Nuestro fular te abrazará eternamente

Nuestro fular te abrazará eternamente

Este es el relato de una despedida amorosa. De cómo nuestros portabebés son mucho más que una herramienta para llevar a nuestros hijos. Gracias a Mónica y su familia por compartir con nosotros estos detalles íntimos de la despedida de su pequeña niña que no llegó a nacer viva.
Mi hija Maia falleció a las 18 semanas de gestación.
Tuve un parto respetado, poderoso, que nos permitió despedirnos.
Cuando tenía a mi hija sobre mi pecho llegó el mensaje de una amiga:
-“Me gustaría que tu peque usara uno de mis fulares”.
 
Abrazándote, hija mía, me imaginé llevándote en ese y otros tantos fulares, imaginé sentir el calor de tu abrazo.
Muchas gracias A. por tu ofrecimiento. No te imaginas en qué buen momento llegó, cuanto cariño y amor sentí. Recibí tu cariño, que tanto bien me hizo en ese momento. Esa es una de las magias del porteo, se puede regalar amor puro.
 
En algún momento después del parto pensé en que quería enterrar a mi hija envuelta en un portabebé, era la forma en que sentía que podía arroparla eternamente ya que mi pecho no iba a poder hacerlo.
Como mi hija V. tenía dos bandoleras pensé que podía utilizar una de ellas para envolver a Maia. Cogí una de ellas y la apreté contra mi pecho toda la tarde para impregnarla de mí, para llenarla de todo el amor que no iba a poder darle. Creo que la fuerza con la que me apretaba el pecho y el calor de la tela me ayudaron a pasar aquella tarde, a sentir que estaba haciendo algo por mi hija.
Finalmente V. me dijo que no quería desprenderse de esa bandolera. Entonces el papá me pidio emocionado utilizar el fular elástico, nuestro primer portabebé, que tanto habíamos usado con nuestra primera hija. Así también envolverían sus abrazos a nuestra pequeña.
Y así lo hicimos. Envolvimos su pequeño cuerpecito en aquel fular que tanto amor llevaba en sus fibras para que tuviera nuestro abrazo eterno.
Cuando hablo sobre porteo, digo:
 
No sé de forma consciente lo que sufre un bebé separado de su madre, pero sí sé lo que duelen los brazos y el regazo de una madre sin el abrazo de su hija.
Por favor, llevadlos cerquita.”

Mónica de la Fuente García

¿ Qué es lo mejor?

¿ Qué es lo mejor?

“No aspires a hacerlo un poco mejor, aspira a hacer lo óptimo”

Esa frase es una de las que siempre tengo en mente la hacer mi trabajo,  una de las que más utilizo, adaptándola, cuando hablo con las familias o cuando imparto formación.
Las madres ( y padres) queremos lo mejor para nuestros hijos. Nos pasamos la maternidad creyendo que nuestra misión en la vida es buscar lo mejor y dárselo. Así, cuando encontramos a alguien experto en una de las materias relacionadas con el cuidado de nuestros peques, siempre le preguntamos lo mismo:

  • ¿Qué es mejor para él?
  • ¿Cuál es el mejor portabebés?
  • ¿El mejor nudo?
  • ¿El mejor pañal?
  • ¿La mejor forma de amamantar?
  • ¿El mejor biberón?
  • ¿La mejor guardería?
  • ¿La mejor pediatra?

Hasta el infinito…

¿Qué pasa cuando crecen?

Crecerán nuestros bebés y crecerá nuestra experiencia, pero no siempre nuestra confianza y seguiremos preguntando :

-¿Cuál es el mejor cole, el mejor dentista, la mejor actividad extraescolar, el mejor hotel para irnos de vacaciones, etc.?

No es malo pregunta, lo mal es que seguimos preguntando mal.

Cuestión de Responsabilidad

Seguimos sin entender que pedirle a otro que nos dé la respuesta a cuál es la mejor mochila o el mejor biberón o la mejor forma de dormir a nuestro hijo, lo que en realidad evidencia es nuestra falta de responsabilidad.
No quiero decir que los padres que preguntamos somos irresponsables, sino que  al preguntar así, estamos dejando de ejercer nuestro trabajo principal que es tomar decisiones y asumir responsabilidades.

  • No es lo mismo preguntar las diferencias entre sistemas de porteo y decidir, que preguntar qué  mochila es mejor
  • No es lo mismo preguntar las consecuencias de utilizar un sistema de crianza y otro y decidir, que preguntar qué es mejor hacer.
  • No es lo mismo indagar cómo se trata a los bebés en las guarderías de la zona para ver cuáles casan con nuestra propia filosofía y decidir, que preguntar a otro cuál es la mejor.

Porque cuando alguien cataloga algo de “mejor” invariablemente está usando su propia escala de valores, su propia medida. Y juzga en base a ellas y a sus propias circunstancias, a sus propias vivencias y creencias.
No conozco dos familias que piensen igual en todo ni que tengan las mismas necesidades, del mismo modo que no conozco dos bebés iguales, aunque tengan el mismo peso, talla  y edad.
Delegar la toma de decisiones, que va intrínsecamente ligado a  ser el adulto responsable de un menor, en otra persona, por mucho que esa persona sepa de la materia, es irresponsable.
No quiero decir que la formación y la experiencia no sirva de nada, ni quiero decir que los profesionales no hagamos nuestro trabajo. Quiero decir que una cosa es ofrecer información objetiva y  otra cosa es decidir por el caso particular.

Yo puedo saber mucho de porteo, pero si una madre me pregunta qué portabebés es el mejor y yo le doy una respuesta tipo “este portabebés”, no sólo estoy demostrando muy poca profesionalidad, sino que estoy cosificando  a ese bebé y su familia al no tener en cuenta ninguna de sus características particulares.
No hay un portabebés mejor porque hay tantas realidades como personas y  hay tantas dinámicas familiares, culturales, sociales, físicas y emocionales que sería imposible que todas coincidieran en una sola respuesta.

¿Es malo preguntar a profesionales?

Entonces, ¿de qué sirve nuestra formación y experiencia?,¿significa esto que no podemos responder a las familias que nos consultan?
NO. Significa que precisamente nuestra formación y experiencia sirven para explicarle a las familias que la meta no es encontrar “el mejor” nada, sino aspirar a lo óptimo en cada caso.
Suelo decirle a las familias que mi trabajo tanto en el porteo, como en la lactancia, y la crianza, es explicarles “lo óptimo”, lo que el bebé o niño necesita y espera y que es su trabajo aspirar a ello, teniendo en cuenta que cada familia llegará al punto que pueda y quiera.
Si yo te digo que “esto es lo mejor”, te quedas aquí, en este punto. Si te digo qué es lo óptimo a lo que aspirar, llegarás mucho más lejos. Porque la maternidad no es algo estático, no son metas concretas que alcanzar, es un camino, un constante movimiento, aprendizaje y cambio.

[Tweet ” La maternidad no son metas concretas que alcanzar. Es un camino, un constante movimiento, aprendizaje y cambio.”]

El término “mejor”

Hace muchos años desterré de mi vocabulario el concepto “mejor” y nunca me oiréis decir “la lactancia es lo mejor”, o “este portabebés es el mejor”.

Si una madre me llega dando lactancia mixta no presupongo que lo mejor es que intente la lactancia exclusiva, porque si algo sé es que muchas veces lo óptimo en esa díada madre-bebé es el equilibrio que la lactancia mixta permite a esa madre, la red de seguridad que la madre necesita para poder amamantar de forma segura.

Por supuesto en otros casos sí  será lo óptimo recuperar la lactancia exclusiva, pero no siempre sabemos qué caso es cada cual de primeras. No lo sé yo y muchas veces no lo sabe tampoco la propia madre.

La necesidad de juzgar, de etiquetar, de medir y evaluar es muy difícil de eliminar de nuestra vida. Sobre todo del rol de madre sometido constantemente a juicio, el propio y el de casi todos los demás. Ese estar constantemente en la palestra, teniendo que demostrar lo buenas madres que somos tiene como único resultado madres cada vez más inseguras, más frustradas, más infelices. Hasta el punto de irnos al extremo  de hacer apología de ser mala madre, por muy envuelto en humor que lo hagamos,  como si de ese modo reivindicáramos nuestro derecho a no tener que cumplir los objetivos de todo el que se cree con derecho a imponérnoslos. Si entramos en el juego de poner etiquetas: “mejor, buena, mala…” estamos jugando al mismo indecente juego.
Un juego en el que todas perdemos. Tanto, que lo siguiente es llegar a sentirnos arrepentidas, ya no de ser madres, sino de tener hijos, que parece lo mismo pero no lo es.

Quizás si dejamos de poner la medida fuera, si dejamos de preguntar a otros, si dejamos de buscar “la mejor forma” de ser y estar en este y otros roles.  Si empezamos a preguntar con inteligencia y a pensar por nosotras mismas con la información obtenida. Si dejamos de leer libros y miramos más a nuestros hijos y les escuchamos un poco más, con más atención, nos daremos cuenta que muchas de las respuestas no las tienen otros, sino nosotros mismos, nosotras y nuestros hijos.
Mis alumnas siempre me oyen decir que cuando una asesora recibe una pregunta se sabe el tipo de profesional que es por la respuesta:

Una profesional mediocre responde siempre a las preguntas que le hacen.
Una profesional responsable y bien formada no responde, hace más preguntas.

