Lo que el nieto de Copito de Nieve me enseñó

Lo que el nieto de Copito de Nieve me enseñó

 

Hoy estoy muy contenta.

Hoy puedo compartir con vosotros un vídeo que he buscado por años. Gracias  a  Marta de Te cuido con-tacto  alumna de la formación Asesoras Continuum  que lo ha encontrado y me avisó enseguida <3
Vi este programa cuando lo emitieron en la TV y en su día no le di demasiada importancia hasta que empecé a dedicarme al porteo y al asesoramiento maternal.
He dado charlas a cientos de padres sobre la importancia del contacto y las necesidades emocionales del bebé humano.
Muchas veces aludí a esto que vi.
Esta pequeña cría de gorila tiene suerte. Es nieto de un gorila muy famoso y como tal, se le cuida con mimo (curiosa expresión). Se le atiende de la mejor forma  para conseguir que se desarrolle lo mejor posible y sobreviva.

Cuando pensaba en el video siempre decía:

“ese pequeño gorila tiene más suerte que muchos de los bebés de nuestra sociedad”


Mirad el video y veréis lo que el nieto de Copito de Nieve me enseñó.

 

 

  • Una cuidadora sola para esa cría de gorila
  • “Su madre no estuvo en un grupo con madres criando y no aprendió: así de simple”
  • “Lo tendremos aquí hasta que se independice un poco, aprenda a comer, sepa andar y pueda ser introducido en otro grupo de gorilas”
  • “No le gusta separarse… si lo estoy tocando no importa, pero si lo dejo solo no le gusta”
  • “No le gusta estar solo, desenganchado de nosotras…”
  • “Intentamos que duerma encima de nosotras porque es donde dormiría con su madre, y entonces es mejor para él, para su desarrollo”

 

Curioso ¿verdad?, si lo decimos de un bebé lo estamos malcriando… y sin embargo a este gorila se lo hacían porque era el mejor cuidado posible para su desarrollo

inscripción asesoras continuum

Las 3 C del Porteo (II)

Cuidado, Conciliación y Conciencia Postural

Como vimos en el primer artículo de esta serie, el Porteo  nos permite conciliar el cuidado de los bebés con el resto de nuestros intereses y responsabilidades, razón por la cual cada vez es más frecuente ver a padres y madres usando portabebés.

 

INVERSIÓN SEGURA

Cuando estamos embarazadas y preparamos todo aquello que pensamos-o nos hacen pensar- que necesitaremos, compramos ciertos artículos de puericultura sin ni siquiera cuestionarnos su precio o utilidad real. Si los comparamos con lo que cuesta de media un buen portabebés,  el servicio que nos ofrece y las  horas de uso  que le daremos a lo largo de mucho tiempo es difícil que encontremos otro producto al que le saquemos más rentabilidad.
Esta es una de las razones, además de buscar siempre un modelo que garantice el porteo correcto y el adecuado desarrollo del bebé, por la cual no deberíamos escatimar ni en gastos ni en información a la hora de escoger un portabebés que se ajuste lo más posible a nuestras necesidades.
Otra opción recomendada es contratar una asesoría para escoger correctamente y sacarle el máximo provecho a nuestro portabebés.

Del mismo modo que cambiamos el dispositivo de seguridad en el coche a medida que el niño va cumpliendo años, la forma de portear también se adapta a su crecimiento y en ocasiones es necesario comprar otro tipo de portabebés.

 

Porteo Seguro

Usar un portabebés hace que los padres estemos pendientes en todo momento de nuestro bebé. Al llevarlo tan cerca  podemos atender todas y cada una de sus demandas evitando en la mayoría de los casos que tenga que llorar para que nos demos cuenta de lo que necesita. Este es el  primer gran paso para que crezca seguro y feliz. Además, llevarlo con nosotros nos convierte en una especie  de unidad de vigilancia intensiva (UVI) móvil en versión agradable, amena y sencilla.

No obstante, hay que tener en cuenta una serie de factores para que el porteo sea seguro.
En primer lugar, los padres tenemos la responsabilidad de comprobar que sabemos usar el portabebés de la forma adecuada, sin olvidar que la información que provee el fabricante a veces no es suficiente para llevar a nuestros hijos en el portabebés con todas las garantías.

Además de eso no olvides estos   aspectos a tener en cuenta para un porteo seguro:

  • El bebé va en la posición correcta, es decir, con su barriga pegada a nuestro cuerpo, manteniendo la curvatura fisiológica de su columna vertebral en forma de C  (Cifosis) y la posición de sus piernas y caderas es la adecuada (posición ranita).
  • Evitar los portabebés tipo bolsa preformada donde el bebé va tumbado. Con recién nacidos, sobre todo prematuros o con dificultades respiratorias,  priorizaremos la posición erguida.
  • Nos aseguraremos de que el ajuste y  la tensión del portabebés es la adecuada para garantizar que el bebé no se escurra ni pierda la posición correcta. Aunque nos movamos o agachemos el bebé tiene que seguir pegado a nosotros.
  • Durante los primeros meses, cuando el bebé aún no tiene control total de su cabeza, el portabebés tiene que permitir sujetar bien esta zona tan delicada.
  • La postura adoptada siempre mantendrá las vías respiratorias (nariz y boca) despejadas y su barbilla nunca tocará su pecho.
  • Cuando les llevamos delante, nos aseguraremos de mantener el contacto visual con el bebé y que está a la altura correcta, es decir, que no le rozamos con la barbilla pero podemos besarle si nos inclinamos.
  • Si es un portabebés no preformado, es importante cerciorarse de que la bolsa está hecha correctamente, con un asiento que sujete los muslos del bebé y cuya tela va de corva a corva de las rodillas manteniéndolas elevadas.
  • En el porteo trasero se aconseja practicar antes con un muñeco  frente a un espejo o con una asesora de porteo hasta dominar la técnica.
  • En esa misma posición trasera, con bebés pequeños, aseguraremos el contacto visual con el bebé, bien porteándolo alto  para verle por encima de nuestro hombro o usando un espejo.

 

¿QUÉ DEBEMOS BUSCAR EN UN BUEN PORTABEBÉS?

  • *EN ALGUNAS OCASIONES a los padres les resulta muy complicado elegir un portabebés porque en el mercado existe una gran variedad.
    a veces se les hace difícil escoger.

La primera gran criba se hace descartando todos aquellos que no son ergonómicos. Debemos asegurarnos de elegir  entre los que garantizan la postura correcta del bebé, sobre todo del recién nacido, además de permitirnos un buen ajuste que garantice seguridad y comodidad.

  • *UN PORTABEBÉS ERGONÓMICO es el que respeta perfectamente la curvatura fisiológica de la columna vertebral del bebé  en forma de C , al mismo tiempo que mantiene su articulación del fémur y la cadera en la posición apropiada y permite ajustar completamente su cuerpo al del adulto que lo portea.
  • *SI ES DEMASIADO RÍGIDO y tiende a aplastar la espalda del bebé, si ejerce puntos de presión en su columna y no lo sostiene vértebra por vértebra haciendo que se escurra, si no permite sujetar correctamente la cabeza, si no permite el contacto con el cuerpo del adulto, lleva las piernas colgando o si está  concebido para llevarlo cara al mundo en lugar de hacia nosotros, eso significa que no es un buen portabebés.

 

bebé de 10 días en bandolera

 

¿Cuál es el mejor ?

  • *NO HAY UN PORTABEBÉS MEJOR. Cada familia y cada bebé son únicos,  y una buena asesora de porteo puede ayudarles a encontrar el portabebés que mejor se ajuste a sus necesidades, además de enseñarles a usarlo de forma correcta, segura y cómoda.

    Al elegirlo  ten en cuenta estos factores:

    • *LA EDAD DEL BEBÉ y desarrollo.Debería ser el primer aspecto a valorar, teniendo en cuenta también el peso y sus características.
    • *EL TIEMPO DE USO. ¿Vas a utilizarlo muchas horas a lo largo del día o solo de forma puntual?
    • *EL CLIMA de tu ciudad o la estación de año en la que nazca el bebé también influye en el tipo de portabebés,  de tejido, de nudo, así como si se necesitarán complementos de abrigo.
    • *LA FUNCIONALIDAD A veces los padres buscan uno que les sirva desde que nace el bebé hasta que ya no quiera o pueda ser porteado, pero mi consejo es que el portabebés se escoja pensando en el momento presente.

 

Práctica saludable

El porteo, al contrario de lo que algunas personas piensan, no es un impedimento para el adecuado desarrollo de los bebés,  más bien al contrario, portear favorece el desarrollo de su sistema psicomotor. La posición erguida sobre el cuerpo del adulto les permite ejercitar los distintos sistemas del orgaismo de forma óptima.

Así pues,  todos los bebés sanos, y la gran mayoría de los que tienen necesidades especiales, se benefician de ir en esta posición que para ellos es la “natural” como seres bípedos que somos.

Cada vez más profesionales de la salud recomiendan el porteo como práctica saludable, no solo para prevenir  posibles patologías, sino también como recomendación específica para aliviar y corregir problemas ya existentes.

En el caso de ser  madre o padre de un bebé con algún tipo de patología o disfunción es reomendable consultar  con el especialista y buscar una asesora de porteo formada para saber cómo adaptar el porteo a dichas circunstancias.

Porteo No Hiperpresivo- Porteo Consciente®

Un buen portabebés  siempre  debe tener en cuenta el bienestar del bebé, pero sin olvidar el del adulto que portea. Debe resultar  cómodo, ser fácil de utilizar y adecuado al estilo de vida y a las características particulares de cada uno. Si los padres tienen  algún tipo de necesidad especial, también hay soluciones adaptadas para ofrecer a padres e hijos  el contacto necesario de la mejor forma posible.

Porteo consciente

En cualquier caso, lo cierto es que la mayoría de las madres  tendemos a dejar nuestra comodidad en un segundo plano, cuando en realidad deberíamos tener en cuenta que después  del embarazo y  del parto nuestro cuerpo necesita un tiempo de recuperación. y que según cómo nos cuidemos esas primeras semanas  y meses dependerá en gran medida nuestra condición física y nuestra salud.

Porteo no Hiperpresivo

Técnica desarrollada por Nohemí Hervada para sus formaciones de Asesoras

En ese sentido mi trabajo como Asesora de Porteo es explicarle a la madre la importancia de tener una buena conciencia postural y  ayudarle a entender qué ha pasado con su cuerpo, qué va a pasar durante el posparto, y de qué modo portear a su bebé para favorecer la recuperación especialmente de su suelo pélvico y faja abdominal.

En las primeras semanas de vida del bebé buscaremos una forma de porteo lo menos hiperpresiva posible para la reciente madre, con el portabebé adecuado o con el nudo del fular que menos incida en su suelo pélvico y faja abdominal,  zonas en pleno proceso de recuperación.

