la gana (y total como el bebé es incapaz de opinar se tiene que aguantar).

    Si llamamos lactancia “prolongada” a la lactancia materna en un bebé de 12 meses…….. cómo vamos a denominar una lactancia materna al llegar a los 2,3,4….años ????? Siguiendo en esta línea, al llegar a estas edades, tendríamos que hablar entonces de lactancia “exagerada” o algo asi ¿no?

    Hay que tener en cuenta que la gente que nos juzga lo hace desde el punto de vista de una una sociedad que considera normal destetar a los 4 meses.Les estamos dando la razón con esa palabra equivocada.Cuando decimos estoy dando a mi hij@ lactancia prolongada les estamos dando la razón : estamos reconociendo que nos estamos pasando con la lactancia. Somos nosotras las primeras que deberíamos haber normalizado el hecho de amamantar a los 2 años sin utilizar ese término tan negativo.
    Estoy contigo Noemí….también creo que nosotras mismas estamos cayendo en el error de utilizar un vocabulario que contradice lo que estamos defendiendo.
    Mis sugerencias para hablar de lactancia a cualquier edad:

    lactancia materna natural
    lactancia materna normal
    lactancia materna adecuada
    lactancia materna necesaria
    lactancia materna apropiada
    lactancia materna RESPETADA

    • María

      ¡¡Lactancia RESPETADA!! Es perfecta…

¿Y vosotras? ¿qué término pensáis que refleja mejor lo que queremos transmitir?

El Destete Natural

El Destete Natural

 INVESTIGACIONES Y ESTUDIOS

 

Los mitos que en la cultura occidental criticaban a la madre en caso de lactancia prolongada, (concretamente a un bebé que habla y/o camina), por considerarla como la instauración de un vínculo patológico entre la madre y el niño, están completamente superados. Para empezar, si se produjera una patología, no se debería nunca al tiempo de amamantamiento, sino a otros factores que están involucrados en la interacción madre-hijo, con amamantamiento o sin él (Waletzky, L. R. Breastfedding and Weaning: Some Psychological Considerations. Primary Care).

LAS CONCLUSIONES de los estudios e investigaciones científicas acerca de esta lactancia son categóricas:

 VENTAJAS FÍSICAS

 

  • EI niño sigue recibiendo ventajas inmunológicas.
    EI sistema inmunitario de los seres humanos no está maduro y plenamente operativo hasta los 6 años de edad. (Dr. Armond S. Goldman, especializado en Alergia e Inmunología Infantil en el Departamento de Pediatría del Children’s Hospital de Texas y autor del Acta Paediatr Scand “Immunologic components in human milk during the second year of lactation”.)

    En igual sentido se pronuncia Lisa Marasco, (Leaven, abril/mayo 1998, de su libra: “Common Breastfeeding Myths”): “EI sistema inmunológico del niño tarda entre dos y seis años en madurar. La leche materna continúa complementando y ayudando al sistema inmune mientras el niño la siga tomando, ya que, al mamar menos, los agentes inmunizantes de la leche materna se concentran.”– Hay menor incidencia de enfermedades infecciosas, agudas y crónicas, y estas son menos graves. (Or. Erkki Savilahti, Laboratorio de Investigación Pediátrica en el Hospital for Children and Adolescent de la Universidad de Helsinki, “Prolongued exclusive breast feeding and heredity as determinants ininfantile atopy”).

  • Existe menos riesgo de desarrollar diarrea, infecciones del tracto urinario, respiratorias y de oído, así como la meningitis bacteriana y leucemia. (Investigación Médica publicada por el Instituto Nacional de Cáncer)

    Según la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD “un aumento moderado en las tasas de lactancia materna podría prevenir hasta un 10% de las muertes de niños menores de 5 anos: EI amamantar tiene un papel esencial, y a veces subestimado, en el tratamiento y prevención de enfermedades infantiles”.

  • Es un factor protector contra el síndrome de muerte súbita (SMSL). (“Pediatrics’: Edic. Española por James MacKenna, profesor de Antropología de la Universidad de Notre Dame, miembro del Consejo de Asesores de la Salud de LU, en el mismo sentido, Dr. Mitchell EA. Departamento de Medicina Pediátrica en la Universidad de Auckland, New Zealand “Four modificable and other major risks factors for cot death: The New Zealand Study” . J Paediatr Child Health y Dr. Gilbert-Barnes Enid, Deartamento de Patología Pediátrica en el Tampa General Hospital, Universidad de Florida “Bottle feeding and the sudden infant death sfndrome”.