.

 

 

¿Cómo introducir un nuevo portabebés en el mercado y cómo NO hacerlo?

¿Cómo introducir un nuevo portabebés en el mercado y cómo NO hacerlo?

logo red canguroLa abuela cebolleta que hay dentro de mí os contaría cómo hace 11 años en España conocíamos apenas 5 marcas de fulares, menos de bandoleras y los primeros mei tais que se veían los comprábamos en eBay en Estados Unidos.

En sólo una década y gracias al trabajo de forma colectiva,  de asociaciones como Red Canguro, a título individual con cada vez más familias porteando y con empresas de diferentes ámbitos del sector ( fabricantes, marcas, tiendas, asesoras y Escuelas de Porteo) hoy resulta casi imposible conocer  a fondo todas las marcas y  productos que se comercializan.

 

Esto tiene como positivo que a mayor oferta mayor demanda. Es decir, cuantos más portabebés se ofrezcan, más se compran y más se usan. Cuanto más se usan, más se ven, más se conocen y más se demandan. Es un círculo virtuoso. Todos ganamos.

Pero la parte menos positiva es que entre tanto portabebés nuevo y ante un mercado creciente también aumenta la oferta de productos “no tan buenos”.
Ya he escrito en otras ocasiones que la responsabilidad de saber escoger recae en última instancia en el consumidor.

Como padres, antes de escoger un sistema de porteo, deberíamos informarnos de fuentes fiables, para que no nos den gato por liebre, o lo que es lo mismo, para que no nos vendan portabebés ergonómico, por uno que no lo es ( por mucho que lo anuncie así quien lo fabrica, lo distribuye, lo vende o lo usa), o para que sepamos usar el que sí lo es de forma adecudada: recordemos que la seguridad  y el confort no lo dan sólo el modelo elegido sino la forma correcta de uso.

Al final del artículo tenéis algunos enlaces interesantes sobre el tema.

A las marcas

Hoy quiero hablarle a las marcas. A los que fabrican, distribuyen, representan o venden portabebés , “sistemas de porteo” o “accesorios para el contacto”.
Sé que no es fácil hacerse un hueco con un producto nuevo y sobre todo, que no es fácil ganarse la confianza de padres y profesionales del sector. Pero hay cosas que sí se pueden hacer  para introducir tu producto de la forma correcta y otras que precisamente logran el efecto contrario.

Algunas  marcas invierten grandes cantidades de dinero en contratar publicidad. De este modo vemos su producto anunciado en las grandes tiendas de puericultura, en revistas del sector, en ferias, congresos y seminarios relacionados con la infancia… Saben que la publicidad funciona y no escatiman en ello. Muchas de ellas, además, saben que tener el sello de alguien con “autoridad” ante los  padres les da muchísima ventaja y por ello contratan a “expertos” que alaben las bondades de su producto.

Imagen de usbmodels.es

Imagen de usbmodels.es

Esta práctica es sin duda efectiva, es decir, venden mucho. Lo malo es cuando el producto no se corresponde con las expectativas que genera o que anuncia y entonces sufren también la publicidad negativa de comentarios por parte de usuarios experimentados y profesionales independientes que critican los aspectos negativos del producto. Digamos que a las marcas les sigue saliendo rentable porque aunque aumenta su masa crítica entre las familias con experiencia en el porteo, ellos se dirigen sobre todo a los nuevos padres, sin experiencia previa, que se fían de la reputación de la marca, de su presencia en las principales tiendas y del “aval” de profesionales de la medicina ( aunque no sepan específicamente de porteo).

Otras marcas más “modestas” no teniendo presupuestos para grandes campañas, se dedican a hacer su propia campaña en el nicho donde se mueven.

Quienes frecuentamos foros y grupos de porteo, sufrimos casi a diario la irrupción de estas fabricantes, distribuidoras, vendedoras, agentes o amigas de la marca, haciendo lo que yo llamo “un Umbral”, o sea, publicitando su producto incluso cuando las normas prohiben la publicidad,  o respondiendo en casi cada hilo que se abre derivando la conversación hacia su propia marca. Esto es SPAM en toda regla.

Por todo esto, querido/a amigo/a fabricante, distribuidor-a, vendedor-a o representante de la marca o producto, déjame darte algunos consejos para introducir tu producto en el mercado:

  • Si quieres hacer publicidad contrátala en los canales adecuados y,  por supuesto, págala.
  • Que tu marca o producto se asocie a una mala praxis (SPAM)  es totalmente negativo para tu producto, para tu imagen de marca y para ti como “supuesta” profesional del sector
  • No bombardees con tu monotema en grupos donde no se permite la publicidad
  • No bombardees con tu monotema en grupos donde se permite la publicidad (te aseguro que no hay nada más cansino)
  • No bombardees con mensajes privados a la administración de un grupo quejándote de que  “te tratan mal” sólo porque no hablan bien de tu producto.
  • No critiques el trabajo de quienes de forma voluntaria invierten su tiempo en aumentar la cultura del porteo. Es decir, en aquellas personas que hacen posible que exista un nicho de mercado para tu producto.

 

Si quieres introducir de la forma correcta tu producto y que se  hable bien de él en foros  de profesionales y/o de expertos:

  • Asegúrate de que tu producto es bueno
  • Asegúrate de que tu producto es seguro
  • Asegúrate de que tu producto explica con claridad y veracidad qué es, cómo y para qué debe usarse
  • Si es necesario contrata una Consultora de Porteo independiente  para que te haga un análisis del producto y te digo si hay cosas que debes mejorar o modificar tanto en el diseño, la presentación o las instrucciones de uso.
  • No pretendas que te hagan la review gratis
  • No pretendas que paguen por tu producto para probarlo y darte su opinión profesional
  • No pretendas que hablen bien de él sólo porque tú crees que es lo mejor del mercado
  • No pretendas que le guste a quien no le gusta y que no puedan dar su opinión
  • Cuando alguien dice que un producto no le gusta recuerda que está en su derecho a expresarse así
  • Las opiniones negativas sobre un producto no se contrarrestan atacando a quienes la emiten
  • Sé abierto a escuchar las críticas y analiza si hay algo en ellas que puede ayudarte a mejorar en tu producto y en tu trabajo.
  • Ten presente que en un mundo cada vez más conectado entre sí, la mayoría de las personas preguntan por la experiencia que han tenido otros con el producto o la marca. Créeme que no es buena idea ir sembrando cadáveres en un mundo tan pequeño como el nuestro.
  • Y, por último, recuerda que hay dos formas de plantearse el trabajo: construyendo o demoliendo. Tú eliges.

Nohemí Hervada
Escuela de Porteo Mimos y Teta
Consultora de Porteo para marcas y empresas

Otros textos relacionados que pueden interesarte:

¿Qué es más adecuado para pasear a un bebé pequeño?

¿Qué es más adecuado para pasear a un bebé pequeño?

¿Maxi cosi o capazo?

Esta es una de las preguntas habituales de los foros y grupos de padres.
Es siempre interesante observar las respuestas que se dan. En estos lugares la mayoría respondemos según nuestra propia opinión, según nuestro criterio, según nuestra experiencia personal, y a veces, comentando algún dato más o menos científico que hemos leído, expresado con más o menos corrección.
El caso es que cuando preguntamos  en estos medios tan “democráticos”, al más puro estilo Yahoo Answers, las respuestas que obtenemos no  hay garantía de que sean muy fiables, por mucho que leamos lo de ” yo lo hice así y me fue genial” como argumento.

Maxi Cosi mal utilizado como silla de paseo

Lo primero que me gustaría explicaros es que los sistemas de retención infantil están concebidos como eso: como sistemas de seguridad para el transporte de bebés ( y niños) en vehículos. No son sistemas pensados para el paseo, aunque mucha gente los use también para ese fin influenciados por la propia industria de la puericultura.
No siempre la industria que fabrica y comercializa un producto provee la mejor información con respecto al uso correcto y seguro de sus propios dispositivos. Sobre todo porque eso limita su uso, y los que fabrican y venden, en la mayoría de los casos, lo que buscan es que se use mucho su producto.
Casi siempre las limitaciones de uso están marcadas, no por la propia empresa fabricante, sino por las autoridades que legislan y obligan a informar y advertir en su etiquetado e instrucciones de uso.
Tampoco las leyes en ese sentido son infalibles y por eso , inconcebiblemente para algunos, se siguen vendiendo productos correctamente homologados pero claramente ineficaces y/o peligrosos.