Ser madre puede ser una ocasión fantástica para empezar a tomar conciencia de nuestro cuerpo y dedicarle  un poco de tiempo para contrarrestar los efectos del ritmo frenético del día a día en nuestra postura y estructura.

Hacer ejercicios de gimnasia hipopresiva y de enderezamiento postural puede hacer que porteemos de manera más  cómoda y segura para nuestro cuerpo.

Que las mujeres hemos sido desde siempre las depositarias del cuidado  de los hijos y que deseamos hacerlo de la mejor forma, es algo que se ha ido transmitiendo de generación en generación, pero además de tener en cuenta el bienestar del bebé, debemos pensar en el nuestro.

Nuestros hijos aprenderán lo que significa respetarse a sí mismos y su cuerpo viendo cómo para nosotras  ellos son nuestra absoluta prioridad, pero sin dejar de escuchar  y atender nuestras propias necesidades. En definitiva nuestro bienestar influye en el suyo.

Y no me gustaría concluir esta introducción al porteo  sin invitaros a cada uno de vosotros a que lo probéis, padres y madres, porque  la práctica es la mejor forma de entender lo que he explicado.

En una ocasión, mientras daba un taller, una madre embarazada me dijo tras probarse un fular con un muñeco:
-”Has estado una hora hablándome de lo que significa el porteo para el bebé , pero hasta que no lo he probado no me has convencido. En tu próximo taller habla menos y ofrece probarlo más”
Así que ya sabéis, os haya convencido o no lo que habéis leído , ¡Probadlo y no os arrepentiréis!

 

 

 

Las 3 C del Porteo

Las 3 C del Porteo

Cuidado, Conciliación y Conciencia Postural

“Que te salga bueno” nos desea la gente al vernos embarazadas.

Es evidente que no hablamos de “bueno” en el sentido moral. Un bebé, por pura definición, no puede ser malo.

Pero ese detalle, esa pregunta que ya una vez con el bebé en brazos, se repite constantemente : “¿es bueno?”, no es más que un ejemplo de las expectativas con las que llegamos a la maternidad.
Ser padre no es algo vocacional en todos los caso. No todos tenemos hijos por las mismas motivaciones y los mismos deseos.  Somos seres complejos y únicos, influidos por nuestras propias vivencias y experiencias.  Y cómo no, por nuestras expectativas. Que casi nunca son propias, porque vivimos en sociedad  y enmarcados en una cultura determinada que es  la que se encarga de ir dibujando en nuestra mente el escenario , asignando los roles y perfilando el guión.

De este modo las expectativas sobre lo que es ser madre y padre se convierten en esa película mental en la que nos “vemos” con nuestro precioso bebé, que come y duerme de forma plácida cada 3 horas y que nos va a colmar de la felicidad más plena que existe. Esas “ensoñaciones” son necesarias, de hecho, pensar en el bebé y hacer planes sobre él es un elemento de vinculación muy importante. Nos vamos preparando para ese nuevo rol que no se parece a ningún otro. Para ser padres, antes nos tenemos que ver siendo padres.

El problema llega cuando las expectativas  que tenemos están basadas en mitos, en ideas erróneas, en falsas suposiciones.
Cuando nuestra cultura  y/o entorno está tan alejado de la realidad que en vez de cumplir su función de transmisor intergeneracional de la sabiduría ancestral sobre el cuidado se convierte en el mensajero de una sociedad al servicio de la necesidad actual del adulto y su estilo de vida.

Y como todo trabajador fiel, mira por los intereses del que paga.  Que nunca es el bebé.

Por eso nuestra sociedad  inunda a los nuevos ( y no tan nuevos) padres de consejos  y advertencias que no son sino mitos,  ideas erróneas y  falsas suposiciones.

Nuestra sociedad parte de un paradigma en el cuidado al bebé que no se ajusta a la realidad. Tomamos como norma que el bebé es un ser independiente de la madre,  al que ofrecer contacto y alimento con limitaciones y que ha de ser dirigido desde el principio, al que hay que educar  para que se ajuste al patrón de vida que tenemos.

¿Ha de ser el bebé un ser independiente?

Es verdad que los bebés humanos nacen muy inmaduros y que eso les permite adaptarse al entorno concreto en el que son criados.  Pero a pesar de su inmadurez nacen con los mecanismos necesarios para garantizar su supervivencia. Eso sí, siempre y cuando estén en su hábitat. Y el hábitat de un recién nacido no depende del entorno, de su raza o de su cultura en primera instancia. Para un recién nacido su hábitat es su madre, más áun: el cuerpo de su madre.

La neurociencia hoy nos explica lo que el instinto ya nos indicaba, que para el bebé y parafraseando a Nils Bergman:

“nada tiene sentido salvo desde el punto de vista del cuerpo de la madre”.

 

Es el bebé el que pone en marcha los mecanismos fisiológicos del cuerpo de la madre que influyen en cómo va  a ser cuidado. Gran parte del éxito de la lactancia depende de dejar al bebé sobre el cuerpo de ella, piel con piel, y con acceso  al pecho materno. Tan sencillo como eso.

 

recién nacido en portabebésTan sencillo y a la vez tan difícil de interiorizar  cuando eres una mujer joven, profesional e independiente. Cuando hemos crecido pensando que para tener éxito hay que hacer muchas cosas. De repente tenemos un bebé que lo que nos pide es que sencillamente no hagamos mucho más que estar disponible.

Por eso el porteo ha sido práctica habitual de la humanidad. Por eso a nadie se le ocurrió hacer cuevas con estancias separadas para las crías humanas. Por eso nunca nadie imitó el acceso de un bebé a la teta de su madre, ni de noche ni de día.

Ese acceso constante del bebé a su madre mediante la práctica de portear al bebé sobre el cuerpo ayudado de algún sistema es la forma en que el ser humano ha garantizado la supervivencia de las crías de la especie.  Ha provisto al bebé del acceso constante al hábitat diseñado para él, su madre. Del cuerpo de la madre el bebé obtiene nutrición, calor, contención, protección, seguridad. Realmente no necesita más… ni nada menos.

Y si desde el punto de vista del bebé el porteo es imprescindible para garantizarle el contacto continuo que necesita, para la madre el porteo no es menos importante.

 

 

HA sido la forma de compaginar el cuidado de su cría indefensa con el resto de sus obligaciones. Y no nos engañemos. Todas las mujeres de la historia han sido trabajadoras. Todas han tenido que conciliar. La mayoría sin la opción de la telecompra y el congelador. Así que si de conciliar se trata, creedme que cualquier cultura no occidental nos lleva ventaja.

Las madres hoy criamos a los hijos prácticamente solas. Nuestra pareja, cuando la hay,  no suele disponer más que de un par de semanas de licencia de paternidad , así que la realidad para la mayoría de las  madres de nuestra generación es que nos vemos  a los pocos días de haber parido, solas, en una casa  casi siempre enorme, con un bebé en brazos que nos demanda más contacto del que esperábamos.  Todo se mueve a otro ritmo, como en una secuencia de Matrix. Como si el mundo siguiera su vorágine y nosotras nos viéramos obligadas a ir a un ritmo brutalmente lento. Bebés que empatan una toma con otra, bebés que parecen no dormir si no es en brazos, bebés que nos reclaman con tanta intensidad que a veces nos llegamos a sentir agobiadas.

Reacción normal cuando esa película no era la que soñábamos. Cuando el bebé que llora en la cuna no se parece en nada a aquél que yo esperaba.
“Los bebés comen y duermen…” es lo que todo el mundo sabe y lo que todo el mundo repite. Pero pocas veces nos han contado cómo comen y cómo duermen los bebés  humanos. Y pocas veces hemos tenido la oportunidad de convivir con bebés de verdad.

Ese desconocimiento de cómo son y se comportan los bebés  junto con una avalancha de información enfocada al adulto da como resultado  esas maternidades desconcertantes. Madres enfrentadas  a satisfacer  o sus necesidades o las de su bebé. Si seguimos pensando en madre y bebé como cosas separadas  con necesidades independientes unas de las otras, incluso en algunas ocasiones, con necesidades opuestas y/o confrontadas, seguiremos teniendo puerperios complicados, estados emocionales difíciles, incluso mayor índice de depresiones post parto.

La meta es trabajar para que las madres vivamos una maternidad placentera, entregadas al cuidado necesario al bebé, pero con disfrute. Siendo disponibles en cuerpo y alma, pero sin perdernos o desdibujarnos en el cuidado de nuestro hijo. Un bebé sobre el cuerpo de su madre experimenta placer. Y la madre debe experimentarlo también.

 

Durante años la búsqueda de derechos de las mujeres se ha fundamentado en el no cuidado de los hijos. Y eso no ha generado una sociedad más feliz con mujeres más independientes y empoderadas. Ha generado una sociedad de criaturas sin regazo materno con todas las implicaciones presentes y futuras que eso trae consigo de seres con baja autoestima  y de mujeres sintiéndose culpables, unas  por no cuidar ellas a sus hijos y otras por no sentirse útiles para una sociedad que no solo no valora el maternaje, sino que lo penaliza.

Hoy cada vez más familias han encontrado en el Porteo la forma de aunar Cuidado y Conciliación. En la segunda parte de este post  os explicaré cómo  ha de ser el Porteo Consciente.
Si aún no te has suscrito al blog  y a mi canal de Youtube aprovecha ahora y no olvides compartir el post si te gustó o fue útil.

Madres emprendedoras

Madres emprendedoras

Cuando vemos spots como este todos decimos:
“Qué bonito” ” Es cierto” “Es increíble”

Pero en el fondo muy pocas veces las madres obtenemos reconocimiento por nuestro trabajo. A veces incluso se desprecia nuestra labor  y nuestro trabajo por parte de otras mujeres (al parecer  el feminismo se está volviendo tan sectario y opresor para las mujeres como el machismo 🙁 )
En las escuelas de negocios se  suelen examinar ejemplos de emprendedores de éxito, generalmente hombres.
Hombres que levantaron sus empresas, en muchos casos  siendo padres, o sea que,  mientras ellos dedicaban una ingente cantidad de horas  a sus negocios, alguien se ocupaba de que sus hogares y sus hijos salieran adelante.
En muchísimos casos además estas mujeres “invisibles” tienen un trabajo también fuera  de su casa, con lo que el malabarismo diario se convierte en un circo de 3 pistas para  muchas.

Del grupo de mujeres y madres que trabajan hay un subgrupo  del que formo parte : las emprendedoras.
Cada vez somos más las mujeres que decidimos trabajar para nosotras sin renunciar a vivir una maternidad lo más plena posible.
Estos casos no suelen ser noticia. Vende más oír a una empresaria de éxito contar que la maternidad no fue obstáculo para su carrera porque sencillamente su carrera fue prioritaria. Mensajes del tipo “es mejor tiempo de calidad” para justificar que vivimos en una sociedad que solo otorga 16 semanas de permiso de maternidad y que la mayoría aceptamos sin rechistar.