    Fredrickson y sus colaboradores analizaron, en Estados Unidos, 499 casos de SMSL, comparándolos con 584 casos de fallecimientos no debidos al SMSL y 7102 controles: Su conclusión fue que el riesgo del SMSL disminuye paralelamente par cada mes que un niño continúa amamantándose. (Fredrickson DO, Sorenson JR, Biddle AK, Kotelchack M. Relationship of sudden infant death syndrome of breast- feeding duration and intensity.)

  • Influye en el crecimiento de los niños. Según los autores de un estudio publicado en la Revista Medica Lancet, los niños alimentados con leche materna durante una lactancia denominada prolongada, alcanzan más altura al ser comparados con niños que recibieron lactancia por menor tiempo, ya fuera la lIamada “intermedia” o fuera la lactancia “corta”.
  • Aún después de los 2 años, la leche materna sigue siendo una fuente valiosa de proteínas, grasas, calcio y vitaminas, ya que la composición de la leche materna varía de acuerdo con las necesidades del niño conforme este madura. (Jelliffe, D. B. and Jelliffe. “The volume and composition of human milk in poorly nourished communities” y Lisa Marasco, Leaven Abril/Mayo 1998. De su libro de investigación “Common breastfeeding myts”. Existía la creencia popular de que a una determinada edad del niño la leche materna pierde sus propiedades nutritivas. Esto no solamente no es así, sino que no existe ningún alimento que aisladamente supere el valar nutritivo de la leche materna. Sí que le pueden superar en algún nutriente concreto (el hígado lo supera en hierro, la papaya en vitamina C y la carne de buey en proteínas) pero no en todos a la vez; de manera que la leche materna sigue siendo el alimento más nutritivo de todos cuantos pueda tomar un niño aunque tenga 3 ó 4 años.
  • Mejora significativamente el coeficiente intelectual
    • Se ha realizado, entre otros, un estudio tomando todos los jefes de servicio de un hospital y otras personas de edad similar que trabajaban en puestos de menor categoría y resultó que los jefes habían tenido lactancias más prolongadas .
    •  Lucas y Col, connotados científicos ingleses, publican un estudio a este respecto denominado “Amamantamiento y subsecuente inteligencia en niños nacidos a término”. Estudiaron dos cohortes de niños ingleses de condiciones sociales, económicas y ambientales semejantes donde la única diferencia fue el recibir lactancia materna o no. Este estudio reveló c1aramente que los niños amamantados, tenían, a los siete años de edad, coeficientes intelectuales (IQ) mayores, entre 7 y 10 puntos, que los que habían recibido fórmulas artificiales.
  • Investigaciones científicas de la Facultad de Medicina de Harward publicadas en el “Journal Of American Medical Asociation” constataron en los niños estudiados, que aquéllos que reciben más leche materna en detrimento de la artificial, tienen menos posibilidades, en concreto un 22%, de padecer sobrepeso en la adolescencia.

 VENTAJAS PSICOLÓGICAS

 

  • Cuando se le permite al niño separase del amamantamiento materno de forma natural (DESTETE NATURAL) y no forzada, el niño va a desarrollar confianza en su madre y el mundo externo lo que le permitirá una mayor independencia futura. En cambio, si los empujamos a separarse antes, el niño luchará persistentemente por quedar pegado, y veremos reflejada esta inseguridad en su accionar adulto, con temores constantes a ser abandonados por los que más quiere o necesita; y es que existe una fuerte presión social por “fabricar” niños independientes antes de que estén maduros para ello, provocando en consecuencia chicos pseudo-independientes, con una personalidad insegura, y una gran sed de apoyo externo. (Trabajo de investigación publicado por la Dra. Mary Ainstworth).