El capazo no es un sistema adecuado para el vehículo

Es el caso del uso de los capazos para recién nacidos usados como sistemas de retención en los coches. A decir verdad, como la mayoría de las sillas de seguridad que se comercializan.Incluso organismos supuestamente independientes que hacen pruebas y tests al servicio del ciudadano  emiten informes alejados de la evidencia.
Pongo como ejemplo el caso de las sillas de seguridad a favor de la marcha . Siguen saliendo como los más seguras, más vendidos y recomendados, sistemas  de retención en el sentido de la marcha que son muchísimo menos seguros que otros a contra marcha con eficacia probada y demostrada. Esto como muestra de que no siempre la industria o las autoridades son garantes de la ergonomía y la seguridad.
Como en muchos otros campos, los usuarios vamos por delante de las marcas y los gobiernos.
Las sillas de retención infantil son INSUSTITUIBLES si viajamos con nuestro bebé en vehículos motorizados, y su uso es precisamente ese, para el coche.
No escojas la silla para el automóvil pensando en que además te sirva de silla de paseo, del mismo modo que no te compras  tus zapatillas de deporte negras y con tacón para que te sirva además para ir a la boda de tu primo.

El objetivo de un sistema de seguridad para el coche es ese: la seguridad del bebé en caso de impacto en el vehículo, no su multifuncionalidad y que te sirva para el paseo, de hamaca y de cuna portátil.

El mejor sistema de paseo para un bebé

Los bebés para pasear no necesitan un carrito. Realmente el bebé lo que necesita para pasear es lo que los padres tenemos ya de serie, nuestros brazos. Así que para el paseo diario, nada mejor que usar un portabebés en el que el bebé vaya de la mejor forma posible. Y esta no es, ni tumbado en un capazo mirando el cielo (cuando hay suerte)  o la capota, ni sentado en un maxicosi en una posición peligrosa.

Cochecito a prueba de gas en la que un bebé podría mantenerse a salvo durante un ataque aéreo. El cochecito tiene una ventana con un filtro de máscara de gas. Una pera de goma en la parte trasera se comprime a intervalos forzando el aire viciado y su sustitución por el aire fresco aspirado a través del filtro. 1938. Foto: Mary Evans Picture Library / Especial NEWS.

1938. Foto: Mary Evans Picture Library / Especial NEWS.

Los carritos portabebés no son un invento basado en la necesidad del bebé, sino en una necesidad  del adulto, creada partiendo de mucha desinformación o negación de las necesidades del bebé.
Si los carritos hubieran sido necesarios para el desarrollo del bebé y la supervivencia de la especie, existirían desde que existe la rueda, y no es así.
El origen del carrito fue algo más parecido a un juguete primero y un símbolo de status después, que a  la respuesta de una necesidad real.
Si el motivo de tu paseo con el bebé es disfrutar de un rato al aire libre, nada como hacerlo con el bebé sobre tu cuerpo. De forma correcta, segura y ergonómica con un portabebés adecuado a su nivel de desarrollo, a tu destreza y a vuestras características particulares.

Nada estimula más al bebé que conocer el mundo “de la mano” de su madre ( y/o padre).
Porque en brazos ese estímulo se hace de la forma correcta y en el grado apropiado, con la mediación reguladora que necesita el bebé de su madre para filtrar lo que excede a su umbral de excitación.
En brazos de mamá el bebé puede decidir refugiarse cuando ya tiene bastante o algo le asusta o disgusta.  Si se duerme, lo hace sabiendo que ese movimiento que nota no es sólo un movimiento indescriptible en soledad, sobre una superficie que se mueve bajo su cuerpo sin proporcionarle seguridad, sino el movimiento que ya conoce del cuerpo de su madre.  No es lo mismo dormirse cuando vas en coche y conoces al conductor y confías en él, que si vas en un coche que no sabes quién dirige ni hacia dónde.

El bAmamantando en ruta. Bebé de 1 mesebé sobre el cuerpo del adulto que le portea va desarrollando la propiocepción de su propio cuerpo, algo que no pude hacer de igual modo cuando va sencillamente tumbado un capazo.

El movimiento del adulto al caminar  hace que el bebé vaya desarrollando también sus propios sistemas, ya que el porteo no es una actividad pasiva para el bebé. Contribuye a trabajar sus habilidades psicomotoras, el equilibrio y la agudeza visual, entre otras.

A nivel emocional y social es un bebé con más posibilidades de aprendizaje e interacción con el entorno de la forma correcta.*

 

Dicho esto, la respuesta a la pregunta inicial de qué sistema de paseo es mejor para el bebé, maxi cosi o capazo, la respuesta sería: El mejor sistema de paseo para el bebé es ir en brazos de su madre (y/o padre o adulto de referencia).

Cuando el carro es necesario

No obstante, me consta que el porteo no siempre será la opción ideal para todos los casos particulares, y que el carrito puede ser una herramienta a utilizar. En ese caso,  no está de más tener en cuenta estos puntos:

  • El Maxi Cosi NO ES UN SISTEMA DE PASEO
  • EL capazo NO ES UN SISTEMA DE SEGURIDAD PARA EL AUTOMÓVIL
  • Escoger la silla adecuada al nivel de desarrollo del bebé.
  • No sentarle si no es un bebé que no se mantiene sentado solo.
  • Asegurarnos de utilizar de forma correcta los sistemas de seguridad y sujeción de la silla.
  • Llevar al bebé mirando hacia el adulto, no cara al mundo*.
  • Recordar que el paseo es un medio para un fin, no un fin en sí mismo.
  • No olvidemos interactuar con nuestro bebé cuando está despierto.

 

Cara al mundo o cara a mamá: ¿Importa?

*La Doctora M. Suzanne Zeedyk realizó un estudio en colaboración con The National Literacy Trust para analizar la diferencia entre llevar a los bebés en carrito cara al mundo o cara al conductor.  En este enlace podéis ver su publicación, aquí os pongo un extracto de la conclusión traducida.

 

“Los resultados del Estudio I mostraron que la mayoría de los carritos observados estaban orientados hacia el mundo. El uso de los carritos orientados hacia el mundo están asociados a una reducción de  comunicación hablada entre  padres y bebés.  Para los bebés, la tasa de reducción fue de un tercio y para los padres, la cantidad de comunicación se redujo a la mitad. Curiosamente, los bebés en cochecitos con orientación hacia el adulto tenían el doble de probabilidades de estar durmiendo que los  bebés en cochecitos con orientación hacia el mundo, un hallazgo inesperado que tentativamente se ha interpretado como un indicador de los niveles de estrés.

Los resultados del Estudio II confirmaron que las madres hablaban más cuando llevan a  sus bebés en cochecitos con orientación hacia ellas; cuando sus bebés iban car al mundo, el habla materna se redujo a la mitad. También demostraron que madres y  niños eran más propensos a reír cuando el bebé va orientado hacia su madre y que las madres fueron conscientes y estaban sorprendidas por  este cambio global en las interacciones comunicativas con sus bebés. Por último, los resultados arrojaron una posible evidencia más de la posibilidad de que la orientación  del carrito podría influir en el estrés infantil:
La frecuencia cardíaca infantil disminuyó ligeramente cuando se orientaba el carrito hacia la madre y también los bebés eran más propensos a quedarse dormidos en esta orientación.

El título de este informe se pregunta “¿Cómo es vida en  un carrito de bebé ? . Los resultados de estos dos estudios sugieren que la respuesta es que el bebé está más aislado de lo que muchos adultos creen y que es una experiencia emocionalmente empobrecedora . Estos resultados nos animan, como sociedad, para tomarnos más en serio las experiencias que viven nuestros bebés.

Si existe alguna posibilidad de que el diseño de sillas de paseo esté fallando en promover el desarrollo de los bebés, entonces esto es una preocupación considerable. Casi todas las familias en el Reino Unido  que tienen un niño menor de 3 años será el propietario de un carrito. Si se puede confirmar, en futuras investigaciones, que ‘girando los carritos’ se ejerce una diferencia en el  desarrollo del niño, entonces la fabricación de cochecitos de bebé ‘emocionalmente saludables’ podría ser un medio fácil, asequible y alcanzables de facilitar  a largo plazo la salud mental y física. Se está realizando un esfuerzo considerable por parte del gobierno del Reino Unido y organizaciones benéficas del Reino Unido para brindar apoyo a los padres y las familias durante los primeros años de la vida de los niños. Vale la pena al menos investigar el grado en que el diseño de las sillitas podría encajar con este programa.
Este es un tema pertinente para la salud, académicos y sectores de atención social. Esto hace que sea un problema no sólo para los padres, sino para el conjunto de la sociedad – incluyendo los fabricantes de carritos. En última instancia, sin embargo, son los padres quienes tendrán la mayor inversión en este tema. Si el diseño del cochecito tiene consecuencias para el desarrollo infantil, ya que los resultados de estos dos estudios sugieren que lo tiene, entonces ellos merecen tener acceso a esta información, con el fin de tomar decisiones sobre la mejor manera de cuidar a sus hijos.”

Pregunta a los expertos

Como ves no siempre lo que se vende es lo mejor. Y no siempre lo que te recomiendan otros padres es lo mejor. Ni siquiera “lo mejor” será lo mejor para ti si no se adapta a tu situación particular, por lo tanto mi recomendación aparte de la general de animarte a portear es que cuando tengas que escoger un sistema que afecte a la seguridad de tu hijo consultes con un asesor experto.  Desgraciadamente no todos los que venden asesoran y no todos los que asesoran, asesoran bien, así que  te dejo  enlaces a webs confiables en cuanto a porteo y seguridad .