Pocas veces se habla del éxito de las que compaginamos la crianza de nuestros hijos con nuestro emprendimiento. Por eso me siento especialmente orgullosa de ser parte del evento que tendrá lugar el  día 5 de Junio  en  Madrid School of Marketing

“CÓMO EMPRENDER EN LA ERA DIGITAL”

 

Madrid School of Marketing

 

Que se presente a los estudiantes de una Escuela de Marketing y negocios como ejemplo de caso de éxito el mío es una satisfacción personal y grupal.

Siempre digo que soy una “simple mamá” sin estudios universitarios, que me he formado en cosas muy diversas según me han ido interesando en las diferentes etapas y circunstancias de mi vida.   Que no he necesitado de “avales” más allá de mi experiencia, de las formaciones que he querido hacer  y  de mi trabajo diario de años.  Que vivo en un pequeño barrio de una pequeña ciudad de una pequeña isla… y aún así soy emprendedora de éxito por varios motivos:

  • Porque no renuncié a estar con mis  hijos para trabajar
  • Porque trabajo en lo que me apasiona y en lo que soy buena
  • Porque consigo vivir bien de mi trabajo
  • Porque contribuyo a crear empleo
  • Porque mi trabajo redunda en el bienestar de mis clientes y de la sociedad

 

Así que  a unos días de que mi blog cumpla 6 años quiero decir GRACIAS

  • A mis hijos que me han ido haciendo sabia y más humilde
  • A los cientos de bebés y madres de los que he ido aprendiendo
  • A excelentes profesionales de los que aprendo y me inspiro
  • A mis clientes por confiar en mi
  • A mis amigas porque saben lo que significan para mí
  • A mis “socias” porque sin ellas no sería ni la mitad de bueno nuestro trabajo
  • A los que colaboran conmigo de un modo  u otro en mi emprendimiento aportando su experiencia y su valor
  • A mis alumnas por su confianza en que esto que ofrezco es para ellas
  • A mis lectores en el blog y seguidores en las redes
  • A quienes me habéis puesto zancadillas: sin vosotros no sería quien soy

 

FOTOS DEL EVENTO

Respuestas de calma del bebé al ser porteado por su madre en humanos y ratones

Respuestas de calma del bebé al ser porteado por su madre en humanos y ratones

 Traducción  del documento original Infant Calming Responses en exclusiva para Mimos y Teta. Prohibida su copia y distribución sin autorización expresa de Nohemí Hervada 

Resumen

Contexto: El vínculo madre-bebé es la relación social más temprana y crítica de las crías de  mamíferos. Para promover este vínculo, los recién nacidos poseen comportamientos innatos para buscar la proximidad materna y protestar contra la separación comunicándose con la madre verbalmente y a través del movimiento corporal. Sin embargo, los mecanismos fisiológicos que regulan estos comportamientos infantiles continúan estando ampliamente indefinidos.

Resultados: Aquí mostramos un innovador conjunto de respuestas cooperativas infantiles durante el embarazo. Los bebés menores de 6 meses de edad porteados por una madre caminando, cesaron inmediatamente el movimiento voluntario y el llanto, y mostraron un descenso rápido del ritmo cardíaco, comparado con aquellos sostenidos por una madre sentada. Es más, identificamos respuestas impresionantemente similares en crías de ratón definidas por la inmovilidad y las vocalizaciones ultrasónicas y ritmo cardíaco disminuidos. Empleando intervenciones farmacológicas y genéticas en las crías de ratón, identificamos los sistemas neurales que regulan la respuesta calmante. Se requieren entradas de señalización somatosensorial y proprioceptiva para la inducción, y las funciones parasimpáticas y cerebelosas median los gastos cardíacos y motores respectivamente. La pérdida de la respuesta de calma obstaculizó el rescate materno de las crías, sugiriendo una importancia funcional de las respuestas de calma identificadas.

Conclusiones: Nuestro estudio ha demostrado por primera vez que la respuesta  de calma infantil al porteo materno es un conjunto coordinado de regulaciones centrales, motores y cardíacas y un componente conservado de interacciones madre-bebé. Nuestros descubrimientos proporcionan evidencia para, y tienen el potencial de, impactar la teoría y práctica actuales sobre la crianza, ya que el llanto no mitigado es el gran factor de riesgo de abuso infantil.

 

Introducción

Los bebés mamíferas requieren de un cuidado parental continuo para la supervivencia y el desarrollo psicosocial. Para lograr esto, los bebés poseen el impulso innato para buscar la proximidad materna y protestar por la separación, comunicándose con la madre vocalmente y a través del movimiento corporal. Estas contribuciones activas por parte de los bebés son tan esenciales como los comportamientos paternos que proporcionan los cuidados para la creación del vínculo madre-bebé. Aún así, a pesar su crítica importancia, los mecanismos fisiológicos y sensomotores que regulan estos comportamientos en los bebés son comprendidos de manera vaga, especialmente las respuestas positivas que median en los bebés, como la calma y la relajación en respuesta al cuidado maternal.

Los mamíferos nidícolas neonatos tienen una habilidad ambulatoria limitada y requieren porteo materno para su transporte. En los humanos, portear un bebé en brazos, en portabebés o en un carricoche mientras se anda, se realiza a menudo como una medida reconfortante. Sin embargo, el efecto calmante del porteo infantil ha sido controvertido en los estudios previos. (4-7), todos los cuales midieron la cantidad total de llanto y porteo durante una hora o más, de acuerdo a los diarios de los padres, y no a la observación directa, e intentaron correlacionar estas variables. Es más, en esos informes no se hizo distinción entre el porteo móvil y el simple soporte sin movimiento. En este estudio, nos centramos en los graves efectos a tiempo real del porteo materno, con monitores de audio-video y electrocardiogramas, que nos permitieron grabar los comportamientos de los bebés y las respuestas fisiológicas en una escala de tiempo por debajo de un segundo. Usando estos métodos, investigamos las respuestas infantiles al porteo materno y los mecanismos sensomotores tanto en los bebés humanos como en las crías de ratón, para dilucidar el comportamiento cooperativo infantil durante el porteo materno en los mamíferos.

Resultados

Las respuestas de calma al porteo materno en los bebés humanos

 

El comportamiento, vocalización, y electrocardiograma (ECG) de bebés humanos fueron monitorizados durante tareas de comportamiento que consistían en estar tumbados en una cuna, (CUNA), sostenidos por la madre sentada en una silla (sostenido), o sostenido por la madre mientras caminaba continuamente (porteo) (Figura 1ª). En experimentos iniciales pusimos a prueba varias duraciones y combinaciones de las tres condiciones (Figuras S1A y S1 disponibles online), y encontramos que todas las medidas del bebé (llanto, movimiento corporal y ritmo cardíaco) incrementaron generalmente durante la condición CUNA mientras que disminuyeron durante el porteo. La condición sostenido tuvo efectos intermedios entre las de CUNA y porteo. Durante las repeticiones sostenido-porteo (Figura 1 y Clip S1), el intervalo entre latidos (lo contrario del ritmo cardíaco) aumentó rápidamente al principio del porteo y volvió al nivel previo tras el principio del siguiente sostenido. Por lo tanto, en este estudio nos centramos en el periodo de transición sostenido-porteo.

12 bebés sanos, de edad entre 1 y 6 meses (media= 3.08 +- 0.51 meses, seis hembras y seis varones) fueron reclutados para los experimentos principales. Diez minutos después de aplicar electrodos holter, se pidió a las madres que realizaran una de las tres condiciones (CUNA, sostenido o porteo), secuencialmente, durante 30 segundos cada una, en orden aleatorio indicado por el experimentador. Subsecuentemente la información de los bebés despiertos durante el período de tiempo del sostenido seguido del porteo fue recopilada y analizada. Los bebés lloraban aproximadamente durante la mitad de la condición de sostenido inicial, (Figura 1D). Cuando la madre se levantó y comenzó a caminar, los bebés detuvieron los movimientos voluntarios significativamente. (t, prueba de los estudiantes), y el llanto (t) (Figuras 1C y 1D y Tabla S1). Es más, encontramos que el intervalo entre latidos de los bebés se elevaba inmediatamente después del principio del porteo (media +- SEM) = 7.39% … constante temporal 3.16s, corresponde a ocho cuentas de latidos de corazón…) (Figura 1E).

El llanto infantil aumenta seriamente la actividad física y altera significativamente el patrón respiratorio. Por lo tanto, el aumento del intervalo entre latidos podría ser derivado del cese del llanto. Para abordar esta cuestión, clasificamos cada episodio de transición sostenido a porteo en cuatro grupos: (1) los bebés no lloraron durante todo el periodo (n=25), (2) los bebés lloraron más del 50% del tiempo durante el sostenido pero no durante el porteo (n=13), (3) los bebés lloraron más del 50% del tiempo durante el sostenido y el porteo (n=6), y (4) otros (excluidos de este análisis; n=8). Los cambios en los intervalos entre latidos fueron analizados en estos grupos (Figuras 1F-1H). El mayor cambio se observó en el grupo de bebés que lloraron solo durante el sostenido (t…; Figura 1F). Sin embargo, el rápido aumento en el intervalo entre latidos debido al porteo se observó también en bebés que no lloraron durante el sostenido (aumento (media….), (Figura 1G), indicando que al menos alguna porción del efecto cardíaco era independiente del cese del llanto. Para el grupo 3, los bebés lloraron 96.7%…) durante el sostenido y 65.8… durante el porteo, y los intervalos entre latidos aumentaron significativamente tras el principio del porteo (t… ) (Figura 1H). Un modesto descenso de la frecuencia fundamental del llanto F(0) se observó tras el inicio del porteo en el último grupo de bebés (t…) (Figura 1). Un análisis aparte mostró que la elevación del intervalo entre latidos debido al porteo no se observó en bebés que dormían (Figura 1J y Tabla S1), lo que sugiere un efecto techo o la implicación de la función cognitiva o conciencia del bebé. Tanto en los bebés despiertos como en los dormidos, se observó la reducción transitoria del intervalo entre latidos (Figura 1G, de –9 a 0 cuenta cardíaca; Figura 1J, de -4 a 0 cuenta cardíaca). El tiempo inicial de esta reducción del intervalo entre latidos corresponde aproximadamente al inicio de los movimientos maternos de preparación para levantarse, tales como reposicionar al bebé. Por lo tanto, estas bajadas transitorias del intervalo entre latidos se podrían explicar como un reflejo defensivo del bebé (aceleración del ritmo cardíaco causado por el bebé poniéndose en alerta debido a una estimulación repentina e intensa), combinado con un baroreflejo causado por el levantamiento materno similar a la prueba de inclinación de la cabeza boca arriba. Sin embargo, la elevación mantenida de los intervalos entre latidos debido al porteo en los bebés despiertos no pudo ser explicada por ningún reflejo cardíaco vagal conocido, incluido el reflejo orientativo (breve periodo de deceleración del ritmo cardíaco por estímulos sensoriales leves) (8), lo que sugiere que el porteo evoca una reducción mantenida del ritmo cardíaco en conjunto con los rápidos cambios de comportamiento en los bebés humanos a través de un mecanismo innovador.