    Por otra parte, cuando la madre se siente presionada a destetar, y no es lo que realmente desea, los niños perciben esa contradicción y más se rebelan ante su decisión. (Dra. Marta Maglio de Martin, Licenciada en Psicología y Biologia)

  •  Fergusson investigó desórdenes de conducta y concluyó que éstos declinan con la duración incrementada de la lactancia.
  • Los chicos que tuvieron una lactancia más prolongada demostraron un ajuste social más fuerte y consistente. (Fergusson, D. M. Et al. Breastfeeding and subsequent social adjustmen in six to eigth year old children. J Child Psycho Psychiatry Allied Disci)
  • EI amamantamiento prolongado está relacionado con detectables aumentos en la habilidad cognitiva y en los resultados académicos en un estudio hecho sobre chicos de 8 a 18 años (John Horwood and David M. Fergusson From the Christchurch Health and Development Study, Christchurch School of Medicine, Christchurch, New Zealand)
  • Las lactancias prolongadas están relacionadas con menores escalas de ansiedad en estudios con jóvenes adultos (Horwood LJ, Fergusson OM. )

 

DECLARACIÓN AL RESPECTO DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD V UNICEF

“DECLARACIÒN DE INNOCENTI SOBRE LA PROTECCIÓN, FOMENTO Y APOYO DE LA LACTANCIA MATERNA”.

La Declaración de Innocenti fue elaborada y aprobada por los participantes de la reunión conjunta de la OMS y UNICEF, constituyendo una iniciativa a nivel mundial, copatrocinada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y el Organismo Sueco de Desarrollo Internacional, que tuvo lugar en Florencia (Italia) en Agosto de 1990. La declaración refleja las opiniones de consenso expresadas en la sesiones plenarias en la que intervenían 30 países.

DECLARACION:

“RECONOCIENDO QUE:

  • a) La lactancia materna es un proceso único que:

    • Proporciona la alimentación ideal del lactante y contribuye a su crecimiento y desarrollo saludable (reduce la incidencia y la gravedad de las enfermedades infecciosas disminuyendo la morbilidad y mortalidad infantil)
    • Promueve la salud de la mujer al revertir el riesgo de cáncer de mama y ovario y al aumentar el intervalo entre embarazos.
    • Proporciona beneficios sociales y económicos a la familia y a la nación.
    • Proporciona a la mayoría de las mujeres un sentimiento de satisfacción cuando se lleva a cabo con éxito.
  • b) Que investigaciones recientes han permitido determinar que:

    • Estos beneficios aumentan cuando el lactante es amamantado en exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y posteriormente se procede a un periodo prolongado de amamantamiento combinado con una alimentación complementaria y
    •  Que de la intervención mediante programas pueden resultar cambios positivos de las prácticas de amamantamiento.”

DECLARAMOS, POR LO TANTO QUE:

  1. ” Como meta mundial para la salud y la nutrición óptima de la madre y el niño, todas las mujeres deberán poder amamantar a sus hijos y todos los lactantes deberían ser amamantados exclusivamente con leche materna hasta los 4 ó 6 meses de edad. Posteriormente, los niños deberían seguir siendo amamantados, recibiendo al mismo tiempo alimentos complementarios apropiados y en cantidades suficientes hasta los 2 años de edad o más. Este ideal de alimentación infantil ha de lograrse creando una atmósfera apropiada de conciencia y apoyo para que las mujeres puedan llevarlo a la práctica. ”

  2. ” EI logro de esta meta requiere, en muchos países, reforzar la cultura del amamantamiento. Para esto se precisa adhesión y apoyo a la movilización social, aprovechando al máximo el prestigio y la autoridad de dirigentes reconocidos de la sociedad en todos sus sectores”.
  3. “Debe dotarse a la mujer de confianza de su capacidad de amamantar, lo que supone eliminar las limitaciones e influencias que manipulan las percepciones y la conducta en materia de amamantamiento a menudo por medios sutiles e indirectos”.
  4. “Para ello se requiere sensibilidad, vigilancia constante y una estrategia de comunicación ágil y amplia que abarque a todos los medios de difusión y esté dirigida a todos los niveles de la sociedad. Además, deberán eliminarse los obstáculos al amamantamiento que se alzan en el sistema de salud, el lugar de trabajo y la propia comunidad “.

Estas últimas recomendaciones contenidas en la Resolución de la Asamblea Mundial de la Salud WHA 47.5 de 1994, también han sido ratificadas por España.

“Todos los gobiernos deberán desarrollar políticas nacionales de amamantamiento y establecer metas nacionales apropiadas, así como un sistema nacional para evaluar el logro de sus objetivos.

Se exhorta a las autoridades nacionales a integrar sus políticas de amamantamiento con sus políticas generales de salud y desarrollo. Todo el personal de salud deberá tener la capacitación necesaria para llevar a la práctica estas políticas de lactancia materna.”

