No quiero la baja maternal

No quiero la baja maternal

No.
No quiero la baja maternal

.

NO quiero la baja maternal, ni el permiso de  maternidad, ni la licencia retribuida, ni nada que se le parezca.
Entre otras cosas porque no estoy enferma, porque no necesito que me den licencia para ser la madre de mis hijos ni que nadie me lo permita.

El lenguaje que usamos delata mucho  más de nuestra actitud hacia lo nombrado de lo que pensamos.
Estamos tan acostumbrados al lenguaje peyorativo en femenino y hacia los niños que a veces no somos conscientes de lo insultante que es nuestro vocabulario del día a día, y de cómo transmitimos atributos negativos de forma inconsciente (como si no fuera bastante todo lo que tenemos que oír de forma más directa).

Si eres un zorro eres un tío listo y avispado, si eres una zorra eres una fulana ramera, o una arpía.

Si eres un niño todos los adjetivos del tipo “mimado, consentido, zalamero, listo, etc…” tienen connotaciones negativas.

Y como pocas cosas hay  más intrínsecamente femeninas que la maternidad, pues en este ámbito el lenguaje es innegablemente paternalista, sexista, violento, condescendiente e insultante. 

Por eso si ya es vergonzoso que la ley nos obligue a reincorporarnos al trabajo a las 16 semanas de haber tenido a nuestro bebé, que encima  a ese tiempo se le nombre como “baja”, “licencia” o “permiso” no hace sino acrecentar la idea colectiva de que “alguien nos hace un favor dejándonos estar ese tiempo con nuestro bebé, o lo que es peor, nos lo permite.

Ese tiempo es nuestro

.

Así es.
TAn sencillo como eso: ese tiempo tras nacer nuestro bebé ES nuestro.

Nadie debería  concedernos algo que es nuestro por derecho.

Y mucho menos atribuirse mérito por ello.

 

La madre tiene el derecho a estar y criar a su bebé y el bebé el derecho y la necesidad de estar con su madre para ser criado como espera y merece.  Limitar el tiempo mínimo en el que el bebé necesita constantemente a su madre a 16 semanas demuestra una completa ignorancia de las necesidades biológicas, psicológicas y emocionales de los bebés, y no deja de ser una especie de sistema de restricción de derechos inalienables.  Y encima llamar  esa limitación antinatural  como la llamamos actualmente es una total desconsideración y falta de respeto a la madre y al bebé.
No pedimos permiso para no ir a trabajar los días libre, porque es lo normal, es nuestro tiempo libre y no deberíamos llamar al tiempo libre que tenemos tras haber nacido un hijo ni “baja” ni “licencia” ni “permiso”.

Periodo maternal retribuido

No tengo una alternativa  que me convenza a todos lo niveles de cómo llamar a ese tiempo,  se me ocurre nombrarle como periodo maternal retribuido, a falta de que  pensemos en ello y se nos ocurra algo más acertado y que refleje más la realidad de lo que son esas semanas. Porque desde luego ninguna de esas formas habituales me convencen.
Hay aún una gran parte de la población que cree que las “bajas maternales” son una carga para los sistemas de seguridad social de los países. Yo he oído a algunos “iluminados” decir que es injusto que sus impuestos nos paguen “vacaciones” a las mujeres solo por parir. Igual el día que esa persona se jubile estará bien recordarle que su pensión sale de los impuestos de los contribuyentes que parieron aquellas mujeres a las que “él subvencionó las vacaciones”.
Fue un caso aislado, pero lamentablemente a nivel más amplio esa es la idea de fondo por la que en nuestro país ningún partido político se ha comprometido a ampliar ese periodo. Todos ven un gasto, no una inversión.
No voy a repetir que hay otros modelos que han apostado precisamente por lo contrario, por invertir en que las madres maternen durante más tiempo y en una sociedad de adultos más sanos por haber sido criados de una forma más parecida a como merecen. Pero no está de más recordar que esos modelos existen y funcionan.