Análisis de variabilidad del ritmo cardíaco revelaron que el índice de actividad parasimpática rMSSD (raíz cuadrada de la media de la suma de los cuadrados de las diferencias entre los intervalos entre latidos adyacentes durante la duración del análisis) (9), era significativamente mayor durante el porteo que durante el sostenido (t…) (figura 1K). Estos datos sugieren que los bebés estaban más relajados durante el porteo que durante el sostenido, no solo en su comportamiento, sino también fisiológicamente.

Infant Calming responses

Respuestas de calma al porteo en crías de ratón

Nuestros descubrimientos con bebés humanos son evocativos de la respuesta al transporte materno oral observado en jóvenes mamíferos nidícolas, como los gatos y las ardillas. Los jóvenes porteados adoptaban a menudo una característica postura compacta con sus patas traseras encogidas (10,11). Sin embargo, no se han llevado a cabo experimentos para medir directamente el comportamiento calmante inducido por el porteo y los cambios fisiológicos concomitantes en los jóvenes porteados. Propusimos la hipótesis de que, similarmente a los bebés humanos, las crías de ratón también tendrán respuestas en el comportamiento y fisiológicas que acompañan el cambio en la postura en respuesta al porteo materno. Para probar la hipótesis, diseñamos una tarea de comportamiento naturalista en el que la madre ratón rescataba crías metidas en una copa (Figura 2A y clip S2). Cada día durante los días postnatales (PNDs) 4-16, se sacaron tres crías del nido y fueron colocadas en una copa para inducir el rescate materno. Todas las crías fueron recuperadas en menos de 15 minutos. Las respuestas de las crías a la recuperación materna y al rescate materno fueron medidas a través de un video análisis fotograma a fotograma. Encontramos que durante el porteo materno, las crías mantuvieron una postura inmóvil y compacta (Figuras 2C y 2D) durante la mayor parte de la duración de la tarea. La respuesta calmante ya no era evidente en el PND20, cuando las crías se estaban destetando y eran capaces de escapar de la copa por sí mismas (datos no mostrados). Respuestas similares podrían ser inducidas también por el porteo manual de un experimentador, sosteniendo la pequeña cantidad de piel de la nuca, imitando el agarre oral materno (Figuras 2B y 2C y Clip S3).

A continuación examinamos si la respuesta calmante de las crías portadas era similar a aquella de los bebés humanos. Las crías roedoras emiten vocalizaciones ultrasónicas (USVs) a 40-80 kHz cuando son separadas de sus madres y el resto de la camada (12). Las madres ratón se dirigieron a grabaciones digitales de USVs de crías, pero no a ningún otro ultrasonido sintetizado (13), lo que sugiere una función de las USVs comparable al llanto en los bebés humanos (14). Encontramos que el porteo redujo rápidamente la emisión de USV de las crías comparado con el sostenido o condiciones sin estorbos. (F, Fisher´s ANOVA…) (Figura 2E). Es más, similar a los bebés humanos, el porteo tuvo un efecto significativo en el aumento del intervalo entre latidos de las crías (aumento (media…., constante temporal = 0.55 s; correspondiente a 5 cuentas de latidos de corazón; t….) (Figuras 2F, 2G y S2). El aumento de intervalo entre latidos no ocurrió cuando las crías eran sostenidas del mismo modo, pero sin ser levantadas, o cuando las crías eran levantadas junto con una bandeja inferior de plástico (plataforma) (Figura 2F). Por lo tanto, en las crías de ratón, el porteo indujo respuestas calmantes similares a aquellas en los bebéss humanos, a pesar de que los métodos de porteo materno diferían.

Mecanismos sensoriales que provocan las respuestas calmantes

A continuación examinamos las entradas sensoriales requeridas para inducir la respuesta calmante en el modelo de los ratones. En los humanos, se ha sugerido que el tacto materno (15) y el acto de mecer (estimulación vestibular-proprioceptiva) (16) poseen efectos calmantes en los bebés. El hecho de que el agarre del examinador puede provocar la respuesta calmante en los ratones sugiere que en las crías de ratón, la sensación táctil de la piel y la impresión de “estar suspendido” (transporte pasivo del cuerpo) son importantes también. Por otra parte, no parecía que se requirieran inputs olfativos, auditivos y visuales para obtener las respuestas calmantes al porteo manual de crías de ratón (debe indicarse que los párpados de las crías de ratón menores de PND 14 no están abiertos del todo). Para probar la hipótesis en construcción de que el tacto como el materno y la estimulación vestibular-proprioceptiva son importantes también para la respuesta calmante del ratón, primero investigamos el papel de la sensación táctil y encontramos que la respuesta de inmovilización de las crías al porteo manual se veía significativamente reducida por el uso de anestesia local en la piel del cuello dependiendo de la dosis PND 10 (F…) y PND 13 (F…) (Figura 3A). A continuación examinamos el papel de la sensación vestibular y no pudimos encontrar ninguna anormalidad en la respuesta de inmovilización en crías PND 13 que habían recibido daño quirúrgico bilateral al órgano vestibular (laberintectomía) a PND 10 (t…9) (Figura 3B). Después, testamos la privación farmacológica de la propriocepción por sobredosis tóxica de pirodixina (vitamina 6) (17). La inmovilización de las crías de ratón PND 13 por el porteo manual y materno fue atenuada significativamente por la disfunción proprioceptiva (t…) (Figuras 3C y 3D). Estos resultados sugirieron que la sensación táctil y la propriocepción son los inputs sensoriales primarios requeridos para obtener la calma, al menos en los ratones.

Mecanismos neurales de las respuestas cardíacas y motores

A continuación investigamos los mecanismos de salida de cada componente de las respuestas de calma inducidas por el porteo. Consistente con nuestros descubrimientos en losbebés humanos, el índice de variabilidad del ritmo cardíaco rMSSD era considerablemente mayor durante el porteo que durante el sostenido en los ratones (F…) (Figura 4ª y Tabla S3), lo que sugiere la implicación de la activación del nervio parasimpático. Para probar el papel del sistema nervioso autonómico directamente, observamos a las crías de ratón antes y después de la inyección intraperitoneal de receptor muscarinico antagonista atropine, receptor antagonista postináptico B-adrenérgico metoprolol, o solución salina como vehículo. El aumento del intervalo entre latidos provocado por el porteo fue abolido por atropina (sin diferencias entre el porteo y el sostenido, t…, no significativas) (Figuras 4B, 4C y S3), lo que sugiere que el efecto cardíaco del porteo dependía enormemente de la actividad parasimpática. Por otro lado, la respuesta de inmovilidad del porteo era independiente del sistema nervioso autonómico o de la reducción del ritmo cardíaco (Figura 4D). A pesar de que los componentes fisiológicos y del comportamiento en respuesta al porteo son expresados en conjunto, estos componentes pueden ser regulados por circuitos neurales independientes en los animales portados.

Para explorar los mecanismos subyacentes del cerebro de las respuestas infantiles provocadas por el porteo, examinamos crías de ratón de varias líneas genéticas mutantes que mostraban anormalidades del desarrollo neural e identificamos déficits en dos mutantes, reeler (rl) y cerebelless (dbll). La mutación rl resulta en una supresión parcial de la proteína matriz extracelular Reelin (18) y lleva a hipoplasia severa de la corteza del cerebelo. La mutación cbll causa una expresión reducida de Ptf1a, un factor de transcripción bHLH, que lleva a una pérdida completa de la corteza del cerebelo así como todas las neuronas GABAérgicas en el núcleo del cerebelo (19). Hacia la segunda semana postnatal, la apariencia general y el peso corporal de las crías mutantes homozigeas son indistinguibles de aquellos de tipo salvaje de la misma camada (Figuras S4A y S4B), y la mayoría de las crías sobreviven hasta la maduración sexual a pesar del déficit de coordinación motor en los adultos. La respuesta de inmovilidad al porteo manual fue atenuado progresivamente en las cbll/cbll (F…), pero no en las crías mutantes rl/rl (F…) (Figuras 5A y 5G). En cuanto a regulación postural, tanto las crías rl/rl como las cbll/cbll mostraban anormalidades solapadas durante el porteo manual, incluida la compactación atenuada del cuerpo (reeler, F…) (Figuras 5B y 5H) y dorso-flexión de la cabeza (Test de probabilidad exacto de Fisher) (Figuras 5C, 5D, 5I, y 5J). Además, las crías mutantes rl/rl y cbll/cbll mostraban las posturas de patas traseras (Figura 5E) y cola (Figura 5F) anormales, y posturas de patas delanteras (Figura 5K), respectivamente.

Ya que estos dos mutantes genéticos compartían un fenotipo de malformación congénita de la corteza del cerebelo, examinamos aún más el papel de la corteza del cerebelo en las respuestas provocadas por el porteo en las crías de ratón. Las crías PND 14 que recibieron extirpación quirúrgica de la corteza del cerebelo (Figura 5Q) mostraron regulaciones de postura anormales, parecidas a aquellas de las crías mutantes rl/rl, a saber, el alargamiento del cuerpo (t…) (Figuras 5M y 5N), flexión incompleta de las patas traseras (Test de probabilidad exacto de Fisher) (Figura 5O), y extensión hacia atrás de la cola (Fisher…) (Figura 5P) mientras mostraban una respuesta de inmovilidad intacta (t…) (Figura 5L). Estos descubrimientos sugieren que la característica postura compacta durante el porteo es mediada por la corteza del cerebelo. Por otro lado, la respuesta de inmovilidad puede ser mediada por el olivar inferior y el núcleo pontine, a los que solo afectan los mutantes cbll/cll (19) (Figuras S4C y S4D).

Infant calming responses

La respuesta calmante facilita el  porteo materno

Finalmente, exploramos la importancia funcional de las respuestas identificadas en el porteo materno en las crías de ratón. Propusimos la hipótesis de que si los bebés no cooperaban tranquilizándose y manteniendo una postura compacta en el porteo, la carga materna del porteo aumentaría. Como hemos mostrado en las Figuras 3C y 3D, la disfunción proprioceptiva por el tratamiento con piridoxina inhibió la respuesta de inmovilización durante el porteo. Descubrimos que el tiempo que se requería para el rescate materno (desde el momento en que la madre cogía a la cría hasta el momento en el que la madre y la cría salían de la copa) de las crías tratadas con piridoxina era considerablemente mayor que aquel requerido para las crías tratadas con solución salina (t…) (Figura 3E), lo que sugiere la importancia de la inmovilización para el porteo maternal. Después, para probar el papel de la regulación postural de las crías para el porteo materno, las crías recibieron anestesia general antes de la tarea de rescate materno. Esta intervención dejó a las crías completamente débiles e inmóviles, con todas sus extremidades extendidas (Figura 3F). De nuevo, el tiempo de rescate materno de las crías anestesiadas era considerablemente mayor que aquel de las crías tratadas con solución salina (F…) (Figura 3G). Debe señalarse que las madres rescataron a todas las crías independientemente del tratamiento, lo que indicaba que la motivación maternal de rescatar a las crías no se veía obstaculizada por el tratamiento. Estos datos indicaron colectivamente que ambos aspectos de las respuestas de inmovilización provocadas por el porteo y la regulación postural contribuyeron a facilitar el porteo materno.