Tales políticas de “Lactancia Materna Prolongada” se han plasmado en el Plan Estratégico Europeo para La Acción, Protección, Promoción y Apoyo de la Lactancia en Europa elaborado en 2004 e impulsado por la OMS y la Comisión Europea, y afortunadamente comienza a ser reflejada en nuestro país sin ir más lejos en el documento elaborado por El Servicio de Epidemiología y promoción de la Salud de la Consejería de Sanidad del Gobierno Canario (www.gobiernodecanarias.org)

Así pues, tanto la OMS como UNICEF hablan de una lactancia exclusiva de hasta 6 meses y un destete que va más allá de los 2 años de la vida del bebé, recalcando siempre que se trata de tiempos mínimos.

Nuestro Gobierno, como miembro de ambas organizaciones, ha suscrito en diversas ocasiones dicha recomendación. Así España aprobó la Resolución de la Asamblea Mundial de la Salud WHA 49.15, de 1996.

Los esfuerzos para promover la lactancia materna constituyen para la OMS un elemento clave de los sistemas sanitarios dentro de su Plan de Salud para el próximo decenio.

LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PEDIATRIA, en base a los diversos trabajos de investigación publicados en la última década, considera que la prevalencia y duración de la lactancia en nuestro país no alcanza el patrón óptimo recomendado por la OMS.

UNICEF promueve continuar el amamantamiento a partir de los 24 meses si tanto la madre como el hijo lo desean, y alimentarle con las comidas que toma la familia 5 veces al día. Además proclama que CUANDO EL NINO ENFERMA necesita tomar mucha leche materna ya que le proporciona un alimento nutritivo y fácilmente digerible en un momento en que ha perdido el apetito por los otros alimentos y en el que más necesita recibir las ventajas inmunológicas de la leche materna.

También declara UNICEF como “Mensaje Fundamental nº 7” que “a partir de los seis meses de edad, aproximadamente, el niño debe empezar a recibir una variedad de alimentos complementarios, pero la lactancia materna debe continuar hasta bien entrado el segundo año de vida y prolongarse durante todo el tiempo en el que la madre y el hijo lo deseen.”

UNICEF, “Organismo permanente de las Naciones Unidas, encargado de ayudar a la Infancia y proteger sus Derechos; dotado de la autoridad necesaria para influir sobre las personas encargadas de tomar decisiones y sobre diversos aliados de las comunidades de base, a fin de plasmar en la

realidad las ideas más innovadoras.

OMS (Organización Mundial de la Salud) “Es el Organismo de Las Naciones Unidas, cuyo objetivo es que todos los Pueblos puedan gozar del grado máximo de salud que se pueda lograr, entendiendo la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades”. La conforman 192 Estados miembros y decide las principales cuestiones relativas a las Políticas Sanitarias.

La Asamblea de la OMS, elige cada tres años a 32 miembros que se califican a nivel internacional como ”prestigiosos y reconocidos técnicos en el campo de la Salud” y que integran el Consejo de Dirección en el trabajo cotidiano de la OMS. Este trabajo se realiza a través de su Secretaría que

está provista de 3.500 expertos sanitarios en diversos ámbitos y su personal de ayuda.

.

 DURACIÓN DE LACTANCIA.

Algunas personas creen que si el niño no es activamente animado a destetarse, no lo hará nunca por sí mismo, sin embargo, esta idea es errónea, como lo demuestra el hecho de que en sociedades en que se permite al niño mamar tanto tiempo como quiera, siempre acaba por destetarse él solo (Destete Natural). (Dra. Pilar Serrano Aguayo. Médico de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética. Hospital Universitario de Sevilla en su libro “Alimentaci6n complementaria y destete en el niño”. En el mismo sentido: Ruth A. Lawrence. La Lactancia Materna: Una guía para la profesión médica. Mosby 1996)

No hay razones científicas por las que se deba recomendar suspender la lactancia a una determinada edad. (Sally Kneidel, Dra. en Biologia “Nursing Beyond One Year” “Cuidados mas allá del año de vida”)

“EI tiempo máximo queda a elección de la pareja lactante, es decir de la madre y de su hijo”. EI Dr.Lawrence Gartner, Presidente del grupo de trabajo sobre lactancia responsable de la última declaración de la ACADEMIA AMERICANA DE PEDRIATRIA explica que la Academia no ha establecido un límite superior. Hay niños que son amamantados hasta los 4, 5 ó 6 anos. Esto puede ser infrecuente pero nunca perjudicial”.