Partos programados

Partos programados

Vas a llevar a tu hijo al colegio, con tu pequeño en brazos, a la teta y no puedes evitar oír la conversación que tienen otras madres cerca de ti.

“Esto de los partos programados es una maravilla. Vas ahí ya el día que te dicen. ¡Es el futuro!”

Son madres, como tú. Viven en tu barrio. Tienen más o menos tu mismo nivel socioeconómico. Probablemente el mismo nivel educativo. Son mujeres de tu misma edad. Han vivido en la misma época que tú. Se han enfrentado a prácticamente las mismas experiencias. Nacieron y se criaron más o menos en el mismo entorno social y cultural.
Son como tú.

Pero tú oyes esa frase y algo se te revuelve por dentro.
Miras a tu bebé y lo abrazas. Recuerda quizás, la cicatriz de tu primera cesárea y lloras. Quizás lloras sólo por dentro, sólo para ti, pero lloras.

EN ese momento lloras por ti, por tu parto que no fue, por tu cicatriz que es algo más que una línea marcada en tu cuerpo. Lloras por todo lo que lloraste después. Lloras porque te sentiste culpable mucho tiempo. Y tonta. Te sentiste tonta por creerlo todo. Por no preguntar más. Por no investigar más. Por no buscar más.  Lloras porque recuerdas el dolor y la impotencia  de tener que  atender a un bebé con un cuerpo dolorido y convaleciente. Porque en vez de sentirte fuerte, poderosa y protectora, te sentías vulnerable y débil.

Lloras con miedo recordando lo que has oído tantas veces :  “como fue cesárea, no te va a subir la leche”. Lloras porque un día, decidiste mirar tu herida y saber la verdad. Lloras porque recuerdas la rabia e ira que sentiste cuando ibas desentrañando la gran madeja de mentiras que nos han contado sobre nosotros, sobre nuestros cuerpos, sobre si podemos o no parir, sobre las ventajas de no sufrir el parto. Lloras porque te sentiste estafada. Lloras porque lo que te robaron nunca lo recuperarás.

LLoras todo eso otra vez y respiras hondo mientras piensas en aquel bebé,  en tu primer hijo. Ahora un niño alegre, risueño, cariñoso y feliz. Piensas en todo aquello que no te pudieron quitar. Piensas en que todo ese llanto fue el combustible que alimentó  tu fuerza para no dejar que te robaran más, para no ceder ni claudicar en el resto de decisiones sobre tu hijo y cómo criarlo.

Te quitaron tu parto sí, te rajaron sí, os separaron sí, pero una vez que lo abrazaste se quedó en el lugar de donde no debieron llevárselo nunca. Recuerdas esas horas interminables de teta y abrazos. Recuerdas  que el tiempo pasaba mirándole dormir en tu pecho, acariciándole, cantándole y contándole…


Recuerdas a la gente que te decía: “¿otra vez?”, “¿Es que siempre lo tienes que llevar en brazos?” “¿por qué no lo dejas dormir en su cuna?” Y recuerdas que tú les mirabas con pena:
Pobre gente… no saben, no entienden. No se dan cuenta del placer que sentís, de la paz que te da saber que está ahí, contigo, en tus brazos, calmándose y colmándose  con tu cuerpo.


Curaste esa herida  a base de amor y cariño. A veces aún duele, como hoy. Pero ya no duele igual. Ya no te duele tanto la tuya. Te duelen, a veces, las otras. Te duele que se siga haciendo ese daño que tú viviste a personas que ni siquiera son conscientes de ello.

Cuántas veces has contado cómo tú te despediste del hospital regalando bombones: “Qué atentos fueron conmigo, y qué amables”, decías.

Y ahora escuchas a esas mujeres y te duele su ignorancia. Te duele su inocencia. Te duele su credulidad. Te duele su desconexión. Te duele su dolor. Ese que quizás ella nunca sientan ni lloren. Porque sabes que un dolor que no se siente ni se llora nunca se cura.

© nohemi hervadaY miras sus ojos y ellas te miran y saludan con la mirada, sonríen mirando a tu bebé. Y tú  abrazas a tu bebé y les sonríes. Y deseas que tu sonrisa les hable. Y besas la cabecita de tu bebé, este que te regaló con su llegada una de las vivencias más increíbles de tu vida. Ese ser que te devolvió la fe en ti misma. Ese que te dijo sin hablar: “mamá tú puedes, nosotros podemos”.  Y vuelves a mirar a esa madre, a punto de tener a su bebé, que aún no sabe lo que de verdad necesita saber y le devuelves otro tipo de mirada.

La miras con complicidad y con cariño. Esa madre eras tú. La miras intentando que en ti vea otro tipo de reflejo. Que grabe en su memoria la imagen de una madre feliz abrazando a su bebé. La miras y confías en algo que está más allá de lo que nos cuentan y de lo que creemos. Confías en la fuerza que tendrá el momento en que esa madre mire a su bebé a los ojos y se abracen. Confías en que, como tú, sea como sea ese momento, sea en el primer minuto, en la primera hora, o en el primer día… que sepa, en ese momento, que ese bebé ya está, por fin, en casa.

PD: Dedicado a mi hijo mayor y a todo lo que pasó después de ese 21 de febrero

¿4 falsos mitos sobre  las mochilas BabyBjörn ?

¿4 falsos mitos sobre las mochilas BabyBjörn ?

“Ladran, luego cabalgamos “
Voy a ver si traduzco esa frase al noruego.

Que una empresa como Baby Björn saque un post  para desmontar 4 “mitos” sobre sus mochilas y lo publique en diferentes medios debe ser una señal de que la gente cada vez se informa más. Ya no somos 4 locas que boicotean marcas, sino profesionales del porteo libres de sospecha de estar pagadas por las marcas.

El artículo que paso a analizar parece haber sido escrito por algún colaborador (que ni siquiera periodista) de esos de la prensa rosa:
-“Corre el rumor…”

Empecemos:

Asesorados por IHDI
Captura de pantalla 2015-08-02 11.03.55

 

 

 

Hace unos 6 años o más me reuní con 2 miembros del personal de Baby Björn como presidenta de Red Canguro. Pagaron 2 billetes de avión, uno desde Noruega y otro desde la península para venir a Gran Canaria a hablarme de su nueva mochila. Si hubieran escuchado algo de lo que les dije ya sabrían lo que por fin les han escuchado a los del IHDI (Instituto Internacional para la Displasia de Cadera).

Pero claro, las madres que porteamos y nuestros hijos no somos tan importantes como un organismo internacional. O eso o es que como nosotras citamos a ese organismo para explicar la importancia de la buena postura, ahora sí es una fuente fiable porque la citan ellos.

O quizás es que cada vez más familias nos escuchan nuestros argumentos porque podemos citar a “médicos” como hacían ellos para avalar sus mochilas. Profesionales como la Dra. Kirkilionis, el Dr. Henrik Northolt , multitud de fisioterapeutas y el mismo IHDI. En España, sin ir más lejos , mi compañera Elena López publicó junto a M.A.Salmerón Ruiz , pediatra  y doctora en Medicina y Cirugía, un excelente trabajo sobre Porteo Ergonómico en la revista Pediatría Integral

porteo
Modificaciones Menores

Las modificaciones “menores” que nombran, imagino que sobre todo  ampliar el puente de la mochila, de “menor” no tiene nada puesto que es la base del diseño de las mochilas de baby Björn durante toda su existencia.

Ha sido la gran lucha contra ese tipo de mochilas, motivo por el cual en su día las bauticé como “colgonas”. Al parecer a los del IHDI sí les han escuchado.

Pero la  cuestión es: si siguen la recomendación de ampliar el puente de la mochila para conseguir una postura algo más correcta, ¿por qué siguen fabricando y vendiendo los modelos con puente estrecho?
¿Van a reconocer alguna vez que esos modelos no cumplen las sugerencias del IHDI?

De hecho, la imagen que muestran en el artículo para desmontar su “mito” es una del modelo típico “colgón” de la marca.

Así que no entiendo, por un lado modifican su modelo para adecuarse a las sugerencias del IHDI y tener su beneplácito, pero siguen defendiendo que la postura de la mochilas que el IHDI no recomienda siguen siendo buenas…
¿Me lo explican por favor?

Esto es como si vendo huevos y quiero la certificación de que son BIO. Tengo una granja productora con gallinas en cautividad y otro par de gallinas sueltas en mi finca.  Un inspector viene a comprobar que los huevos de mis gallinas libres son aptos para tener el certificado BIO y yo ese certificado “lo uso también” con el resto de los huevos procedentes de la granja que evidentemente no cumple esos requisitos. Una vez obtenido que “Yo produzco huevos BIO” ya dejo que la gente crea que TODOS mis huevos son BIO.
Señores de Baby Björn, si los del IHDI les han sugerido modificaciones es porque la posición del bebé en la foto no es la óptima.

.