Aunque claro, Spain is different y aquí lo que hacemos es “repartir lo poco que hay” en aras de la igualdad…porque ya se sabe que es mejor ser políticamente correcto que políticamente justo

 

¿Conciliación?

 

Y por eso nuestro maravilloso sistema lo que hace es que si papá quiere disfrutar de ejercer de padre es a costa de que la madre renuncie a parte de su derecho de ejercer de madre. O sea, una vez más alguien decidiendo hasta qué grado nuestro derecho es o no nuestro.
Y como siempre digo… así nos va…

Imagen destacada ©Maitena
Safe Creative #1507280189962

La guardería no puede criar saludablemente a un bebé

La guardería no puede criar saludablemente a un bebé

 

Soy lo bastante mayor para acumular experiencia y lo bastante joven para seguir aprendiendo.
Soy de Barcelona. Soy médica, psiquiatra y psicoanalista.
Estoy casada y tengo tres hijos y seis nietos.
¿Política? Favorable a los más necesitados.
¿Dios? Eso son cuestiones privadas
Eulàlia Torras de Beà, psicoanalista y psiquiatra infantil

¿Qué tiene de malo una guardería?

Es algo que necesitan los padres…, pero no es lo que necesita un bebé

. ¿Y qué necesita un bebé?

La cercanía cálida, constante y segura de sus amorosos padres.

Pero si los padres no pueden…

Dejan a sus bebés cada vez más tempranamente en guarderías, sin calibrar las consecuencias…

¿A qué edad entran los bebés en guarderías?

¡Con cuatro meses! Algo impensable hace 40 años…

¿Y qué consecuencias tiene esto?

Mala crianza. Asumimos como normal que nuestros bebés enfermen, ¡y no lo es!

¿Enferman por culpa de la guardería?

Multiplica las posibilidades de enfermar: el bebé está más expuesto a gérmenes… y, sobre todo, más propenso a toda afección.

¿La guardería acentúa la propensión a enfermar del bebé?

Sí. El propio hogar, los brazos de mamá y papá, un círculo reducido de personas… ¡eso es lo que fortalece emocional, cognitiva y físicamente al bebé! La guardería, en cambio, puede comprometer su desarrollo.

¿Tanto como eso?

El ingreso en la guardería lo hace retroceder temporalmente en competencias que está adquiriendo, como hablar, caminar…

¿Por qué?

Un entorno estable proporciona seguridad al bebé, seguridad que lo anima a explorar: así madura bien. Alterar su entorno le resta seguridad, lo que frena su desarrollo.

¿No está dramatizando, doctora?

Lo confirman los últimos hallazgos en neurociencias y psicología evolutiva.

¿Me los resume?

De los cero a los dos años, cuando más plástico es el cerebro, las neuronas del bebé se desarrollan según la calidad de los estímulos que recibe por interacción con las personas centrales de su mundo: abrazos, achuchones, caricias, risas, balanceos, movimientos, sonidos, voces, cantos, palabras, mimos, cariños, músicas, olores, colores, sabores…

¿Y besos?

Y besos. Todo eso sofistica y enriquece su sistema neural y nervioso, el sistema desde el que establece su relación emocional y cognitiva con el mundo y consigo mismo.

¿La guardería no da esos estímulos?

Imposible en grado óptimo, improbable en el necesario, difícilmente con la intensidad y calidad de unos papás atentos y amorosos.

Ya no existen a tiempo completo.

Y quizá por eso llegan cada día a las consultas más psicopatologías en niños cada vez menores… ¡España es ahora el tercer país que más psicofármacos receta a menores! Cortamos síntomas sin analizar causas.

También padecemos en España un elevado fracaso escolar.

Tampoco analizamos causas, preferimos castigar o etiquetar: “trastorno por déficit de atención e hiperactividad”, y medicar.