“Cualquier opinión en contra no puede fundamentarse en razones científicas sino que se basará en opiniones personales fruto de mitos culturales de su tiempo y que no tienen nada que ver con las necesidades biológicas y psicológicas del niño. O bien, se basará en los cambios sociológicos de la

sociedad industrial de los siglos XIX Y XX” (La incorporación de la mujer al trabajo asalariado, un cierto espíritu de modernidad mal entendida y enormes intereses económicos e industriales.)

Hoy en día, sobre todo los países ricos, no podemos invocar estos factores como excusa para no aumentar la prevalencia de la lactancia materna.

Es preciso tener en cuenta que el destete no sólo es un cambio en la dieta del niño, sino que es un asunto muy serio con gran repercusión emocional para él y para su madre. EI niño puede experimentar sentimientos de frustración y de abandono, al no entender por qué su madre le niega algo tan importante para él; la madre, a su vez, puede experimentar sentimientos de pérdida y de

tristeza por haber tenido que cambiar esta forma de relación íntima con su hijo.

Por todo ello las recomendaciones arbitrarias sobre la limitación de la lactancia, que no tienen en cuenta los deseos de la madre y de su hijo, son simplemente inaceptables. (Asociación ALBA Lactancia Materna, fundada en Barcelona en 1992)

Pues bien, cada especie de mamíferos tiene una edad en la que el destete ocurre de forma natural, que está condicionada genéticamente. En nuestra especie es difícil deslindar lo cultural de lo biológico.

La antropóloga y nutricionista Dra. Katerine A. Dettwyler, Texas A. & M University, especialista en crecimiento y alimentación infantil y autora de varios estudios y libros sobre la lactancia, ha recogido información acerca de la edad de destete de los primates no humanos, poniéndola en relación con variables del ciclo vital, tales como peso al nacimiento, peso del adulto, período de

gestación y erupción de molares permanentes; llegando a la conclusión de que la edad del destete natural correspondiente a los humanos, se encuentra entre un mínimo de 2 años y medio y un aparente límite máximo de unos 7 años.

Estos datos vienen a ser apoyados por dos hechos de diversa índole:

  1.  En sociedades actuales en las que la presión social y el rechazo cultural a la lactancia prolongada no existe, el Destete Natural se produce a los 4 años por término medio. (Stuart-Macadam, Patricia, and K.A. Dettwyler (co-editors) 1995 Breastfeeding: Biocultural Perspectives)
  2. EI sistema inmunitario de los seres humanos no está maduro y plenamente operativo hasta los 6 años de edad. (Goldman, A. S., Immunologic components in human milk during the second year of lactation) En igual sentido se pronuncia Lisa Marasco, (Leaven, abril/mayo 1998, de su libro: “Common Breastfeeding Myths’?: “El sistema inmunológico del niño tarda entre dos y seis años en madurar. La leche materna continúa complementando y ayudando al sistema inmune mientras el niño la siga tomando. Ya que, al mamar menos, los agentes inmunizantes de la leche materna se concentran.”

    “De esta forma”, – concluye la Dra. Katerine A. Dettwyier, – “La selección natural ha favorecido a los niños que presentan una fuerte predisposición genética a esperar ser amamantados varios años desde su nacimiento, por lo que el instinto de mamar permanece fuerte en ellos durante todo este período. Hoy en día muchas sociedades pueden satisfacer las necesidades nutriticionales de los niños a partir del tercer o cuarto año de edad con alimentos de adultos modificados. Las sociedades industrializadas occidentales pueden compensar algunos, nunca todos, los beneficios inmunológicos de la lactancia par medio de antibióticos, vacunas y mejoras sanitarias e higiénicas, pero siempre existirán, además, las necesidades físicas, cognitivas y emocionales, las cuales persisten. Los profesionales de la Asistencia Sanitaria, los padres y el público en general deberían tomar conciencia de que entre los tres y los siete años es una edad razonable y apropiada para que se produzca el “destete natural” en los humanos, por poco habitual que todavía sea en los EEUU amamantar a un niño cuando ya ha dejado de ser bebé”

Creative Commons License

Disfrutando de nuestra lactancia

Disfrutando de nuestra lactancia

De la misma forma que no me planteé nunca otra opción que no fuera amamantar a mi bebé, tampoco pensé nunca en cuánto tiempo lo haría…

A pesar de haber nacido en plena cultura del biberón, vi cómo mis hermanos fueron amamantados…pero la verdad es que aparte de ellos no recuerdo haber tenido más contacto con la lactancia materna.