Niños que cuelgan

Aquí voy a ir a gramática básica: Colgar y caerse no son sinónimos.
No criticamos que los bebés vayan a caerse de sus mochilas. Evidentemente que el bebé no se cae si va sujeto contra el cuerpo y el adulto no se mueve… pero tampoco se caen los bebés que sujetamos boca abajo por el tobillo y no les vamos a llevar así. Buscamos el confort del bebé señores, a ver si les queda claro.

Criticamos que esa no es un postura cómoda, porque independientemente de si el peso recae poco o mucho en los isquiones, ya hemos quedado en que el IHDI no recomienda la posición. Además, unas piernas “colgando” al aire… hagan la prueba señores, tienden a dormirse y no dan estabilidad.

Qué es ergonomía

Me gustaría explicarles lo que es “ergonómico”, porque no han entendido ustedes mucho.
Lean ese post por favor, y aquí les copio el resumen:

Porteo ergonómico

 

Me parece genial lo del test con la almohadilla, cuéntenselo a los del IHDI, a ver qué opinan.

.

 

Espalda en forma de C

Si tengo que explicar que estar tumbado boca arriba  no es lo mismo que ser porteado, apaga y vámonos.
Las presiones que se ejercen en vertical con una mochila rígida que no ajusta punto por punto y más si hay movimiento, no son  ni parecidas a estar tumbado. Tendrían que hacer el experimento de las almohadillas aquí, a ver si así lo entienden.

.

 

Sobreestimulación

Este punto me resulta especialmente gracioso. Porque ni siquiera argumentan contra él. Sólo dicen que “recomiendan los primeros 5 meses llevarles hacia adentro”.

Al parecer la mayoría de los padres que compran sus mochilas no han oído esa advertencia todos estos años, o sencillamente tienen grabada en la retina toda la publicidad que ustedes mismos antes hacían con recién nacidos  mirando hacia adelante

 

Sea como fuere, echo de menos qué pasa con la cadera del bebé en esa posición  y con su piernas. Y con la espalda del adulto.  Y si el bebé se duerme. Y con la visibilidad de adulto. Y  si algo asusta al bebé… En fin, echo de menos lo de siempre: argumentos.

Pero ustedes sigan, que ya hemos conseguido que amplíen el puente de su modelo estrella. Igual en 10 años más acaban dándonos la razón. Eso sí, no lo reconocerán, pero da igual, Google no olvida y nosotras tampoco.

.

 

¿Qué es un Portabebés Ergonómico?

¿Qué es un Portabebés Ergonómico?

cuerpo humano- da vinci.

¿Qué significa ergonómico?

¿Quién decide si un artículo lo es?

¿Llamar a algo ergonómico lo convierte en ergonómico si no lo es?

¿Puede algo ergonómico ser no adecuado en algún caso?

¿Cómo podemos los padres saber cuando nos intentan dar gato por liebre en relación al porteo ergonómico?

.

silla ergonómicaHace años la palabra “ergonómico” no estaba en mi vocabulario. Soy de la generación de llevar bolsos llenos de libros al colegio,  de sentarnos en las mismas sillas y pupitres, midiéramos lo que midiéramos, y de las que hizo deporte con un mismo tipo de zapatillas deportivas, fuera gimnasia, correr o baloncesto.

A mi generación la ergonomía nos llegó tarde, cuando compramos la primera silla para el ordenador de esas de apoyar las rodillas.
.
Pero fui madre y al portear empecé a interesarme en cómo hacerlo bien.
La primera mochila que casi todas las del gremio conocimos como ergonómica, fue la ERGO  y a partir de ahí, según aumentaba nuestro conocimiento y experiencia fuimos aprendiendo a distinguir (más o menos) qué era un portabebés ergonómico y por qué.

Y entonces editamos guías para distinguir los portabebés “correctos” de los que no, sobre todo cuando hablábamos de mochilas. Parecía que estaba claro, se trataba de “ergonómicas” versus “colgonas”.
Pero nada más lejos de la realidad.

El enemigo en casa

mochila anunciada como ergonómica que no lo es

A medida que la práctica del porteo se extendía aumentaban los portabebés “correctos” mal colocados, o sea, que dejaban de ser todo lo ergonómicos que podían ser. Las marcas de mochilas y otros sistemas de porteo no tan ergonómicos, empezaron a sacar sus “versiones ergonómicas” modificando en algo los originales.

Eso hace que la pregunta que más recibo a nivel personal y que más observo en los grupos de porteo, como el de Red Canguro  y otros es:

“¿Me podéis decir si este portabebés es ergonómico?”

Y de ahi surgen mis preguntas del principio.

.

Observo a diario cómo empresas del sector, distribuidores, tiendas, agentes, asesoras, instructoras y educadoras  de porteo y usuarios de determinadas marcas recomiendan :

  • Portabebés concebidos para conseguir el máximo de ergonomía usados de forma totalmente antiergonómica
  • Portabebes que a priori pueden ser ergonómicos ( si se usan a partir de un determinado peso y desarrollo) recomendados para usarlos antes  o después de tiempo con lo que ya dejan de serlo.
  • Portabebés anunciados como ergonómicos, solo porque lo son algo más que algún modelo anterior
  • Portabebés anunciados como ergonómicos sin serlo
  • Portabebés antiergonómicos anunciados como ergonómicos con el aval de algún profesional de la salud

ejemplo de portabebés incumpliendo las normas de porteo seguro

En este contexto repito mi pregunta: Como no hay una “autoridad máxima” que decida  qué es y qué no es ergonómico, y quién puede o no usar ese calificativo, ¿qué hacemos?
Y mi respuesta es sencilla: tener claro los conceptos de qué es ergonomía y qué buscamos al portear y decidir en consecuencia.

 Si yo como Nohemí Hervada, por muy asesora de porteo, formadora de asesoras de porteo y consultora de porteo para marcas y empresas que sea, digo que “este portabebés es ergonómico y este otro no”, habrá quien crea en mi palabra y habrá quien  diga que con qué criterio juzgo, o lo que es lo mismo,  estaré cayendo en  lo mismo que critico que es usar mi “nombre” y mi cargo para justificar un juicio.

Creo que es más interesante definir claramente qué es ergonomía y qué buscamos de un portabebés y que sea esa la vara de medir a la hora de juzgar un sistema de porteo.

Del mismo modo que calcular una medida a ojo no es muy fiable y por eso preferimos usar una medida estándar que no deje lugar a equívocos e interpretaciones personales: el metro.

¿Qué es  ergonómico?

Definición de “ergonomía” :

RAE (Del gr. ἔργον, obra, trabajo, y -nomía).

  1. f. Estudio de datos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina.

Espasa Calpe
1.f. Ciencia que estudia la capacidad y la psicología del hombre en relación con su trabajo y la maquinaria o equipo que maneja, y trata de mejorar las condiciones que se establecen entre ellos.

En mi Escuela de Porteo Mimos y Teta explico a mis alumnas cosas como estas:

  • Según la Asociación Internacional de Ergonomía, la ergonomía es el conjunto de conocimientos científicos aplicados para que el trabajo, los sistemas, productos y ambientes se adapten a las capacidades y limitaciones físicas y mentales de la persona.
  • Según la Asociación Española de Ergonomía, la ergonomía es el conjunto de conocimientos de carácter multidisciplinar aplicados para la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar.
marsupi

La colgona de las llamadas “ergonómicas”

Teniendo en cuenta estas definiciones,   un sistema de porteo sería ergonómico cuando toma en cuenta el conocimiento existente en los distintos campos que se relacionan con el porteo  a fin de conseguir que este se adapte a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios optimizando la eficacia, seguridad y bienestar.

Así que para que un sistema de porteo o portabebés sea ergonómico no podemos obviar la biología, ni la fisiología, ni la fisionomía del bebé/niño y del adulto que portea  en general, ni los conocimientos que se van añadiendo a este campo como la neurobiología o el conocimiento del impacto en el cuerpo de la hiperpresión que produce el ejercicio o el cargar peso.

Dicho esto, cuando una marca en concreto usa el adjetivo “ergonómico” en su publicidad pero su sistema no optimiza la eficacia, seguridad y bienestar de las 2 partes implicadas en el trabajo del porteo, no merece tener ese calificativo.

Esto lo vemos habitualmente en marcas reconocidas de puericutura que valoran la importancia del contacto y la cercanía, pero

  • no tienen en cuenta la posición óptima del recién nacido, ni la forma de cargar peso que menos impacto negativo tenga en el cuerpo del adulto.
    .
  • No sirve que amplíen el puente para que el bebé no cuelgue cuando el resto de puntos a tener en cuenta para optimizar la eficacia, seguridad y bienestar no se cumplen.
    .
  • Tampoco serían ergonómicos  aquellos sistemas que por sus características no permiten la posición y el ajuste correcto que garantice la seguridad y confort máximo, sobre todo en los bebés más pequeños o con algún problema previo, como es el caso de bebé nacidos prematuros o con alguna patología, y que sin embargo publicitan  para ser usados  en esa edad o circunstancias.
    .
  • Incluso portabebés que en principio pueden ser usados de forma correcta en un tramo de edad, peso  y/o  desarrollo concreto, cuando son publicitados y usados fuera de esos márgenes pasan de ser ergonómicos a no ergonómicos.
    .