Ir pronto a la guardería ¿no garantiza una mejor escolaridad ulterior?

No. Hay que escolarizar al niño justo cuando empieza a quedársele pequeño su hogar.

¿Y a qué edad sucede eso?

No antes de los tres años.

¿Tan tarde?

En Finlandia los padres no están obligados a escolarizar a sus hijos ¡hasta los siete años! Y Finlandia es el país con menos fracaso escolar de Europa, vea el informe PISA.

Seguro que concurren otros factores…

El principal es que el Estado sufraga durante el primer año a los padres. Y luego permite horarios laborales intensivos o reducidos. Así, ¡los padres pueden criar a sus hijos! Y un niño bien criado en casa llegará a la escuela muy estimulado, con ganas de descubrir. Y aprenderá más y mejor.

O sea, que deberíamos mimar al bebé.

Atender sus necesidades de hambre, sueño y – sobre todo-cariño. No es sobreprotegerlo, ¡es protegerlo de lo que vendrá! Porque el niño así criado gozará de estabilidad emocional, autoestima y coherencia: estará bien preparado para los reveses que vendrán.

¿Y no será así si se ha criado con mucha guardería o en un orfanato?

La pobreza de estímulos empobrece su desarrollo: serán niños poco orientados, intemperantes y más agresivos, más vulnerables a la frustración, más depresivos…

Diga algo bueno de las guarderías.

Muchas tienen excelentes cuidadoras, pero repartirse entre tantos niños imposibilita la calidad de la atención personalizada.

Mejor una guardería que algún hogar.

Ante un hogar con abandono, conflicto permanente y agresividad crónica, ¡mejor una guardería, sí! La guardería es útil en ciertos casos y momentos, pero no es la opción principal para criar saludablemente a un bebé.

Envíe un mensaje a los padres.

Uno de la doctora Julia Corominas: “Dedicar tiempo a los hijos de pequeños os ahorrará mucho tiempo cuando sean mayores”. Ahorro en salud física, mental y emocional.

¿Qué haría si mandase en España?

En vez del populismo político de inaugurar guarderías, subvencionaría a los padres para que dedicasen tiempo a criar a sus hijos hasta los tres años: ¡eso sí sería progresista!

En algo sí habremos progresado en los últimos 40 años..

Sí: en conocimiento. Sabemos cómo optimizar el desarrollo de los niños. ¿Por qué no lo   aplicamos? ¿Queremos su felicidad futura?

 

Cambio social

Madres a la oficina, bebés a la guardería: relevante cambio social de los últimos 40 años. Con algunas consecuencias indeseables. Quien las señale se expone a ser tildado de carca. Pero se agolpan las evidencias neurocientíficas, y hay que plantearlas: lo hace la doctora Torras – ¡se reprocha haber callado demasiados años!-,presidenta de la Fundació Eulàlia Torras de Beà (www. fetb. org), gestora de varios centros de salud mental infantil y juvenil y que ahora celebra 40 años de trabajos. Cada día hay más padres inquietos ante una política socioeconómica que dificulta procurar a sus hijos una feliz y saludable crianza, padres como los que se mueven en  http:// mastiempoconloshijos. blogspot. com

Entrevista publicada originalmente en “La vanguardia”

VÍCTOR-M. AMELA  – 23/11/2009

¿Ustedes comerían en el baño?

Extractor lecheCasi todas las semanas en el grupo de apoyo a la lactancia tenemos alguna madre que pregunta por cómo compaginar la vuelta al trabajo con la lactancia.
En nuestro país la baja maternal es de sólo 16 semanas  y paradójicamente todos los organismos de salud recomiendan que el bebé tome exclusivamente pecho al menos los primeros 6 meses de vida.
Compaginar esas 2 realidades no siempre es fácil.

Este texto es en honor a todas esas madres trabajadoras que con esfuerzo logran sus lactancias exclusivas  a pesar de su reincorporación laboral inmoralmente temprana.