Una vez, antes incluso de estar embarazada oí a una conocida que le había dado teta a su hija hasta los 4 años…y a pesar de ser algo “nuevo” para mí…curiosamente dije : “!qué bien!”…No sabía por qué pero me pareció que aquéllo era algo bueno y bonito…

Durante el embarazo acudí por primera vez a  un grupo de apoyo a la lactancia materna y recuerdo ver a una mamá con su niño de unos 3 años…venir, levantarle a su madre la camiseta y mamar…Era la primera vez que veía a un niño “grande” mamar…y he de reconocer que me chocó; aunque luego pensándolo y comentándolo con mi marido (que se sorprendió más que yo con la naturalidad de la madre ante ese gesto… gesto que ahora repito yo en el grupo y que hace a los nuevos padres reaccionar igual que mi marido entonces) coincidimos en que era algo muy bonito.

Después de nacer Iker y de aprender más sobre el tema descubrí que no hay una edad para destetar, que todos los niños, si se les deja a ellos la decisión, acaban destetándose solos…unos a los 2 años, otros a los 4…otros a los 7… No me puse metas de fechas ni años…pero decidí que fuera mi hijo quien decidiera cuándo acabaría nuestra lactancia.

Y en eso estamos…ya llevamos casi 2 años y medio y lo seguimos disfrutando los 2…de hecho el papá bromea diciendo que cuando Iker se destete me costará un disgusto a mí…

Os pongo una foto de nuestro último viaje, con Iker teteando en el avión…se ve que nos gusta a los 2…no?

 

Tabúes y temores acerca del destete tardío

Tabúes y temores acerca del destete tardío

Fears and Taboos about Extended Nursing

Por Justin P. Call, MD

 

Conocer a los hijos es conocerse a sí misma.

Nuestros sentimientos iniciales como padres son el asombro, el orgullo, la aceptación y la plenitud. Al criar los hijos tenemos la segunda oportunidad de crecer, de transmitir nuestras experiencias pasadas y de preparar el camino a generaciones venideras. Estar atento y seguir las pautas que el bebé nos indica, no solo en relación con el destete, sino también sobre todos los aspectos de la crianza, es quizás la mejor forma de ver la paternidad.

 

De esta manera, no sólo estamos atentos a las necesidades del niño y a lo que lo puede afectar, sino que nosotros como padres estamos también aprendiendo a serlo, y el niño puede enseñarnos muchas cosas.

 

Hay muchos temores y miedos acerca del amamantamiento prolongado, sobre dejar que el bebé tome la iniciativa para destetarse, sobre compartir con el niño la cama familiar. Quiero comentar sobre muchas teorías “profesionales” que hoy en día son refutadas, gracias a las vivencias de muchas madres que amamantan por períodos largos. Gracias a ellas.

 

Considero que el término infancia es muy útil porque define no solo la edad del niño sino que se refiere a una condición en la madre. El estado infancia que significa “no hablar”, impone al observador o a la persona que cuida al niño la capacidad de emocionarse con los sentimientos del bebé y de tomar parte en la infancia misma.

 

Durante el período prenatal la madre siente una gran preocupación sobre su propio cuerpo. Es el inicio de la preocupación que más tarde sentirá por el cuerpo de su bebé , un aspecto fundamental para el proceso de apego. Esto significa algo extremadamente importante: la capacidad de la madre de atender no solo el cuerpo de su bebé sino todas sus necesidades.

 

Todos los estudios sobre el comportamiento de los niños que hemos realizado en los últimos veinte años no significarían nada si no estuvieran relacionados con los sentimientos de las madres hacia sus bebés . Después del nacimiento la madre atraviesa por un período de gran sensibilidad durante el cual es supremamente vulnerable y puede seguir uno de dos caminos; el de la preocupación y apego por su bebé o el del desconocimiento y distanciamiento. El amamantamiento juega un papel muy importante en este período de aprendizaje.