Creo que quienes trabajamos profesionalmente en el porteo debemos hacer un ejercicio serio de autoexamen y en vez de buscar el producto más vendible, trabajemos por proporcionar información correcta sobre los productos con los que trabajamos.

No hay un portabebés mejor, ni uno que sirva de forma excelente desde el minuto 0 hasta el fin de la etapa del porteo, porque portear bien depende, como hemos visto de múltiples factores, los generales y los particulares de cada tándem bebé-adulto. Por eso en vez de seguir intentando convencer de qué protabebés son ergonómicos y cuáles no, lo ideal sería que todos los padres conozcan las reglas de un porteo seguro y ergonómico, y que aprendan a distinguir en su caso cuándo se cumple y cuándo no.

Ese es el trabajo de las Asesoras de Porteo que formamos, mi equipo de formadoras y yo, tanto en nuestras formaciones individuales, como en la conjunta en Asesoras Continuum.

No queremos enseñarles las respuestas correctas a la pregunta de “¿Qué portabebés es ergonómico?”, sino  a que sepan formularle a los padres las preguntas adecuadas para que lo vean ellos mismos.

De este modo evitaremos seguir viendo fotos de padres orgullosos porteando con sistemas correctos mal utilizados, con sistemas de porteo poco confortables,  y en muchos casos, desgraciadamente,  no sólo poco ergonómicos, sino lo que es peor, poco seguros.

NOTA: LAs imágenes están subidas desde los URL originales donde están publicadas en el momento de la publicación de este post.

Porteo ergonómico

Pediatras que recomiendan galletas y matronas que recomiendan colgonas

Pediatras que recomiendan galletas y matronas que recomiendan colgonas

¿Os habéis fijado cuántos spots publicitarios incluyen la frase “Recomendado por… “ o “Avalado por…”, seguido de algún título profesional relacionado con la salud: matronas, pediatras, asociación de matronas, AEP, etc.?

En un mundo en el que lo que avala la ciencia es considerado como digno de más fe que el misterio de la Trinidad para algunos creyentes, conseguir que una bata blanca ponga su sello a tu producto es garantía de credibilidad…. ¿ o no?

Pensar que todos los profesionales de la salud y la medicina están bien formados e informados de todo asunto del que opinan y recomiendan, que son intachables y libres de sospecha es tan “naïf” como decir que todos los banqueros son honrados.
En todas partes cuecen habas, que dirían nuestras abuelas,  y en un sector tan goloso como la salud, diría que aún más.

Si añadimos a la preocupación de la población en general por la salud, el hecho de tener hijos, tenemos unas cuantas industrias: la de la alimentación infantil, la farmacéutica y la de la puericultura, frotándose las manos viendo ante sí a un montón de individuos dispuestos a comprar lo mejor para sus retoños si les  aseguran  “adecuada y científicamente” su necesidad y conveniencia. Así que  podemos estar seguros  de que, detrás de cada producto o marca con la suficiente cantidad de dinero para pagarlo,  encontraremos un profesional avalándolo.

Y como muestra, nos encontramos  en un país con una tasa de obesidad infantil alarmante, marcas de galletas para niños avaladas por la Asociación Española de Pediatría  y con experta nutricionista incluida en su web ( aunque sea un producto alto en azúcar y harinas refinadas, procesado y de dudoso poder nutritivo).

Pincha en la imagen para leer el análisis del producto

Pincha en la imagen para leer el análisis del producto

 

Yogures “especiales” para bebés que a pesar de ser totalmente innecesarios se “recetan” en consultas de pediatría

Pincha en la imagen para leer un informe del producto

 

 

Aunque no es tan extraña esta “alianza” entre industria de alimentación infantil  y la AEP si miramos quién financia la mayoría de las Becas que otorgan cada año.

Becas AEP 2015

Imagen tomada de la web de la AEP: PIncha para ir al enlace original

Asociaciones de matronas que recomiendan mochilas que cualquier experto en porteo y ergonomía desaconsejaría por postura del bebé, por forma de cargar el peso para el adulto, por materiales utilizados, etc..

Mochila Recomendada por la Asociación Nacional de Matronas Españolas

 

Este punto me toca especialmente porque vivo en carne propia el “descrédito” de mi trabajo como Formadora de Asesoras de Porteo  y divulgadora de la importancia del contacto, por parte de miembros de este colectivo. Es curioso que leyéndome el Códido Deontológico de las matronas españolas  encuentro este punto:

Fragmento del texto del Código Deontológico de las matronas españolas. Pincha para ver el texto completo en su web.

 

No entiendo cómo sin formación específica en porteo ni experiencia, una asociación profesional recomienda un producto que  los  especialistas en ese campo desaconsejamos. Ya ni entro a mencionar que está fuera de su ámbito profesional de actuación, como recoge su propio código.  (He de decir que individualmente muchas profesionales de este colectivo se están formando con nosotras para asesorar con conocimiento de causa).

Estos son, desgraciadamente, solo algunos ejemplos de lo que se cuece en nuestro mundo. Como si una vez obtenido un título te convirtieras en una especie de Midas de la Credibilidad que convierta en oro, digo en “ergonómico” o en “necesario” o en “beneficioso”… todo lo que tocas, o avalas o recomiendas.
Y si las propias asociaciones profesionales actúan así, imaginad a título individual… Cuando la nómina te la paga directamente una marca entonces resulta que te preguntan sobre alimentación infantil del recién nacido y te quedas tan ancho dando consejos sobre biberones

¡Toma ya con la “normalización de lo artificial” !

Pediatras dando consejos de alimentación infantil

te recomiendo que te busques un amante por si algún día tu pareja no tiene ganas...

Esta es de traca… es como si te recomiendo que te busques un amante por si alguna vez tu pareja no tiene ganas por cualquier motivo

 

El Código de Comercialización de sustitutos de la leche materna se lo pasan por el forro, para variar. Porque al final lo extraño es que lo cumplan.

Imagen del Catálogo 2015 de la marca

 

Y algunas vemos estos “consejos” justo debajo del nombre de una Comadrona, colaboradora de la marca.. Y una vez repuestas del “cabreo inicial”, nos toca  ir con paños  calientes  al comentar la noticia, para que no salgan candidatas a enarbolar la bandera de  #TeCreesMejorMadreQueYo?

Y no, no me creo mejor madre que la mayoría. Pero sí me creo mucho más profesional que quien amparándose en un título, una profesión de prestigio, un status o una posición de autoridad relativa, abusa  y traspasa sus competencias y se vende. Y lo que es peor, pone en riesgo la salud de bebés y niños.
Y me creo mejor profesional porque cuando critico  malas praxis, empiezo por  mi propio sector.

  • SI una madre me dice que una asesora de porteo le recomienda un fular elástico con un bebé que ha nacido prematuro, le digo que cambie de asesora de porteo.
  • Si una madre me dice que una asesora de porteo le recomienda portear con una fular y una cruz envuelta a una semana de haber tenido cesárea le digo que cambie de asesora de porteo.
  • Si una madre me dice que una asesora de porteo le ha recomendado el portabebés X porque es el “mejor” sin hacerle más de 3 preguntas, le digo que cambie de asesora de porteo.
  • Si una madre me dice que una asesora de lactancia le ha dicho “lo que tiene que hacer” , le digo que cambie de asesora de lactancia
  • Si una candidata a alumna me dice que se ha formado como asesora de porteo en un fin de semana,  que si le convalido esa parte en mi formación, le digo que no. Nadie se forma como asesora de porteo en un fin de semana, ni en dos.
  • Si alguien me dice que quiere formarse conmigo como asesora de lactancia, sin asistir  durante  muchos meses a un grupo de lactancia, le digo que no. Nadie se forma como asesora de lactancia sin muchísimas horas de práctica con madres y bebés.

Y una vez limpiada la casa por dentro… pues la limpio por fuera, por lo que…

  • Si una madre me dice que su ginecólogo le dice que tendrá cesárea porque ya tuvo una, le digo que cambie de ginecólogo
  • Si una madre me dice que su pediatra le dice que tiene que darle com 4 meses la fruta al bebé, le digo que si se va a tener en cuenta para alimentar a su bebé a su pediatra, que cambie de pediatra
  • Si una madre me dice que su matrona no formada en porteo  le da consejos sobre porteo, le digo que busque una asesora de porteo: (una buena, para no pasar por los puntos del principio)

Y así “ad infinitum”.
¿Por qué escribo este post?
Pues aparte de porque me lo pide el cuerpo cuando veo ciertas cosas… lo escribo para 2 grupos diferentes de lectores:

  1. Si eres un profesional de alguno de los sectores que he mencionado, recuerda que  tu “título”  te da una responsabilidad. Que en su día seguramente aceptaste un código deontológico y que muchas personas confían en ti por lo que representas. Solo te pido, te pedimos,  que estés a la altura y dejes egos y otros intereses  poco nobles al margen cuando trabajas.
  2. Si eres madre o padre, como yo, recuerda, recordemos que hay una responsabilidad que no debemos delegar en nadie. Somos responsables de las acciones y decisiones que tomamos para con nuestros hijos. Podemos y debemos pedir información a los profesionales porque para eso están, información completa,  y en base a eso y a nuestras propias capacidades, decidir. Recordemos que un profesional está cualificado para su ámbito de competencia, no para cualquier otro. Ser experto en un campo no le valida para que su opinión en otros sea más válida que la tuya propia.