Discusión

En una variedad de especies mamíferas como los gatos, leones y ratas, se ha reconocido que el transporte materno oral provoca una postura pasiva y compacta con las patas traseras dobladas en los infantes portados (20-22). Esta regulación postural ha sido estudiada experimentalmente en ratas de laboratorio como “respuesta de transporte” (10,11). Sin embargo, no se han llevado a cabo medidas cuantitativas para la inmovilización durante el porteo, investigación de los aspectos fisiológicos del fenómeno, o la búsqueda del carácter comparativo de este fenómeno en las especies mamíferas. Este estudio es el primero en establecer las sorprendentes similitudes del estado de calma provocado por el porteo entre los bebés humanos y las crías de ratón como una orquestación de movilidad reducida, vocalizaciones angustiadas, y ritmo cardíaco.

En el modelo del ratón, tanto la sensación táctil de la piel en el agarre materno como la propriocepción se requerían para obtener las respuestas calmantes provocadas por el porteo. Este descubrimiento es consistente con literatura anterior que informaba de que el tacto materno y el balanceo rítmico (estimulación vestibular-proprioceptiva) es calmante para los infantes humanos. (15, 16). Sin embargo, el efecto de mecer en las calmantes fisiológicas y en el comportamiento era variable entre los estudios (23, 24). El caminar materno puede ser la estimulación más etimológicamente relevante y proporciona a los infantes con inputs sensoriales calmantes de un modo sinérgico, que podrían ser más efectivos calmando a los bebés que otros tipos de movimiento rítmico tales como mecer de modo mecánico.

Es más, la inmovilización y la adopción de una postura compacta facilitan el porteo materno, como se muestra en las Figuras 3E y 3G. Por lo tanto, las respuestas calmantes pueden aumentar la probabilidad de supervivencia del bebé en casos de escape de emergencia del vínculo madre-bebé y finalmente funcionan apoyando la relación madre-bebé. La conservación de la respuesta calmante en especies mamíferas nidícolas apoya el valor adaptivo de este comportamiento en la relación madre-bebé y, como consecuencia, la supervivencia infantil (10, 20, 22). Curiosamente, Vrugt y Pederson descubrieron que la efectividad de mecer para calmar a los bebés era mayor en la más alta frecuencia de mecer probada (1.5 Hz) (16), lo que sugería aún más la importancia de la respuesta calmante especialmente durante el caminar materno rápido en una emergencia. Sin embargo, en el diseño experimental presente, no controlamos ni medimos la velocidad real del caminar materno. Estudios futuros con medidas precisas de la velocidad del caminar materno se requerirán para caracterizar con precisión sus efectos en calmar a los bebés. Esta respuesta calmante al transporte materno puede desarrollarse incluso antes del nacimiento en los humanos; entre las 36-40 semanas de gestación, los fetos son más activos cuando la madre no es activa en un día (25). Junto con descubrimientos actuales y estos resultados previos, proponemos que la calma provocada por el porteo representa un grupo canónico de respuestas fisiológicas y de comportamiento en las crías de  mamíferos nidícolas y funciona en la facilitación de una relación madre-cría eficiente.

El presente estudio proporciona implicaciones inmediatas para las prácticas generales de paternidad. Los efectos identificados del porteo en la activación parasimpática y la reducción del llanto fueron significativos y robustos, para que un breve periodo de porteo pudiera ser un enfoque efectivo para mitigar el llanto causado por irritaciones transitorias tales como las vacunas o ruidos aterradores. Sin embargo, ya que el efecto calmante estaba limitado al periodo real del caminar materno, el infante podía retomar el llanto si la causa subyacente se mantenía después del final del porteo, como el hambre o el dolor crónico. Un entendimiento científico de esta respuesta fisiológica del infante podría prevenir que los padres reaccionaran de forma exagerada al llanto infantil. Este entendimiento sería beneficioso para los padres en reducir la frustración, porque el llanto no mitigado es un factor de riesgo muy importante en el abuso infantil. (26). Además, nuestro simple ensayo de porteo de bebés humanos podría ser utilizado en la evaluación de funciones autonómicas e integraciones sensoriales de desórdenes neurológicos en la infancia temprana, tales desórdenes en el espectro del autismo (ASDs): según los informes, los infantes con ASDs tienen dificultades en el ajuste cooperativo de sus cuerpos al sostenimiento paterno (27). Es más, anormalidades de la estructura del cerebelo (28) y en la integración sensorial (29) están entre los descubrimientos neuropatológicos más consistentes en ASDs. Este estudio también proporciona la implicación para el campo de investigación de la neurociencia. Más obviamente, en cualquier estudio subsecuente que incluya manejo experimental de crías roedoras pre-destete, las respuestas fisiológicas provocadas por el porteo deberían ser reconocidas para evitar influencias autonómicas inesperadas en las medidas subsecuentes que son influenciadas por el sistema nervioso autonómico, como el ritmo cardíaco. Y, de un modo más importante, estos descubrimientos pueden contribuir a la elucidación de los mecanismos neurobiológicos que gobiernan los lazos sociales y la cooperación entre los mamíferos. Anticipamos que el modelo identificado del comportamiento del ratón será una herramienta poderosa para la investigación de mecanismos neurales subyacentes de contribución del bebé al porteo materno y su disfunción en la infancia temprana.

Vídeo sobre el estudio 

 Traducción de Rebeca Palou  del documento original Infant Calming Responses en exclusiva para Mimos y Teta. Prohibida su copia y distribución sin autorización expresa de Nohemí Hervada o Rebeca Palou

 

PDF original con referencias bibliográficas

Porteo Seguro: Quiénes deben asesorar

Desaconsejan los cabestrillos portabebés en menores de cuatro meses.

Cabestrillo (Del dim. de cabestro).
1. m. Banda o aparato pendiente del hombro para sostener la mano o el brazo lastimados.
2. m. Cadena delgada de oro, plata o aljófar, que se llevaba al cuello por adorno.

Esa es la definición de la RAE de cabestrillo… asía que claro, leo ese titular en el artículo de ElMundo.es y ya empezamos mal.

cabestrillo

Esto es un cabestrillo

Porque usar el término “desaconsejar” con lo que connota de que un experto te advierte de algo y que  a la vez usen un término que no tiene nada que ver… pues lo que consigue es que ya lea el artículo dudando, para variar, de la exactitud de lo que contiene.

Ejemplo de portabebés incorrecto

Esto es un mal portabebés

Me parece genial que se difunda la importancia del porteo correcto y seguro, de hecho, es una de las cosas por las que trabajo a diario. En los dos programas de formación de asesoras  de porteo que dirijo recalcamos muchísimo la seguridad en el porteo. Es uno de los motivos por los que creo que profesionalizar el trabajo que realizamos las asesoras de maternidad, especialmente en el campo del porteo, es la clave para evitar problemas y disgustos. Lo que no me parece tan genial es que un pediatra que da recomendaciones sobre este ten demuestre tan poca formación en este campo como para usar un vocabulario tan  inexacto.

Esas recomendaciones que dan que en su mayoría son totalmente correctas, serían completas si llamaran a las cosas por su nombre. Pero me temo que muchos profesionales de la salud, pediatras, matronas y enfermeras, tienen un conocimiento parcial o general del porteo, y eso no basta para asesorar. Sí para dar recomendaciones generales, pero me temo que si ni siquiera saben cómo se llaman los portabebés que desaconsejan poca fiabilidad me transmiten. me habría encantado que el artículo remitiera no a su comunicado solo, sino  a excelentes artículos publicados en nuestro país de webs como la de la Asociación Española por el Fomento de Uso de Portabebés: Red Canguro, o a la de mi socia en la formación Continuum Elena López De Monitos y Risas, o a este post de mi mismo Blog. Pero claro, un artículo que dice :

El uso de este tipo de cabestrillos para llevar a los lactantes se viene haciendo desde tiempo inmemorial por diferentes culturas. Actualmente, los pediatras admiten que es una práctica que se está extendiendo, “principalmente en las culturas anglosajonas”, especifica el doctor Sánchez Prados, a la vez que anuncia un movimiento en este sentido que “en un futuro cercano llegará a nuestro país”.

Intentaré hacerle llegar este correo al Dr. Sánchez Prados para que sepa que en España hace años que este “movimiento” tiene presencia y que en la actualidad hay no solo una red de padres usuarios de portabebés, sino una red de profesionales formadas en porteo para asesorar a los padres y que porteen de forma correcta y segura.

Tengo la suerte de conocer a muchos pediatras, matronas y  enfermeras que nos derivan a los padres cuando saben que estos quieren portear o cuando ellos y/o sus hijos tienen alguna necesidad especial porque saben que estamos formadas para ello. De hecho  yo misma he dado cursos de iniciación y formación a profesionales de la salud: fisioterapeutas, matronas, enfermeras, ginecólogos, pediatras, médicos de familia, etc…  Los buenos profesionales saben cuándo un tema es de su competencia porque están preparados y formados para tratarlo, y cuándo deben derivar.

Así que una vez mas, como con la lactancia, sueño con el día en que en esos artículos se pida la opinión de las expertas en la materia, y queridos señores del  Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones no Intencionadas en la Infancia, ustedes aún no lo son.

Eso sí, para acabar con un buen sabor de boca, me quedo con la frase del artículo a pie de la imagen que ilustra el post:

Los pediatras admiten que es una técnica antigua, pero que hay que aprender a usarla

Recuerda que si necesitas ayuda para escoger y aprender a usar el portabebés que mejor se adapte a ti y tu bebé hay una red de Asesoras de Porteo a tu disposición. Y vuelvo a colgar la imagen de una de mis Asesoras de Porteo, Iria Álvarez de Cal, por si no quieres visitar los enlaces que he puesto en el post 😉

Consejos de uso correcto y seguro de portabebés

Contacto:
Mimos y Teta Blog
Mimos y Teta-Tienda
Asesoras de Porteo
Asesoras Continuum
Red Canguro

Bebés muertos en portabebés

Bebés muertos en portabebés

Un bebé de cinco semanas muere en un ‘fular canguro’ en Londres

Lo sacaron a pasear y cuando llegarón a casa ya no respiraba

Seis niños mueren en el canguro de tela en Reino Unido

La doctora determinó que falleció por asfixia debido a su postura

Este es el titular de una noticia.