“Jueves 4 de diciembre, la sesion en el Palacio de la Legislatura de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires debia haber comenzado antes, pero hay previas de negociaciones y discusiones que demoran el comienzo.

Cuando por fin, a las 18 hs, los diputados entran al recinto, cada uno se encuentra en su banca, pegado al boton con el que deben votar las leyes, una hoja de papel con el logo de LLLI y dos bombones pegados, con una inscripcion que dice:

“UNO DE ESTOS BOMBONES FUE ENVUELTO EN UN BAÑO PUBLICO, UD. CUAL COMERIA?”

Nadie entiende nada, todos se miran unos a otros y preguntan quien les puso eso, se rien, nadie que no sea diputado o asesor parlamentario puede tener acceso a las bancas, y sin embargo ahi habia cientos de bombones desparramados por el salon.

Es una de las ultimas sesiones del año, se tratan muchisimas leyes y declaraciones y resoluciones, solamente quienes habian participado de las discusiones previas en las Comisiones podian imaginarse de que se trataba.

Por fin, cuando llega el momento, la diputada Victoria Morales Gorleri pide la palabra, y comienza preguntando a sus colegas:

¿UDS. COMERIAN EN EL BAÑO?

Su objetivo era mostrarles que con ese mismo problema lidian los miles de bebés que toman la mamadera que la mamá les dejó luego de un día de trabajo: leche materna que fue extraida en un baño publico, el lugar mas contaminado de un puesto de trabajo.

Aplausos y vivas al finalizar el discurso, busco y miro las caras de los diputados, estan todos impactados con las palabras de la diputada.

Horas despues por fin es el momento de la votacion, sali corriendo hacia el fondo del salon, para juntarme con Monica Cassis lider de LLLArgentina que llego ostentando una remera con el logo de LLL, y mi hijo Andy que viajo tambien 2 horas desde su trabajo para estar presente, cuando escuchamos 44 votos a favor….. SE APRUEBA LA LEY DE LACTARIOS, gritamos al unisono, aplaudimos, saltamos, volvimos a gritar, nos abrazamos, Monica C. levanto la remerita que su hijo habia usado hace años, esgrimiendola como una bandera, con el logo de LLL y la frase “Mi mama me dio la teta”.

Despues salimos al pasillo, y se acercaron la Diputada Victoria Morales Gorleri (autora del proyecto) y el resto de los colaboradores, y nos abrazamos, saltamos, gritamos, nos volvimos a abrazar, volvimos a gritar, senti que tocaba el techo con mi cabeza!

Sali de alli muy emocionada, sigo muy emocionada cada vez que lo cuento, agradezco a todas y todos los que nos acompañaron en la tetada que organizamos en la legislatura para la SMLM, donde colaboraron muchisimo y estuvieron presentes, eso ayudo a dar el empujon que faltaba para que al otro dia se presente el proyecto de ley sobre lactarios que hacia rato tenia elaborado.

Estos fueron meses de mucha tension, stress, y discusiones para defender el proyecto en varias de las Comisiones de la Legislatura, habia momentos en que llegue a creer que no se iba a poder.

Pero por fin tenemos la ley de lactarios Morales Gorleri, por la cual los organismos publicos deberán contar con espacios limpios, especialmente acondicionados con una mesa, un sillon y una heladera para que las madres que trabajan no tengan que extraerse leche en el baño y puedan almacenarla en condiciones óptimas para que luego quien cuide a su bebe pueda darsela.

Y ahora vamos por mas, tenemos que llegar a las empresas privadas, y tenemos que aumentar la licencia por maternidad.
Abrazos a todos
Monica

Lic. Monica Tesone
Psicologa
Division Professional Liaison Administrator
International Division
La Leche League International
Asesora Diputada Victoria Morales Gorleri
Legislatura de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires
monicate@gmail.com”