Sueño, como diría Luther King, con el día en que ambos grupos sepamos cuál es nuestra responsabilidad, y la asumamos de forma que prime lo que debe primar.

¿Son tan malas las colgonas?

¿Son tan malas las colgonas?

En el mundo del porteo  hay de todo, como en todos lados.

  • Portabebés malos, buenos, regulares y pésimos.
  • Portabebés malos usados con las mejores intenciones
  • Portabebés buenos usados muy mal
  • Portabebés para niños  recomendados para recién nacidos
  • Portabebés muy mal escogidos
  • Buenos porteadores con casi cualquier cosa
  • Malos porteadores con portabebés de lujo

Todo eso  y mucho más… como en todos lados.

Aumenta el número de familias que portean, eso es una realidad. Sólo hay que dar un paseo por una zona peatonal o ir al aeropuerto, o a cualquier lugar con mucha gente.

Cada vez se ven más bebés porteados.

Bebés porteados: bien porteados y mal porteados.

Algunos padres compran el primer portabebés que encuentran, otros padres se informan mucho antes de comprarlo, y como pasa en otros campos, depende de quién les asesore pues tendrán información más o menos correcta.
En el mundo del porteo hay vendedores, hay dependientes, hay distribuidores, hay comerciales, hay fabricantes… No todos portean, de los que portean no todos portean bien, y de los que portean bien no todos saben asesorar en porteo, ni saben asesorar en casos de necesidades especiales. Muchos ni siquiera se plantean qué factores se deben tener en cuenta  a la hora de asesorar en porteo.

Así es normal que aumente el número de portabebés no ergonómicos, o el número de mochilas ergonómicas usadas de forma incorrecta o de fulares colocados de formas imposibles.

Cada vez hay más coches en el mundo y cada vez más conductores que infringen las normas de circulación. La cantidad de usuarios no implica un mayor conocimiento de las normas ni un mayor respeto por ellos, a veces es justo lo contrario.

Yo me alegro enormemente de que el porteo esté cada vez más difundido. Siempre digo que un bebé cerca del cuerpo de su madre/padre es donde mejor va. Y por supuesto que me gustaría ver a todos esos bebés ir, además, seguros y cómodos. Ellos y sus padres.

De momento no es así.

Captura de pantalla 2014-12-27 16.13.23Veo bebés en brazos sí, y felices por ello. Pero veo que la industria de la puericultura sigue sin entender el concepto de fondo.
No se trata de inventar el artilugio más sofisticado, sino de ofrecer la mejor solución posible, y como ya se sabe, lo más sencillo suele ser lo mejor.
Veo portabebés que parecen naves espaciales, mochilas con más cierres y broches que un traje de Drag Queen. Veo adultos que portean en posiciones tan en contra de la ergonomía que lo realmente sorprendente es que repitan.

Se trata de comprender que el porteo debe respetar la posición natural de llevar a un bebé en brazos. Que no se trata ni de colgarlos, ni de aplastarlos, ni de espachurrarlos, ni de espatarrarlos… que se trata sencillamente de usar algo para mantenerlos sobre nuestro cuerpo de la forma más parecida a llevarles a pelo.

Captura de pantalla 2014-12-27 16.16.17

No es lo mismo

Me pasa con esto algo parecido a  lo que pasa con el Método canguro  y los Cuidados Madre Canguro. Que parece lo mismo pero no lo es. Se parecen, muchos creen que es lo mismo y quienes lo aplican creen que ya está, que eso es lo que deben hacer. Los que “en su hospital” hacen método canguro se sienten orgullosos. Y cuando te cuentan te dicen que ponen un rato a lo bebés sobre las madres piel con piel. Y entonces una escucha y entiende que se han quedado en el primer peldaño de esa escalera.
Como diría Casilda Rodrigáñez : “el abrazo materno no es un método”.

Del mismo modo el porteo es algo más que usar una mochila cualquiera por muy vendida que sea o muchos premios que reciba.

Entonces ¿por qué?

Captura de pantalla 2014-12-27 16.19.44Y en este punto nos seguimos preguntando por qué siguen fabricando mochilas en las que los niños parecen más cachorros felinos llevados por el cuello que bebés humanos con muy poco desarrollo. Y comprendemos que el cambio quizás no venga de los fabricantes, ni de los distribuidores. Porque al final la industria es eso: una industria. La misma que hace que dentro del mundo del “porteo ergonómico” se anuncie como la panacea mochilas no aptas para recién nacidos, o con posiciones extrañas, o que se use la excepción como la norma… Si no somos críticos desde dentro, ¿cómo lo vamos a ser con los de fuera?.
El cambio vendrá de las propias familias, de ir sembrando información correcta, con sentido común, que respete todos los aspectos del desarrollo del bebé y del cuerpo del adulto.

Que estas personas en vez de creer a pies juntillas las páginas de los propios fabricantes o distribuidores,  se animen a consultar con expertos que les expliquen claramente las diferencias. Con expertas en el porteo, con experiencia propia y formación específica, con capacidad de autocrítica y afán de continuar aprendiendo.
Y mientras… pues mientras iremos viendo que poco a poco van cambiando cosas… de momento a este bebé ya no le van dando patadas al caminar porque por fin lo han puesto “a la altura de sus besos”

 

Habrá que decirles que quiten de su catálogo fotos como estas:

Captura de pantalla 2014-12-27 15.39.40Captura de pantalla 2014-12-27 15.44.22

 

Es cierto que hemos visto marcas dar un paso atrás para no perder cuota de mercado, pero también hemos visto a otras “recular ” en su argumento de que no se debe portear en la espalda, y ahora ofrecen una mochila con esa opción, incluso con un puente más ancho y sostén en la cintura, nada que ver con sus modelos emblemáticos en los que el bebé iba literalmente colgando…

Captura de pantalla 2014-12-27 15.38.59

 

No sé si llegaremos a ver la reconversión total de estas marcas en ergonómicas y si algún día reconocerán la labor de asociaciones como Red Canguro en la difusión del porteo y del porteo correcto. Aunque como ya he dicho ese ninguneo del trabajo de asociaciones como esta no parte solo de la industria de las “colgonas” .
A algunas nos da igual porque no trabajamos esperando ver lo que hacen otros.

Trabajamos por y para los bebés y sus familias.

Intentamos mejorar en lo que sabemos y en cómo lo transmitimos. Formamos asesoras y a profesionales relacionados con bebés y madres para aumentar el conocimiento y la sensibilidad.
No queremos “meter miedo” sobre las colgonas o sobre las malas mochilas. Lo que queremos es que las familias disfruten de ir juntos, de forma cómoda, segura y ergonómica.

Innovamos investigando formas de Porteo No hiperpresivo® porque nos preocupa la salud del adulto también, especialmente de la madre tras el embarazo y parto.

Si eres un padre o madre que busca y/o usa un portabebés y no sabes si es el más adecuado o no para tu bebé y para ti… estamos para resolver tus dudas.

Busca una Asesora de Porteo cualificada: Ese es nuestro trabajo. 

El de las madres y padres es el de buscar la información correcta, decidir y asumir las consecuencias de las decisiones… como en todo otro aspecto de la vida de nuestros hijos.

Y  a la pregunta del título del artículo:
¿Son tan malas las colgonas?

A la que podríamos sumar:
¿Son tan malas las mochilas con reductor?

No te voy a responder yo, mi trabajo es que sepas responderte tú.

Asesorarte

Las 3 C del Porteo (II)

Las 3 C del Porteo (II)

Cuidado, Conciliación y Conciencia Postural

Como vimos en el primer artículo de esta serie, el Porteo  nos permite conciliar el cuidado de los bebés con el resto de nuestros intereses y responsabilidades, razón por la cual cada vez es más frecuente ver a padres y madres usando portabebés.

 

INVERSIÓN SEGURA

Cuando estamos embarazadas y preparamos todo aquello que pensamos-o nos hacen pensar- que necesitaremos, compramos ciertos artículos de puericultura sin ni siquiera cuestionarnos su precio o utilidad real. Si los comparamos con lo que cuesta de media un buen portabebés,  el servicio que nos ofrece y las  horas de uso  que le daremos a lo largo de mucho tiempo es difícil que encontremos otro producto al que le saquemos más rentabilidad.
Esta es una de las razones, además de buscar siempre un modelo que garantice el porteo correcto y el adecuado desarrollo del bebé, por la cual no deberíamos escatimar ni en gastos ni en información a la hora de escoger un portabebés que se ajuste lo más posible a nuestras necesidades.
Otra opción recomendada es contratar una asesoría para escoger correctamente y sacarle el máximo provecho a nuestro portabebés.

Del mismo modo que cambiamos el dispositivo de seguridad en el coche a medida que el niño va cumpliendo años, la forma de portear también se adapta a su crecimiento y en ocasiones es necesario comprar otro tipo de portabebés.