Yo no soy periodista. Pero imagino que un periodista tiene como fin informar. Y que para ello deberá recopilar toda la información, la máxima posible, documentarse, contrastar y librarse de prejuicios al presentar lo investigado.

Pues en esta noticia no sabemos demasiado. En la noticia original aportan algo más, aunque mezclan los portabebés ergonómicos y los que no lo son, con lo cual ya uno duda de qué sistema usaban los padres. De hecho el propio artículo reconoce que el portabebé que usaba la familia no ha sido identificado.

No sabemos ni qué sistema usaban ni cómo lo usaban. Nos dicen que los padres miraron “un manual de instrucciones”. No sabemos qué conocimiento previo tenían los padres sobre recién nacidos en general y sobre porteo en particular.  Me arriesgo a pensar que el bebé iba hundido en una posición inadecuada  y/o demasiado tapado lo que imposibilitaba a la madre ver a su bebé y sentir que respiraba normalmente.

Parece una obviedad pero mucha gente no sabe cómo mantener a un bebé con las vías respiratorias despejadas 🙁

Porteo correcto y seguro

Ojalá esta noticia sirva para concienciarnos a todos de la importancia del trabajo que realizamos las Asesoras de Porteo.

  • -No todos los portabebés son correctos
  • -Hasta el mejor portabebés se puede usar de forma incorrecta si no se tienen nociones claras sobre la posición, la seguridad y el ajuste adecuado.
  • -Ver a alguien usar un portabebés no lo hace adecuado para nuestra situación particular. De hecho en el artículo salen fotos como esta con una posición totalmente insegura.

ejemplo de porteo no seguro

 

 

 

 

  • -Fabricar, y vender portababés no significa ser experto en su uso.  Yo personalmente he tachado de muchos folletos de instrucciones posiciones totalmente desaconsejadas. Vender es una cosa, enseñar otra y asesorar otra diferente. NO INVIERTAS SOLO EN LA COMPRA.
  • -Es responsabilidad de los padres informarse sobre el USO CORRECTO y SEGURO de los portababés. Del mismo modo que al comprar la silla de seguridad del automóvil  para nuestro bebé tenemos en cuenta su peso, su tamaño, su edad, el saber colocarla adecuadamente etc, Al comprar un portabebés si no se sabe usar de forma adecuada la recomendación responsable es  contactar con una experta Asesora en Porteo.
  • -Las Asesoras de Porteo han de ser personas con experiencia propia, y formación amplia en fisiología y fisionomía del bebé y del adulto.  Conocimientos extensos sobre porteo en la mayoría de las situaciones posibles y con acceso a una red de Asesoras y Formadoras a las cuales consultar en caso de dudas. Entrenada para comunicar con eficacia  en asesorías personalizadas y/o talleres a grupos.

Como Asesora de Porteo y como Formadora de Asesoras noticias como esta me reafirman en la necesidad de profesionalizar  mi trabajo.

Para conducir un coche pagamos unas clases teóricas y unas prácticas de conducción.
Saber llevar a nuestros hijos  de forma correcta y segura no debería ser una cuestión menos importante.

En la mayoría de los casos el porteo es muy seguro incluso con portabebés no óptimos o mal ajustados. Pero en caso de bebés muy pequeños, con necesidades especiales, nacidos de forma prematura, con problemas respiratorios, etc es responsabilidad de los padres APRENDER A HACERLO DE FORMA SEGURA. y es trabajo nuestro como asesoras enseñarles a hacerlo con confianza.

 

Este cartel ha sido realizado por una Asesora de Porteo Mimos y Teta, actualmente cursando la Formación de Asesora Continuum:

Consejos de uso correcto y seguro de portabebés

Estoy convencida de que las empresas realmente comprometidas con la seguridad infantil nos contratarán a las Asesoras de Porteo como colaboradoras para la fabricación de sus portabebés y para elaborar sus recomendaciones de uso. Algunas ya lo están haciendo para formar a sus propios agentes de ventas o profesionales colaboradores.

Si estás interesada en formarte como Asesora de Porteo o si necesitas contactar con una de forma presencial o por videoconferencia escríbeme: mimosyteta@gmail.com

Formación Asesoras de Porteo

 

El fular elástico

El fular elástico

El fular elástico es el preferido por muchos padres escogen para iniciarse en el porteo.

¿Por qué? ¿Que lo hace tan atractivo para los padres primerizos?

  • Son económicos
  • Muy suaves
  • Muy adaptables
  • Unitalla
  • Permiten preanudar

Casi todas las marcas de portabebés más o menos reconocidas tienen un modelo de fular elástico. Últimamente muchas marcas de mochilas también han incorporado este tipo de fulares a su catálogo.

Mi relación con los fulares elásticos

 .

En el porteo en España fui de las primeras defensoras de este tipo de portabebés en nuestro país. Cuando muchos argumentaban que no era un buen portabebés, yo explicaba que si se usaba un producto de calidad, con  la técnica de anudado  correcta y sin contraindicaciones particulares, no había problema en utilizar este tipo de fular.

Nunca entendí la reticencia de algunos sectores a este tipo de porteo  y he de decir que el tiempo me ha dado la razón porque he visto a quienes los criticaban, acabar vendiéndolos y recomendarlos. Lo que por otro lado demuestra que muchas veces juzgamos sin conocimiento de causa o lo que es peor, nos dejamos llevar por las modas más que por un criterio objetivo y profesional.

 

El peligro de los fulares elásticos

Posición ranita no lograda

.

Lo cierto es que todas las cualidades de los fulares elásticos se pueden volver en su contra cuando se utilizan mal.  Siendo honesta, el fular elástico  es un portabebés que hace que portear mal y de forma insegura sea muy fácil.

En redes y foros, vemos a diario fotos de bebés porteados horriblemente mal con estos fulares.  Venderlos como “muy sencillos” hace que no siempre se preste atención a los consejos para portear de forma ergonómica y segura y no se le dedique un mínimo de tiempo a aprender a hacerlo bien.

A veces la responsabilidad es de las propias marcas  que usan imágenes como estas en sus webs y en sus folletos de instrucciones.

Uno de los objetivos de la publicidad es resaltar lo positivo del producto, hacer ver al consumidor cómo mejorará su vida adquiriéndolo.  En ese sentido es comprensible que al vender este tipo de fular se recalque su facilidad de uso.
Eso no quiere decir que no se necesite un mínimo de atención para corregir los errores frecuentes que se comenten debido a las carácterísticas del producto.

Su elasticidad, que es su gran baza, puede convertirse en su gran problema.

 

FULAR ELÁSTICO MUY MAL COLOCADO

No sólo es que la posición “cara al mundo” no sea ergonómica, sino que toda la técnica de anudado parece hecha mal a propósito. Es como si supieran que necesitábamos una foto para ilustrar este artículo.

La cara y cruz de los preanudados

 .

Llevo tiempo preguntándome por qué todas las marcas de elásticos usan el mismo nudo preanudado en sus folletos y catálogos: la  cruz envuelta con las tiras por dentro.

.

La responsabilidad de que muchos padres sólo sepan ese nudo y no lo hagan correctamente es principalmente de la industria del sector.

.

Si siempre se ofrece esa opción como la primera, y casi siempre la única, es lógico que los padres no sepan sacarle partido a su fular optimizando sus características para conseguir aspirar al porteo óptimo.

.

Hay nudos muchos más correctos  e igualmente fáciles de hacer.

.

En mi Escuela de Porteo las alumnas deben desaprender esta corriente general de enseñar siempre esa técnica y aprender a identificar otras mucho más versátiles y respetuosas con la fisionomía del bebé y del adulto.

.

Estas imágenes son un ejemplo de cómo los tutoriales que adjuntan algunas marcas a sus fulares están, demasiadas veces, repletos de fallos:

 

  • Piernas colgando
  • pelvis no basculadas
  • poca tensión
  • bebé demasiado bajo
  • imágenes de bebés con las vías respiratorias no despejadas
  • etc.

 

 

 

comparativa portabebésAlgunas marcas han utilizado las características de los fulares elásticos como negativas frente a su producto, aunque no siempre con muy buen resultado.  En este vídeo  por ejemplo, esta marca pretende mostrar las ventajas de su sistema frente al “inconveniente” de atar una tela muy larga.
Fijáos que, además, ponen a una chica muy bajita y delgadita con el fular para que así parezca que sobra aún más tela, mientras que la de esa marca es más grande y disimula la falta de tensión que puede causar el baby k tan al no poder ajustar (nada es casual en marketing).

La realidad es que el resultado de ese sistema de porteo es pésimo y un fular elástico bien ajustado es mucho más cómodo y seguro que el otro por muy fácil que lo quieran vender.

 

 

¿Se puede usar un fular elástico de forma segura y ergonómica?

 .

Por supuesto que sí.

La clave  es entender cómo son y cuáles son sus características particulares y en base a eso aprender a  usarlos de forma correcta.

Cualquier asesora de porteo bien formada debe conocer bien las peculiaridades de este tipo de fulares

y saber cuándo recomendarlos y cuándo no.

Mi consejo es que si os apetece portear con este tipo de fular lo hagáis, teniendo en cuenta que no está recomendado en algunas situaciones. Que busquéis uno de calidad y que invirtáis también tiempo y recursos si es necesario en aprender a usarlo bien.  Sea que os decidáis a  aprender por vuestra cuenta  o a contratar una asesoría  de porteo, escoged bien:

No se puede uno fiar ni de todos los folletos de instrucciones, ni de todos los vídeos de youtube,
ni de todas las instructoras/asesoras de porteo

 

 

¿Qué pasa con las empresas que siguen dando una mala información sobre su producto?

.

Falta tensión por todos lados

A las empresas que fabrican y/o comercializan portabebés  les recomendaría que contraten a una Consultora de Porteo .

 

Esta... en fin... ya sabéis lo que opino: la colgona del mundo ergonómico

Esta… en fin… ya sabéis lo que opino: la colgona del mundo ergonómico

Una profesional que les asesore  a la hora de preparar su manual de instrucciones y/o las fotos de su producto.

 

Es preferible invertir en ese trabajo profesional que repercuta en la buena reputación de la marca a ser conocida por justo lo contrario.

A ver si dejamos de ver folletos de instrucciones y anuncios para comprar portabebés con imágenes como estas:

Normal que lo agarre con los brazos...

Normal que lo agarre con los brazos…

 

Las imágenes están sacadas de las webs  y/o hojas de instrucciones de los fabricantes o distribuidores de esos portabebés.

NOTA: A 24 horas de la publicación de este post, recibo una llamada de la abogada de una de las empresas que comercializa portabebés y que usa en su web una imagen con una postura totalmente antiergonómica “invitándome” a que retire la imagen. Cada vez más claro quién es quién en el mundo del porteo.