 

Lo interesante es que el bebé está en capacidad de activar la respuesta en el estilo de crianza de su madre. El no es parte pasiva de este proceso, de hecho, se convierte en el arquitecto que construye los lazos que se convertirán en elementos tan importantes en su desarrollo.

La lactancia facilita el apego.

El intercambio entre la madre y el bebé es recíproco. La reciprocidad se vuelve entonces un distintivo de la relación madre-hijo, precisamente a raíz de la preocupación de la primera por el segundo. No es algo que existe solo en su imaginación. Esto, por supuesto, es especialmente válido para los niños amamantados; hay que recordar que la succión del bebé afecta el cuerpo de la madre. Investigaciones sugieren que polipétidos (incluyendo endorfinas) son producidas por la madre que amamanta, lo cual cambia su genio y receptividad y le produce un sosiego que facilita el amamantamiento. Estas son nuevas áreas para investigar en el campo de la biología y la psiquiatría. Ahora estamos comprendiendo los cambios hormonales que se presentan con la experiencia de la lactancia que facilitan el apego madre-hijo.

 

Es casi como si todo en la fase pre-lenguaje estuviera sentando las bases para el mutuo compartir. Y es que compartir tiene sus bases biológicas, el bebé nace para compartir su experiencia con su madre y ella a la vez, se dedica durante toda la vida a compartir sus experiencias con un nuevo ser. Por supuesto, con el amamantamiento hay una base fisiológica para las circunstancias psicológicas de la infancia.

 

Se ha visto cómo los bebés amamantados no utilizan lenguaje expresivo o señales tan pronto como los bebés alimentados con biberón, pero sus habilidades de comprensión están a menudo mucho más avanzadas. Además que los niños alimentados con biberón, ellos aún miran a sus madres como parte de sí mismos.

 

También por este motivo tienden a despertarse más en la noche, lo cual no es necesariamente malo. Los bebés que comparten la cama con sus padres tienden a despertarse más a menudo pero por períodos más cortos y con menos traumatismos para la familia. En nuestra sociedad realmente no sabemos cómo son los patrones de sueño normales de la infancia.

Al crecer tendrán menos ansiedad y más dominio de sí mismos.

La idea generalizada de que debemos lograr la independencia del niño en los primeros dos o tres años, pensando incluso que deben ser ya independientes aún a los seis meses, sencillamente no es válida. Mary Ainstworth, una excelente investigadora de la infancia, ha reunido abundante literatura que muestra esto. Los bebés muy apegados y sociológicamente dependientes de sus madres al año o a los dos años de edad, no serán inútiles enredados en la relación madre-hijo cuando mayores. Ellos tienen menos ansiedad al entrar al colegio y más dominio de sí mismos a los cinco años.

 

Esta es una de las grandes incomprensiones y una de las grandes discusiones de nuestra sociedad actual. La tendencia de nuestra sociedad de intentar hacer independientes a los bebés demasiado pronto, probablemente propicia un numero significativo de los problemas que sufre la sociedad actual. La pseudo-independencia lleva al falso yo y se presenta en los niños que no han tenido suficientes experiencias enriquecedoras y recíprocas con otros seres humanos para definir el propio yo.

 

Lo que pasa con el bebé a quien no se le permite ser dependiente y tener un largo período de crianza es que desarrolla un sentimiento de ser madre de sí mismo o ser padre de su padre. Impide que el niño desarrolle un verdadero yo, un sentimiento de ser “él mismo”, de ser una verdadera persona. Este verdadero yo se define mediante la respuesta del mundo exterior, la capacidad de lograr que algo suceda en ese mundo, de ser hasta cierto punto omnipotente, la ilusión de ser dueño del mundo y quien manda en él. De esta forma, obtener respuesta de la madre es un aspecto muy importante de ese sentimiento de ser persona.

Amamantar es interactuar con el bebé.

Por otra parte, la actitud de pseudo-independencia da a la persona la sensación de estar separada de su verdadero yo. Muchas de las personas que crecen con esta independencia defensiva son, en lo profundo de sus mentes, según se ha podido descubrir por el psicoanálisis, exactamente lo opuesto de lo que demuestran: muy dependientes, inútiles, ansiosos, descontentos con lo que son y no se conocen a sí mismos.