 

Porteo Seguro

Usar un portabebés hace que los padres estemos pendientes en todo momento de nuestro bebé. Al llevarlo tan cerca  podemos atender todas y cada una de sus demandas evitando en la mayoría de los casos que tenga que llorar para que nos demos cuenta de lo que necesita. Este es el  primer gran paso para que crezca seguro y feliz. Además, llevarlo con nosotros nos convierte en una especie  de unidad de vigilancia intensiva (UVI) móvil en versión agradable, amena y sencilla.

No obstante, hay que tener en cuenta una serie de factores para que el porteo sea seguro.
En primer lugar, los padres tenemos la responsabilidad de comprobar que sabemos usar el portabebés de la forma adecuada, sin olvidar que la información que provee el fabricante a veces no es suficiente para llevar a nuestros hijos en el portabebés con todas las garantías.

Además de eso no olvides estos   aspectos a tener en cuenta para un porteo seguro:

  • El bebé va en la posición correcta, es decir, con su barriga pegada a nuestro cuerpo, manteniendo la curvatura fisiológica de su columna vertebral en forma de C  (Cifosis) y la posición de sus piernas y caderas es la adecuada (posición ranita).
  • Evitar los portabebés tipo bolsa preformada donde el bebé va tumbado. Con recién nacidos, sobre todo prematuros o con dificultades respiratorias,  priorizaremos la posición erguida.
  • Nos aseguraremos de que el ajuste y  la tensión del portabebés es la adecuada para garantizar que el bebé no se escurra ni pierda la posición correcta. Aunque nos movamos o agachemos el bebé tiene que seguir pegado a nosotros.
  • Durante los primeros meses, cuando el bebé aún no tiene control total de su cabeza, el portabebés tiene que permitir sujetar bien esta zona tan delicada.
  • La postura adoptada siempre mantendrá las vías respiratorias (nariz y boca) despejadas y su barbilla nunca tocará su pecho.
  • Cuando les llevamos delante, nos aseguraremos de mantener el contacto visual con el bebé y que está a la altura correcta, es decir, que no le rozamos con la barbilla pero podemos besarle si nos inclinamos.
  • Si es un portabebés no preformado, es importante cerciorarse de que la bolsa está hecha correctamente, con un asiento que sujete los muslos del bebé y cuya tela va de corva a corva de las rodillas manteniéndolas elevadas.
  • En el porteo trasero se aconseja practicar antes con un muñeco  frente a un espejo o con una asesora de porteo hasta dominar la técnica.
  • En esa misma posición trasera, con bebés pequeños, aseguraremos el contacto visual con el bebé, bien porteándolo alto  para verle por encima de nuestro hombro o usando un espejo.

 

¿QUÉ DEBEMOS BUSCAR EN UN BUEN PORTABEBÉS?

  • *EN ALGUNAS OCASIONES a los padres les resulta muy complicado elegir un portabebés porque en el mercado existe una gran variedad.
    a veces se les hace difícil escoger.

La primera gran criba se hace descartando todos aquellos que no son ergonómicos. Debemos asegurarnos de elegir  entre los que garantizan la postura correcta del bebé, sobre todo del recién nacido, además de permitirnos un buen ajuste que garantice seguridad y comodidad.

  • *UN PORTABEBÉS ERGONÓMICO es el que respeta perfectamente la curvatura fisiológica de la columna vertebral del bebé  en forma de C , al mismo tiempo que mantiene su articulación del fémur y la cadera en la posición apropiada y permite ajustar completamente su cuerpo al del adulto que lo portea.
  • *SI ES DEMASIADO RÍGIDO y tiende a aplastar la espalda del bebé, si ejerce puntos de presión en su columna y no lo sostiene vértebra por vértebra haciendo que se escurra, si no permite sujetar correctamente la cabeza, si no permite el contacto con el cuerpo del adulto, lleva las piernas colgando o si está  concebido para llevarlo cara al mundo en lugar de hacia nosotros, eso significa que no es un buen portabebés.

 

bebé de 10 días en bandolera

 

¿Cuál es el mejor ?

  • *NO HAY UN PORTABEBÉS MEJOR. Cada familia y cada bebé son únicos,  y una buena asesora de porteo puede ayudarles a encontrar el portabebés que mejor se ajuste a sus necesidades, además de enseñarles a usarlo de forma correcta, segura y cómoda.

    Al elegirlo  ten en cuenta estos factores:

    • *LA EDAD DEL BEBÉ y desarrollo.Debería ser el primer aspecto a valorar, teniendo en cuenta también el peso y sus características.
    • *EL TIEMPO DE USO. ¿Vas a utilizarlo muchas horas a lo largo del día o solo de forma puntual?
    • *EL CLIMA de tu ciudad o la estación de año en la que nazca el bebé también influye en el tipo de portabebés,  de tejido, de nudo, así como si se necesitarán complementos de abrigo.
    • *LA FUNCIONALIDAD A veces los padres buscan uno que les sirva desde que nace el bebé hasta que ya no quiera o pueda ser porteado, pero mi consejo es que el portabebés se escoja pensando en el momento presente.

 

Práctica saludable

El porteo, al contrario de lo que algunas personas piensan, no es un impedimento para el adecuado desarrollo de los bebés,  más bien al contrario, portear favorece el desarrollo de su sistema psicomotor. La posición erguida sobre el cuerpo del adulto les permite ejercitar los distintos sistemas del orgaismo de forma óptima.

Así pues,  todos los bebés sanos, y la gran mayoría de los que tienen necesidades especiales, se benefician de ir en esta posición que para ellos es la “natural” como seres bípedos que somos.

Cada vez más profesionales de la salud recomiendan el porteo como práctica saludable, no solo para prevenir  posibles patologías, sino también como recomendación específica para aliviar y corregir problemas ya existentes.

En el caso de ser  madre o padre de un bebé con algún tipo de patología o disfunción es reomendable consultar  con el especialista y buscar una asesora de porteo formada para saber cómo adaptar el porteo a dichas circunstancias.

Porteo No Hiperpresivo- Porteo Consciente®

Un buen portabebés  siempre  debe tener en cuenta el bienestar del bebé, pero sin olvidar el del adulto que portea. Debe resultar  cómodo, ser fácil de utilizar y adecuado al estilo de vida y a las características particulares de cada uno. Si los padres tienen  algún tipo de necesidad especial, también hay soluciones adaptadas para ofrecer a padres e hijos  el contacto necesario de la mejor forma posible.

Porteo consciente

En cualquier caso, lo cierto es que la mayoría de las madres  tendemos a dejar nuestra comodidad en un segundo plano, cuando en realidad deberíamos tener en cuenta que después  del embarazo y  del parto nuestro cuerpo necesita un tiempo de recuperación. y que según cómo nos cuidemos esas primeras semanas  y meses dependerá en gran medida nuestra condición física y nuestra salud.

Porteo no Hiperpresivo

Técnica desarrollada por Nohemí Hervada para sus formaciones de Asesoras

En ese sentido mi trabajo como Asesora de Porteo es explicarle a la madre la importancia de tener una buena conciencia postural y  ayudarle a entender qué ha pasado con su cuerpo, qué va a pasar durante el posparto, y de qué modo portear a su bebé para favorecer la recuperación especialmente de su suelo pélvico y faja abdominal.

En las primeras semanas de vida del bebé buscaremos una forma de porteo lo menos hiperpresiva posible para la reciente madre, con el portabebé adecuado o con el nudo del fular que menos incida en su suelo pélvico y faja abdominal,  zonas en pleno proceso de recuperación.

Ser madre puede ser una ocasión fantástica para empezar a tomar conciencia de nuestro cuerpo y dedicarle  un poco de tiempo para contrarrestar los efectos del ritmo frenético del día a día en nuestra postura y estructura.

Hacer ejercicios de gimnasia hipopresiva y de enderezamiento postural puede hacer que porteemos de manera más  cómoda y segura para nuestro cuerpo.

Que las mujeres hemos sido desde siempre las depositarias del cuidado  de los hijos y que deseamos hacerlo de la mejor forma, es algo que se ha ido transmitiendo de generación en generación, pero además de tener en cuenta el bienestar del bebé, debemos pensar en el nuestro.

Nuestros hijos aprenderán lo que significa respetarse a sí mismos y su cuerpo viendo cómo para nosotras  ellos son nuestra absoluta prioridad, pero sin dejar de escuchar  y atender nuestras propias necesidades. En definitiva nuestro bienestar influye en el suyo.

Y no me gustaría concluir esta introducción al porteo  sin invitaros a cada uno de vosotros a que lo probéis, padres y madres, porque  la práctica es la mejor forma de entender lo que he explicado.

En una ocasión, mientras daba un taller, una madre embarazada me dijo tras probarse un fular con un muñeco:
-”Has estado una hora hablándome de lo que significa el porteo para el bebé , pero hasta que no lo he probado no me has convencido. En tu próximo taller habla menos y ofrece probarlo más”
Así que ya sabéis, os haya convencido o no lo que habéis leído , ¡Probadlo y no os arrepentiréis!