¿Deben cobrar las asesoras de lactancia o porteo?

¿Conoces el chiste del mecánico y el tornillo?

Un hombre llama a un mecánico porque su coche no se pone en marcha. Él ha intentado todo lo que sabe, pero el coche sigue sin arrancar. El mecánico llega, abre el capó, mira el coche y tras apretar un solo tornillo el coche se pone en marcha.
EL dueño del coche pregunta, casi como si no fuera la cosa con él, si le debe algo. El mecánico le dice que son 100€. El dueño del coche le dice entre sorprendido y enfadado, que cómo le va a cobrar 100€  por apretar un tornillo. El mecánico le responde:

“Apretar un tornillo cuesta 1€
Los otros 99€ son por saber qué tornillo apretar” 

Debate antiguo.

No es la primera vez que en el mundo que me muevo surge el tema del dinero y de  lo apropiado de cobrar o no  por este tipo de trabajos,  difíciles de reglar. Trabajos que si bien es cierto empiezan como voluntariado, suponen una inversión de tiempo y dinero por parte de quienes lo efectuamos.
Dinero para pagar cursos y viajes y dietas  para asistir a esos cursos. Dinero que dejas de ganar cuando dedicas tu tiempo a esto y no a otra cosa. Dinero que  gastas cuando te desplazas por tus medios a visitar a madres que lo necesitan.

 

Voluntariado

Todos entendemos que el voluntariado es eso: voluntario.

Y en el propio concepto de la palabra está su significado: se hace “por voluntad propia”.

POR VOLUNTAD PROPIA. Y como tal, una debería decidir cuánto ha de durar ese voluntariado o hasta qué grado. Porque si no, si en vez de decidirlo yo, lo decides tú… ya no es voluntariado.

Hay como una especie de doble rasero  que nos dice que lo que es “bueno” y “necesario” y “útil” debería ser gratis y lo demás, lo superficial, lo material, lo prescindible se puede y debe pagar. ¿No es eso una incongruencia?

Entiendo que el conocimiento que puede contribuir a tener una lactancia exitosa, o aprender a llevar a tu hijo con una tela o acompañarte en tuparto o en tu duelo, es algo intangible y debería ser patrimonio de la humanidad, y ser dado y recibido sin entrar en un “mercadeo”.
Pero que alguien me explique por qué una familia ve mal pagar por una asesoría que puede contribuir a establecer la lactancia ( con lo que eso supone no solo a nivel afectivo y de salud, sino económicamente hablando) y luego se gasta hasta 1000€ en un carrito? ¿O 20€ en unas zapatillas para un bebé que no camina de una conocida marca de deporte?  O sencillamente, en cualquier otra cosa que quieran…
No juzgo que la gente se gaste su dinero en lo que quiera… faltaría más. Lo que juzgo es que  se pretenda que yo regale el mío.
Se le paga a todo aquél que nos da un producto o un servicio: abogado, médico, panadero, peluquera, empleada de hogar… A veces por productos o trabajos  temporales o perecederos… Las que nos teñimos y/o depilamos sabemos que es un gasto periódico.  No pretendemos que como vernos con una buena imagen es bueno para nuestra autoestima, la peluquera debe hacernos su trabajo gratis. Ni pensamos que como la salud es un derecho fundamental el médico no ha de cobrar por su trabajo.

 

¿Por que no puede cobrar una asesora de lactancia?

Reflexionemos:

  • ¿De dónde surge el debate de si una asesora de lactancia (o de porteo o una monitora de masaje infantil o una doula, o una asesora continuum, o Pepita Pérez , simple mamá con los conocimientos que tú necesitas) puede o no puede cobrar por su trabajo?
  • ¿Quién se atribuye el derecho a decidir que fuera (o no) de una cantidad de tiempo X que dedica voluntaria y gratuítamente ( de este término hablaré más en profundidad a continuación) el resto de su tiempo lo debe regalar?
  • ¿Quién decide y en base a qué que otra persona no es libre de ejercer su derecho al trabajo como quiera?
  • ¿Por qué algunas personas se creen jueces o guardianas de la moral en este ámbito?
  • ¿Por qué a quién decide no cobrar le molesta que otra lo haga?
  • ¿Por qué creen que su opinión es algo más que eso, una opinión, e intentan que sea un dogma?
  • ¿A qué otras profesiones o actividades  se les  exige esa dedicación completa desinteresada?
  • ¿Por qué entonces a estas sí?

Imagino que el trasfondo es pensar que no se puede mezclar lo bueno ( ayuda a la mujer en algo tan necesario) con lo malo (dinero).

Pero, resulta que el dinero en sí no es malo. Malo es lo que se hace con él o lo que se hace, a veces, para conseguirlo. El dinero como tal es un elemento de pago, una moneda de cambio, como en su día lo fue la sal o las especias. Y antes de eso, el trueque.

Nunca en la historia la gente esperaba recibir un servicio gratis. La Ley de la Compensación está en la propia conciencia humana, independientemente de las leyes humanas temporales establecidas con más o menos sentido de la justicia.

De hecho eso es justicia ¿no?, ¿no se la representa como una balanza precisamente para transmitir el concepto de equidad? ¿de que uno no reciba más de lo que da?

 

 

 

Por años el trueque fue la forma habitual de tener aquello que se necesitaba, pagando con lo que se tenía:

 

Después con la necesidad de “medir” el valor de cada cosa apareció el concepto de moneda, primero con valor material, y luego con valor simbólico.

Eso es el dinero.
Cuando hoy decimos: “mi hora de trabajo vale x” deberían sobrar las explicaciones y deberían sobrar las críticas.

 

 

Si criticas a alguien por cobrar su tiempo y su experiencia…

  • Piensa en qué hay en ti que ve mal algo a lo que la otra persona tiene derecho.
  • Piensa en qué moneda usas tú para pagar todo lo que usas y necesitas
  • ¿De dónde sacas ese dinero? ¿Trabajando tú o alguien de tu familia para ti?
  • ¿ Y por qué crees que tú eres mejor que esa persona que sí mereces una remuneración y la otra persona no?
  • ¿Esperarías que alguien fuera a tu casa a limpiarte gratis?
  • ¿ Y por qué esperas que haya alguien dispuesto a ir a tu casa a cualquier hora, cualquier día del año, gratis, para ayudarte a solucionar una urgencia con tu lactancia (por poner un ejemplo)?
  • ¿ Y por qué quieres que alguien esté una hora o más contigo, enseñándote algo que podrías aprender tú sola dedicándole más horas y que lo haga gratis?
  •  ¿ Y por qué crees que alguien tiene que responderte tus consultas y dudas gratis, ahorrándote tiempo de búsqueda y de criba, quitándose tiempo para ella misma y su familia?
  • ¿Quién eres tú para decidir sobre el tiempo de los demás?

Gratis

Me gustaría copiaros el significado, etimológicamente hablando, del término GRATIS

El significado que tiene hoy en día es el mismo que tenía para los romanos cuando dieron finalmente forma adverbial al ablativo plural de gratia, ae. 
En efecto, antes de la época clásica se escribía siempre gratiis, que interpretado como ablativo instrumental nos llevaría a entender el adverbio como “haciendo favores”, “a cambio tan sólo de las gracias o los agradecimientos”. Una forma casi indeclinable de gratia es grates, que se refiere exclusivamente a nuestro “gracias” y se usa únicamente para dar las gracias o para referirse a estos actos de agradecimiento o de acción de gracias, y tiene que ver directamente con ser agradecido, es decir con hacerse grato (gratus) como expresión de agradecimiento. De hecho es el pago que se exige por la gratuidad, el agradecimiento, es decir el hacerse agradable a quien tan graciosamente nos favorece. La gratuidad, por tanto, no es total. Devenga agradecimiento, que es una forma de pago muy especiosa, de alta rentabilidad política, porque los pobres también votan. 
De todos modos hay que observar que el uso del adverbio gratis ha experimentado serias variaciones desde el que tenía en latín al que tiene en la actualidad. En latín siempre se percibe la idea de gracia y de agrado. Quizá la traducción más fiel del valor que tenía para los romanos la palabra gratis, sería nuestro “graciosamente” , en la misma línea que gradoso, de grado o de buen grado. De ahí que la expresión latina “gratis et amore” sea más adecuado interpretarla casi como una tautología: “con gusto y con amor”, o más en castizo, “de mil amores”. En cambio actualmente el adverbio gratis ha perdido toda vinculación semántica con su origen léxico, con la gracia y con el de grado. Hoy gratis significa solamente que no se ha de pagar con dinero. Es un concepto puramente económico.

 

Gratuidad versus gratitud

A veces quienes damos algo gratis nos sentiríamos pagadas con simplemente notar el agradecimiento en el receptor. Pero como habéis leído no es que el lenguaje cambie, es que cambia el concepto y el lenguaje lo recoge.

Antes lo “gratis” implicaba devolver con un sentido de gratitud. Hoy ni eso.

LA mayoría de las consultas, esas de pasarme horas en casas ajenas, con mi hijo a cuestas, invirtiendo mi dinero en coche y gasolina, dándome las tantas de la noche y mi hijo dormido en mi espalda, la mayoría de esas horas no fueron pagadas, no, ni agradecidas. Ni una nota, ni un correo…

Muchas de las consultas respondidas por correo, o por sms (que encima me cuestan dinero) o por whatsapp, más de lo mismo.

A veces incluso con tono exigente:
     “Te vi en linea y no me respondiste” me han mandado más de una vez al whats app !!! O-O

Curiosamente, algunas incluso, luego pagan a otras por lo que recibieron de mi gratis:  ¡¡¡paradojas de la vida!!!

Creo que la gratuidad total lo único que consigue es crear desagradecidos.
Gente que en vez de gracias… lo que te dicen es:
“de nada”

Así que siento si a alguien le molesta cuando al preguntarme les respondo que mi hora de trabajo o mis asesorías ( presenciales, por teléfono, correo o videoconfernecia)  cuestan X.

Más siento yo que mi banco y el tendero de la esquina no me acepten lo buena persona que soy regalando mi experiencia  como pago de la hipoteca y la comida.

PD: No quiero ser injusta y no mencionar  a todas las personas que me demuestran su agradecimiento en múltiples formas…

NO LAS OLVIDO

De hecho, si no hubiera sido por ellas, hace tiempo hubiera tirado la toalla.

GRACIAS 

 

Y sí… siempre he aceptado trueque por mi trabajo… y solo me lo han ofrecido una vez

Porteo: cómo y por qué

Porteo: cómo y por qué

Artículo escrito originalmente por Nohemí Hervada para la revista Madre Tierra.

“Porter c´est bien, bien porter c´est mieux”

Con este dicho francés resumiría mi opinión sobre el porteo y los portabebés.