 

El amamantamiento prolongado tiene aplicaciones muy interesantes en la búsqueda de la seguridad interior. En el transcurso de la lactancia el significado del seno para el bebé experimenta cambios. En la primera instancia, es un sitio donde prenderse satisfaciendo así el reflejo de afianzarse succionar; es algo que hace que la boca se mueva. Después, es algo que permite saciar el hambre del bebé . Posteriormente es la mamá tras el seno, su cara, su voz y la interacción recíproca con su bebé , todo ello consolidado alrededor del amamantamiento.

 

Cualquier pediatra puede decir que el destete después de los ocho meses es “más difícil” que el destete antes de esta edad. La razón esto es que después de esa edad el pecho empieza a tener una importancia más significativa para el niño como un objeto que sosiega y calma, lo cual no es malo. De hecho, es muy conveniente porque el amamantamiento continúa enriqueciendo el procesa de apego y hace la experiencia de la dependencia más significativa. Y de esta dependencia el niño va emergiendo gradualmente con un sentido de independencia más grande.

 

De manera que lo que sucede con el amamantamiento prolongado es que se convierte en un objetivo transicional como puede ser el muñeco de felpa, la almohadita o el trapito. Muchas mamás pueden desconcertarse con esta situación, pero lo cierto es que muchas otras se sienten a gusto y de hecho participan activamente de esta situación. En cierto modo, ellas saben intuitivamente que hay algo importante ahí que necesita ser desarrollado y preservado antes que rápidamente terminado.

La lactancia es una experiencia que crece y cambia.

Creo que la razón por la que la Liga de la Leche ha adoptado el concepto de permitir al bebé poner la pauta para el destete es un conocimiento intuitivo del hecho de que esta experiencia tiene que crecer y cambiar, y no terminar en destrucción. Su evolución involucra un proceso de mutuo crecimiento, de pertenencia, de creación, de concesiones, de dejar ir y de innumerables cambios antes que la transición final del destete ocurra. Ambos, madre y bebé , como resultado de la experiencia de la lactancia, tiene un potencial creativo que puede aflorar de muchas maneras en situaciones remotamente similares.

El destete gradual y lento es el ideal.

Otra idea común en nuestra sociedad acerca de la lactancia prolongada es que los niños pueden volverse afeminados, volverse “el niño de mamá” y que tendrán problemas con su identidad sexual. Por supuesto que algunos niños pueden presentar estos problemas, pero no son los que han tenido una crianza adecuada y además la oportunidad de crear esa experiencia psicológica tan especial de la que he venido hablando. Los niños que presentan estos problemas son los que han sido limitados en forma inusual y severa por los padres. No es algo que esté relacionado con el amamantamiento; está relacionado con todas las otras cosas que están involucradas en la interacción madre-hijo. Puede haber problemas cuando el hijo hombre es visto por la madre como “una extensión de ella” más que como un pequeño que está aprendiendo a ser hombre y descubriendo cómo ser hombre.

 

Otra idea generalizada en la actualidad es que el niño no será capaz de destetarse solo, sino que por el contrario querrá seguir prendido al seno de la madre para siempre. Este es un planteamiento cierto y falso a la vez. Por supuesto que los niños siguen prendidos al seno de la madre, en forma imaginaria; pero antes de que el niño pueda establecer el sentimiento de constancia de su propio pensamiento, su mente tiene que madurar para que pueda representar esa experiencia por fuera de la experiencia actual.

 

Es por eso que el destete gradual y lento, usando la intuición como guía antes que las instrucciones de otras madres, ya que no hay dos madres iguales ni dos bebés iguales, es preferible al destete artificialmente impuesto. Un destete arbitrariamente organizado puede interferir con el sentimiento del niño de ser una persona y de ser capaz de usar su propio discernimiento separadamente y en forma diferente a los demás.

Justin P.Call

Este articulo apareció en “New Beginnings” Enero – Febrero 1988 y en “Nuevo Comienzo” Noviembre – Diciembre 1990.

El autor es miembro del Consejo Médico de La Leche League, profesor y Jefe de la División de Psiquiatría del Adolescente y del Niño en el Colegio de Medicina de la Universidad de California, Irvine. Es especializado en pediatría, patología pediátrica e investigación, en neuro-psiquiatría infantil y sicoanálisis infantil. Es fundador de la Asociación Mundial de Psiquiatría Infantil y Disciplinas Afines y ha sido consultor del Instituto Nacional para la Salud Mental en Estados Unidos.