La primera vez que lo leí no imaginaba lo ligada que quedaría mi vida a ese concepto en particular y al mundo del bebé y la maternidad en general.

Siempre supe que llevaría a mi bebé en un portabebés, me parecía lo mejor, lo natural, lo apetecible, lo práctico… Y todo eso sin tener ni idea ni de fisiología del bebé en relación al porteo, ni de beneficios en relación al apego ni al desarrollo. Simplemente sabía o intuía que así era como tenía que ser.

Compré mi primer portabebés estando embarazada aún: una mochila comercial de las que se encuentran en cualquier tienda de puericultura. No veía diferencias entre unas y otras, así que escogí una como podia haber escogido otra. Como en tantas otras cuestiones, el vacío que nos crea la falta de referencias cercanas, reales y sinceras se encarga de llenarla la publicidad. Así que ya tenía en casa esa fantástica mochila tan vendida, y ahora solo quedaba esperar para poder usarla.

El primer día que salí de casa con mi bebé de apenas 5 días, le coloqué en la mochila, dispuesta a disfrutar de lo que ya me parecía algo esencial: llevarle cerca de mi cuerpo.

Ese primer contacto con la mochila no fue como esperaba.
Sentía que ese artilugio no lo sostenía bien, no lo “envolvía” como hacían mis brazos.

Así que aun dentro de ella, eran estos los que sostenían el cuerpecito de mi hijo, rodeándole alrededor de esa tela demasiado gruesa, para conseguir mantener lo que me parecía la posición natural de un bebé en brazos. Ahí pensé que algo fallaba, que tenía que haber otra forma más cómoda, más segura y más natural de llevar a un bebé en brazos.

Empezó mi búsqueda y descubrí todo un mundo.

Nuestro primer fular

Con mi primer fular me di cuenta desde el minuto uno de la diferencia. Y eso que solo tenía una hoja fotocopiada con unas cuantas imágenes para aprender un par de nudos. Nudos que por supuesto estaban mal hechos, y aun así me daban más confianza que aquella mochila de diseño.

Fui interesándome por este arte, leyendo de páginas de otros países que tenían ya años de experiencia en porteo, practicando,recopilando e incluso traduciendo información.

Me fascinaban los portabebés que llamamos étnicos. Ver como a lo largo y ancho del mundo, en la historia del hombre todos los pueblos han compartido esta práctica del porteo.

Iba descubriendo las diferentes formas de portear, y sus por qués. Cómo cada sistema casi siempre estaba influenciado por el estilo de vida, el clima, los recursos disponibles e incluso la fisionomía de cada raza.

Era inevitable comparar todo lo que iba viendo ( y practicando) con la forma de porteo mayoritaria a mi alrededor. Las mochilas del tipo de la que yo misma había adquirido, mochilas a las que me referí un día, a modo de juego de palabras con la marca más conocida del mercado, como “baby colgón”. Apelativo que derivó en “colgonas”, porque esa es la forma en que va el bebé en ellas, como colgado.

Leo y oigo a menudo decir, en el círculo de las familias que porteamos: “pobre bebé” , cuando ven ese tipo de mochilas. Pero si lo pensamos un poco, la mayoría de los bebés que nos rodean no van en mochilas, ni de las buenas ni de las malas. Van en carrito. Aislados primero en carros-burbuja, que no les permiten ver, ya no solo a sus madres, sino el mundo que les rodea.. , y más tarde en carros sentados hacia el exterior, alejados del cuerpo que tanto necesitan.

Bebés mecidos, sí, pero no acunados.
Bebés queridos sí, pero no abrazados y besados.
Bebés paseados si, pero no disfrutando de mamá
haciendo de Cicerón de la vida, explicando lo que les rodea.

Es tan triste pensar que algunos bebés SIEMPRE van de ese modo… que cuando veo un bebé en una colgona siento alegría. Siento alegría por el bebé y siento alegría por esa madre que como yo, quiere llevar a su bebé cerca de su cuerpo. Una madre con la que tengo tantas cosas en común, una madre de la que solo me diferencia, casi con seguridad, el grado de información que tiene sobre este asunto.

A todos los que usan o han usado portabebés no ergonómicos les digo como el dicho del principio:

 “¡qué bien que porteas!”

Y a los que no se plantean la crianza en brazos, a los que creen que es imposible criar un hijo sin carrito o que han recibdio tantas advertencias sobre “lo malo de coger a un niño en brazos” que se lo han creído, me gusta recordarles que el porteo es tan humano como lo ha sido la lactancia hasta que lo artificial irrumpió para usurpar el lugar que le corresponde por derecho.

Del mismo modo que la lactancia materna es la norma, el sistema “by default”, la piedra de toque o la vara de medir en lo que respecta a la alimentación del bebé, y lo demás habría que valorarlo en comparación con esta y no al revés, el porteo es la forma natural de criar a los bebés.

 

Un recién nacido ahora tiene las mismas necesidades y expectativas que uno nacido hace 2000 años, naciera en Asia, en África o en América.
Todos han necesitado, necesitan y seguirán necesitando un contacto continuo con su cuidador principal no solo para completar su desarrollo, sino para asegurar su supervivencia.

 

Por eso encontraremos formas de cargar a los bebés por todo el planeta. Nunca hasta hace bien poco, los padres se plantearon si era bueno o no llevar a su hijo en brazos o sobre su cuerpo, del mismo modo que no se planteaban si su leche era buena o mala. Si se tenía un hijo se amamantaba, y si se tenía un hijo y había que moverse, la opción más usada era llevarlo consigo, sobre todo si se alimentaba exclusivamente de la madre.

Ninguna madre pensó en dejar a su criatura sola , lejos de su vista. Del mismo modo que no optaría por no darle de comer cuando lo pidiera… pasaran 4 horas o 4 minutos…ninguna madre salvo las bombardedas por des-información.

Así volvemos pues, con unos y otros tipos de padres al dicho inicial:

“portear está bien”.

Y una vez todos en ese terreno común, que lo hay y grande, de buscar la mejor forma de criar a nuestros hijos, intento hacerles ver el otro lado :

” y si porteas bien será aún mejor”.

Aquí me gustaría, no obstante, hacer un inciso para aclarar que por supuesto lo ideal sería empezar bien desde el principio y por ello trabajamos muchas personas a título personal y/o profesional, destacando la labor en ese sentido de la Asociación Española por el Fomento de Uso de Portabebés: Red Canguro.

 

¿Hay tantas diferencias entre los sistemas comerciales de porteo?

Eso preguntan muchos padres. Algunos incluso me nombran tal o cual marca que avala tal o cual médico o asociación de profesionales de la salud.

Mi respuesta sencilla es : Sí.
Aquí suelo pedir a los padres que piensen en envolver un jarrón precioso y delicado… ¿con qué conseguirían envolverlo mejor respetando su forma y silueta? ¿Con cartón o con tela?

Hay mucha diferencia entre llevar un bebé “colgado”, siendo el cuerpo del bebé el que se adapte a un artículo preformado de antemano con capacidad de ajuste limitada a llevarle arropado y sostenido por una tela que lo envuelve perfectamente respetando su posición natural, la que suelo llamar “de serie”.

Cuanto más se parezca la posición de un bebé recién nacido en un portabebés a la del bebé dentro del útero,
mejor portabebé será.

Y hablando de sistemas “de serie”, el propio bebé si le observamos nos indicará cuál es la forma correcta de hacerlo.

Eso es lo que han hecho todos los padres de la historia, sin tener conocimientos de anatomía ni de fisiología del recién nacido. Seguramente se dieron cuenta que el cuerpo del bebé “encajaba” perfectamente sobre el del adulto que lo llevaba en brazos y solo necesitaban accesorios para mantenerlo así, pegado a ellos, de la forma más natural posible.

 
Fuera delante, detrás o a la cadera, el recién nacido, con su espalda arqueada en forma de C ( columna en cifosis, ya que el recién nacido aún no tiene desarrolladas las lordosis que se irán formando con el tiempo) y su reflejo de prensión quedaba siempre pegado al cuerpo del porteador.

 

No encontraremos ninguna forma de porteo tradicional en la que el bebé vaya delante colgado, y mucho menos, mirando hacia fuera, como tan de moda han puesto la mayoría de las mochilas comerciales. Los sistemas de porteo tradicional que observamos son principalmente a la cadera y en la espalda, pasándolos al frente sobre todo para ser amamantados.

 

 

Recordemos que el porteo para la mayoría de habitantes del planeta era la forma obligada de conciliar trabajo y cuidado de los bebés, así, los pueblos cultivadores y recolectores portean principalmente en la espalda, para tener su campo de trabajo despejado, o para poder inclinarse con comodidad a realizar múltiples tareas y en zonas de selva, como el Amazonas, se portea sobre todo a la cadera.

 

 

¿Portear cara al mundo?

Esa posición “hacia fuera” o “cara al mundo” solo la encontramos en especies animales, como los felinos, que al ser cuadrúpedos cogen a sus crías con la boca por el cuello.

Lo hacen normalmente como algo puntual para trasladarlos cuando son muy pequeños, con unas crías que, además, pueden caminar, es decir, cuyo sistema locomotor está completamente desarrolaldo y en una posición que no les resulta ortopédica .Los humanos no somos cuadrúpedos, ni nuestras crías tienen el desarrollo al nacer de otras especies.

Para un bebé humano, que aún no tiene definido su mapa corporal, sentirse “hacia fuera”, “colgado”, con las extremidades al aire, sin lugar donde agarrarse, como golpeando al aire, es tan desconcertante e inseguro como sería para un adulto moverse en un espacio sin gravedad.

 

Los bebés necesitan sentir que se les rodea, que algo delimita su contorno, si no, se sienten como “desparramados” y aumenta su inseguridad y nivel de estrés.

Por eso, como excepción a la regla del porteo sobre el cuerpo, en algunas culturas como la de los indios papoose de norteamérica, en las que cargaban a los bebés en una especie de trineo, les fajaban o envolvían para que se sintieran “contenidos”.

 

Pensemos en lo que comentaba antes, el equipamiento de serie del bebé, sus reflejos: el de búsqueda, el de succión y el de prensión. Están para garantizar su supervivencia, siempre y cuando esté cerca del cuerpo de su madre.

 

¿Para qué necesitaría un bebé el reflejo de búsqueda y succión si se le va a alimentar con horario establecido, solo cuando la madre quiere o el de prensión si siempre va a estar tumbado boca arriba?

Hoy con el conocimiento extenso de anatomía, fisiología, psicología, incluso de bioquímica del cerebro sabemos que el porteo es beneficioso. Y el porteo correcto más beneficioso aún.

bebé feliz

Mirando a otros padres aprendemos el cómo y mirando a nuestros hijos aprendemos el por qué.

Artículos relacionados:
LAs 3 C del Porteo: Cuidado y Conciliación
Las 3 C del Porteo: Conciencia Postural

Escuela de Porteo Mimos y Teta